La elusión y el delito tributario aplicando métodos y procedimientos de fiscalización en el Perú

Autor: Domingo Hernández Celis

Política económica | Otros conceptos de finanzas

21-07-2011

I. Descripción del proyecto

4.1. Antecedentes bibliográficos

Se examino la Biblioteca de Post Grado de la Universidad Nacional Federico Villarreal observando que no existen tesis desarrolladas sobre el tema de elusión y delito tributario.

Se consultó la página de Intranet del Instituto de Administración Tributaria y Aduanas – IATA- encontrando el trabajo titulado “Comportamientos Éticos y Mecanismos de lucha contra la corrupción”, así como un foro virtual que trata sobre los Ilícitos tributarios.

En la biblioteca de IATA de la SUNAT existen trabajos efectuados por el CIAT que reúnen los pronunciamientos de los gobernantes de distintos países en torno a la elusión tributaria, así como libros que tratan el tema de la elusión y el fraude.

Se consultó el libro titulado “Impuesto a la Renta Oculta” de Jorge J. Quiroz Berrocal, auditor de la Intendencia Regional Lima, el cual también trata el tema del delito tributario.
También se consultó el libro titulado “Tributación y Postmodernidad” de Oscar Martín Sánchez Rojas –abogado- el cual trata sobre los actos ilícitos enfocados desde la modernidad y los precios de transferencia.

En la biblioteca del Colegio de Contadores de Lima, si bien no se encontraron tesis al respecto, existen libros y revistas que tratan sobre la elusión y los ilícitos tributarios. Por último, existe abundante bibliografía sobre el tema en Internet.

4.2. Planteamiento del problema

La SUNAT (Superintendencia Nacional de Administración Tributaria) en su labor fiscalizadora con el fin de recaudar impuestos utiliza programas de fiscalización, los cuales definen los alcances de las intervenciones de acuerdo al tipo de contribuyente y los antecedentes de su comportamiento tributario.

Los profesionales que realizamos las fiscalizaciones nos ceñimos a estos programas de acuerdo a los lineamientos establecidos por la institución utilizando para la realización del trabajo los conocimientos de contabilidad y auditoria, teniendo como herramienta fundamental las normas tributarias.

En nuestro trabajo diario encontramos casos de evasión, elusión y delito tributario los cuales debemos traducirlos en reparos contando con las evidencias de los hechos, los cuales deben estar plenamente respaldados por las normas tributarias.

Sucede que sólo ciertos casos de evasión encajan dentro de lo que la Ley Penal tipifica como causal de delito tributario, estos casos, tienen un tratamiento diferenciado de acuerdo a los lineamientos internos que establecen parámetros, tales como el monto del perjuicio fiscal.

El Expediente una vez autorizado tiene que soportar controles de calidad en la Intendencia Nacional Jurídica, para luego ser enviado al Ministerio Público quien a su vez debe pronunciarse si amerita la apertura de instrucción ante el Poder Judicial.

Aquí podemos ver que hay un problema administrativo: no es posible hacer informe de presunción de delito tributario a todos los casos con delito, por que los procedimientos son tediosos y demandan tiempo que la Administración Tributaria tendría que restar a su capacidad fiscalizadora pues dejaría de contar con ingentes recursos humanos.

De otro lado. Los casos de delito son ventilados a sala cerrada y no son publicitados, por lo tanto el contribuyente que incurrió en delito, ni se le conoce, pues si hubo proceso nadie se enteró, lo que trae como consecuencia que las sanciones no cumplan con una verdadera función disuasiva.

Ahora bien, si en el transcurso del procedimiento judicial el contribuyente paga, puede que el tramite judicial continúe o puede que el caso sea archivado.

En el caso de la elusión Tributaria, la hipótesis de incidencia tributaria no se produce, lo cual es bueno en una economía de opción, pero cuando se fuerza la figura, cuando se interviene evitando la realización de la hipótesis de incidencia tributaria, cuando existe perjuicio fiscal en provecho del contribuyente entonces la elusión tributaria reúne las condiciones de delito.

Delito que puede muy bien ser plasmado primero en el terreno de la evasión tributaria y luego seguir los procedimientos establecidos en los lineamientos y las normas tributarias, pero ocurre que sí en los casos de evasión tributaria existen vallas para ser considerados siquiera como caso con presunción de delito, en el caso de la elusión tributaria existe todo un mecanismo mayor de impedimento.

Está el problema legal, los abogados no quieren tocar abiertamente el tema de la elusión tributaria porque “es discutible”, al no tener abiertamente el amparo legal que si lo tiene la evasión tributaria, además de que se mueven intereses económicos, que pueden crear problemas incluso al Órgano Administrador, valiéndose de influencias, tienen un sin fin de alternativas que se ubican entre el delito y la corrupción, que no hacen mas que crear diferencias entre los contribuyentes vulnerando una vez mas los principio de igualdad y justicia plasmados en nuestra Constitución.

Tenemos pues, que la evasión, la elusión y el delito son desviaciones de la conducta de las personas las cuales se reflejan en sus actos, por lo que sería preciso estudiar las causas qué hacen que una persona adopte tales comportamientos, quizás la normatividad tributaria existente, con tratamientos diferenciados sea una de las causas.

Estos tratamientos diferenciados, conllevan ventajas y desventajas. Lo correcto es que uno elija el que mas se acomode a su situación particular y cumpla con todo lo estipulado al respecto.

Sin embargo, no es así, cada quien desea obtener ventajas a su modo, existe una competencia desleal entre los que si cumplen con sus obligaciones tributarias y los que no cumplen con ellas.

Un amplio sector del país se queja de que el estado no cumple con darle los servicios esperados, pero no le agrada el pago de los impuestos y para lograr el objetivo de no pagar evaden, eluden y hasta llegan a cometer delito tributario.

¿Como entonces podemos pedir lo que no damos? Si somos consecuentes con nuestras ideas, no respetamos, pero pedimos que se nos respete, no somos responsables con nuestras obligaciones, pero pedimos que otros sean responsables.

La evasión, elusión y el delito responden precisamente a este comportamiento egoísta, negativo, que no sabe reconocer en otros, valores que no tenemos.

Con el Tratado de Libre Comercio van a llegar capitales extranjeros de procedencia desconocida, y con ellos personas con usos y costumbres diferentes a las nuestras, ¿como entonces vamos a reaccionar ante esto?, si aún no hemos definido nuestro código de ética nacional. Y peor aún si no hemos decidido como nación adonde queremos llegar. Nuestro país es como una barca donde solo unos cuantos reman para avanzar mientras que otros reman en sentido contrario.

Pensamos que somos sub-desarrollados porque nos sentimos subdesarrollados, el limite es nuestro pensamiento, si nos planteamos pequeños objetivos no podemos crecer sino a pequeño. Hace falta tener grandes objetivos para crecer.

Por todo el tiempo que he transcurrido en la Administración Tributaria pienso que no es posible que la Administración Tributaria subsista para perseguir a los evasores, pienso que se deben de crear mecanismos que permitan evitar la evasión, evitar la elusión y el delito tributario.

Hoy hay mayor recaudación, efectivamente la hay, porque existen mayor número de empresas. Pero ¿hay menor evasión? ¿Hay menor elusión?, ¿Hay menor delito?

La respuesta es no. ¿Cuánto gasta el estado persiguiendo la evasión, el delito y estudiando nuevas formas que tiendan a disminuir la elusión? ¿No sería mejor que invirtiera recursos en evitar la evasión, la elusión y el delito?

Si consideramos que los niveles de vida se han incrementado notablemente debido a la medicina preventiva. ¿No podríamos prevenir también estos comportamientos en materia tributaria?

4.3. Formulación de problemas

4.3.1 Problema principal

¿Cuenta la SUNAT, con Métodos y Procedimientos para evitar la elusión y el delito tributario?

4.3.2 Problemas secundarios

a. ¿Cuenta la SUNAT con sanciones para evitar la elusión tributaria?

b. ¿Cuenta la SUNAT con sanciones para evitar el delito tributario?

c. ¿Son efectivas las normas tributarias para evitar la elusión tributaria?

d. ¿Son efectivas las normas tributarias para evitar el delito tributario?

