Poder global dominante

Autor: César Aching Guzmán

Globalización e integración internacional

02-02-2011

Al leer el trabajo “LOS SECRETOS SUCIOS DEL TEMPLO: DE CÓMO LA RESERVA FEDERAL DE USA Y LOS BANCOS MANEJAN EL MUNDO”, de Stephen Lendman, uno se queda impactado por lo siniestro y descarnado de ese imperio oculto, llamado poder dominante. El autor describe en forma pormenorizada y documentada a los integrantes de este poder mafioso, el dominio funesto que utilizan para sojuzgar el planeta; contra el cual vienen luchando en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Cuba, Brasil, Argentina, sus gobernantes dignos y soberanos.

Los autonombrados “dueños” del mundo son de carne y hueso, tienen nombre propio e instituciones que los representan; son banqueros que han montado un casino planetario con una densa infraestructura financiera denominada globalmente Mercados Financieros (…mecanismo que reúne a vendedores y compradores de instrumentos financieros,… Una de sus principales funciones es “descubrir el precio” lo cual significa que los precios de los valores reflejen la información disponible en la actualidad,…, léase manipular artificialmente los precios y especular):

Mercados

En los diferentes mercados financieros del mundo se negocian tres tipos básicos de valores. Entendidos como instrumentos que otorgan a su propietario derechos sobre algún bien: 1) Valores representativos de deuda, comúnmente llamados “Activos del Mercado de Dinero o Mercado monetario” o Instrumentos de Renta fija o Mercados de Capitales”; se pueden reconocer como letras del tesoro, bonos, obligaciones, etc. 2) Valores representativos de Propiedad, son documentos que acreditan el patrimonio de entidades, es decir acciones, normalmente denominadas instrumentos de renta variable; 3) Valores representativos de derechos, que se originan a partir de los dos primeros tipos de valores mencionados y sobre algún otro bien físico o financiero, conocidos como productos Derivados; generalmente, quienes venden estos valores representativos de derechos, no son directamente los propietarios sino intermediarios; y, por el manejo especulativo, son los que más dinero ganan. Tales valores pueden ser los Forwards, futuros, swaps, opciones, etc.

El poder global lo detentan instituciones privadas, como el BANCO CENTRAL DE PAGOS INTERNACIONALES (BPI), con sede en Basilea Suiza, que es el Banco Central de casi todos los bancos centrales del mundo capitalista; después vienen: la Reserva Federal de EE. UU. (FED), el Banco Central Europeo, el Banco Central de Inglaterra y el Banco Central del Japón. A estos cinco jinetes del apocalipsis se suman sus instrumentos de coerción y chantaje como son la Organización Mundial de Comercio (OMC), el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El poder global dominante

En América Latina la mayoría de bancos centrales de reserva, en la forma son autónomos respecto a sus gobiernos y ciudadanos, pero son totalmente dependientes del poder financiero global, pues obedecen a pie juntillas las directivas que emanan de los centros de poder.

Con esta estructura han globalizado la economía virtual para generar riqueza; es decir, han alejado a la economía real del trabajo productivo en beneficio del hombre. Los mercados financieros estimulan el endeudamiento perpetuo de las personas y naciones; para ello exigen el crecimiento perpetuo de la economía o quema acelerada de los recursos naturales agotables, causante del calentamiento global como consecuencia de la alteración del ecosistema del planeta.

Como se observa, estos usureros globales han creado “productos financieros” derivados de activos o bienes reales como los subprime (crédito hipotecario USA), los securities (conjunto de títulos de distintas empresas que posee una persona o entidad como inversión financiera como depósitos, acciones, obligaciones, etc.), commodities ((bienes que son "genéricos", es decir, bienes que no se pueden diferenciar entre sí, por lo general materias primas o bienes primarios),…, entre muchos otros productos especulativos; que teniendo una base real son utilizados en cadena por estos agiotistas con el fin de engatusar a las personas. Así mismo, para domesticar a sus “clientes” han montado una frondosa infraestructura informativa; los mismos que a través de sus programas y noticieros inducen a admitir la especulación y expoliación como algo necesario para el desarrollo y la estafa como una actividad normal.

En número son contados con los dedos de la mano frente a más de 6,500 millones de habitantes. Principalmente son de origen judío-sionistas anglosajones; están presentes en todos los sectores estratégicos de la economía global, controlan el petróleo, la industria automotriz, minería, son dueños de la industria militar o de la muerte, alimentos, fármacos, comunicaciones, golosinas, energía, agua dulce,…, es decir en todo cuanto les permita acumular riquezas.

Son estos especuladores, los que están sembrando el planeta de bases militares, los que fomentan las guerras e invasiones como a Vietnam, Irak, Afganistán, Irán, Somalia, Palestina,…; satanizan y deforman a presidentes latinoamericanos honestos y dignos que defienden la soberanía y riquezas de los países que representan; son los creadores de miles de millones de pobres del mundo; han puesto a la tierra al borde del colapso y con ella la extinción de toda forma de vida en nuestro planeta.

César Aching Guzmán - achingsterarrobagmail.com

http://matematicasfinancierascag.blogspot.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.