Una visión crítica sobre China desde el centro del poder global

Autor: Jorge Nascimento Rodrigues

Comercio internacional

30-04-2008

Chalmers Johnson está finalizando una trilogía de libros dedicados a la declinación del poder global de los EE.UU. “Blowback: The Costs and Consequences of American Empire”.

Publicado en castellano como: “Blowback. Costes y consecuencias del imperio americano” (New York: Holt Metropolitan Books, 2000) fue el primero y The Sorrows of Empire: Militarism, Secrecy, and the End of the Republic, publicado por Metropolitan en 2004. El libro fue traducido al castellano como “Las desgracias del imperio: militarismo, espionaje y fin de la república".

SBlowback ganó, en el 2001, el American Book Award de la Before Columbus Foundation.

Ambos libros han sido traducidos al portugués (por el grupo brasilero Editorial Record - www.record.com.br ) y al castellano (por la Editorial Crítica de Barcelona - www.ed-critica.es – y por la Editorial Laetoli de Pamplona - www.laetoli.net ). El libro final de la trilogía se titula Twilight of the American Republic y se trata de "las consecuencias del imperialismo y militarismo Americano”.

El argumento principal de la trilogía: Los EE.UU. se embarcaron en un camino no tan diferente del de la Unión Soviética en su período de declinación.


"Los EE.UU. eran por lejos el más saludable de los dos superpoderes de la Guerra Fría, por lo que le tomará más tiempo a la esclerosis producir el colapso de todo el edificio", declaró Chalmers a Gurusonline.

Esta decadencia de los EE.UU. le da a los contrincantes globales una ventana de oportunidad. Chalmers Johnson es presidente del Japan Policy Research Institute, una organización sin fines de lucro dedicada a la investigación y los asuntos públicos, con sede en California, que brinda educación pública en lo concerniente a Japón y a las relaciones internacionales en el Pacífico.

Durante cuarenta años (1962-1992) enseñó en los campus de Berkeley y San Diego pertenecientes a la Universidad de California y fue titular de cátedra en Política asiática en ambos.

En Berkeley se desempeñó como director del Center for Chinese Studies y, también como director del Department of Political Science. Tanto su título de grado como su Master y Ph.D. en Economía y en Ciencia Política, los obtuvo en la Universidad de California, Berkeley. Su historia personal está ligada a Asia. Vistó Japón por primera vez en 1953 como official de la marina norteamericana y vivió y trabajó allí, junto a su esposa la antropóloga Sheila K. Johnson, desde 1961 hasta 1998. Chalmers fue distinguido con fellowships de la Ford Foundation, el Social Science Research Council, y la Guggenheim Foundation; y en 1976 fue elegido fellow de la American Academy of Arts and Sciences.

Ha escrito numerosos artículos y reseñas, además de diez y seis libros, incluyendo Peasant Nationalism and Communist Power on the Chinese Revolution, An Instance of Treason, sobre el famoso espía japonés, Revolutionary Change sobre la teoría de los movimientos de protestas violentos, y MITI and the Japanese Miracle, sobre el desarrollo de la economía japonesa. Es director del comitée de consejo académico para las series televisivas de PBS: "The Pacific Century," y tuvo un rol destacado en el documental de la PBS "Frontline" y en "Losing the War with Japan." Ambos ganaron el Emmy awards. Chalmers Johnson es miembro del American Empire Project.

La entrevista con Chalmers Johnson

¿Está el Poder Global de los EE.UU. al final de su ciclo geo-politico? O pueden los EE.UU. duplicar el mandato hegemónico como hicieron los británicos por más de 200 años?

Creo que hoy los Estados Unidos están recorriendo el mismo camino que siguió la anterior Unión Soviética antes de su colapso en 1991. Hubo tres causas principales de la desintegración de la Unión Soviética, todas ellas están comenzando a asaltar seriamente los Estados Unidos.

¿Puede darnos algunos detalles?