4.4. Marco teórico

4.4.1. Conceptualización sobre métodos y procedimientos de fiscalización en el Perú

La Elusión Tributaria y el Delito en el Perú

Antecedentes históricos:

Con la dación de la Ley Penal Tributaria (1996) la Ley del arrepentimiento, la revista Caretas escribió lo siguiente referente a:

La Teoría del develamiento
Según Adrián Revilla, son 4 los pilares fundamentales que tanto el Código Tributario, la Ley Penal y la del "arrepentimiento" y las recompensas tratan de construir. Esos 4 pilares son:

La lucha contra la elusión (Norma VIII). Este término forma parte de la "teoría de develamiento", es decir, descubrir los mecanismos de los grandes grupos financieros por los cuales sus empresas más rentables escamotean utilidades sobrevaluando compras a proveedores del mismo grupo.

La lucha contra la defraudación que tiene varios aspectos.

El primero darle a la SUNAT la facultad de reducir penas o excluirlas (según se trate de autores o cómplices de los delitos).

El segundo, lograr una red de información sobre la base de denuncias de cualquier persona, la que será beneficiada con la recompensa de hasta un 10% del monto de la deuda tributaria.

En este caso no sólo se piensa en empresas, sino en conseguir que los profesionales -donde la evasión es considerable- cumplan con sus obligaciones fiscales. Agilizar la cobranza coactiva.

Adrián Revilla y la SUNAT: desafío de un amplio código que debe ser explicado a diversos sectores.

Ahora el expediente de recurrir a juicio para demorar el pago de una multa será más difícil. SUNAT tiene la manera de acelerar los procesos y recurrir a mecanismos como embargos genéricos, evitar cambios de domicilio, recurrir al descerraje, obtener información de bancos, seguros, etc.

Ejercer una más profunda fiscalización preventiva. De lo que se trata es que el contribuyente no caiga irremediablemente en el delito, para lo cual no sólo se busca capacidad disuasoria sino también se ponen en juego mecanismos para que quienes han evadido no repitan el plato -al evasor se le otorgará una cantidad mínima de comprobantes de pago- y se pueda examinar sus libros y registros contables. La marcación Revilla será así similar a la que ejerció Luis Reyna frente a Diego Maradona.

Nuevo giro

Como es comprensible las reacciones de diversos sectores se han multiplicado. Para muchos, la SUNAT empieza a convertirse en una maquinaria amenazante. Se le concede, por lo pronto, un poder discrecional. "Este -señala el tributarista Armando Zolezzi- puede dar lugar a grandes abusos como ha sucedido en otros países. La autoridad tributaria ahora es libre de interpretar los hechos imponibles sin acogerse taxativamente a una determinada norma". Revilla, por su parte, reconoce que éste es un debate inconcluso entre Mauricio Muñoz Nájar -del cuerpo jurídico de SUNAT- y Zolezzi. La discrecionalidad es un instrumento delicado, que puede derivar en abuso, pero al mismo tiempo permite no sólo agilidad sino también estudiar casos específicos y darles soluciones que no terminen por acogotar al contribuyente. "En ningún caso -señala Revilla- se trata de juzgar a 2 personas de manera distinta frente a un problema igual".
El otro problema serio, sin duda, es el de la situación de los profesionales. Si se revisa el cuadro, se aprecia de inmediato que hay todavía un buen número de profesionales que no figuran como contribuyentes activos. Y de éstos muchos no declaran lo que realmente ganan.

Lo que provoca comentarios es que no se desate una caza de brujas respecto a este grupo social que conforma caracterizadamente la clase media. Allí tanto la SUNAT como Indecopi confluyen en una serie de requerimientos. Y se centran en el ejemplo de los médicos. Ahora no sólo son sujetos de denuncia, sino que antes de prestar sus servicios deberán presentar claramente un listado de los precios por consulta, operación, clínica, medicamentos, etc.

La evasión y la caja

Según la Administración Tributaria, los contribuyentes que pagan (personas naturales y jurídicas) no llegan a 400 mil. Esta es la base tributaria que siempre se ha tratado de expandir. Si este grupo cumpliera con todas las de la ley, el Perú debería recaudar 18% del PBI, es decir, US$ 10,800 millones. La meta de recaudación de este año es de US$ 8,460 millones, es decir hay un forado de por lo menos US$ 2,340 millones. En esta brecha hay muchas cuentas que son difíciles de calcular, pero la que sí es clara es la defraudación del IGV que según los niveles latinoamericanos debería recaudarse la mitad de la tasa. Es decir si el IGV es 18%, se debería recaudar el 9% del PBI. Pero sólo se recauda 6%. Este 3% representa US$ 1,800 millones.

La exoneración del IGV a la inversión hotelera: una muestra de heterodoxia en el modelo que obedece a populismo inesperado en inflexible Jorge Camet.

En síntesis, el gobierno ha apelado a la dureza tributaria antes que al aumento del IGV (se habló de subir de 18 a 20%), aunque el riesgo de reacciones negativas se multiplique. Carlos Boloña plantea que la sola dureza no va a solucionar el problema de caja, que es preciso reducir gastos para formar el famoso "guardadito" (superávit del 1% que exige el FMI).

A las necesidades institucionales -redondear la actividad de la SUNAT y de Indecopi- se suman las necesidades de la coyuntura. Lo real es que "el enfriamiento" económico, es decir un menor nivel de actividad, reduce la recaudación del IGV como se ha visto en febrero, en que cayó 5 puntos.

Por eso para un tributarista como Guillermo Grellaud, el paquete tributario recién aprobado no tiene visos de durar mucho. Según él, la SUNAT ha detectado bien dónde están las fallas, pero éstas no son necesariamente subsanables con códigos fuertes que incluso crean problemas constitucionales y hasta internacionales.

"Se han introducido normas que mejoran el procedimiento pero que en un 90% sigue siendo el mismo código", dice Grellaud. "Pero hay una suerte de "terrorismo blanco" cuando, por ejemplo, me demoro en pagar mil soles y puedo terminar siendo delincuente con 5 ó 6 años de cárcel", añade.

El nuevo código -dice- sobrepasa el mandato constitucional y el Tratado de Costa Rica cuando señala que se podrá usar las medidas de descerraje que equivale a ingresar violentamente en un domicilio (Art. 118). "Los ciudadanos tenemos que insistir en que se respete la Constitución y sobre todo los legisladores".

Otros aspectos señalados por Grellaud:

No se ha debido de saltar el embargo preventivo porque hay que darle tiempo al contribuyente. Es natural que si un contribuyente va a ponerse al día, se le dé un tiempo prudencial.

Se han aumentado las penas tributarias. Esto plantea algunas preguntas: ¿Por qué para el Estado peruano cometer un delito tributario puede implicar una pena de 6 a 8 años cuando, por ejemplo, secuestrar a una persona tiene una pena de 2 a 4 años, o un avión de 3 a 6, o una violación de 3 a 6 años?

A los contadores se les está premiando por denunciar a las empresas donde trabajan, cuando en cualquier país civilizado a estos profesionales se les quitaría el derecho de ejercer ya que no pueden cometer ellos mismos el delito y después denunciarlo. Para tal caso tendría que renunciar antes de cometer el delito. Se estaría propiciando una "GESTAPO profesional", que ningún bien le hace a los profesionales ni a la administración tributaria.

Sobre la figura de que cualquiera puede denunciar a un profesional independiente es una cuestión de moral que siempre ha estado presente y porque figure en el código no significa que vayan a aumentar las denuncias.

Sobre las penas, las normas son muy duras. Si las personas quieren ponerse en regla, la administración pública tiene que darse cuenta de la crisis que están atravesando. ¿Por qué no darles la oportunidad que se les ha dado, por ejemplo, a las empresas azucareras?

