La fiducia y no el dinero como fondo de la crisis financiera

Autor: Salvador Luis Schiavon Nuñez

Macroeconomía

09-10-2008

El fondo de la actual crisis financiera, no es de liquidez, esa es su expresión, la raíz se encuentra en la pérdida o deterioro de la fiducia, la confianza.

- Fiducia es un concepto de origen romano que va más allá de sus bases legales, implica valores más amplios, como la confianza, la buena fe y la integridad. Es la base de todo nuestro sistema monetario; por la fiducia confiamos en que un papel (billete) vale lo que dice valer.

- La gracia de las soluciones empieza generalmente por encontrar el problema de fondo y ese es en realidad el verdadero problema: el problema es el problema.

El fondo de la actual crisis financiera no se circunscribe a un conflicto de dinero, ojalá así fuera, pues sería más sencilla su solución. Por esa razón las medidas como el rescate financiero o las acciones de los bancos centrales no han funcionado como se esperaba, se centran en lo inmediato, el fondeo, que si bien puede ser necesario, no basta para corregir rumbo. El verdadero problema radica en el deterioro de la fiducia, es decir la confianza, la cual ha escalado dimensiones jamás vistas, como por ejemplo, el hecho de que en estos momentos los bancos no se presten entre ellos.

A principios de los años 80 aparecieron las primeras noticias sobre una devastadora enfermedad en los Estados Unidos, el SIDA; enfermedad mortal que no se sabía de dónde provenía y menos cómo se contagiaba, pero el número de afectados y muertos crecía alarmantemente. Por esos años visité los EUA y recuerdo que era tal mi desconfianza a un contagio, que donde me hospedaba me daba temor usar las sabanas, almohadas y toallas del hotel, pues recelaba que alguien con ese padecimiento hubiese estado en contacto directo con dichos tejidos. Sé que ahora suena tonto, pero en aquellos días no se sabía casi nada de ese mal y nos arrastraba a ideas absurdas y desconfianzas mayúsculas. Algo similar acontece con el sistema financiero: no sabemos casi nada, quién está contaminado, a qué grado y que tanto puede contagiar a otros.


El problema de fondo en la actual crisis reside en que la fiducia fue quebrantada por los magos de las finanzas al inventar unos, ahora famosos, paquetes de deudas hipotecarias conocidas por diversas siglas como MBS, CDO, CDS o Synthetic CDO, los cuales en distintos grados, revolvieron deuda mala, deuda regular y deuda buena, con el fin de esconder o diluir deudas impagables o de alto riesgo, para así ser colocadas en el mercado mundial que se esperaba estable y con un crecimiento constante de los precios de las casas nuevas, pues así, aunque él deudor insolvente no pudiera pagar, el sólo incremento del valor del bien adquirido, era garantía de su pago, lo demás lo sabemos, los precios del sector inmobiliario empezaron a disminuir y la madeja del enredo empezó a aparecer, con el consabido resultado de un sistema financiero paralizado, que busca con desesperación puerto seguro y sólo encuentra quebranto y desconfianza. Ese es el fondo del problema, que nadie, pero nadie y por la manera en que organizaron los paquetes de deuda y su difusa comercialización, sabe quien o quienes están contaminados con deuda tóxica.

Una de las máximas expresiones del daño a la fiducia se manifiesta en que el crédito interbancario se encuentra atascado, porque no se distingue en quiénes, en dónde y en qué nivel está la putrefacción, con el consabido efecto de no poder separar las manzanas podridas de las buenas, por eso no hay fondos, porque el sistema se encuentra paralizado a causa de la desconfianza absoluta y el recelo justificado, consecuentemente, la falta de liquidez es sólo el reflejo del problema no su causa.

La fiducia se debe y puede restablecer con un papel más activo del Estado, sin que esto signifique populismo estatista, enfocando y concentrando de forma inmediata esfuerzos hacia ella, porque la confianza no es gratis ni se genera por decreto, se requiere diseñar instrumentos que la otorguen y soporten. Por ejemplo, cuando me hospedo en un hotel, confían en mi porque les firmo un documento abierto con mi tarjeta de crédito, no con discursos acerca de lo honorable que pudiera ser mi persona y ellos a su vez confían en un instrumento que al instante les dice que cuento con crédito disponible y este sistema es confiable porque el banco emisor posee información exacta acerca de mi disponibilidad y capacidad de pago. Retomando el ejemplo del SIDA, en la actualidad uno puede adoptar decisiones personales según el tipo de riesgo que se esté dispuesto a asumir: desde cero riesgos hasta imprudentemente alto riesgo, porque se cuenta con cierta información confiable acerca de los mecanismos de contagio y propagación. En el caso que nos ocupa, en estos momentos los agentes financieros no pueden medir los peligros al desconocer si la institución con la que tratan está o no contaminada, cuánto lo está y qué tanto los podría arrastrar o hundir, generando y alimentando la parálisis, pérdida de valor y desconfianza en el sistema financiero mundial.

No valen las distracciones, la forma en que se puede restablecer, por lo menos en parte la fiducia o confianza, reside en establecer con claridad quienes y en qué grado se encuentran contaminados, pues así, con conocimiento de causa, se podrá estimar el compromiso que los agentes adquieren en cada operación financiera. Recordemos que lo que se paga por algo carga con el riesgo intrínseco de la operación y con evaluaciones claras, aún entidades con ciertos problemas podrían volver a la circulación, ofreciendo tasas o precios lo suficientemente atractivas por el riesgo asumido o el Estado podría nacionalizarlas para sanearlas y después venderlas. Pero mientras no exista la certeza acerca de si están o no contaminados, el sistema seguirá paralizado y no habrá dinero que alcance y menos que solucione el problema.

Los gobiernos e instituciones deben trabajar fuertemente en esta línea, diseñar mecanismos para restablecer la fiducia con instrumentos que evalúen a los agentes financieros que produzcan la información y transparencia necesaria, más un esquema de regulación que otorgue garantías de que la codicia de algunos operadores financieros, no volverán a hacer de las suyas. Esta idea no agregaría demasiados costos al rescate financiero, además mandaría señales y bases para la confianza.

Salvador Luis Schiavon Nuñez

Economista, especialista en Evaluación de Políticas Públicas.

México.

salvita0096arrobayahoo.com.mx

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.