Primero, extrema rigidez en las instituciones económicas, dictadas por una excesiva lectura literal de la ideología capitalista o de la Marxista-Leninista. Los Estos Unidos se caracterizan hoy por una unión entre los barones-bandoleros y los políticos de extrema derecha, muy similar a la denominada “edad dorada” de 1890 a 1914. La corrupción en los negocios del gobierno es profunda e institucionalizada, tal cual vemos en casos como Enron, la débil vigilancia sobre la industria farmacéutica y en la aniquilación de las leyes de protección ambiental a favor de las grandes corporaciones.

La segunda causa fue la sobre expansión, como la definió el historiador Paul Kennedy. Los EE.UU. tienen hoy más de 700 bases militares en 132 países que hay que mantener, además de las aventuras militares en Irak y Afganistán. Esta es una condición fatal.

Tercero, incapacidad para reformar. En el caso de la Antigua URSS, Gorbachov intentó reformar el sistema con la "perestroika" y el "glasnost" pero falló. Los EE.UU. ni siquiera tratan de reformarse. En cambio, han reelegido al suicida George W. Bush como presidente.

Primera Idea: "El mundo cambió el 2 de noviembre de 2004. La guerra de Bush se convirtió en la Guerra
de América".

Para conseguir un período de hegemonía extendido en medio de un gran cambio en la arena geo-política, ¿ qué es más "adecuado" para el Poder Global de EE.UU. – "un enfoque indirecto” o una estrategia "preventiva"? Al votar por George W. Bush para un segundo período, la mayoría de los norteamericanos han expresado, aparentemente, sus "sentimientos" que los EE.UU. deben actuar abiertamente como un poder hegemónico solitario, en el tradicional estilo de potencia ofensiva que dominó la geo-política después de la Segunda Guerra Mundial?

El mundo cambió el 2 de noviembre de 2004. Hasta ese entonces, los ciudadanos comunes de los EE.UU. podían argumentar que nuestra política externa, incluida la invasión a Irak, era cosa de George W. Bush y de que no lo habíamos votado. En 2000, Bush perdió el voto popular. Esta vez lo ganó por más de 3.5 millones de votos. El resultado fue que la guerra de Bush se convirtió en la Guerra de América

¿Cuáles son las consecuencias?

Lo hayan querido o no los ciudadanos norteamericanos, ahora se los ve como que han apoyado la tortura a los prisioneros en la prisión de Abu Ghraib en Irak, en la base aérea de Bagram en Kabul, y en Guantánamo, Cuba; una economía adulterada basada en registros fraguados y déficit fiscal. La mayor dependencia de secretos de cualquier gobierno norteamericano de posguerra, el reemplazo de la ley internacional por la guerra preventiva; una epidemia de proliferación nuclear y muchas otras aberraciones que solo pueden producir hostilidad y reacciones defensivas en todas las otras naciones del mundo. Para los que apoyan el imperialismo norteamericano, un enfoque indirecto, como el que tenía el anterior presidente Clinton, era muy preferible. Camuflaba la hegemonía norteamericana bajo rúbricas tipo "Intervención humanitaria" (Serbia y Kosovo) y "globalizacion" (usando al FMI para hacer que los países pobres latinoamericanos fueran todavía más pobres) y fingiendo apoyar el Consejo de Seguridad de las UN.

George W. Bush se quitó la máscara y proclamó el derecho unilateral de producir cambios en los regímenes que resistan el balance imperial norteamericano (el "eje del mal"). Como resultado, el mundo hoy está creando, silenciosamente e indirectamente, estructuras para frustrar absolutamente todo lo que los norteamericanos tratan de hacer en el mundo. Cuando ocurra el colapso del imperio norteamericano, el mundo no sentirá más pena que cuando ocurrió el del soviético.

¿Terminó la tercera ola de globalización de los años “70 y “80 como menciona en su reciente libro?

Como argumento en el capítulo nueve de The Sorrows of Empire, la globalización ahora se revela como una farsa patrocinada por los Estados Unidos. La globalización es un intento de camuflar el imperialismo económico norteamericano alegando que la conducta norteamericana en el exterior es dictada por fuerzas inevitables y desarrollos tecnológicos, no por política conciente.