El Congreso tendrá que tomar conciencia y proponer de manera sutil su corrección, al igual como el domingo el Presidente corrigió mediante el Decreto Legislativo 810 el impuesto a la renta referido a las regalías, sin recordar que fue él mismo quien lo rebajó a 10% en 1993, pues antes del '90 era de 45% y en 1991 y 1992 era de 28%.

La creación del Tribunal Fiscal y de Aduanas es un aspecto positivo. Se trata de unir las siete salas para atender las necesidades de ambas instituciones.

Respecto a las fianzas, es un exceso que la SUNAT le diga al juez cuánto es lo que se le tiene que pedir de fianza al presunto evasor, en base a un 30% de la presunta evasión.

¿Para qué está el juez?

Fijar reglas para establecer la coacción es peligroso, debería hacerlo el juez para determinar cada caso específico y no porque un juez haya fallado se tiene que dar una ley de carácter leonino. Deben ser corregidas las normas excesivas que van contra el contribuyente.

En el año 2000 Boloña Beher en su libro “Experiencias para una Economía al servicio de la gente” refiere lo siguiente sobre el:

Sistema Tributario en el Perú

Los cuatro 15% de un sistema tributario

Un buen sistema tributario debería basarse en los siguientes principios:

1. Incentivos adecuados,
2. Recaudación eficiente
3. Neutralidad
4. Simplicidad
5. Transparencia
6. Estabilidad
7. Igualdad

Un sistema tributario debería estimular el crecimiento económico a través de la provisión de incentivos adecuados para el trabajo, el ahorro y la inversión. La iniciativa privada no debería ser penalizada con impuestos ya que ella – y solo ella, no el gobierno- puede crear oportunidades y empleo.

La neutralidad. A su turno, es el principio que garantiza que el sistema tributario no distorsionará la información que brinda el funcionamiento del mercado. Los impuestos no deben discriminar, pues entre empresas, grandes o pequeñas, empleados independientes o dependientes, distintos sectores económicos y consumo o ahorro.

El principio de recaudación eficiente, por su parte consiste en lograr el máximo de ingresos tributarios al menor costo posible. Este se relaciona con el siguiente – simplicidad-, gracias al cual cualquier persona debería poder entender cabalmente el sistema tributario – empezando por los formularios de pago se impuestos.

El principio de transparencia es el que permite a los ciudadanos conocer con certeza cuanto les cuesta el gobierno. El de estabilidad a su vez, requiere que no cambien las reglas de juego, para que los contribuyentes puedan planear el futuro. Solo por acuerdo de dos tercios del Congreso, por ejemplo, debería modificarse los impuestos.

Finalmente, el principio de igualdad ante la ley requiere que el sistema tributario no favorezca a unos contribuyentes y castigue a otros. El sistema tributario no debería ser un instrumento para redistribuir equitativamente el ingreso o la riqueza o para igualar ricos a pobres. La redistribución del ingreso debería hacerse a través de una inteligente asignación del gasto público.

Un sistema tributario óptimo debe aplicarse sobre una sola base.

Teóricamente, hay tres posibles bases tributarias: el valor agregado, los ingresos y los gastos. En el Perú puede aceptarse temporalmente una combinación de estas bases, a través del Impuesto al Valor Agregado (IVA), un Impuesto a la Renta y unos Derechos de Importación.

El sistema tributario peruano debería basarse en estos tres impuestos, pero con una tasa flan o uniforme:

1. IVA de 15%
2. Impuesto a la Renta de 15%
3. Derechos de Importación de 15%

El IVA es un Impuesto General a las Ventas perfeccionado, en el que se deduce los impuestos pagados por las ventas de los bienes que han sido adquiridos previamente para realizar la producción de bienes o servicios – esto es por los insumos-. El Impuesto a la Renta grava los ingresos brutos de las personas naturales o las utilidades de las personas jurídicas, Los Derechos de Importación definen el grado de protección – o ineficiencia – que estamos dispuestos a establecer a favor de la producción nacional.

Las personas naturales podrían acogerse al IVA, considerando sus ingresos como ventas y aplicando el crédito fiscal del IVA a sus compras, o podrían quedarse con el Impuesto a la Renta.

Para que los impuestos sean neutros entre el consumo y el ahorro, se requiere no gravar los intereses, dividendos, ganancias de capital y otros ingresos derivados de los ahorros. Para que sean neutros entre el consumo y la inversión, se necesita considerar como gasto la inversión en capital físico en el año en que se lo compra o considerar como gasto la depreciación de los activos.

Este sistema tributario requiere que no haya exoneraciones, deducciones o donaciones deducibles de impuestos. La única exoneración sería la que se otorgara a quien percibiera un ingreso mínimo – por ejemplo menor a 300 dólares mensuales- Todos aquellos que perciben un ingreso superior a esto pagarían la misma tasa- no habría progresividad.

Otro tema importante es que los impuestos se apliquen a los ingresos generados en el país, no en el extranjero y que no existan impuestos a la ganancia de capital, a la herencia, a los dividendos, a los bienes de lujo. Asimismo, deben eliminarse los impuestos selectivos, de cualquier tipo, las sobretasas a la importación y los impuestos adicionales a los combustibles.

Asimismo, sobre las Acciones de Fiscalización de la SUNAT, refiere lo siguiente:

Tipos de acciones de fiscalización

a) Procesos masivos

Los procesos masivos de fiscalización corresponden a los planes que enfrentan a un número significativo de contribuyentes, a través de procesos más estructurados de atención y fiscalización, y que cuentan para su ejecución con un apoyo informático uniforme a lo largo del país, con objeto de lograr eficiencia y efectividad en la fiscalización. En éstos procesos la tasa de atención se caracteriza por ser alta, dado que es una fiscalización dirigida a un proceso particular del contribuyente.

Los principales programas de fiscalización de este tipo son la Operación IVA y la Operación Renta. En la Operación IVA se procesan alrededor de un millón de declaraciones mensualmente y se realizan cruces que detectan masivamente inconsistencias para su posterior aclaración. Y en la Operación Renta, por su parte, se verifican más de 1,5 millones de declaraciones de renta anuales. En mayo de cada año se realiza un cruce de información entre estas declaraciones y más de 15 millones de registros de información referente a ingresos obtenidos de las personas e inversiones realizadas. Con los resultados se selecciona aproximadamente al 10% de los contribuyentes a los que se cita para que concurran, a partir del mes de Junio, a las oficinas del SII para analizar las principales discrepancias.

b) Procesos selectivos

Los procesos selectivos de fiscalización corresponden a los planes orientados a actividades económicas o grupos de contribuyentes específicos, que muestran un incumplimiento mayor, con un enfoque menos estructurado, dependiendo del objetivo que se desea alcanzar con cada programa. La tasa de atención es más baja, de acuerdo a que supone una revisión más extensiva e integral del contribuyente.

Bajo este contexto se encuentran los Cambios de Sujeto de IVA, la Revisión de Devolución de IVA Exportadores, las Auditorías Tributarias, etc.

¿Cuáles son los principales énfasis de las Acciones de Fiscalización?

1. Control del cumplimiento tributario

La revisión del cumplimiento tributario corresponde a las acciones que realiza el SII para evaluar el comportamiento de los contribuyentes en todas las interacciones dadas por obligaciones periódicas que contempla la legislación tributaria y que establece el SII.

La fiscalización preventiva es muy útil para dicho control. Se alimenta de información histórica del comportamiento de los contribuyentes y se procesa para identificar potenciales incumplidores, con los cuales es necesario adoptar medidas más restrictivas en cuanto al nivel de facilidades que se le otorga, como el número de documentos que le autorizan a timbrar. Así deben concurrir más seguidos a las oficinas del SII para ser controlados, evitando de esta manera situaciones que, al no ser corregidas a tiempo, pueden dar pie a irregularidades.

2. Fiscalización del incumplimiento tributario

La fiscalización del incumplimiento tributario dice relación con la tarea permanente del SII de detectar a los contribuyentes que evaden los impuestos y procurar el integro de dichos impuestos en arcas fiscales. Para tal efecto se debe enfatizar la determinación de indicadores de incumplimiento que permitan focalizar los sectores o grupos de contribuyentes a fiscalizar. Un claro ejemplo de esto son los Planes de Fiscalización.

