China aumenta presencia en Africa

Autor: Bernardo Quagliotti de Bellis

Macroeconomía

26-06-2007  

China, considerada la futura potencia económica más relevante del mundo, desde hace unas décadas está buscando en el continente africano, proyectar su influencia. Se pregunta  el analista Alfonso Armada en el periódico ABC de Madrid: “Del matrimonio de conveniencia entre el dragón chino y la jirafa africana ¿ surgirá un monstruo de dos cabezas, una nueva especia geopolítica sin cartografiar en los anales, la superpotencia que dominará el siglo XXI ? (La imagen de la jirafa, responde al hecho que enviados de la dinastía Ming, hace seis siglos, se llevaron una jirafa para satisfacer la curiosidad de su emperador).

Un tercio de las importaciones de petróleo por parte de China procede del continente africano, donde Angola se ha convertido en su primer administrador, superando a Arabia Saudí. Además importa cobre, madera, cobalto y ciertos alimentos, en un régimen de cooperación.

Con relación al comercio total chino-africano, creció hasta llegar a 55.000 millones de dólares en el 2006, luego de haberse multiplicado por diez en la década 1990-2000. A fines del 2006, con una inversión calculada en 6.000 millones de dólares, 900 empresas chinas se habían instalado en países africanos , participando más de 100.000 chinos en las mismas, Tal realidad señala que el “gigante asiático” va ganando presencia en África con una velocidad vertiginosa, con una marcada tendencia a convertirse en breve tiempo, en el socio comercial número uno de un continente que fuera menospreciado por las grandes metrópolis europeas, que con regla y escuadra se lo habían dividido como colonias, ciñéndose a desnudos intereses económicos, disfrazados por un discurso retórico respecto a la civilización.

Si bien durante las décadas de los ´60 y ´70 del siglo pasado, la estrategia china en África se basó en implantar postulados ideológicos y revolucionarios, en la actualidad su máximo interés es estrictamente comercial , tal como quedó señalado en la tercera Cumbre sino-africana realizada en Pekín en noviembre de 2006, donde participaron 48 estados africanos, reunión que a juicio del ministro chino de Exterior -Liu Jianchao- “la Cumbre de Beijing del Foro de Cooperación de China-África es la convención internacional más grande que jamás se ha llevado a cabo en China”.

EN BÚSQUEDA DE MATERIAS PRIMAS

Sin embargo tal relación está aún llena de luces y sombras. Con la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio (OMC), el gigante asiático se perfila como una superpotencia económica de exportaciones producidas en serie y a bajo coste, lo que no facilita la competencia africana, lo que ha quedado patentizado en el sector textil y en otras industrias que comenzaban a surgir en diversos países africanos.

Analizando serenamente las conclusiones a las cuales arribaron China y los estados africanos presentes en el Foro de Beijing (que se realiza cada tres años), el gigante asiático no está solo interesado en ganar mercados de exportación en África, sino que, dado que la superpotencia no dispone de muchos recursos naturales haciendo que se sienta dependiente de las importaciones de muchos recursos estratégicos, la conexión entre África y China se considera como factor decisivo para poder disminuir la fuerte competencia que mantiene frente a Estados Unidos y la Comunidad Europea.

Beijing procura alcanzar acuerdos empresariales positivos , centrándose en el suministro de petróleo. Confía en alcanzar prioridad respecto a la industria petrolífera de Angola -hasta ahora dominada por Estados Unidos- y conquistar las exportaciones de petróleo de Guinea-Bissau, antes que lleguen potencias occidentales. Las compañías estatales de petróleo chinas se están extendiendo rápidamente por países africanos, firmando recientemente, importantes acuerdos con Nigeria, y Sudan. China es el segundo consumidor mundial de petróleo y sus importaciones de gas, cobre, cobalto y otros recursos estratégicos, se están incrementando hasta un 20% anual.

Los críticos africanos, se vuelcan a favor de las relaciones establecidas, y tal sentido le recuerdan a las potencias del Grupo de los 7, que ninguna de ellas, históricamente, se han presentado a favor de un desarrollo social y económico en ninguno de los Estados africanos, salvo África del Sur. Por tanto, la activa presencia de China en África, ¿se basa en tratar de actuar sin caer en los errores que cometió Occidente ? Y en tal caso, ¿ podría servir para que África comience a transitar por un camino de desarrollo sostenido?

