Petróleo. Quinta parte.

Autor: Hugo Rodolfo Brull

Macroeconomía

05-09-2008

El precio de las commodities, como el petróleo, los granos, la materia prima, día a día van marcando nuevos récords en sus cotizaciones, con el consiguiente aumento en los productos terminados, combustible, alimentos. ¿Porque sube el petróleo?.

<<<Anterior  

Un contrato de futuros es un acuerdo, negociado en una bolsa o mercado organizado.

Pondremos como ejemplo a España, ya que con la llegada a la Bolsa de España de los futuros, ETFs (Exchange Traded Fund) o CFDs, (Contract for differences), las inversiones son ahora más fáciles para el inversor minorista, aunque deba tener muy claro el estilo de inversión que quiere seguir por la variedad de los productos. Hoy día el inversor puede acceder a futuros y a ETFs, (Exchange Traded Fund) sobre petróleo, así como a CFDs (‘Contratos Por Diferencias’) directamente sobre la materia prima.

El hecho de saber si quiere usar ETF o no, depende de si quiere trabajar con o sin apalancamiento, (Se denomina apalancamiento a la posibilidad de financiar determinadas compras de activos sin la necesidad de contar con el dinero de la operación en el momento presente) o de si quiere aprovechar un alza o una baja del precio.

El inversor también tiene que recordar que los precios del crudo son en dólares, lo que puede conllevar la necesidad de cubrir la posición contra el riesgo de la divisa si esta, opera en tendencia bajista ante otra moneda.

Puede comprar ETFs, futuros o los nuevos CFDs

Trabajar al alza es más fácil, como casi siempre. El inversor puede comprar futuros (con apalancamiento) o comprar un ETF sobre petróleo (sin apalancamiento).

Un futuro Nymex corresponde a 1.000 barriles de petróleo ‘light Crude’ o +/- 125.000 dólares (+/- 80.000 euros). El inversor minorista trabaja con el contrato ‘mini’ que corresponde a 500 barriles y tiene una garantía de 4.388 dólares (+/-2.830 euros).

El futuro cotiza en dólares y centavos: un centavo (0,01 dólares) equivale a 5 dólares o 10 dólares en el caso del contrato grande.

Si el precio sube de 125 a 126 dólares, su ganancia por contrato será de 100 x 5 = 500 dólares o 100 x 10 = 1.000 dólares en el caso del contrato grande.

Puede también comprar un ETF sobre petróleo como el Power Shares DB Oil (DBO, precio: +/-46 dólares) o el United States Oil Fund (USO, precio: +/- 100 dólares). Ambos productos no tienen apalancamiento y replican el precio del crudo WTI.

Otra (nueva) posibilidad es comprar un CFD sobre petróleo, tal como los ofrece por ejemplo IG Markets en España.

En este caso, el inversor compra al precio del futuro (por ejemplo contrato West Texas Intermediate junio) con un spread de alrededor de 6/8 puntos básicos.

El CFD cotiza en dólares y centavos y cada centavo equivale a 10 dólares. El CFD tiene una garantía de 3.380 dólares.

Cabe recordar que comprar un futuro y comprar un CFD son operaciones muy parecidas porque el CFD tiene como ‘subyacente’ el propio futuro (en el caso de IG Markets el ‘subyacente’ es el Nymex ‘grande’ correspondiente a 1.000 barriles).

Especular a la baja

Si Ud. No se cree que el petróleo llegue a 125 dólares, puede intentar aprovechar una potencial caída y tomar posiciones a la baja, pero en este caso, no podrá vender ‘a crédito’ un ETF con un broker.

Tendrá que vender un contrato o vender un CFD. Ambas operaciones son muy sencillas si su broker ofrece el producto.

Sólo tiene que recordar que, a la diferencia de los ETFs, se trata de productos con apalancamiento que implican un nominal de transacción importante, en concreto un mínimo de 40.000 euros.

Si Ud. no está dispuesto a asumir el riesgo financiero correspondiente, mejor no especular a la baja y sólo acudir a los ETFs para comprar petróleo en tendencia.

Resumiendo:

Los Contratos por Diferencias o CFDs (contract for differences, por sus siglas en inglés), son operaciones financieras llevadas a cabo sobre acciones o índices bursátiles en los que la liquidación de los mismos se realiza por la diferencia entre el precio de compra y el de venta, y todo ello, además, sin necesidad de llevar a cabo la entrega física del activo subyacente (títulos físicos o índices).

Las dos partes acuerdan intercambiar la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de un activo financiero.

En realidad, el contrato por diferencia (CFD) no es más que un contrato entre el inversor y una entidad financiera (normalmente un broker o banco emisor) por el que esta compra los títulos o contratos en Bolsa y financia la adquisición, de modo que el inversor sólo tiene que adelantar una pequeña parte de la inversión total.

El contrato por diferencia (CFD) se liquida cuando el inversor lo desee, obteniendo este último como beneficio la diferencia entre el precio de compra y el de venta, igual que si hubiese comprado directamente las acciones.

En el caso de posiciones bajistas, el sistema es idéntico pero lo que hace en este caso la entidad financiera es vender las acciones para luego recomprarlas.

Una opción es un contrato entre dos partes por el cual una de ellas adquiere sobre la otra el derecho:

Digamos que queremos invertir en 1.000 acciones de BBVA a 10 euros cada acción.

Para ello abrimos un contrato con el broker, que es el que compra los títulos.

Nosotros como inversor no tenemos que desembolsar los 10.000 euros que costaría la operación en Bolsa, sino tan solo un porcentaje que oscila de un 4%, si la operación es intradía, a un 10%, si la operación queda abierta a final de sesión.

Es decir, estaríamos hablando de que, ante una inversión real de 10.000 euros, tan sólo deberíamos desembolsar la suma de 400 o 1.000 euros, lo que supone un apalancamiento financiero semejante al del futuro sobre cualquier contrato.

Siguiendo con el ejemplo anterior, si las acciones de BBVA suben a 10,10 euros y el inversor desea liquidar su contrato por diferencias CFDs dará orden al broker que venderá la 1.000 acciones de BBVA.

El beneficio obtenido por el inversor será la diferencia con el precio de compra, es decir, 0,10 euros X 1.000 acciones = 100 euros. Esto supone una rentabilidad del 10% sobre la cantidad real desembolsada por el inversor en concepto de garantía en el supuesto de que la inversión se hubiese mantenido abierta durante más de una sesión bursátil, llegando a ser el beneficio de un 25 % en el supuesto de que la operación hubiera sido intradía.

Los contratos por diferencias (CFDs) fueron creados ya hace años por los hedge funds, (fondos de cobertura), habiéndose generalizado su uso entre los inversores europeos.

A modo de ejemplo, decir que los contratos por diferencias suponen aproximadamente el 35% del volumen de contratación de la Bolsa de Londres, estando ampliamente extendido su uso entre los inversores minoristas de dicho país.

Bueno ya sabemos cuanto necesitamos para comenzar a operar en petróleo, o en acciones ya que si sabemos utilizar bien el apalancamiento, podemos conseguir excelentes dividendos.

Igual seguiré explicando para que quede bien claro los ETFs (Exchange Traded Fund) y CFDs (Contract for differences), y en especial sobre los HEDGE FUNDS.

 Siguiente>>>

Hugo Rodolfo Brull

caribecoarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.