3. Persecución del fraude fiscal

Se materializa a través de una labor de análisis tendiente a detectar aquellas áreas y sectores de actividad más proclives a la evasión tributaria, y que por su naturaleza imponen graves perjuicios económicos y sociales al país. El objetivo apunta a debilitar la capacidad económica y financiera de individuos y grupos organizados que desarrollan actividades ilícitas a objeto de cortar el flujo de ingresos que permite la continuidad de sus operaciones.

Presencia Fiscalizadora

Por último, las facultades con que cuenta el SII también se utilizan para poder inspeccionar en terreno las actividades y registros de los contribuyentes y para acceder a la documentación sustentatoria que en definitiva servirá para desvirtuar o confirmar la apreciación del SII respecto del correcto nivel de impuestos que le corresponde pagar a cada contribuyente. (Actuación de Presencia Fiscalizadora).

4.4.2. Conceptualizaciones sobre elusión y delito tributario en el Perú

La elusión tributaria.

La elusión tributaria es una consecuencia del principio de legalidad del tributo, ya que como el impuesto debe venir establecido por la ley, entonces no puede cobrarse un impuesto si la ley no lo ha establecido.

Características de la elusión tributaria:

Los sujetos tratan de intervenir en el nacimiento de la obligación tributaria.

Se privilegia la forma y se pretende que los terceros, incluida la Administración Tributaria, consideren que corresponde a un contenido (que, como se ha dicho, no tendrá eficacia).

El sujeto ha calificado un acto negocial cierto como si fuera otro, ocultando su verdadera naturaleza.

La “Norma VIII: Interpretación de Normas Tributarias establecida por El Texto Único Ordenado del Código Tributario aprobado por D.S.135-99-•EF y normas modificatorias establece en que: “Al aplicar las normas tributarias podrá usarse todos los métodos de interpretación admitidos por el Derecho. Para determinar la verdadera naturaleza del hecho imponible, la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria - SUNAT- tomará en cuenta los actos, situaciones y relaciones económicas que efectivamente realicen, persigan o establezcan los deudores tributarios.

En vía de interpretación no podrá crearse tributos, establecerse sanciones, concederse exoneraciones, ni extenderse las disposiciones tributarias a personas o supuestos distintos de los señalados en la ley”.

Al respecto el Dr. David Bravo Sheen en su trabajo “Simulación, abuso de formas, elusión y fraude a la ley en el Derecho Tributario”, manifiesta respecto a la norma VIII como sigue:

1. Aplicación del Derecho Tributario ¿Realidad Económica o Efectos Jurídicos de las operaciones realizadas por el contribuyente?

Quienes opinan que para efectos fiscales debe prevalecer la realidad económica antes que los actos formales, señalan que siendo la realidad material el substrato de la facultad fiscalizadora de la Administración Tributaria, lo que debe analizarse es la naturaleza económica real de las operaciones del contribuyente, a los efectos de determinar la existencia o no de hechos sujetos a tributación. Por tal motivo, se justifica la existencia en las legislaciones tributarias de disposiciones como la interpretación económica del hecho imponible que permite partir de las motivaciones económicas de las partes en un acto o negocio determinado, desconociendo toda construcción formal adoptada por éstas, y a partir de allí determinar cuándo se está frente a un hecho gravado.

Por el contrario, una segunda posición afirma que la aplicación de una norma jurídica no puede – ni debe – apoyarse en la realidad económica, pues de lo contrario tendríamos que reconocer que el derecho no regula la realidad social, y dentro de ésta, la vida económica de los pueblos. Recuérdese que antes que un sistema de normas de carácter obligatorio, el Derecho es un fenómeno social, por lo tanto su objeto está, precisamente, inserto en la vida social. Dicho en otras palabras, el Derecho Positivo ya regula las relaciones sociales (y económicas) de los individuos, razón por la cual no requiere del auxilio interpretativo que le puede prestar la Economía. Por tal motivo, la Administración debe concentrarse en los efectos jurídicos de los actos y contratos celebrados por el contribuyente, calificándolos de acuerdo a su verdadera naturaleza jurídica, si su contenido no responde a la formalidad empleada. Nótese al respecto que esta posición hace caso omiso a la realidad económica. Se sostiene por el contrario que la calificación de los hechos no es una mera descripción de los mismos, sino una actividad esencialmente jurídica: el sujeto calificador no puede sino atenerse a los efectos jurídicos del acto o negocio, efectivamente concluido entre los interesados, con independencia de las formas o denominaciones diversas o aparentes que se han hecho.

2. La Hipótesis de Afectación y la Voluntad de las partes.

La Hipótesis de Incidencia Tributaria, conocida también como Hipótesis de Afectación, ha sido establecida por el legislador al margen de la voluntad de las partes, por lo tanto no se encuentra condicionada a aquella. En síntesis podemos decir que constituye la juridización de conductas o actos que revelan capacidad contributiva. En efecto, el Estado a través del órgano legislativo, reconoce que determinados actos o actividades, realizados por determinadas personas en cierto momento y lugar deben provocar el pago de un tributo. Cuando se produce en el mundo real un hecho tal que encuadre en la hipótesis normativa, estamos frente a un Hecho Imponible. Este hecho puede tener lugar con un simple acto de consumo, o con la percepción de un ingreso, así como en el establecimiento de relaciones jurídicas más complejas.

Como podemos advertir, resulta irrelevante que los sujetos que entablan una relación comercial quieran o no que el resultado de la operación se encuentre afecta. Queda claro entonces que el efecto tributario del negocio no está en función de la voluntad de las partes, sino de la subsunción de las consecuencias del mismo en la hipótesis de incidencia. Sin embargo, no son pocas las oportunidades en las cuales los sujetos tratan de intervenir en el nacimiento de la obligación tributaria, sobre todo cuando se trata de actos o negocios jurídicos libremente acordados, retardándolo (difiriéndolo), disminuyéndolo o anulándolo, utilizando para ello la simulación, el abuso de las formas e inclusive por medios legalmente permitidos.

3. Simulación Absoluta y Simulación Parcial

La Simulación Absoluta es la ausencia de conducta negocial. El sujeto en complicidad con otro u otros actúa "como si" hubiera celebrado un acto jurídico, cuando en realidad éste es ineficaz. El Artículo 190 del Código Civil establece que por la simulación absoluta se aparenta celebrar un acto jurídico cuando no existe voluntad para celebrarlo. Llevado esto al campo tributario, se presentará la simulación cuando, por ejemplo, se celebre un contrato de compraventa para tener un Crédito Tributario, cuando ésta no ha tenido lugar en la realidad, o cuando se haga uso de contratos cuyas obligaciones en realidad no se han ejecutado (ni se ejecutarán jamás) para dar la idea de realización de actos jurídicos, reduciendo de esta forma la Base Imponible u obteniendo créditos o saldos a favor. La simulación va pues, aparejada del engaño; esta es la verdadera voluntad de los simuladores. Se privilegia la forma y se pretende que los terceros, incluida la Administración Tributaria, consideren que corresponde a un contenido (que, como se ha dicho, no tendrá eficacia).

4. Abuso de Formas

En el Abuso de Formas, conocida también en Doctrina como Disimulación o Simulación Relativa, el sujeto ha calificado un acto negocial cierto como si fuera otro, ocultando su verdadera naturaleza. Se trata de ella, como señala Lohmann, cuando se quiere indicar que tras un negocio estructuralmente correcto, pero aparente porque su contenido no coincide con la auténtica voluntad de las partes, se esconde otro negocio jurídico con función económica y social distinta, el cual sí refleja el orden de intereses que las partes desean regular. En este supuesto, trasladado al campo impositivo, corresponde a la administración sustituir – no la voluntad – sino la calificación que le dieron las partes al negocio para ubicarlo en su verdadera naturaleza, atendiendo a su contenido, el mismo que se verifica por el carácter de las prestaciones. Este sería el caso de la celebración de un contrato de Locación de Servicios cuando en realidad existe vínculo laboral. En otro caso, se entrega en consignación mercadería de bienes perecibles por un plazo que excede al de conservación de los mismos, dilatando el nacimiento de la obligación tributaria, la misma que se habría producido con la sola entrega, pues la verdadera intención de las partes era transferir la propiedad (se disimuló un contrato de compraventa mediante uno de consignación).