Fueron las secuelas del 11 de septiembre de 2001, las que más o menos deletrearon el fin de la globalización. Mientras que la administración Clinton sustentaba fuertemente el imperialismo económico, la de Bush está inequivocadamente comprometida con el imperialismo militar. Sin embargo, cuantas veces quiera que la globalización pueda dañar los intereses económicos norteamericanos, es invariablemente ignorada (como en la protección de la industria doméstica del acero y los agros negocios). Cada vez más, aún la gente que creía en soluciones pro-globalización para los problemas económicos y ambientales internacionales, desiste con desesperación. Los únicos que creen en la globalización son los profesores universitarios de Economía quienes, año tras año, reciclan sus viejas conferencias.

Segunda idea: "El siglo XXI ciertamente será dominado por una rica, confiada e instruida Asia del este, pero también se caracterizará por una continua integración de la Unión Europea y por el desarrollo de un genuino bloque anti-norteamericano en América latina y el Caribe".

¿El ascenso de Asia – más que la combinación del déficit de los EE.UU. y el nuevo terrorismo - será el mayor obstáculo para la extensión del rol hegemónico de EE.UU.? ¿Usted piensa que, finalmente, el siglo XXI será realmente el "siglo asiático"?

La postura militar norteamericana en el este de Asia es anacrónica. Las principales tendencias en el área son comerciales, incluyendo el decisivo giro de China hacia el desarrollo económico capitalista, acuerdos de libre comercio entre los países del sudeste asiático y China, y la creciente integración económica entre Taiwán y la China continental. A medida que China comienza a lograr una riqueza comparable con la del resto de Asia oriental, se crea una base de genuina estabilidad, no una impuesta militarmente. La principal causa del pesimismo en Asia oriental es la situación económica y política de Japón. El siglo XXI ciertamente será dominado por una rica, confiada e instruida Asia del este, pero también se caracterizará por una continua integración de la Unión Europea y por el desarrollo de un genuino bloque anti-norteamericano en América latina y el Caribe.

El desarrollo más importante es la apertura del Mercado chino para la agro-exportaciones de América Latina. La competencia de China con los EE.UU. por el petróleo canadiense y la inversión china de largo plazo en países como Irán y Kazajstán. La antigua confianza en la fuerza militar probablemente arrastrará a los EE.UU. y con ellos a Japón.

¿Puede China surgir como un contendiente global para la hegemonía norteamericana? ¿O su emergencia será episódica como el corto despegue japonés como retador económico en los '80? ¿Será capaz China de crear, aun lentamente, una coalición sostenible contra el poder incumbente?

China está destinada a convertirse en una superpotencia – una tan grande como la de los EE.UU. con una población cinco veces mayor. China no es una amenaza militar para el mundo, pero pronto tendrá la capacidad de defenderse contra los porta-aviones norteamericanos y los sistemas de vigilancia satelital.

Los grandes logros económicos chinos podrán tener implicancias militares en el futuro, particularmente si los EE.UU. continúan amenazando, pero el crecimiento económico es más probable que les otorgue a los chinos un interés en la paz y estabilidad y provea las bases para una transición hacia la democracia comparable a lo ocurrido en Taiwán a fines de los 80. Taiwán disfruta hoy de un gobierno democrático, pero hasta 1988 fue gobernado por un régimen autocrático de un solo partido que impuso la ley marcial durante cuarenta años.

Los logros de altos niveles de ingreso en Taiwán finalmente hicieron insostenible el autoritarismo del Partido nacionalista y condujo al fin del monopolio del poder. Es lo que hoy está ocurriendo en China. El mayor desafío para seguir progresando es el belicismo de los EE.UU.

¿Puede nombrarnos hechos económicos que expresen el cambio de relaciones entre los dos poderes – China y Japón- en Asia Pacífico?

Como señal del progreso chino, en la segunda mitad de 2002, China remplazó a los Estados Unidos como el principal exportador a Japón. China es todavía el segundo socio comercial de Japón detrás de los Estados Unidos, pero los números indican que China está rápidamente superando a los EE.UU. como el principal exportador a Japón. Aproximadamente el 17.8 % de todos los bienes importados por Japón durante el primer semestre de 2002 procedían de China, de acuerdo con la Organización de Comercio Exterior de Japón (JETRO: Japan External Trade Organization). Justo detrás de EE.UU., responsable por el 18.2% de las importaciones japonesas durante el mismo período. Pero mientras que las importaciones desde China crecieron en ese periodo, las de EE.UU. decrecían, angostando la brecha.

