Comercio internacional de Venezuela

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

Comercio internacional

30-07-2007  

“El dinero es una nueva forma de esclavitud, que sólo se distingue de la antigua por el hecho de que es impersonal, de que no existe una relación humana entre amo y esclavo.” León Tolstoi

Venezuela en el presente ha dado paso a nuevos cambios en su tradicional política de comercio internacional sustentada casi siempre en su producto tradicional como es el petróleo, Hoy el actual gobierno declarado Socialista bajo la dirección del presidente te Hugo Chávez, ha dado paso a una nueva política de Comercio Exterior gracias a la apertura que ha venido realizando con nuevos tratados, alianzas, convenios a fin de darle paso aun dinámico comercio internacional que favorezca al país.

Considérese como lo señalan futuros especialistas de mercados, que en relación comercio venezolano, el intercambio tiene extensos antecedentes, dado a que gracias a su petróleo es una de las actividades fundamentales para el sostenimiento de su sociedad. Ya antes de la llegada de los españoles se supone existían mecanismos de intercambio entre las distintas etnias asentadas en lo que luego sería el territorio venezolano, sin embargo, no se cuenta con datos ni cantidades precisas acerca de dichas actividades.

Durante el período que se conoce como de Conquista, el comercio en Venezuela estaba determinado por una política de extracción más que de exportación, llevada a cabo por la Corona española, fundamentada en los principios del mercantilismo y en las necesidades propias de la monarquía española.

El primer producto exportado en Venezuela fue la perla, esta actividad tiene su inicio a principios del siglo XVI con la explotación de Cubagua. Ahora bien, si es cierto que lo extraído estaba destinado casi en su totalidad para la exportación, más cierto aún es que esta exportación dista mucho de ser la transacción que se conoce actualmente. En efecto, la exportación no estaba considerada como un factor fundamental para el desarrollo de las economías de las colonias, pues los productos destinados para exportación no eran colocados en el mercado, donde existía la posibilidad real de un intercambio positivo entre los actores, sino que, iban directamente desde los territorios de ultramar a las metrópolis.

En la actualidad una de las características de la economía venezolana, es la dependencia de sus relaciones económicas con el exterior, señala Alexandra Mendoza, como lo demuestra el hecho de la preponderancia de las importaciones sobre las exportaciones, situación que se muestra como una constante histórica en el desarrollo de la economía venezolana. Otro rasgo importante que merece ser señalado es el carácter monoexportador de la economía venezolana lo que hace que el producto total bruto esté altamente condicionado a las fluctuaciones del producto en los mercados internacionales. De igual modo, no puede dejarse de lado, la ausencia de una verdadera política comercial, lo que trae como consecuencia, entre otras cosas, el poco control sobre los mercados que consumen las exportaciones venezolanas.

Todo lo recién señalado configura un panorama en el cual Venezuela, como país subdesarrollado, se muestra en desventaja. Sin embargo, no existe duda acerca del papel de Venezuela en el comercio mundial, las inmensas reservas petroleras convierten al país en un potencial abastecedor de petróleo en el mundo. Actualmente el control de las operaciones comerciales en los mercados nacionales, regionales y locales, lo ejerce el gobierno través del Instituto Nacional de Educación al Consumidor y Usuario (INDECU).

Es importante tener muy en cuenta el marco legal que rige actualmente en el país en materia de comercio internacional, a nivel de exportaciones e importaciones, todas las providencias y leyes que se han implementado en los últimos años en este sector de la economía han relentizado el proceso ya sea de importación o exportación de bienes, es necesario revisar los controles establecidos y ver con mayor profundidad el aporte o desmedro que los mismos traen como consecuencia de su aplicación.

Yenin Rodríguez nos apunta al respecto que se debe considerar No es viable caracterizar la política exterior venezolana como una tendencia uniforme y constante, sino cambiante y dinámica. En un primer estadio, la imagen internacional de Venezuela respondió siempre a los lineamientos que fijaran los partidos políticos; particularmente de aquellos que arropaban bajo su signo al ocupante de la máxima magistratura.

Todo este proceso deviene naturalmente en el carácter personalista de Chávez y los efectos de este rasgo en la arquitectura institucional. Representa la prosecución de un plan particular que se erige, entre otras cosas, sobre las ideas ecuménicas de la unión latinoamericana previstas por Bolívar y los matices que en ellas introducen su conspicuo discípulo. La misma concepción de la política interna priva en el manejo de los asuntos exteriores: encuentra su razón de ser en el líder arrollador que, acompañado de los desfavorecidos, empuña la espada de la justicia contra las más profundas iniquidades sociales, las instituciones del ancien régime y los ensayos imperialistas, incluso, más allá de las propias fronteras venezolanas. Se trata de un proyecto con algunos atisbos doctrinarios de la izquierda que exige la conducción de un dirigente carismático; sea esto subordinado a los principios de esta propia cosmovisión o por un simple requisito fijado por quien concibe ese programa.

No sería válido proseguir en la tarea de caracterizar la política exterior de la «Quinta República», sin antes referir los distintos elementos que la integran; es decir, aquellos que conforman su línea maestra:

1. El programa de gobierno de Chávez tiene como eje axial el fortalecimiento de la soberanía en pro de la integración multipolar. Plantea la exigencia de crear un polo alternativo de poder que socave los cimientos de la hegemonía estadounidense.

2. Con ventajas limitadas, se traza el titánico objetivo de superar la globalización como un fruto del neoliberalismo en el ámbito internacional. En esa onda crean vocabularios, imágenes y visiones anti-occidentales del mundo, en función de las cuales establece estrechos vínculos con aliados no tradicionales (miembros de la OPEP, países progresistas e incómodos como Irak, China, Cuba e Irán).

3. Por el accidentado camino de una diplomacia ad hoc, se acerca a movimientos, partidos y agrupaciones ligadas al radicalismo mundial, con especial énfasis en los circuitos latinoamericanos de izquierda –incluyendo a la insurrección guerrillera en tierras fronterizas.

4. Intenta reorientar el rol de Venezuela en los organismos multilaterales mediante el activismo presidencial y los pronunciamientos verbales, en frontal colisión con sus homólogos latinoamericanos a quienes asocia con un sistema representativo de élites.

5. En un inicio, el proyecto aspiraba respetar al cuerpo diplomático del pasado aunque organizaba paralelamente otro, afecto a su causa revolucionaria. Ello se constata en la promulgación de una Ley de Servicio Exterior, que permite el ingreso de cualquier profesional a la carrera diplomática sin estudios previos de postgrado en la materia y la posibilidad de convocar a concursos en grados de la jerarquía diplomática por encima de la escala inferior.

 

Ing. Carlos Mora Vanegas

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve

camv12arrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.