5. Elusión en el Perú.

En la elusión el contribuyente hace uso de un comportamiento dirigido a impedir el perfeccionamiento del hecho imponible, sea total o parcialmente, mediante procedimientos técnicos propios de la autonomía de voluntad y libertad de contratación; pero señalados por el único propósito de la finalidad fiscal. Tal sería el caso, por ejemplo, de la fusión de una sociedad que tiene pérdidas acumuladas, las mismas que permiten a la sociedad absorbente procurarse de un escudo fiscal por el resto del plazo señalado en la Ley del Impuesto a la Renta. Como se sabe, no existe impedimento legal para fusionar sociedades que hayan arrojado pérdidas, y la propia normatividad tributaria permite el arrastre de pérdidas de la sociedad absorbida por la sociedad absorbente, aunque con ciertas limitaciones (proporcionalidad con los activos transferidos, realización de la misma actividad, entre otros). También será un ejemplo de elusión el adquirir un bien del activo por medio de un contrato de Leasing, considerando el tratamiento tributario dispensado a esta operación (recuperación de la inversión afectando las cuotas directamente a resultados y no vía depreciación), lo cual incidirá finalmente en la Base Imponible del Impuesto a la Renta. Para ciertos autores, la elusión tributaria se presenta sólo cuando la propia normatividad impositiva faculta al contribuyente a asumir comportamientos diferentes. Consideramos que en estos casos estamos ante lo que se denomina "Economía de Opción", pues en realidad el contribuyente decide, dentro de varias alternativas posibles, qué tratamiento impositivo resultará para él menos oneroso, sin que ello signifique transgredir la normatividad tributaria. Así por ejemplo, y de acuerdo con nuestra legislación tributaria, un contribuyente que se dedica a la comercialización de productos podrá ubicarse dentro del Régimen General, el Régimen Especial o el Régimen Único Simplificado, en tanto observe los requisitos legales establecidos. La Administración Tributaria no podría por este solo hecho determinar que el contribuyente tiene una conducta evasiva, pues el propio ordenamiento jurídico le permite ordenar su negocio de tal forma que soporte una carga impositiva menor.

6. Fraude a la Ley Tributaria

A diferencia de la elusión, en el Fraude a la Ley Tributaria (Fraus Legis Fisci) se consigue por medios legales, y sin necesidad de tributar o hacerlo en menor cuantía, el mismo efecto que si se hubiera incurrido en el hecho imponible. En el Fraude a la Ley, existe una norma de cobertura que permite al contribuyente esquivar las implicancias tributarias de sus actos o minimizarlos. Este sería el caso, por ejemplo, de una empresa que para no pagar el Impuesto a los Dividendos aplicable en un país determinado (que no es el caso del Perú), decidiera prestar dinero a una empresa vinculada, en lugar de realizar aportes de capital, creando adicionalmente un gasto deducible a la empresa vinculada por concepto de intereses fenómeno tributario conocido como subcapitalización de sociedades). Resulta evidente que en este supuesto, la figura del mutuo, que es plenamente legal, está realmente sirviendo de norma de cobertura, evitando la precipitación del tributo (en el ejemplo, Impuesto a los dividendos). Como podemos observar, el Fraude a la Ley resiente al ordenamiento jurídico como sistema, pues utiliza fragmentariamente determinadas normas en perjuicio de otras. Nótese sin embargo que en el Fraus Legis no estamos ante una abierta violación a la Ley (en nuestro caso, la tributaria), sino de un medio para evitarla.

7. La simulación, el abuso de formas y el Fraude a la Ley Tributaria en el Sistema Tributario Peruano.

Si como hemos señalado, la simulación importa una conducta engañosa, consistente en la celebración de actos jurídicos determinados cuando no existe voluntad real para ejecutarlos con la única finalidad de dejar de pagar los tributos o procurarse beneficios tributarios respecto de los cuales no se tiene derecho, tendremos que concluir que la figura de la simulación implica la comisión de un ilícito penal. En efecto, de conformidad con lo dispuesto por el Artículo 1 del Decreto Legislativo Nro. 813, Ley Penal Tributaria, incurre en delito de defraudación tributaria el que, en provecho propio o de un tercero, valiéndose de cualquier artificio, engaño, astucia, ardid u otra forma fraudulenta, deja de pagar en todo o en parte los tributos que establecen las leyes. Por su parte, son modalidades de defraudación tributaria, entre otros consignar pasivos total o parcialmente falsos, para anular o reducir el monto a pagar, así como la obtención de exoneraciones, inafectaciones, reintegros, saldos a favor, compensaciones devoluciones, beneficios o incentivos tributarios simulando la existencia de hechos que permitan gozar de los mismos, así como simular estados de insolvencia patrimonial que imposibiliten el cobro de tributos, tal como lo disponen el Inciso a) del Artículo 2 y los Incisos a) y b) del Artículo 4 de la Ley Penal Tributaria.

Respecto de la simulación parcial, hemos indicado que tanto la Ley del Impuesto a la Renta, como la del IGV, permiten que la Administración Tributaria corrija los montos subvaluados o sobrevaluados de las operaciones, si éstas no coinciden con el valor de mercado, determinado de acuerdo con las normas impositivas (valor "fiscal" de mercado).

En el caso del Fraude a la Ley Tributaria, se ha indicado que por medios legales se consigue el mismo efecto que si se hubiera incurrido en el hecho imponible, burlando la norma tributaria. Al respecto, tendrá que examinarse detenidamente la supuesta norma de cobertura, y su aplicación al caso concreto, a los efectos de determinar si su empleo ha tenido por única finalidad impedir la aplicación de la norma tributaria, pues sólo de esta forma podrá la Administración Tributaria demostrar la verdadera intención de los deudores tributarios. Si bien el Fraude a la Ley Tributaria no es equiparable a la violación de la Ley (aun cuando el resultado final sea el mismo: no pagar el tributo), podría pensarse en defraudación tributaria, dada la amplitud de la definición de dicha figura delictiva en la Ley Penal Tributaria peruana (cualquier artificio, engaño, astucia, ardid u otra forma fraudulenta para dejar de pagar en todo o en parte los tributos que establecen las leyes).

Algunas posibles técnicas de elusión tributaria son las siguientes:

Darle a una situación jurídica determinada el estatus de otra distinta, aprovechando alguna clase de conceptualización defectuosa, para aplicarle una ley tributaria más benigna.

Ampararse en una exención tributaria que por defectuosa técnica legislativa, no había sido prevista para el caso particular en cuestión.

Incluir bienes en categorías cuya enumeración no está contemplada por la ley tributaria, y por tanto su inclusión dentro del hecho tributario es dudosa, para eximirlos de impuestos.

A diferencia de la evasión tributaria, que por su carácter infraccional y delictiva puede perseguirse mediante una adecuada fiscalización, la persecución de la elusión tributaria es enormemente difícil, ya que en el fondo se trata de situaciones enmarcadas dentro de la misma ley.

Las maneras de perseguir estas situaciones son básicamente dos:

1. Interpretación por vía administrativa. En casos de aplicación dudosa de la ley tributaria, los servicios encargados de la recaudación del impuesto pueden emitir decretos y reglamentos de carácter administrativo, que por vía de interpretación incluyan o excluyan deliberadamente ciertas situaciones, para de esa manera tapar los resquicios dejados por la ley.

2. Modificaciones legales. Es el propio legislador el que toma a su cargo evitar que se produzcan estas situaciones, estableciendo nuevas leyes que tiendan a corregir estas situaciones. Esto genera una suerte de guerrilla entre el legislador por ampliar las situaciones en que se cobre impuesto, y los abogados y contadores por disminuir las mismas, que le confieren a la legislación tributaria en definitiva la enorme complejidad y carácter técnico y detallista que le son característicos.

