Quién se puede considerar Marxista en los umbrales del Siglo XX?

Autor: Luis René Sollet Zúñiga

Economía política | Otros conceptos de economía

23-08-2010

Introducción

El objetivo del presente trabajo es expresar, de forma escrita, algunas reflexiones sobre elementos considerados básicos para contribuir a caracterizar la respuesta a la pregunta planteada como objeto de la introversión, dentro del marco de un trabajo para el Diplomado en Economía Política correspondiente al curso 2008-2009, en la Facultad de Economía de la Universidad de la Habana, con una presentación y estructura clásica de trabajo de estudiante.

En tal sentido su alcance no es el de una investigación cuya magnitud y trascendencia desbordarían los de este trabajo, no abarca tampoco todo el espectro del pensamiento de quien es uno de los más grandes pensadores revolucionario de todos los tiempos, tampoco pretende establecer una escala de medida para determinar matemáticamente e identificar quién…, lo que sería un enfoque no marxista, sino que se trata de expresar una selección de reflexiones del autor orientadas a la economía política, la filosofía, la historia y el estudio de la sociedad en general para que sean evaluadas y determinar si confirman o contradicen, o vale la pena adicionarlas a otras ya existentes hechas por interesados en el tema, y que puedan servir algunas de motivación y base a futuros trabajos, incluso al propio autor.

La importancia y vigencia de estas reflexiones están dadas por que se realizan dentro de un escenario, en término de tiempo, en el que es incuestionable que reverdecen las ideas de Marx, en medio de lo que se ha dado en llamar por algunos “un cambio de épocas”.

Momento en que nuestro discernimiento discursivo individual y el pensamiento humano en general, como resultado y en entre circunstancias y acontecimientos entran al fuero de la razón pensante en un ambiente en el que todo parece poder ser cuestionado, desde el sentido común hasta las ciencias.

Por último, estas reflexiones son el resultado de volver a examinar por el autor en breve tiempo bibliografía del propio Marx, Engels y Lenin como punto de partida y objeto del trabajo, otras posteriores y actuales, leídas por primera vez, referidas a estos temas con enfoques marxista y no marxista, todos a la luz de los conocimientos adquiridos durante el primer módulo del Diplomado, impartidos por el profesor Agustín Fernández Arner de la Facultad de Economía de la Universidad de la Habana. A quien aprovecho para agradecerle por sus enseñanzas y como fuente de motivación para estas reflexiones.

Desarrollo

La época de Marx es clasificada, según algunos pensadores actuales, como el segundo momento de cambio de época en la historia de la humanidad, identificado con el nacimiento de la civilización industrial, la cual requirió sólo trescientos años para desarrollarse…

Para mí el escenario de esta época se puede caracterizar por los siguientes acontecimientos que la identifican: Europa era el escenario principal de la historia, siglo XVIII, 1789, con la revolución francesa la burguesía toma el poder en Francia, ya en Inglaterra había comenzado la revolución industrial, se formaba el proletariado como clase asociada a la nueva industria, trabajando por insuficientes salarios, sin sindicatos organizados, ni leyes que lo ampararan y con perspectiva que mientras más avanzara la ciencia y la técnica, menos obreros tendrían trabajo… Marx a partir de estos acontecimientos y en medio de ellos llega a conclusiones, que son verdaderos descubrimientos. Históricamente, de resaltar los más significativos se encargó F. Engels en su discurso ante su tumba.

A los efectos de estas reflexiones y en apretada síntesis, refiero a que Marx concluyó:

En lo histórico.

• Demostró que la historia de la humanidad es la historia de luchas entre las clases, que todas ellas giran en torno al Poder social y político de unas sobre otras para conquistarlo. Demostrando que la historia se ha movido po antagonismos y luchas entre las clases, dominantes y dominadas, explotadoras y explotadas. En lo económico.

• Formuló su teoría valor trabajo.

• Mostró las bases de sus ideas económicas y los rasgos fundamentales de su crítica al modo de producción capitalista y de sus consecuencias, en su obra, El Capital.

• Dio luz definitivamente a la verdadera relación entre el capital y el trabajo como contraposición entre uno y otro, y la identificó como la contradicción fundamental del modo de producción capitalista, de la que es parte y resulta la explotación del obrero por el capitalista. Que el obrero crea una plusvalía de la que inicialmente se apropia el capitalista y luego la reparte con arreglo a determinadas leyes económicas entre toda la clase capitalista, o sea, (en realidad la distribuye de acuerdo a sus intereses).

En lo filosófico.