La creciente integración económica entre China y Japón y entre China y Taiwán revela cuan gastada se volvió el énfasis en bases militares y porta-aviones.

Tercera idea: "Durante la década de 1990 el sistema político de Japón falló en reorientar la estrategia económica del país, como consecuencia Japón comenzó una larga declinación hasta convertirse en la Argentina de Asia oriental –una vez un país rico que perdió su rumbo."
Como observador privilegiado de la realidad japonesa ¿Piensa que Japón puede resurgir como uno de los poderes globales, o Europa, China e India "enterrarán" el sueño japonés?

Japón es el enfermo de Asia. Luego del tremendo crecimiento económico de la posguerra hizo varios errores decisivos. En vez de aumentar la demanda interna y establecer relaciones comerciales beneficiosas con los otros países de Asia oriental, continuó dependiendo de sus viejas relaciones de la guerra fría con los Estados Unidos. Durante la década de 1990 el sistema político de Japón falló en reorientar la estrategia económica del país, como consecuencia Japón comenzó una larga declinación hasta convertirse en la Argentina de Asia oriental –una vez un país rico que perdió su rumbo. Se ha ligado tan fuertemente a los Estados Unidos como un satélite militar y es dependiente económicamente. Como resultado corre el riesgo de perder su habilidad de ajustarse al mundo pos comunista asiático.

Mientras continúe la década de recesión económica y el sistema político ha probado ser incapaz de desafío, Japón parece no haber podido fraguar una estrategia económica. Japón esta comenzando a parecer un país una vez próspero que debido a la complacencia y una búsqueda obsequiosa de la panacea de la economía americana, esta declinando en la mediocridad.

¿Usted piensa que Japón puede revertir la tendencia?

A pesar de las innumerables demandas de reformas y las continuas revueltas del sistema político japonés, nada ha cambiado. Su sistema político monopartidario todavía está desgarrado por la corrupción y la incompetencia. El único futuro real de Japón reside en la integración cooperativa con China y el resto de Asia oriental. Hasta el momento muchos hombres de negocios japoneses están invirtiendo en China. Pero el pronóstico no es bueno. Japón necesita una revolución, una que sus lideres no pueden concebir y que sus maestros militares norteamericanos tratarán de frustrar si alguna vez parece susceptible de suceder.

Con la reciente doctrina "preventiva" aplicada por primera vez en Medio Oriente, qué tipo de "rechazos" podemos esperar a nivel mundial?

Permítame comenzar por el concepto de "blowback o rechazo". Ni siquiera un imperio puede controlar los efectos a largo plazo de sus políticas. Esta es la esencia del rechazo. El término lo inventaron los oficiales de la CIA para su uso interno, pero comenzó a circular entre estudiantes de relaciones internacionales. Se refiere a las consecuencias no planificada de políticas que se mantuvieron en secreto para los ciudadanos norteamericanos. Y debido a que vivimos en un sistema cada vez más interconectado, estamos todos, en cierto sentido, viviendo en un mundo de rechazos.

¿Qué puede decirnos del significado a largo plazo de la operación Irak?

La Guerra de Irak es muy posiblemente la más seria herida auto infringida en la historia de la política exterior norteamericana. Fue causada por el militarismo e imperialismo norteamericano, que son el tema de reciente libro The Sorrows of Empire.

¿Imperialismo y militarismo no son términos ideológicos obsoletos?

Permítame aclararle lo que quiero decir con imperialismo y militarismo. De acuerdo con el inventario anual del Pentágono – el llamado Base Structure Report que detalla el patrimonio inmobiliario del ejército de EE.UU. en el interior y en el exterior -- tenemos poco más de 750 bases en 132 países. Esta basta red de bases constituye una nueva forma de imperio – un imperio de enclaves militares en vez de colonias como en las viejas formas del imperialismo. Nuestro ejército despliega bastante más de medio millón de soldados, espías, técnicos, maestros, dependientes y contratistas civiles en otras naciones. Para dominar los océanos y mares del mundo, mantenemos aproximadamente doce transportes de unidades que son bases flotantes. Operamos numerosas bases de espionaje, que no figuran en el Base Structure Report, para espiar lo que la gente en el mundo, incluidos nuestros propios ciudadanos, dicen, faxean o mandan mails a otros.

