El contrato como causa de una relación jurídica civil

Autor: Geovanis Harewood Rivero y Marlennys Maury Hernández

Otros conceptos de economía

18-06-2009

La relación jurídica es aquella que se establece entre personas, es decir es aquella relación de persona a persona que trae como consecuencia efectos jurídicos.

Aunque no todas las relaciones que se suscitan entre las personas concluyen necesariamente en una relación jurídica sobre la base de que las mismas no redundan necesariamente en efectos jurídicos.

El Código Civil Cubano en su artículo 22 expone una acertada definición de lo constituye una relación jurídica refiriéndose a la misma como: Tiene carácter de jurídica la relación entre personas a la que la ley le atribuye efectos.

La relación jurídica entre personas a las cuales se les atribuyen efectos jurídicos no son más que aquellas relaciones sociales que giran entorno a una norma jurídica civil. Este tipo de relaciones emergen de un conjunto de normas preestablecidas por el Estado regulando con ello la vida económica y social que concluyen en relaciones reales como relaciones jurídicas.

El Contrato es un acto jurídico bilateral donde convergen las voluntades de dos o más personas, surgiendo una relación jurídica obligatoria con efectos jurídicos otorgados por la ley, que tiene inobjetablemente que poseer una causa y una finalidad.

El Código Civil Cubano en su artículo 309 establece que mediante el contrato se constituye una relación jurídica o se modifica o se extingue la existente. Seguidamente el 310 expresa que el mismo se perfecciona desde que las partes, recíprocamente y de modo concordante manifiestan su voluntad.

El carácter patrimonial y la autonomía de la voluntad son dos aspectos fundamentales que se encuentran implícitos en un acuerdo contractual. Teniendo en cuenta que todo contrato es fuente principal de obligaciones.

El contrato bilateral típico para el intercambio de bienes y servicios es el contrato de compraventa mediante el cual se obligan ambas partes, de un lado el vendedor a la obligación principal de la entrega un bien y por otra parte el comprador que recibe el bien a cambio de la contraprestación de pagar sobre la base del valor del mismo.

Según el artículo 334 define el contrato de compraventa como aquel mediante el cual el vendedor se obliga trasmitir la propiedad de un bien al comprador mediante su entrega y este a pagar por el determinado precio en dinero. De esta manera puede demostrarse el carácter patrimonial que se evidencia en la legislación cubana con relación a este tipo de contratos.

Para los contratos de compraventa los sujetos intervinientes son el vendedor y el comprador.

El vendedor se compromete a la entrega de la cosa en el tiempo y lugar acordado constituyendo esto la obligación principal para este tipo de acuerdo contractual, la trasmisión de la propiedad del bien del vendedor al comprador es el efecto esencial del contrato como bien expone el artículo 340 Código Civil Cubano.

El comprador es el sujeto que se obliga a pagar el precio por la cosa objeto del contrato en el tiempo y lugar acordado, sin embargo en el contrato no se hubiere establecido el lugar y tiempo para tal efecto, se debe pagar el precio en el momento de la entrega del bien que ha sido vendido si tenemos en cuenta lo que establece el artículo 352 Código Civil Cubano.

El objeto del contrato en la compraventa es elemento que le da vida al contrato sobre la base de que sin el objeto no se puede establecer un precio que determine el dinero a pagar por el bien que se desea obtener.

El Código Civil Cubano expone en su articulado 45.1 y 2 que el objeto de la relación jurídica es un bien, una prestación de o un patrimonio que sean de licita apropiación o recepción.
Especificando en su apartado 2 que la relaciones jurídica pueden ser sobre bienes materiales de obligaciones y de sucesiones.

Por otra parte se puede considerar como objeto del contrato todas las cosas que no están fuera del tráfico comercial de las personas, teniéndose en cuenta también como objeto todas aquellas cosas que no sean contrarias a las leyes o a las buenas costumbres.

El contrato compraventa como negocio jurídico es un elemento generador de una relación jurídica pues determina el alcance de las voluntades de los sujetos que en el intervienen.

Un contrato de este tipo conlleva efectos jurídicos, los cuales además de la conciencia y la voluntad reflejada por las partes, también debe respetar las normas o preceptos legales que regulen este tipo de acuerdo.

La compraventa es un contrato traslativo de la propiedad que genera una relación de dependencia entre las partes las cuales pueden estipular lo que crean conveniente siempre y cuando no usen este acuerdo contractual para ir mas allá de lo que la ley autoriza, lo cual conllevaría a que su realización haga del contrato en un pacto nulo si es transgredido lo que se establece por el ordenamiento para este tema.

Conclusiones

A modo de conclusión podemos señalar que toda persona es libre de celebrar o no un contrato, específicamente en el contrato de compraventa las partes siempre persiguen satisfacer necesidades, quien concerta un contrato lo hace porque así lo estima corroborándose de esta manera la autonomía de la voluntad e involucrándose en una relación jurídica de carácter vinculante.

El carácter vinculante para esta modalidad contractual es incentivada por la autonomía privada y particular en acuerdo y observancia del ordenamiento jurídico que regule la materia, estas relaciones jurídicas provocan por si mismo efectos para las partes, los cuales entrañan un conjunto de obligaciones en correspondencia con los intereses de los sujetos involucrados en el contrato.

El contrato es un instrumento que se utiliza para satisfacer intereses es un acuerdo creador de relaciones jurídicas entre personas. Es un medio de realización social para intereses privados con carácter patrimonial con gran peso jurídico sobre la base de su estrecha relación para con la legislación que se encuentre vigente en la materia.

Bibliografía

Ø Albaladejo, Manuel: Derecho Civil. Introducción y Parte General, Volumen II, Editorial José María Bosh S.A, Barcelona, España, 1996.
Ø Colectivo de Autores, Derecho de Contratos, Editorial Félix Varela, La Habana, Cuba 2003.
Ø Díez Picazo, Luis. Sistema de Derecho Civil, Editorial Tecnos S.A., 1988.
Ø Díez Picazo, Luis. Lecciones de Derecho Civil, Valencia: Universidad de Valencia, 1985.
Ø Ojeda Rodríguez, Nancy de la Caridad y Delgado Vergara, Teresa: Teoría General de las Obligaciones: Comentarios del Código Civil Cubano, Editorial Félix Varela, La Habana, Cuba 2002.
Ø Rapa Álvarez Vicente: Manual de Obligaciones y Contratos, tomo II, Editorial Félix Varela, La Habana, Cuba 2003.
Ø Valdés Díaz, Caridad del Carmen: Compendio de Derecho Civil, Editorial Félix Varela, La Habana, Cuba 2004.

Legislaciones

Ø Cuba. Leyes, Decretos, etc. Ley No. 59 Código Civil, 16 de julio de 1987. Ministerio de Justicia, 2003.
Ø España,Código Civil.

Geovanis Harewood Rivero

Universidad de la Habana, Facultad de Derecho.

Oficina Cubana de la Propiedad Industrial.

Especialista en Derecho de Propiedad Industrial.

geovanisarrobaocpi.cu

Marlennys Maury Hernández

Universidad de la Habana, Facultad de Derecho.

Cubatur S.A.

Asesora Jurídica de la Dirección de Asistencia y Representaciones.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.