China, que no para de crecer. Parte II

Autor: Hugo Rodolfo Brull

Macroeconomía

15-07-2008

Siguiendo con el crecimiento de China, La China actual nos recuerda en muchos aspectos al Japón de los mágicos años 80 y Shanghai, es igual que Tokio, pero 28 años después.

  Anterior

Hoy, como entonces, hay agentes de cambio importantes, que detentan el absoluto monopolio de los intercambios en una Bolsa de Valores víctima de una continua fiebre alcista, sin casi precedentes en la historia, convirtiéndose en superpotencias en el seno de unas finanzas jóvenes e inexpertas, que no cuentan todavía con demasiados puntos de referencia.

En total son un centenar que están totalmente controlados por el Estado, independientes de los bancos y titulares del control de todas las transacciones financieras del país.
Son nombres, que todavía dicen poco fuera de las fronteras de China, como: Guotai Securities, Galaxy Securities y Citic Securities, las tres mayores casas de corredores y que se reparten equitativamente el 20 por ciento del mercado.

Una decena de ellas han sido autorizadas recientemente para desempeñar también actividades de dirección de activos así como otras operaciones de financiación estructurada.

En el primer semestre de 2007, las transacciones de acciones, fondos y autorización en el mercado chino crecieron seis veces respecto al año anterior, alcanzando la cuota de casi los 2.600 millones de euros.

El boom de las compraventas hizo explotar el negocio de las empresas de corretaje generado por las comisiones de la bolsa, que se triplicó hasta alcanzar los 6.500 millones de euros.

Según diversas estimaciones, de aquí a finales de año los beneficios de los valores chinos superarán los 18.000 millones de euros, es decir, casi cuatro veces más respecto a 2007.

Algo increíble, si se tiene en cuenta que hace sólo unos años el sector estaba sumido en una profunda crisis. Archivada desastrosamente en el 2001, que fue la breve época de vacas gordas de la bolsa roja, de ahí que las acciones chinas se encontraron pronto con grandes dificultades por la gestión alegre y despreocupada, la corrupción y abuso de información.

Las autoridades de control de Pekín decidieron meter la nariz en los negocios de los brokers, y descubrieron la existencia de un enorme y espantoso cenagal en el 2004.

Para evitar lo peor, el Gobierno intervino enérgicamente, e hizo una limpieza de inmediato entre los directivos y constituyó un fondo de garantía obligatorio para los valores.

Además, recapitalizó las empresas e impuso el cierre a las que presentaban balances en números rojos, en los últimos tres años, cerraron una veintena de empresas de intermediación.

Entre ellas, nombres excelentes, como China Southerns Securities, China Eagle Securities y Guanding Securities. Sólo una consiguió salvarse: la Haitong Securities, quinta empresa de corretaje del país y también, la que estaba en peores condiciones, sin embargo, se libró de la quiebra por medio de una maxi inyección de liquidez pública para evitar la inestabilidad y las turbulencias de un mercado ya en estado de shock por la explosión de la burbuja especulativa de 2001.

Probablemente, la operación de salvamento de los valores estaría todavía en marcha, si no se hubiese producido el milagro bursátil de 2006-2007.

Un milagro que, por arte de magia, curó a los brokers del Celeste Imperio con la fuerza del dinero contante y sonante, que ha vuelto a circular más copioso que nunca por las venas financieras del sistema chino.

Ya que hasta hace unos años navegaban en un mar de incertidumbres, alguna de ellas incluso se hundieron, otras se salvaron gracias al providencial salvavidas que les lanzó el Gobierno, las que consiguieron permanecer a flote nadan hoy entre las aguas cada vez más fuertes e impetuosas de los beneficios.

Ricas, poderosas y sin prejuicios, los valores chinos es la auténtica nueva fuerza de la economía y de las finanzas del país.

La bolsa roja tritura un récord tras otro, los volúmenes de las transacciones diarias siguen aumentando sin cesar, y no hay semana en la que las bolsas de Shanghai o de Shenzhen no acojan una nueva OPV (oferta pública de venta).

El retorno a los beneficios de las reinas de la bolsa roja ha vuelto a encender las expectativas de los grandes bancos internacionales que, desde hace años, intentan poner un pie en el negocio del corretaje, el año pasado, para evitar que la entrada de las empresas extranjeras pusiese en peligro a las empresas domésticas, el Gobierno declaró una moratoria a las adquisiciones de los inversores extranjeros, a la espera de preparar una nueva ley, para ir abriendo el sector a la competencia internacional.

Según las indiscreciones del mercado, la nueva normativa debería permitir a un número restringido de inversores extranjeros adquirir una participación máxima del 20 por ciento en los valores ya existentes y del 33 por ciento en las empresas de corretaje de nueva constitución, a través de una empresa conjunta con un socio chino.

Se estima que la primera en entrar en el sector podría ser: Morgan Stanley, el banco de USA estaría tratando desde hace tiempo con Pekín (en China las adquisiciones se negocian con el poder político) para hacerse con una participación de Fortune Securities.

La Comisión Reguladora del Mercado de Valores de China (CRMV) espera poner en marcha durante el primer semestre de este año, un panel bursátil similar al Nasdaq, así como permitir a los inversores extranjeros su cotización en los parqués de Shanghai y Shenzhen.