El delito en el Perú

Muchos son los factores que no permiten que tengamos una buena administración de justicia. Además de su dependencia presupuestal, el Poder Judicial tiene una excesiva carga procesal. Para entender el funcionamiento de la justicia debemos diferenciar entre Poder Judicial y el Ministerio Público.

Ministerio Público

Es un organismo constitucional autónomo, que vela por la legalidad en el país y es el titular de la acción penal. Lo dirige la Fiscalía de la Nación, Está al servicio de la sociedad y de la administración de justicia investigando, con el apoyo judicial, los casos y denunciándolos ante el poder judicial.

Poder Judicial

Es uno de los tres poderes del Estado y se encarga de administrar justicia y resolver los conflictos entre los particulares y entre estos y el Estado Tiene una marcada y definida organización jerárquica y cada nivel jurisdiccional se encarga de administrar justicia según su propia competencia.

Casos más comunes

Penal: robos, secuestros, narcotráfico, homicidio. lesiones graves, pornografía infantil, falsificación, corrupción de funcionarios, peculado, asociación ilícita, tráfico de armas, tráfico de influencias, proxenetismo, usurpación de funciones, violación sexual, abuso de autoridad.

Civil: Casos de divorcio, adopción, reconocimiento de hijos extramatrimoniales, alimentos, tutela, petición de herencia, sucesión testamentaria, desheredación, designación del albaceas, adquisición y conservación de bienes, ejecución de garantías, obligaciones de dar sumas de dinero, anulación de actos jurídicos, etc.

Familia: Otorgamiento de patria potestad, tenencia del niño y adolescente, régimen de visitas, otorgamiento de pensión de alimentos, pandillaje y casos de menores que infringen la ley.

¿Cómo se juzga un delito?

La investigación y sentencia de un delito sigue toda una serie de instancias. Durante el proceso podemos encontrar problemas administrativos que retrasan la sentencia y por tanto una correcta administración de justicia.

Inicio
Ministerio Público
Ocurrido un delito el caso pasa al Ministerio Público para que un fiscal investigue con el auxilio policial y haga la denuncia respectiva en el Poder Judicial
El expediente pasa al poder Judicial
Poder Judicial
Mesa de Partes
El Informe es enviado a la Mesa de Partes del Poder Judicial y se deriva a un juzgado de turno al azar.
El expediente pasa al Juzgado Penal que le corresponda

En el Juzgado el juez revisa el informe y decide:

• No abrir proceso
• Si abrir proceso

Si se abre proceso, puede ser:

• Con orden de comparecencia
• Con detención en algún penal
• Con ciertos impedimentos

Se sigue con las investigaciones puede durar hasta tres años.
El expediente pasa a la Corte Superior
Tres de los seis vocales de la Sala Superior revisan el expediente y lo envían al Ministerio Público

En el Ministerio Público
El fiscal superior revisa el expediente y puede dictaminar dos cosas:
Pedir absolver al acusado
Propone la sentencia

El expediente regresa a la sala respectiva en la sala superior.
En la Sala Superior se forma el Tribunal con tres vocales.
Se realizan juicios orales que pueden durar de tres meses a un año y medio.

Se emite una sentencia que puede ser:
• Absolutoria ó
• Denegatoria

Si el acusado es condenado puede apelar la sentencia. También lo puede hacer el Fiscal.

El Expediente pasa a la Corte Suprema
El Informe es enviado a la Mesa de Partes para ser derivado a cualquiera de las salas especializadas en lo penal.
Si se resuelve realizar un nuevo juicio, el caso regresa a la Sala Superior para iniciar nuevamente el proceso
Fin

Los miembros de la sala revisan el caso y pueden resolver:

Absolver al acusado
Confirmar la pena
Aumentar la pena
Rebajar la pena
Realizar un nuevo juicio

Cada sala está formada por cinco vocales.
La carga procesal es de 3’000,000 de expedientes de los cuales 60% de los casos es realizado en Lima y el 40% en el resto del país.
Poder Judicial - Última instancia
El ciat y la elusión tributaria en Sudáfrica -10 de enero de 2006

Sudáfrica ha venido confrontando el creciente problema de la elusión tributaria por parte de ciertas empresas, el cual adopta formas cada vez más complejas y sofisticadas. De allí que el Servicio de Ingresos Sudafricano (SARS por sus siglas en inglés) y el Tesoro Nacional (NT por sus siglas en inglés) revisaran recientemente la eficacia de la legislación aplicable para encarar este problema contenida en la Sección 103 de la Ley de Impuesto sobre la Renta (Ley No. 58 de 1962). Como resultado, el 3 de noviembre de 2005 ambas instituciones pusieron a la disposición del público para sus comentarios, un documento de trabajo sobre elusión tributaria.

Un aspecto clave que aborda el documento en mención es la distinción entre evasión, elusión y planeación tributarias. En resumen, la evasión tributaria se basa en la no revelación de información a las autoridades tributarias para evadir los impuestos; la elusión tributaria involucra arreglos diseñados para aprovechar los vacíos de la ley tributaria; en tanto que planeación tributaria se basa en el aprovechamiento de opciones atractivas de la legislación tributaria que produce consecuencias legales y económicas que fluyen de tal opción.

La experiencia en Sudáfrica e internacionalmente ha demostrado que el daño causado por la elusión es variado y dominante. La pérdida de ingresos en el corto plazo es claramente el problema más obvio e inmediato, pero no es el único problema.

Las tendencias en la elusión tributaria han sido compulsadas por varios factores incluyendo la globalización, la desregulación (especialmente en los mercados financieros), los rápidos avances en las tecnologías informáticas y de las telecomunicaciones, y el nuevo énfasis que le han dado muchas firmas de profesionales al desarrollo y mercadeo de los llamados “productos tributarios”.

El documento de trabajo reconoce que cualquier tentativa para reforzar las reglas generales de anti-elusión trae consigo una legítima preocupación contrarrestante; sobresale entre ellas la creciente incertidumbre para los contribuyentes, la inhibición de transacciones legítimas y/o innovadoras, y quizás lo más importante, lo que se ha descrito como una “tensión” entre el reglamento general anti-elusión y el reglamento de la ley.

A la luz de estas preocupaciones, el documento de trabajo propone varios cambios mayores, que, entre otros, introducen un conjunto no-exclusivo de factores a ser considerados en la determinación de la anormalidad de los esquemas en el contexto del negocio y crea una presunción refutable de “anormalidad” donde se presentan algunos de esos factores; cambia el requisito subjetivo existente por una determinación objetiva basada en los hechos y circunstancias pertinentes; autoriza al Comisionado a aplicar la Sección 103 como alternativa; e introduce nuevas sanciones para los promotores de esquemas y para los contribuyentes que sustancialmente reportan en menos sus ingresos. Las enmiendas propuestas pretenden frenar más efectivamente la elusión tributaria de la manera más justa y eficiente posible.

De manera que los valores personales y profesionales se corresponden, en general, con los valores sociales asumidos por una sociedad histórica concreta, en un momento determinado de su desarrollo social. Pero esto no ignora que existen valores, tanto sociales o profesionales, que han logrado convertirse en universales porque han alcanzado el consenso de la mayor parte de la humanidad viviente. Así como tampoco ignora que hayan personas y profesiones que no asumen totalmente los valores de la sociedad en que viven.

Como ejemplos de este último caso se encuentra el severo enjuiciamiento moral que han hecho muchas personalidades y no pocas organizaciones profesionales del primer mundo acerca de la conducta poco ética de gobernantes, políticos y científicos de esos países, especialmente, de EUA. También se puede citar como ejemplo el caso de manifestaciones de indolencia, egoísmo y ambición de algunas personas y profesionales, incluso sanitarios, de nuestro país, que ignoran la existencia de un estado digno, de justicia social y solidaridad.

Los valores constituyen el fundamento legítimo de los principios y las normas morales.

