Delincuente y crimen pasional

  • Otros
  • 3 minutos de lectura

A continuación abordaré el tema del delincuente pasional, características sobresalientes del criminal pasional. Las emociones que desenvuelve y lo llevan a delinquir. Qué diferencia a un criminal pasional de un criminal común.

The following will address the issue of criminal passion, passion salient features of the criminal. The emotions that develops and leads to crime. Differentiates a criminal passion for a common criminal.

Delincuente pasional

El delincuente pasional a diferencia de otros se distingue por que en este se desarrolla otro tipos de sentimientos, como el amor inmedible hacia otra persona, el sentirse obsesionado por otra persona, jamás un delincuente pasional agredirá a su víctima por sentir placer o como un asesino serial que siente la necesidad de lastimar a las personas.

Sin embargo hay excepciones notables, el arrepentimiento y los remordimientos.

Características: suicidio o tentativa de este inmediatamente después del delito.

Confesión, al contrario de los delincuentes comunes, no ocultan el propio delito, lo confesión a la autoridad judicial como para calmar el dolor y el remordimiento.

Afectividad exagerada.

Es necesario hacer notar que el móvil en el delincuente pasional es siempre inmediato y la pasión que lo mueve es una pasión noble, distinguiéndose de las bajas pasiones que impulsan a delinquir a los delincuentes.

Para LOMBROSO un delincuente pasional no puede ser un delincuente loco, tampoco tiene aspectos atávicos, ni epilepsia, ni locura moral, por lo tanto tiene que ser sujeto con otras características.

El crimen pasional, al igual que otras acciones violentas, puede abordarse como conformado por tres tipos de unidades separadas sólo por razones analíticas.

La primera la denomino el evento, considerado como el transcurso de situaciones específicas en las cuales se confrontan personas relacionadas amorosamente que hacen parte de una red familiar y socia! mayor. Esta categoría enfatiza los componentes de la acción. A la segunda la designo como razones para destacar el marco de significación en el cual se gesta y se desenvuelve la acción; las razones cobijan los pensamientos y sentimientos que le dan significado a las acciones y se expresan principalmente a través de las intenciones, la racionalización y las motivaciones con las que las personas explican la ocurrencia de los eventos. Se busca resaltar allí la manera como los actores sociales comprenden y justifican los acontecimientos y se apropian de ellos, es decir, los esquemas cognitivo-emocionales que orientan sus acciones e interpretaciones sobre la acción propia y la de otros. Al tercer componente del crimen lo llamo desenlaces (des-enlaces) para dar cuenta de los efectos disruptivos provocados por la acción violenta, donde predominan las consecuencias de la acción para sus protagonistas. Finalmente, el concepto de configuración emotiva rescata de nuevo la unidad de las tres categorías en un complejo donde lo individual y lo colectivo se encuentran entretejidos y sostenidos por una trama social coloreada por las variedades y contrastes nacionales, de género, individuales y de posición social.

El sentimiento de la proximidad del crimen es reiterativo cada vez que se aborda el tema del crimen pasional: cada persona alude casi enseguida a algún caso que conoce, escuchó o leyó. A casos históricos, a casos contemporáneos.

La idea más común, especialmente entre las mujeres, es que cualquiera.

Los eventos adquieren sentido para las personas a través de un conjunto de representaciones, de pensamientos y cargas emotivas asociadas a la acción (constitutivas de la acción), mediante las cuales intentan comprender el porqué de lo acontecido y simultáneamente les sirven como guías para reorientarse y para recobrar el sentido de la vida. Forman en verdad una composición compleja de intenciones, motivaciones, explicaciones, evaluaciones, que tienen un sustrato en la evocación de esquemas culturales aprendidos pero que se ponen en marcha de manera flexible e individualizada.

La psiquiatría es vista como un campo especializado de la medicina legal que precisa entrenamiento igualmente especializado, puesto que “junto con las demás especialidades forenses constituye el aporte de la ciencia médica a las disciplinas jurídicas en aras del mejor conocimiento de su objetivo común: el ser humano y de la resolución de dos de sus principales problemas: la enfermedad y el delito.

En casos de crimen pasional, según el psiquiatra forense Franklin Escobar, lo que se pide al perito es dictaminar si el homicida es inimputable mediante la valoración de sus funciones emocionales.

Para ello el psiquiatra estudia el expediente, las otras pruebas técnicas y él mismo realiza pruebas directas. Pese a la importancia de las técnicas periciales y el rigor en los dictámenes, dice Escobar, entran en juego elementos subjetivos en el concepto que se emite. El principal sería la vieja tendencia del psiquiatra a aceptar la perturbación grave o la ira debido a celos como producto de un punto de vista “machista”. Este tipo de casos, pese a que no son ya frecuentes, todavía se presentan en peritazgos fuera de las grandes ciudades, agregó.

Lo que hasta ahora parece caracterizar la configuración emotiva sobre el crimen pasional es una naturalización del sentimiento amoroso que recoge temas largamente repetidos en el horizonte cultural contemporáneo latinoamericano y que, tal vez, lo sobrepasen. Amor y odio se entrelazan como condiciones de la experiencia de pareja, pero estos sentimientos no parecen ser el producto de una relación interpersonal que se vive con sus conflictos y tensiones específicas, ancladas en la cotidianidad de la vida de pareja, sino como derivados de una misteriosa fuerza propia del sentimiento amoroso.

La relación amorosa parece un vínculo indisoluble que no permite escapatoria a no ser por la violencia.

Se enaltece el amor fatal como una forma casi sublime de apego a la pareja.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Cruz Carla. (2014, agosto 8). Delincuente y crimen pasional. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/delincuente-y-crimen-pasional/
Cruz, Carla. "Delincuente y crimen pasional". GestioPolis. 8 agosto 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/delincuente-y-crimen-pasional/>.
Cruz, Carla. "Delincuente y crimen pasional". GestioPolis. agosto 8, 2014. Consultado el 4 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/delincuente-y-crimen-pasional/.
Cruz, Carla. Delincuente y crimen pasional [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/delincuente-y-crimen-pasional/> [Citado el 4 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de valakirka en Flickr