• Crítica la economía política basado en el materialismo histórico:

En tal sentido sostuvo que la historia es consecuencia del desarrollo dialéctico de la infraestructura económico-social, causa de las circunstancias cambiantes por los hechos, y motor de la evolución de la humanidad.

Por otra parte las relaciones económicas dan origen a las clases sociales y a la infraestructura que determina la formación de una superestructura, integrada por la ética, la cultura, la religión y el ordenamiento jurídico. Esto es así porque la ideología de una época está determinada por la de la clase dominante.

Que históricamente, las relaciones capitalistas de producción serían la última forma antagónica del proceso histórico y la sociedad sin clases alcanzada mediante la praxis revolucionaria, sería la síntesis del proceso histórico.

Apuntó que el modo de producción del capitalismo industrial conduciría a la superación de la propiedad privada, no sólo por la rebelión de los oprimidos sino por la propia evolución del capitalismo, en el que la progresiva acumulación del capital determinaría la necesidad de nuevas relaciones de producción basadas en la propiedad colectiva de los medios de producción.

Superada la propiedad privada, el hombre vencería la enajenación económica y a continuación, todas las demás.

Por otra parte

• Sentenció que: “Los filósofos no habían hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trataba era de transformarlo”.

• Significó que: “La coincidencia de la modificación de las circunstancias y de la actividad humana sólo puede concebirse y entenderse racionalmente como práctica revolucionaria”.

• Sintetizó que: “La vida social es, en esencia, práctica. Todos los misterios que descarrían la teoría hacia el misticismo, encuentran su solución racional en la práctica humana y en la comprensión de esta práctica”.

En lo social.

• Atribuyó gran importancia al estudio de la totalidad social, para él: “lo concreto es lo concreto porque es la síntesis de múltiples determinaciones”, o sea, la totalidad y la diversidad se complementan.

• Su teoría recuperó la complejidad e historicidad de lo social.

• La vinculación entre la teoría y la praxis fue algo esencial.

• En lo teórico y metodológico vinculado a la praxis, como práctica consciente.

El marxismo como toda la teoría (en cuanto a qué plantea y qué defiende) y su relación con la práctica (referente a cómo se defiende y a quién) ha estado en función de los avatares de la vida, las circunstancias y el quehacer de lo hombres en función de sus intereses, especialmente los de clase económica y social.

En un escenario vigente, cuyas principales mezclas de hechos que lo componen, son por una parte: la casi desaparición del Sistema Socialista Mundial, la destrucción de la URSS, el debilitamiento del movimiento obrero internacional, la división en los partidos de izquierda en Europa y en otras aéreas geográficas; un mundo en el que existen guerras locales y regionales de origen y naturalezas étnicas, religiosas, y otras en las que se encierran y desatan pasiones reprimidas en el tiempo, determinado por otra por una globalización galopante que va abarcando todas las esferas de la actividad humana, que al parecer - en mi modesto entender - es la expresión de la búsqueda de un nuevo régimen para el proceso de acumulación del capital, acompañado por una crisis financiera en el Sistema Capitalista Mundial, en medio de la estructural y funcional en la economía real, con recesión de la economía de los EUA e intentos de esta en aplicar como paliativos: recetas neoliberales y tratados de libre comercio para determinados países, el bloqueo petrolero del Mundo Árabe a Occidente, la emersión de China pujando por ser, en la próximas décadas, la primera potencia económica mundial, el redimensionamiento de Rusia para mantener su lugar de Superpotencia, la carrera integracionista de los países de la América Latina, a partir del avance logrado por algunos de ellos con las conquistas políticas alcanzadas por cada uno a favor de su independencia, soberanía y libre determinación.

Entonces surgen entre tantas alternativas que se esbozan hoy en teorías, en un mundo en que todas las aéreas geográficas constituyen a la vez un escenario para si mismas y para el resto del mundo, planteamientos como los de los mismos pensadores, referidos anteriormente, “que la historia avanza ahora con mayor velocidad - que cuando Marx (nota del autor) - y clasifican la época vigente como el tercer cambio de época en el que la Humanidad se enfrenta a un salto cuántico hacia delante, a la más profunda conmoción social y reestructuración creativa de todos los tiempos. Sin advertirlo claramente, estamos dedicados a construir una civilización extraordinariamente nueva” - y la identifican con la revolución tecnológica, en las comunicaciones, en realidad hacia la era de los servicios (nota del autor) - “y cuyos efectos se sentirán en pocas décadas: disolviendo familias, sacudiendo economías, paralizando sistemas políticos, haciendo saltar en pedazos valores, afectando a todos. Se ponen en cuestionamiento todas las viejas relaciones de poder, los privilegios y prerrogativas de las comprometidas élites de hoy, y proporciona el trasfondo sobre el que se librarán mañana las luchas claves por el poder”… Es justo expresar que existen otros pensamientos, otras teorías, otros pensadores…