La lucha contra la «elusión fiscal» y las cláusulas generales antielusión

La elusión fiscal es un concepto que ha sido centro de atención para la más genuinamente clásica doctrina tributarista. Valga como muestra la opinión de HENSEL, para quien la elusión fiscal consistiría en una finalidad de ahorro fiscal, pero por medio de una conducta consistente en «impedir el nacimiento de la pretensión tributaria evitando el supuesto de hecho legal», sobre todo en relación con hechos imponibles que gravan actos o negocios jurídicos y en lo referente a la utilización de los mismos. La elusión será un resultado al que se puede llegar distorsionando la actividad negocial, pero con plena observancia de las normas positivas, al menos en su aspecto formal.

La esencia de la elusión fiscal, será pues que no se produce vulneración directa de norma imperativa alguna, por lo que, la misma se contrapone a la evasión fiscal, que no es más que el incumplimiento -naturalmente ilícito- de la obligación de pagar el tributo. Así, la esencia de la elusión sería la búsqueda a través de instrumentos lícitos, de fórmulas negociables menos onerosas desde el punto de vista fiscal, a través normalmente de la elección de alternativas negociables, provocando una evitación o reducción del tributo. No obstante la elusión limitaría con la lícita planificación fiscal o «economía de opción», aunque esta última también parta de la existencia de una «laguna» o imperfección en el sistema tributario.

Los Valores

Los valores son convicciones de que un tipo de conducta es personal o socialmente preferible a otro tipo de conducta. Desde el punto de vista empresarial los valores de las personas que trabajan en la organización deben permitirle a los administradores o gerentes tener tranquilidad con respecto a las tareas que les encomendadas y qué estas serán realizadas de acuerdo a lo esperado y con la rectitud deseada.

El inculcar y reforzar valores debe iniciarse desde una temprana edad, como parte de la educación. Lamentablemente, en las casas de estudio generalmente se deja este aspecto de lado, centrándose la educación sólo en el enriquecimiento en conocimiento. Sin embargo, una educación integral debe abarcar tanto los conocimientos como los valores.

La importancia de las cosas sin importancia

“El éxito o fracaso de la vida profesional dependen de uno mismo. Responsabilizar estos a la suerte ó a la mala suerte es poco profesional. Como vemos, nada puede pasarse por alto o menospreciarse, hay que aprender a darle importancia a las cosas que equivocadamente se cree que no la tienen. En hacernos comprender esta gran verdad radica la importancia de las cosas sin importancia.

La Posición Filosófica

Según Antonio Ayllón Ferrari

“Toda Persona culta debe asumir una posición filosófica para darse una explicación del mundo y de la vida que lo rodea y del cual es parte de ella.

“Los únicos limites de nuestras vidas son aquellos que nosotros mismos aceptamos.

¿Qué es lo que hace que los contribuyentes evadan, eludan e incurran en delito? ¿Cuáles son las causas de tal comportamiento?

Peña Kolenkautky Saúl, Psicoanálisis de la Corrupción. Política y Ética en el Perú Contemporáneo, médico siquiatra, sobre el tema de la Identidad Integradora dice lo siguiente: “En el Perú, a pesar de que han transcurrido casi cinco siglos desde que se inició el conflicto entre invasores e invadidos, no se ha resuelto el problema de la integración sino en apariencia. A mi entender la única posibilidad de alcanzarla es brindar al invadido la plenitud de sus derechos humanos, entre éstos la recuperación de las lenguas quechua y aymará, y la posibilidad de ejercer una identidad bicultural. El problema está en que nos conformamos con mirar la superficie solamente. El enemigo no es necesariamente el foráneo ó el “blanco”, sin dejar de reconocer que existen hondos prejuicios en ese sentido. El enemigo está dentro de uno mismo y dentro de los iguales a uno. De ahí que el problema no sea exclusivamente racial, fenomenológicamente hablando; el problema es de la raza del espíritu, es decir, de una incapacidad de muchos de aceptar a las personas a las que se consideran diferentes, en su profundidad y en su color de fondo, más que en el de su superficie.

En nuestro camino hacia una identidad integradora, en el Perú debemos propiciar una cultura cimentada en la tolerancia de las ideas, manteniendo las discrepancias y las diferencias.

Respecto a la globalización dice:”Lo cortés no quita lo valiente: la realidad es que se necesita el apoyo de los otros, pero sin perder los valores propios, el respeto, el amor por nuestro país. Lo importante es que no se vendan.

El prejuicio, como su nombre lo indica, es un no- juicio; él y la discriminación racial, que es uno de sus productos, son manifestaciones lamentables de la vida social. El prejuicio es negarse, obedeciendo a impulsos primarios, a ver la realidad, lo que lleva a formarse una imagen distorsionada y pervertida de ella. El antisemitismo, como todos los prejuicios raciales, es antihumano y decadente.

Si uno analiza el prejuicio, encuentra que contiene un sustrato dogmático, fanático, delusional, destructivo, impulsivo, rígido e incontrolado, hacia una persona, grupo, familia, raza, religión, país, etcétera. El prejuicio, es pues, una de las expresiones ideológicas del nazismo.

Vienen muy a cuenta las palabra de Freíd “El que se ha educado en la verdad hacia si mismo está fuertemente protegido contra el peligro de la inmoralidad”. Esto significa que la inmoralidad se basa en la falta de verdad hacia uno mismo y en la dificultad de soportar el verdadero conocimiento, es decir la concienciación vivenciada y no solo la comprensión mental de ciertos aspectos de la realidad interna. Conocimiento, salud, virtud, son pues diversas facetas de un solo proceso.

“Debemos tender como dijo Argüidas, a una peruanizad de todas las sangres”.

4.5. Justificación e importancia de la investigación

4.5.1. Justificación

La presente investigación se justifica porque en el estudio de cualquier problema es necesario conocer las causas que lo originan. En este caso, es necesario conocer las causas que originan la elusión y el delito tributario a nivel nacional.

4.5.2. Importancia

La presente investigación se considera importante, porque resulta una alternativa para ayudar a mejorar la recaudación y por extensión contribuir a la solución de problemas internos de la población del Perú.

La Investigación una vez culminada permitirá demostrar que los procedimientos que viene aplicando la Administración Tributaria en la Intendencia Regional Lima, pueden ser susceptibles de mejorar, obteniendo como resultado una mejor recaudación, además, se constituirá un modelo de que puede aplicarse a otras Intendencias.

II. Objetivos

5.1. Objetivo general

Determinar si son efectivos los métodos y procedimientos que la SUNAT viene aplicando para evitar la elusión y el delito tributario.

5.2. Objetivos específicos

a. Determinar en forma clara si la SUNAT cuenta con procedimientos que sancionan los actos elusivos.

b. Determinar en forma clara si la SUNAT cuenta con procedimientos que sancionan los actos delictivos.

c. Determinar en forma clara si las sanciones que viene aplicando la Administración Tributaria permiten evitar la elusión tributaria.

d. Determinar en forma clara si las sanciones que viene aplicando la Administración Tributaria permiten evitar la comisión de delito tributario.

III. Metodología

6.1. Hipótesis de la investigación

Hipótesis General

Si los métodos y procedimientos de fiscalización con que cuenta la SUNAT, son efectivos entonces disminuye la elusión y el delito tributario y en consecuencia se incrementa la recaudación.

Hipótesis Específicas

a. A mayor normas tributarias confusas mayor elusión y delito tributario.

b. Si las sanciones son mínimas o inexistentes entonces se incrementa la elusión y el delito tributario.

c. Si las sanciones existentes son drásticas entonces disminuye la elusión y el delito tributario.

d. Si atacamos las causas que originan la elusión y el delito tributario entonces disminuye la elusión y el delito tributario, en consecuencia se incrementa la recaudación.

