Desarrollo y entrenamiento de un buen gerente

El desarrollo y entrenamiento de un buen gerente desde la perspectiva de la constancia

Este ensayo aborda el valor en el liderazgo de un buen gerente de la constancia, entendiendo que un líder no sólo tiene que tener habilidades sino aptitudes que se logran a través de la experiencia.

Resumen

Muchas veces creemos que los líderes o los buenos gerentes nacen con esas habilidades extraordinarias, sin embargo no hemos analizado ni analizado que sus aptitudes y actitudes son el resultado de muchos factores, entre ellos la constancia, es por ello que aquí tocaremos los factores que denotan esa persistencia en la vida de esos gerentes, la cual lo ayuda en su entrenamiento. Así llamaremos a esa constancia en el establecimiento del carácter del líder: “Desarrollo y entrenamiento”.

Introducción

Existen infinidad de publicaciones que hablan acerca de las cualidades de un buen gerente, un líder que se desenvuelva como pez en el agua en las organizaciones, que se desarrolle de manera efectiva; así también, muchos de los gurús sostienen teorías sobre la forma en que deben capacitarse los gerentes, por lo que estamos rodeados de información que ayuda a formar a esos líderes.

La perspectiva de Malcolm Gladwell en su libro “Fueras de Serie”, una lectura que disfruté dada su amenidad, permite conocer que muchos de los líderes en la historia de los Estados Unidos tienen historias en las cuales han intervenido su familia, sus valores, su entorno, su crecimiento y desarrollo, las oportunidades que pudieron tener así como los éxitos y fracasos que se presentaron durante su formación, eso es lo que comentaremos en este ensayo.

Organizaciones actuales

Para que las organizaciones sean competitivas, se requiere un cambio cultural y una transformación de actitudes orientadas a una manera de ser y hacer más eficiente. El proceso de cambio requiere transformar la resistencia al cambio, misma que puede deberse, según Kotter y Schlesinger , a circunstancias tales como: 1.- Intereses personales, 2.- Malos entendidos y excesos de confianza, 3.- Valoraciones diferentes y 4.- Poca tolerancia al cambio. En ocasiones la gente se resiste al cambio porque éste constituye una amenaza en contra de sus hábitos y relaciones actuales. La posibilidad de un cambio futuro provoca miedos respecto a la falta de competencia para cumplir con las nuevas exigencias y ante la probable pérdida de modelos de interacción tranquila. Una de las estrategias para vencer esa resistencia, es precisamente la capacitación, entendida como la educación y comunicación. Empresas innovadoras creativas, con una visión estratégica, existen cuando se cuenta con capital humano calificado, pues éste significa aprovechamiento óptimo de los recursos físicos, financieros y tecnológicos de que disponen las empresas.

El capital humano reviste suma importancia, ya que establece la diferencia entre una organización eficiente y una mediocre. Tradicionalmente los economistas se ocupaban en forma exclusiva del capital financiero, para distinguirlo de lo que ahora se llama capital humano; sin embargo, hasta hace pocos años empezaron a considerar la educación como una forma de inversión en los seres humanos; es decir, en la formación de capital humano. Para poder contar con organizaciones eficientes en términos de procesos de calidad, con costos competitivos con tecnología moderna, con una visión estratégica orientada al futuro, se requiere de un cuerpo directivo profesional, que planee y administre con eficiencia, que optimice el uso de los recursos y maximice las utilidades. Para que esto se dé, es preciso formar una cultura de la excelencia: hacer lo que se debe hacer y hacerlo bien.

Entornos individuales de éxito

Muchos de los líderes en las organizaciones provienen de entornos familiares con diversas historias, diferentes vidas; desde la fecha en que nacen, la situación económica de su familia en el período de desarrollo del país de origen, sus amigos, su educación, por mencionar la primera formación que recibe, son elementos que forjan su personalidad inicial y que también incluyen el aprendizaje básico de como conducirse, es decir, sus primeras aptitudes y actitudes.

Los líderes son el resultado de esa formación inicial, muchos buenos gerentes no han sido genios de nacimiento, sino más bien tuvieron oportunidades ambientales que les permitieron tener el espacio, la capacitación y las oportunidades para que pudieran continuar con sus intereses.

Ese ambiente propicio les permitió dedicarse a su actividad y sobre todo, tener la constancia y permanencia en el hábito que más adelante los llevaría a triunfar. Ese triunfo no es más ni nada menos que la habilidad en la profesión o actividad que los hace distintos de otra persona y que los hace líderes en las organizaciones o líderes independientes.

Capacidades deseables y necesarias en las organizaciones

Al hablar de capacitación, aclaro que el término capacidad se refiere a habilidades, actitudes y aptitudes que debe tener un buen gerente o líder, mas no al adiestramiento a corto plazo enfocado hacia una tarea específica propia de la organización que está contratando a un gerente; por lo que enfocándonos en el tema de las oportunidades que ha tenido un líder, las cuales le han permitido sobresalir, es necesario resaltar de forma extraordinaria la formación, la práctica o desarrollo de su o sus habilidades que le permitieron ser un líder que se puede desarrollar con éxito en una organización y la lleve al éxito, a eso le denomina Malcolm Gladwell “La regla de las 10,000 horas”

Esa regla es la que llamamos Constancia, persistencia, elementos de éxito, que le permiten a los buenos gerentes tender un desarrollo y sobre todo un entrenamiento único en su vida.

Formación de nuevos gerentes y líderes

Como hemos visto, es necesario ver a los buenos líderes como personas que tuvieron, tienen y seguramente seguirán teniendo oportunidades que les permitan aplicar las 10,000 horas de entrenamiento y desarrollo utilizando la constancia y persistencia, por lo que es necesario identificar a esos líderes del futuro desde la perspectiva racional, es decir, entender que no hay buenos gerentes de la nada, sino más bien, del razonamiento que los entornos familiares, culturales, amigos, etc., los ayudan y los forman, entendiendo que existe una lógica natural que nos permite identificarlos, incrementando las posibilidades de éxito para nuestras organizaciones.

Conclusión

Desde la perspectiva racional, entendiendo que los líderes y buenos gerentes no son genios, hemos descrito que la constancia y persistencia, logran que con la dedicación, interés, entusiasmo y todas las oportunidades que se les presenten, ellos pueden desarrollarse y entrenarse como personas de éxito.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Yáñez Ruiz María del Carmen. (2014, septiembre 19). Desarrollo y entrenamiento de un buen gerente. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/desarrollo-y-entrenamiento-de-un-buen-gerente/
Yáñez Ruiz, María del Carmen. "Desarrollo y entrenamiento de un buen gerente". GestioPolis. 19 septiembre 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/desarrollo-y-entrenamiento-de-un-buen-gerente/>.
Yáñez Ruiz, María del Carmen. "Desarrollo y entrenamiento de un buen gerente". GestioPolis. septiembre 19, 2014. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/desarrollo-y-entrenamiento-de-un-buen-gerente/.
Yáñez Ruiz, María del Carmen. Desarrollo y entrenamiento de un buen gerente [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/desarrollo-y-entrenamiento-de-un-buen-gerente/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de larrison en Flickr