De acuerdo a declaraciones del presidente de la CRMV, Shang Fulin, que expreso: “Nos concentraremos en animar a las compañías con fichas rojas (que cotizan actualmente en Hong Kong pero con intereses también en China) y a las firmas extranjeras para que coticen en los mercados de tipo A (denominados en yuanes)”.

Hasta ahora, los inversores foráneos sólo pueden invertir en China en los valores de tipo B (en dólares), mientras que desde 2003 un puñado de entidades internacionales puede comprar acciones convertibles de tipo A (en yuanes), bajo un proyecto piloto de “inversores institucionales extranjeros cualificados”.

Además, Shang confirmó por primera vez la preparación de un índice tecnológico similar al Nasdaq neoyorquino, el Panel de Empresas de Lanzamiento (”Start-up Enterprises Board”, en su nombre oficial en inglés), donde figurarán las nuevas empresas tecnológicas y “parques industriales de alta tecnología cualificados”.

Shang, que hizo estas declaraciones durante su discurso en la reunión de planificación anual de la CRMV, aseguró también que el organismo desea apoyar la cotización de firmas corredoras de bolsa de “alta-calidad”.

Además anunció que la esperada bolsa de futuros de Shanghai empezará a funcionar este año “Continuaremos preparando el lanzamiento del índice de futuros y fortaleciendo la capacidad de contrarrestar los riesgos”, afirmó Shang, que no dio una fecha precisa para su puesta en marcha.

La creación de una segunda bolsa en Shanghai para el comercio de futuros financieros fue anunciada en enero de 2006, cuando la CRMV dio el visto bueno al proyecto, aunque luego fue retrasado, en parte, por temor a que pudiera desestabilizar los parqués chinos.

En noviembre pasado, el vicepresidente de la Bolsa de Shanghai, Zhou Qinye, afirmó que la bolsa de futuros llegaría “pronto”, ahora que el mercado ya alcanzado cierto nivel de madurez (tras dos años de frenético crecimiento, en los que el índice general de Shanghai aumentó un 130 por ciento en 2006 y un 162 por ciento en 2007), para pensar en invertir… verdad?

Aunque, particularmente, considero que difícilmente se reiteren esos aumentos, ya que la cotización de las acciones, están muy por encima de los valores libros de las empresas cotizantes, con el consiguiente riesgo de una caída ante la más leve insinuación de debilidad de una inversión sostenida.

China desea “acelerar su ritmo de desarrollo del mercado de capitales” y ser capaz de “ofrecer más productos financieros y oportunidades de inversión”, concluyó Shang.

De ahí que, como producto de esta gran escalada bursátil, el número total de millonarios en China ha aumentado hasta situarse en el segundo lugar mundial, justamente detrás de USA.

La lista de los 500 potentados chinos en el 2007 fue publicada recientemente en Hong Kong, con la riqueza combinada de los 500 potentados sobrepasando los 4.342,6 mil millones de yuanes (587 mil millones de dólares USA).

El número de potentados chinos con más de mil millones de dólares en bienes ha alcanzado 146, comparado con los 85 del año pasado.

La lista, hecha por la revista World Entrepreneur, cubrió a potentados en la parte continental China, Taiwán, Hong Kong y Macao.

Los hermanos Kwok, de Sun Hung, Kai Properties en Hong Kong, ocuparon el primer puesto en la lista.

Yang Huiyan de Country Garden y la familia, detrás de Nine Dragons Paper (Holdings) Limited fueron los dos mejores potentados de la parte continental.

Según mostraron las estadísticas, existen más de 18.000 personas en China con una riqueza que supera los cien mil millones de yuanes, 440.000 con 10 millones, y el número de millonarios en el país en la actualidad representa el 3,3% de la población total (casi 44 millones).

El extraordinario aumento en el número de potentados chinos ha sido atribuido a rápidos aumentos en los mercados de acciones y bienes.

Entre los 500 potentados en la lista, 128 provienen de la industria de bienes inmuebles. (CIIC).

Una de las preocupaciones del Gobierno, es la posible inflación como consecuencia del aumento de los precios internacionales, tanto del petróleo, como de las commodities (alimentos), en función al consumo ya que dicho aumento, afecta particularmente a las familias de bajos recursos.

Sin duda esta economía hace que uno piense… si sigue a este ritmo, este país se convertirá no solo en la primer potencia mundial económica, también su población ira adquiriendo un status superior y el consumo de 1.300 millones de personas ira de la mano a ese crecimiento y… me pregunto?: estarán los países preparados para poder abastecer ese consumo?

Sobretodo y el mas necesario “Alimento”.

Para finalizar, le deseo brindar un muy FELIZ AÑO NUEVO a China ya que este año consideran que el gigante asiático, se dará a conocer al conocer al mundo.

Dicen que el “8” es el número de la buena suerte en China, y precisamente el día 8 del mes 8, del año 2008, a las 8 de la noche, comenzaran las Olimpiadas en Pekín, escenario elegido para la gala de presentación del nuevo poderío Chino que quiere volver a ser el centro del mundo como lo fue hace unos siglos.

Hugo Rodolfo Brull

caribecoarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.