Nuestras instalaciones en el exterior traen enormes beneficios a las industrias civiles quienes diseñan y fabrican armamentos para las fuerzas armadas o como la ahora tan publicitada Kellogg, Brown & Root Company, una subsidiaria de Halliburton Corporation de Houston, tiene un contrato para construir y mantener nuestros bases extranjeras. Una de cuyas tareas es mantener a los miembros uniformados del imperio alojados en cuartos cómodos, bien alimentados, entretenidos y con económicos y agradables instalaciones de vacaciones.

Como un directivo de Kellogg, Brown & Root dijo: "Hacemos todo excepto apretar el gatillo."

En Irak, hay evidencia que ellos también hacen algo de eso. Hoy nosotros tenemos un ejército profesional, en pie permanente, más su serie de servicios privados tercerizados, esto costa alrededor de tres-cuartos de billón de dólares por año--es decir, aproximadamente $750 mil millones.

Esta cantidad incluye la apropiación por parte del Departamento de Defensa de más de $425 mil millones anuales para armas y sueldos, más otro $75 mil millones para las operaciones de Irak y Afganistán, $20 mil millones para las armas nucleares del Departamento de Energía, y por lo menos $200 mil millones en pensiones y pagos de invalidez para nuestros veteranos. No estamos pagando realmente estos gastos sino que los estamos posponiendo. Desde que tenemos el más grande déficites gubernamental y comercial en la historia económica moderna, nuestro militarismo nos amenaza con la quiebra.

El sufrimiento final del imperio es la ruina financiera. Es el único sufrimiento que llevará ciertamente a una crisis. En mi libro yo consagro el último capítulo a las consecuencias probables de nuestro imperialismo y militarismo. Éstos son: una guerra perpetua, el fin de la República, la mentira oficial y la desinformación y la quiebra. Yo detallo cada uno, mientras documento cuan avanzados están en nuestra sociedad. Mi intención es movilizar a los ciudadanos desatentos a estudiar esta información que yo sé que no tienen porque nuestro gobierno hace todo lo que está en su poder para que no la tengan, pero que necesitan si no quieren perder nuestra República y las libertades civiles que defiende.

Cuarta idea: “El rasgo principal para mirar en los Estados Unidos es el agrandamiento progresivo del poder del Pentágono que lleva, eventualmente, a una toma militar del gobierno".
En un acercamiento probable ¿qué tipo de eventos inesperados, signos emergentes u otras huellas geo-políticas y tendencias debemos seguir con la atención particular?

El rasgo principal para mirar en los Estados Unidos es el agrandamiento progresivo del poder del Pentágono que lleva, eventualmente, a una toma militar del gobierno. La República romana, de que los fundadores de los Estados Unidos tomaron muchos precedentes institucionales (la separación de poderes, el término limita, las elecciones fijas, tolerancia de esclavitud), ofrece el mejor ejemplo del modelo. La república romana que colapsó en 27 A.C. fracasó en ajustarse a las consecuencias imprevistas de su imperialismo, llevando a una alteración drástica en su forma de gobierno.

El militarismo que ineludiblemente acompañó los proyectos imperiales de Roma minó lentamente su constitución así como los derechos políticos y humanos que sus ciudadanos disfrutaban. La república americana, claro, no ha colapsado todavía; simplemente está bajo una tensión considerable pues su imperial presidencia y sus legiones militares minan el congreso y las cortes. Sin embargo, el resultado romano –pasando por encima del poder a una autocracia sostenida por la fuerza del ejército y bienvenida por los ciudadanos ordinarios porque parecía traer estabilidad- hace pensar en lo que podría pasar después de que Bush y sus neoconservadores sean hechados de la oficina.

¿Puede decirnos el tema principal de su próximo libro?