6.2. Variables e indicadores de la investigación

6.2.1. Variable independiente

X: Métodos y Procedimientos de fiscalización

Indicadores:
X1. Programas de Fiscalización
X2. Estrategias de fiscalización
X3. Casos Programados
X4. Casos no conformes

6.2.2. Variable dependiente

Y: Elusión y Delito Tributario

Indicadores:
Y1. Recaudación Tributaria
Y2. Denuncias Penales
Y3. Casos de elusión sancionados
Y4. Casos de delitos sancionados

6.3. Tipo y nivel de la investigación

6.3.1. Tipo de investigación

En el presente trabajo el tipo de investigación será aplicada, debido a que se utilizarán conocimientos de contabilidad, auditoria y legislación tributaria.

6.3.2. Nivel de investigación

El nivel de la Investigación será descriptivo y explicativo, en razón que se describirá la realidad actual de la elusión y el delito tributario, tratando de explicar las causas que las producen.

6.4. Método y diseño de la investigación

6.4.1. Métodos

El método será estadístico.

6.4.2. Diseño

El diseño será de una investigación por objetivos, conforme se detallan en el siguiente esquema:

Diseño

Donde:
OG : Objetivo General.
OE : Objetivo Específico.
CP : Conclusión Parcial.
CF : Conclusión Final.
HG : Hipótesis General.

6.5. Población y muestra de la investigación

6.5.1. Población

La población estudiada serán los contribuyentes de la Intendencia Regional Lima que tienen establecimientos anexos en el interior del país.

6.5.2. Muestra

Se tomará como muestra representativa de la población a los contribuyentes de la Intendencia Regional Lima que operan a nivel nacional.

6.6. Técnicas e instrumentos de recolección de datos

6.6.1. Técnicas

Las Técnicas de recolección de datos que se utilizarán en la investigación serán:

• Entrevistas
• Encuestas
• Análisis documental
• Observación

6.6.2. Instrumentos

Los principales instrumentos que se utilizarán en la investigación son:

• Guía de Entrevista
• Cuestionario
• Guía de Análisis documental
• Guía de Observación.

IV. Cronograma

Cronograma

V. Presupuesto

Presupuesto

VI. Estructura del informe final

Título: “Tratamiento de la elusión y el delito tributario aplicando métodos y procedimientos de fiscalización en el Perú”

Capítulo I
Planteamiento metodológico
1.1. Descripción de la realidad problemática.
1.2. Delimitaciones de la investigación.
1.3. Formulación de problemas en la investigación.
1.4. Objetivos de la investigación.
1.5. Hipótesis de la investigación.
1.6. Variables e indicadores.
1.7. Tipo y nivel de investigación.
1.8. Método y diseño de la investigación.
1.9. Población y muestra.
1.10. Técnicas e instrumentos de recolección. de datos.
1.11. Justificación e importancia de la investigación.

Capítulo II
Marco teórico
2.1. Antecedentes relacionados con la investigación.
2.2. Reseña histórica.
2.3. Base legal.
2.4. Marco conceptual.
2.5. Definición de términos.

Capítulo III
Presentación, análisis e interpretación de resultados
3.1. Situación analítica sobre métodos y procedimientos de fiscalización en el Perú.
3.2. Situación analítica sobre elusión y delito tributario en el Perú.
3.3. Interpretación de los resultados obtenidos.
3.4. Contrastación y verificación de la hipótesis.

Capítulo IV
Conclusiones y recomendaciones
4.1. Conclusiones.
4.2. Recomendaciones.

Bibliografía

VII. Bibliografía

1. Alvin Toffler, La Tercera Ola, Plaza & Janes Editores S.A., copyright 1981, Barcelona.
2. Ayllón Ferrari Antonio, Metodología de Investigación Aplicada a las Ciencias Contables, Marzo 2000, Lima-Perú.
3. A22-Especial Como se Administra Justicia- El Lento y complicado camino judicial- El Comercio Domingo 24 de diciembre del 2006.
4. Bocco Arnaldo, Otero Alejandro y Otros- Administración Tributaria y Reforma Institucional- Diagnostico y Propuesta de reforma AFIP-DGI.
5. Boloña Berh Carlos, De Paniagua a Toledo De la Confusión al Caos, Instituto de Economía de Libre Mercado, Quebecor World Perú S.A., Julio 2002, Lima – Perú.
6. Boloña Berh Carlos, Experiencias para una economía al servicio de la gente, Nuevas Técnicas Educativas S.A.C-NUTESA, 2000, Lima – Perú.
7. Carrasco Buleje Luciano y Dr. Torres Cárdenas German, (Sétima Edición, Mayo 2007), MANUAL DEL SISTEMA TRIBUTARIO, Editorial Santa Rosa S.A. – Jesús María, Lima –Perú.
8. Estudio Caballero Bustamante, Modificaciones a la Normativa Contable, vigentes a partir del ejercicio 2006, Editorial Tinko S.A., Lima Perú.
9. Fairbanks Michael y Linsay Stance, Arando en el Mar, Mc Graw Hill Interamericana Editores, S.A., JUNIO 2000, Colombia.
10. Fischman David, El Camino del Líder, Editorial UPC, Enero 2000, Lima-Perú.
11. Giacosa Guillermo Diario Perú 21 cita algunos párrafos del libro “Gobernar es saber formar hombres y mujeres de Estado para la Nación” de Edgard Montiel, economista y filósofo peruano que actualmente trabaja para la Unesco.
12. Gutiérrez Gustavo, Teología de la Liberación, Preal SRL, JUNIO 1996, Lima-Perú.
13. Peña Kolenkautky Saúl, Psicoanálisis de la Corrupción. Política y Ética en el Perú Contemporáneo, Ediciones Peisa S.A.C., 2003, Lima-Perú.
14. Poggi Estremadoyro Mario, YO SOLO SE QUE SOY UN IMBECIL, Editorial Imprenta El Siglo S.A.-Ate-Lima Perú.
15. Quiroz Berrocal Jorge J, Impuesto a la Renta Neta Oculta, IUS Tributarius, 19 Enero 2007, Lima – Perú.
16. Revilla Adrián “la SUNAT: desafío de un amplio Código que debe ser explicado a los diversos sectores”.
17. Rosas Carrillo Jorge E. La ley penal tributaria frente al delito contable tributario. Contador.
18. Sánchez Rojas Oscar Martín, Tributación y Postmodernidad, Editora Palomino, Febrero 2007, Lima- Perú.
19. D.S.135-99-EF, Norma modificada por el Artículo 1º de la Ley Nº 26663, publicada el 22 de setiembre de 1996.
20. Ley 24829 del 08.06.1988,
21. Decreto Legislativo 501.
22. Decreto Supremo N° 061-2002-PCM
23. Texto Único Ordenado del Código Tributario aprobado por Decreto Supremo 135-99-EF y modificatorias.
24. Ley N° 27658 artículo 13° numeral 13.1.
25. (Artículo 3° del Reglamento de Organización y Funciones de la SUNAT, aprobado mediante D.S. 115-2002-PCM publicado el 28-10-02)
26. Decreto Legislativo Nº 813 Ley Penal Tributaria.

Links en internet:

27. www.caretas.com.pe/
28. http://www.sii.cl/principales_procesos/
29. http://www.teleley.com
30. http://es.wikipedia.org/

Descargar Original

Descargar Original

Domingo Hernández Celis - domingo_hcarrobayahoo.com

Doctor en economía. Doctor en contabilidad. Magister en auditoria. Contador publico colegiado. Bachiller en ciencias contabilidad. Docente universitario de pregrado. Docente universitario de post grado. Docente de educación superior tecnológica. Docente de educación secundaria. Ex militar de la fuerza aérea del Perú. Ex dirigente cooperativista. Gerente de microconsult-dhc. Asesor de empresas. Consultor de empresas. Lima- Perú. Nuevas publicaciones Ver más publicaciones recientes... Masters en línea - ISEAD MBA Executive Program MBA - Master en Dirección y Administración de Empresas MDF - Executive Master en Dirección Financiera MTM - Master en Dirección y Gestión de Empresas Turísticas MCI - Master en Comercio Internacional MCM - Master en Dirección Comercial y Marketing MDL - Master en Dirección del Desarrollo y Liderazgo MBA - Presencial.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.