Dr. Ulrich Beck

Autor: Idana Beroska Rincón Soto

Pensamiento económico

27-11-2009

Dr. Ulrich Beck (nacido el 15 de mayo de 1944) es un sociólogo alemán. Actualmente es profesor de la Universidad de Munich y la London School of Economics.

Beck estudia aspectos como la modernización, los problemas ecológicos, la individualización y la globalización. En los últimos tiempos se ha embarcado también en la exploración de las condiciones cambiantes del trabajo en un mundo de creciente capitalismo global, de pérdida de poder de los sindicatos y de flexibilización de los procesos del trabajo, una teoría enraizada en el concepto de cosmopolitanismo. Beck también ha contribuido con nuevos conceptos a la Sociología alemana, incluyendo la llamada "sociedad del riesgo" y la "segunda modernidad".

Beck, nacido en 1944, director del Instituto de Sociología de la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich y profesor en la London School of Economics, cursó estudios de Psicología, Sociología, Ciencias Políticas y Filosofía, disciplina en la que se doctoró en 1972 en la Universidad de Munich. Ha dedicado el grueso de su trabajo intelectual a indagar sobre las nuevas configuraciones de la sociedad contemporánea, y ha volcado sus reflexiones en numerosos libros, entre los cuales se cuentan La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad (1986), ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo, respuestas a la globalización (1997), La democracia y sus enemigos (1998), Un nuevo mundo feliz. La precarización del trabajo en la era de la globalización (2000), todos publicados en español por Paidós, y La invención de lo político. Para una teoría de la modernización reflexiva (1996; en castellano, Fondo de Cultura Económica, 1999.

Análisis fragmento “Invención de lo político”

Para Ulrich Beck la invención de lo político implica la existencia de una política que no sólo genere reglas, sino que las modifique; que no sólo pertenezca a los políticos sino también a la sociedad; que no sólo sea del poder sino también de la creación: un arte de la política. Para el autor, cada vez son más las situaciones que no pueden ser comprendidas ni resueltas con las actuales instituciones e ideas, con las concepciones vigentes de lo político.

La idea central del apartado del libro, “invención de lo político” radica en exponer y plantear desde el punto de vista del autor, un cuestionamiento que hace a la política gubernamental y política en general, considerando que “…tiene que estar disponible para todo, y todos quieren y deben participar de en ella” (Beck, p.181). Afirmando que con las actuales instituciones “obsoletas” no podrá manejarse una política integrativa - yo agregaría que anárquicas y atemporales descontextualizadas-. El autor plantea que la política hay que ampliarla, repensarla y recomponerla y que ello apunta exactamente a la “invención de lo político”. “por el contrario, la invención de lo político requiere un realismo maquiavélico…”.

Por otra parte, el autor diferencia entre dos tipos de política, una política oficial y la subpolitica, es decir, una política dirigida por las reglas (creadora y no conformista) y una política modificadora de las reglas (política de la política). Dichas políticas según el autor, se sobreponen, se mezclan y se entrecruzan.

También, dentro de la abierta idea de inventar la política, sugiere una metamorfosis del Estado, enfatizando que este debe ser reinventado ya que “extinción mas invención es igual a metamorfosis”. Ello se debe a que el núcleo actual de la política moderna “es la capacidad de autorganizacion” igual que en la teoría de sistemas la autopioesis. Y ello puede apreciarse en cuestiones elementales y tal cual afirma el autor “innovaciones, decisiones sobre el futuro han dejado de venir de la clase política …” (p,186). La autoorganizacion según Schwengek citado por el autor, “ …significa una reunificación de estas fuerzas libres [la sociedad] en los estratos mas profundos, en la actividad económica, comunitaria y política”.

Las instituciones tradicionales vacían sus contenidos, quedan desacopladas o se ven rebasadas por las nuevas realidades globales y su impacto local.

Estructuras y organizaciones se desintegran. El gobierno de los accidentes y errores se convierte en el motor de la historia. Quedan exclusivamente las decisiones y acciones de los individuos, liberados y a la intemperie.

Desde mi perspectiva, me parece que la idea del autor están en consonancia con las modernas teorías en las ciencias, sobre todo pragmáticas, donde se debe tratar de romper con el método determinista y ahondar y profundizar en nociones de complejidad, donde el caos se hace presente y donde las “recetas” al pie de la letra no siempre funcionan. Precisamente pienso, que la invención de lo político amalgama la idea de modificar todo el cuerpo doctrinal y normativo de la praxis política, en función de las necesidades y de las condiciones estructurales dentro de cualquier sociedad.

Textualmente según lo expone el autor, la invención de lo político alude a una “política creativa, autocreativa, que justamente no cultiva y renueva viejas hostilidades, ni toma e intensifica los medios de su poder con ellos, sino que propone y forja nuevos contenidos, formas y coaliciones”. Con esta idea, muy asertiva analizando el contexto político en el país, cabria agregar que se propone hacer política en visión futura, y no retrógrada, no utilicemos políticas del pasado y de modelos que coexistieron y fracasaron, pues la evolución humana necesita avanzar y no retroceder. De hecho, el autor afirma que las nuevas tareas del Estado están caracterizadas por el hecho de que no son capaces de negociación e innovación. Debido a ello, es Estado…tiene que practicar la autolimitación, la autoabnegación, renunciar a monopolios y conquistar otros…

Finalmente, para Beck, “…el objetivo es la construcción de realidades, en las cuales la construcción de realidades de otro sistema tiene libertad de acción…” es decir, no rigidizar la política, porque para inventar la imaginación y la acción no pueden tener limites.

Y como lo expone en un párrafo el autor “…buscamos lo político en un lugar equivocado, con los conceptos equivocados, en las páginas equivocadas de los periódicos”.

Sin embargo, ciertamente hay un problema: el programa político de esta modernidad radicalizada, apunta Beck, es el escepticismo y la duda, al igual que comenta Hanna Arendt (prejuicios y juicios); herramientas vitales para internarse en el camino del conocimiento y de la crítica pero insuficientes para una reforma de las instituciones acorde con la magnitud de la tarea que se propone y que a la par no estaría al nivel para la invención de nuevas concepciones políticas.

Idana Beroska Rincón Soto

Economista egresada de La Universidad del Zulia (2004). Especialista en Investigación Universidad Rafael Urdaneta (2007). Maestrante del programa en Gerencia Publica de La Universidad del Zulia. Diplomado en Docencia para la Educación Superior (2005). Diplomado en Educación Holística (2006). Jefe del departamento de Investigación y Post-Grado del IUPSM. Docente –dedicación exclusiva- del Instituto Universitario Politécnico “Santiago Mariño” (IUPSM). Jefe de Cátedra de Metodología, Proyecto de Investigación y Trabajo Especial de Grado. Asesora de proyectos de investigación.

beroskarsarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.