Control de trabajo en proceso (WIP) para el aumento de la productividad

Las empresas modernas en busca de la competitividad están obligadas a controlar sus costos de forma permanente y mantener, mejorar y aumentar sus factores generadores de valor, incrementando con esto el atractivo para sus clientes y la rentabilidad.  El control del trabajo en proceso (WIP) es una actividad que, en conjunto con otras, aporta positivamente en la consecución de este ideal.

El trabajo en proceso es parte fundamental del inventario, que consta de las unidades que habiendo ingresado e iniciado el proceso productivo, no se constituyen aún como producto terminado. De otro modo, el WIP se conforma de aquellas materias primas que han ingresado al proceso productivo pero que aun no están listos para la venta ya que no son aun producto terminado.

Por lo tanto, el WIP supone costos de inventario de materia prima y de procesamiento,  que no pueden recuperarse de inmediato ya que no se logra aun para estos la condición de producto terminado, que es el que se vende al cliente.

El control del WIP que, se enfoca siempre en la disminución y según el tipo de empresa, las necesidades y posibilidades de ésta, puede darse en unidades, minutos estándar producidos o dinero, entre otras opciones, es una actividad fundamental en la búsqueda de la optimización de la operación, y en general, de los factores clave de la compañía.

La reducción del WIP no es sólo labor de manufacturera, ésta exige organizar el proceso productivo de la empresa desde las necesidades más básicas y requiere interacción constante entre procesos por medio de equipos interdisciplinarios, enfocada en los resultados, con el fin de generar planeaciones y programaciones apropiadas, y contar oportunamente con los recursos  requeridos para hacerlas reales.

Además de la interacción apropiada entre los procesos, la reducción del WIP se consigue con la implementación de sistemas de producción balanceados, tales como los sistemas JIT y los sistemas de producción modular, en los que el enfoque principal es la generación de unidades terminadas, y no la acumulación de unidades en proceso; mejor dicho, sistemas en los que sólo se ingresan las unidades que se pueden finalizar, y por lo tanto, entregar a los clientes y por supuesto, facturar.

Controlar el WIP permite mejorar indicadores financieros, de cliente y operativos, lo que indudablemente, permite incrementar la competitividad de la organización.

Algunos de los indicadores impactados al controlar el WIP son: ventas, capital de trabajo, flujo de caja, tiempo de retribución del capital invertido, satisfacción del cliente, ciclo de producción, calidad, riesgos y costos de almacenamiento.

El control del trabajo en proceso en una necesidad para las empresas de clase mundial que debe atenderse desde la alta gerencia con el fin de incrementar la competitividad.

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Muñoz Gil Juan Felipe. (2012, noviembre 19). Control de trabajo en proceso (WIP) para el aumento de la productividad. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/control-trabajo-proceso-wip-aumento-productividad/
Muñoz Gil, Juan Felipe. "Control de trabajo en proceso (WIP) para el aumento de la productividad". GestioPolis. 19 noviembre 2012. Web. <http://www.gestiopolis.com/control-trabajo-proceso-wip-aumento-productividad/>.
Muñoz Gil, Juan Felipe. "Control de trabajo en proceso (WIP) para el aumento de la productividad". GestioPolis. noviembre 19, 2012. Consultado el 28 de Mayo de 2015. http://www.gestiopolis.com/control-trabajo-proceso-wip-aumento-productividad/.
Muñoz Gil, Juan Felipe. Control de trabajo en proceso (WIP) para el aumento de la productividad [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/control-trabajo-proceso-wip-aumento-productividad/> [Citado el 28 de Mayo de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mwichary en Flickr

También en Administración