ÁFRICA DEBATE SU FUTURO INTERNACIONAL

El nigeriano Toyin Falola -profesor en la Universidad de Texas- opina que “el bilateralismo de China en lo referente a África, podría minar las instituciones regionales y continentales y caer en una nueva división colonialista, dado que los países africanos son demasiado pequeños para negociar con la gigante China”. Al analizar el tenor de las políticas que ofrece la China post-comunista en lo relacionado al enlace entre gobierno-gobierno y empresa-gobierno, advierte: “Este es el principal desafío tanto para organizaciones africanas de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, otras instituciones y la propia China”.

Salió de inmediato la respuesta del presidente Hu Jintao, quien aseguró que su gobierno “está dispuesto a proporcionar asistencia y apoyo a la población africana en un esfuerzo por alcanzar un desarrollo común” ; expresando el primer ministro Wen Jiabao en una de las sesiones de la última Cumbre, que “la asistencia china a África es sincera, no egoísta y no tiene segundas intenciones”, esto último a raíz de alusiones expresadas por grupos pro Derechos Humanos y, desde el Banco Mundial por Paul Wolfowitz acusó a los bancos chinos de ignorar no sólo tales derechos sino también los estándares medio ambientales.

El comercio entre China y los países africanos , en continuo ascenso, ha llevado a que el gobierno de Beijing se fijara como meta, superar los 100.000 millones para el 2020, instancia en que abriría su mercado a más productos africanos que los que actualmente se registran.

En un concienzudo análisis del periodista Howard W. French ( New York Times en Shanghai), publicado en la revista “African Affairs”, señaló que África podría llegar a ser un espacio importante a tener muy en cuenta en el proceso geopolítico mundial, indicando que muchos en Occidente han menospreciado el propio crecimiento chino, “pero sería miope no tener en cuenta que la implicación china en África puede afectar de manera profunda, a toda la comunidad internacional “. Sirva un ejemplo: el “boom” económico de Sudán no se explica sin la intervención china, que controla el 40% de la compañía Greater Nile Petroleum de ese país, convirtiéndose el gigante asiático en el mejor socio del país más grande de África.

CHINA ACTÚA EN DIVERSOS FRENTES

China viene estableciendo presencia en varios frentes. En Nigeria -país abundante en aceite- está construyendo los ferrocarriles. En Rwanda, compañías chinas han pavimentado más del 80’% de los caminos principales. En otros países actúa por su interés en el aprovisionamiento de recursos estratégicos, colaborando en ellos en diversas áreas: cultura, tecnología, venta de armamentos, etc. Zambezia atrae por su riqueza forestal. Zambia por su cobre. La república Democrática del Congo con relación al cobalto. Carbón y platino en Zimbabwe. Madera en Gabón, Guinea Ecuatorial y Camerún.

El texto de la contraportada del libro China en África, ¿ayuda o arrasa?, que compila trabajos de 13 analistas, editado en español en el presente mes, se recogen opiniones africanas sobre el papel de China en África y se interroga: ¿es otra forma de neocolonialismo o estamos ante un ejemplo de colaboración al margen de Occidente?.

Señala Firoze Manji en el prefacio de la edición en español: “La mayoría de los análisis actuales sobre el papel de China en África se centran, por un lado, en cómo afectará esta relación a los intereses occidentales y, por otro lado, denuncia prácticas que durante mucho tiempo han sido, y continúan siendo, la norma de los poderes europeos y estadounidenses: apoyo a dictaduras, destrucción masiva del medio ambiente, expolio de los recursos naturales, violación a los derechos humanos ...”

Es evidente que la entrada de China en África genera debate y confusión. En realidad, aún la voz de los analistas, activistas independientes y académicos africanos , si bien están convencidos en cuanto se debe alcanzar y aplicar justicia social, no han podido hasta la fecha conformar una auténtica “visión africana” homogénea y consensuada, sobre las relaciones entre “el dragón asiático y la jirafa africana”.

 

Prof. Bernardo Quagliotti de Bellis

GEOSUR - Asociación Sudamericana de Geopolítica

bquaglioarrobaadinet.com.uy

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.