No era mi intención escribir una trilogía sobre el crepúsculo de la república americana. Lo dictaron los eventos. En Blowback (publicado en 2000) predije que las víctimas de nuestras actividades clandestinas en el extranjero llevarían a cabo alguna forma de venganza contra los Estados Unidos. Esto ocurrió el 11 de septiembre de 2001. En The Sorrows of Empire (2004) detallo la conexión entre nuestro imperialismo creciente y nuestro militarismo. Twilight of the American Republic (El crepúsculo de la República americana), el libro final de la trilogía, explica las trampas que nosotros mismos nos pusimos y el fracaso probable del sistema político americano para sanar las heridas que hemos producido como nación. Pronostica el declive y la caída de la república americana.

Twilight (Crepúsculo) consiste en siete capítulos interrelacionados, que van de un análisis de la propia trampa --el presidente está rompiendo el equilibrio entre las ramas de nuestro gobierno debido a su uso del secreto, inexplicable ejército bajo su orden personal (la CIA)-- a la quiebra inevitable que acompañará nuestra sobre expansión y aislamiento en el mundo. Los rasgos salientes de este libro son un capítulo sobre cómo el militarismo y el imperialismo destruyeron uno de los modelos que los padres fundandores delinearon al crear nuestro gobierno: la república romana; un exposé moderno del complejo ejército-industrial y sus enormes intereses en más guerras; y un nuevo y original informe sobre los aspectos más confidenciales de nuestro imperialismo -cómo usamos el Estado de Acuerdos de Fuerzas (Status of Forces Agreements=SOFAs) e imponemos que nuestros satélites esten en línea y nos asegurarnos que ellos ayuden a pagar el sostenimiento de nuestro imperio.

Quinta idea: "La única cosa que funcionará es una serie de eventos que causarán considerable sufrimiento a la mayoría de los ideológicamente hipnotizados americanos".

¿Cuál fue el feedback que lo impresionó más de "The Sorrows of Empire"?

Los americanos están asustados. Temen que ya hayamos cruzado nuestro propio Rubicon y que no haya ninguna manera de invertir las deterioradas condiciones que nosotros hemos creado doméstica e internacionalmente. Una mayoría de los votantes parecía considerar el 2 de noviembre como "Una afirmación electoral de valores compartidos," qué es el título de un artículo de primera página escrito por Todd Purdum el 4 de noviembre de 2004, en el Nueva York Times. Según un estudio realizado por un consorcio de las mayores agencias informativas del país durante el día de la elección, el público puso los " valores morales" por delante de la economía," el terrorismo," Irak, el cuidado de salud, los impuestos, y educación, como el " problema que importaba a la mayoría". De las personas que escogieron " los valores morales" como su principal problema, 80 por ciento votaron por Bush.

Las personas que escogieron la economía, el 80 por ciento votó por Kerry. Casi un cuarto del electorado estaba constituído por blancos protestantes y los evangélicos recién convertidos, y ellos votaron cuatro a uno por Bush. Son totalitarios en el significado más estricto de la palabra. El pensamiento que la política norteamericana está siendo hecho por los fundamentalistas religiosos puede muy bien quitar legitimidad de virtualmente todo lo que el EE.UU. intenta hacer en el mundo. The Sorrows of Empire fue un best seller muy exito en los Estados Unidos, pero no lo leyó la aplastante masa de americanos que están mal informado sobre el mundo y sobre su propio gobierno.

No está claro que el público norteamericano pueda ser esclarecido por un libro. La única cosa que funcionará es una serie de eventos que causarán considerable sufrimiento a los americanos ideológicamente hipnotizados --qué precisamente es lo que se está desplegando en Irak.

Jorge Nascimento Rodrigues

Entrevistas de Jorge Nascimento Rodrigues, editor de Gurusonline.tv, Enero 2005.
Transition Report es un publicación online editada por Gurusonline.tv.
Publicado en castellano por Mujeres de Empresa bajo el título: Una visión crítica sobre China desde el centro del poder global 15.Septiembre.05 y distribuída bajo una Licencia Creative Commons.

http://www.mujeresdeempresa.com/management/management050901.shtml

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.