Al final lo cierto es que el Sistema Capitalista a ninguna escala, ni en ninguna de sus fases, ni etapas le ha resuelto el problema a la humanidad en sus años de existencia, o sea, ya es históricamente reiterada su incapacidad para enfrentar y resolver los problemas y desafíos originados en y por su propio funcionamiento. En la proporción en que el Sistema continúe condenando a segmentos cada vez más crecientes de las sociedades contemporáneas a la explotación y todas otras formas de opresión, discriminación y segregación, con sus efectos derivados de desempleo, hambre, miseria, necesidad, pobreza, marginalidad y exclusión social, y ahora además en su fase imperialista, con el desarrollo de la carrera armamentista para afianzar la hegemonía mundial y su necesaria realización en las guerras, agrediendo al medio ambiente, a la naturaleza, entre otras formas:, dañando progresivamente la capa de ozono, rompiendo el equilibrio ecológico, agravando el efecto invernadero, contribuyendo a la exterminación de las especies, incluso poniendo en riesgo la propia humana, convirtiendo lo alimentos en combustible, mediante la mercantilización del agua, el tráfico de personas, sus órganos, las drogas, entre otras causas. Y un “socialismo” cuyas recetas y métodos para su aplicación, por diversas causas, motivos y razones tampoco ha demostrado dar solución a los problemas reales a que se enfrenta la humanidad en los inicios del siglo XXI.

Conclusiones

Es por todo ello y dentro del marco de estas reflexiones concluyo, que la humanidad necesita, requiere de soluciones para garantizar su propia existencia y supervivencia con un horizonte y un pensamiento crítico, transformador, base para la práctica social de una clase, mientras estas existan, y para cuando no existan, que asista a los obreros, trabajadores de los servicios, campesinos, intelectuales, a todos , población que envejece y se desactiva de la producción en general, jóvenes y niños, a los pueblos , o sea, con una visión que sea la alternativa para la humanidad, su sociedad de que un mundo mejor es posible y de cómo construirlo sobre bases, principios y metodologías prácticas, como actividades concientes, para poner fin al orden actual y establecer ese otro, distinto, ya que mientras exista el capitalismo con todo lo que conlleva y aunque se vista con nuevos ropajes, seguirá estando presente su esencia explotadora y destructiva e insostenible, todo esto condiciona en mi opinión, la renovada vigencia del marxismo como vía objetiva que parte y toma en cuenta la realidad que es lo que explica, en gran medida, su vigencia.

Por otra parte se ha comprobado en diferentes momentos la inusitada capacidad que encierra el marxismo, como Sistema Teórico abierto, de enriquecerse en correspondencia con el desenvolvimiento histórico, las circunstancias y las luchas por la emancipación de los explotados y oprimidos por el Sistema Capitalista. Es por esto que el regreso a Marx y el reverdecimiento reconocido de su legado hoy, es punto de partida para la aceptación del ir y venir, merced al cual las teorías y los conceptos deben ser aplicados para interpretar y transformar la realidad, y redimensionarla a la luz de las experiencias prácticas de las luchas, de las crisis y otros fenómenos que tienen lugar en el marco del capitalismo contemporáneo y la evolución de la humanidad.

Quien cuente con este arsenal de armas ideológicas, se identifique a partir del enfoque materialista de la historia, lo interprete adecuada y creativamente, lo asuma, sepa usarlo, lo use, luche y tenga resultados, ese será el marxista de hoy y de siempre. No tiene que suplantar a Marx, ni ser un perico, ni eco de él, ni ajustarse a manuales ni a recetas escolásticas, sino defender y defenderse con fundamentos y orientarse en cada momento, sin perder el rumbo hacia un mundo mejor, más humano en el que lo que se “globalice” sea la solidaridad entre los pueblos, los hombres y sus relaciones sociales en general y que vayan quedando sólo las contradicciones entre el propio hombre y la naturaleza. Y para todo ello no olvidemos que “en las ciencias no hay calzadas reales…” y que en la práctica “se hace camino al andar…”

En último lugar, espero que estas reflexiones al menos sino contienen sabiduría, ni inteligencia, al menos se consideren como unas, entre muchas otras, de alguien quien tiene el propósito de ejercitarse en pensar y reflexionar con un orden marxista, a partir de su percepción de la realidad objetiva de la época en que vive.

Luis René Sollet Zúñiga - luisrenesolletarrobayahoo.es

Licenciado en economía.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.