Conoce el síndrome de Burnout y sus efectos

  • Autoayuda
  • 4 minutos de lectura

El síndrome de Burnout tiene varias traducciones. La más fiel a su significado en inglés es síndrome de quemarse por el trabajo, aunque también se conoce como síndrome de la cabeza quemada, síndrome de desgaste profesional, o síndrome de desgaste ocupacional (SDO). Se trata en realidad de una respuesta al estrés laboral crónico.

El burnout se produce generalmente en gente con un desempeño satisfactorio,  con un alto compromiso laboral, y con altas expectativas respecto a las metas que se proponen, en las que el burnout se desarrolla como respuesta a estrés constante y sobrecarga laboral. En el artículo de hoy vamos a ver sus causas, síntomas, qué hacer si lo padeces, y cómo podemos prevenirlo.

Causas del Burnout

El síndrome de burnout suele deberse a múltiples causas, y se origina principalmente en las profesiones de alto contacto con personas, generalmente clientes exigentes, y con horarios de trabajo excesivos. Se ha encontrado en múltiples investigaciones que el burnout ataca especialmente cuando la jornada laboral supera las ocho horas diarias; cuando no se ha cambiado de ambiente laboral en largos periodos de tiempo; y cuando la remuneración económica es inadecuada.

Este estrés laboral prolongado también sucede cuando la persona siente que los compañeros y/o superiores le tratan de manera incorrecta. Afecta especialmente en áreas donde las condiciones de trabajo son inhumanas; cuando existe un pésimo clima laboral; y en casos de mobbing.

Síntomas del Burnout

Lo principal es un fuerte sentimiento de impotencia, ya que desde el momento de levantarte ya te sientes cansada. El trabajo no tiene fin y, a pesar de que  haces todo para cumplir con los compromisos, el trabajo nunca se termina. Pierdes la capacidad de disfrutar. Aún cuando se tiene tiempo (tú no eres consciente), te sientes siempre estresada.

El trabajo ya no produce incentivos para la persona afectada por burnout. Visto por otras personas, aparenta  sensibilidad, depresión e insatisfacción.

A los propios síntomas del estrés a nivel corporal se suman múltiples molestias: insomnio, dolor de cabeza, mareos, dolores musculares, trastornos digestivos, infecciones,  manchas o afecciones en la piel, trastornos respiratorios y circulatorios o digestivos (variaciones en el peso).

Suele definirse en tres dimensiones:

  • Agotamiento: es la sensación de ya no ser capaz de ofrecer más de sí mismo a nivel emocional.
  • Suspicacia/escepticismo: es una actitud distante hacia el trabajo, hacia las personas a las que se está ofreciendo el servicio y también hacia los compañeros de trabajo.
  • Ineficacia: es la sensación de que no se están llevando a cabo debidamente las tareas y de que se es incompetente en el trabajo.

Qué hacer si ya padeces el síndrome de Burnout

  • Si los sufres, elimina la autoexigencia y el perfeccionismo, sé consciente de que te están llevando a enfermar.
  • Aprende a focalizar y organizar tu trabajo. Si no puedes sola, pide a tus superiores que te faciliten ayuda. Si te lo deniegan contrátalo tú, tu propio bienestar y tu salud son lo más importante.
  • Fuera del trabajo, haz cosas que te satisfagan. Es imprescindible que te lo pases bien, tanto haciendo actividades como estando con familia y amigos.
  • Estudia si existe solución (no lo hagas sola, estás tan agotada que lo verás todo negro. Busca alguien objetivo que te ayude).
  • Si realmente no existe solución, plantéate si realmente quieres y puedes seguir en ese trabajo. Pero tienes que ser muy sincera, ya que si el problema eres tú, te llevarás el problema donde quiera que vayas.
  • Si empiezas a sentir los síntomas pero no te desbordan, plantéate contratar una coach (si tienes que aprender habilidades) o un psicólogo (si tienes que solucionar problemas de ansiedad o depresión), para que te ayude a gestionar tus problemas.
  • Si los síntomas son avanzados, valora la necesidad de pedir una baja médica. Ya sé tu respuesta: “no puedo, tengo demasiado trabajo…” Aún así, más vale una semana de descanso que 3 meses de baja por depresión. Cuando estés mejor será el momento de buscar una coach o un psicólogo, que te ayude a gestionar tus problemas.
  • Una sentencia del Tribunal Supremo español en el año 2000, reconoció este síndrome como una dolencia psíquica causante de periodos de incapacidad temporal y como accidente laboral.

Qué hacer para prevenir el Burnout

Respecto a ti misma:

  • Las técnicas de autoconocimiento personal o “Desarrollo personal” son fundamentales para resolver estas dificultades. También practicar yoga, tai-chi, o meditación, te ayudará a paliar el estrés.
  • Aquí también sirven las técnicas que te comentaba en el apartado anterior: elimina si los sufres la autoexigencia y el perfeccionismo; aprende a focalizar, gestionar tu tiempo y organizar tu trabajo (si no puedes sola, busca una coach); haz cosas que te satisfagan; pasa tiempo con tu familia y amigos.
  • Aprende a desconectar del trabajo cuando sales por la puerta. Además, cuidar tu alimentación, tu descanso y tu sueño es fundamental.

Respecto a tu equipo:

Como buena líder, una de tus funciones es asegurarte de que ningún miembro de tu equipo sufra este síndrome, ya que además de su sufrimiento, tendrá consecuencias para la empresa y tu área  (absentismo, reducción de la calidad del desempeño, etc.). Para ello:

  • Crea un buen espíritu de equipo, las cargas compartidas pesan mucho menos. Haz reuniones periódicas con ellos analizando la situación.

Analiza si es necesaria una redistribución de tareas tendemos a sobrecargar a las personas más eficientes o sumisas.

  • Si empiezas a ver síntomas en tu equipo, habla con ellos para analizar los estresores y estudiar los cambios necesarios. A veces ayuda formar al equipo en Focalización, Gestión del Tiempo y Organización.
  • Si se trata de una sola persona, habla con ella y trata de poner a su alcance la mejora de habilidades, ya sean profesionales (en el punto anterior), o personales (asertividad, autoestima, gestión emocional…), que le ayuden a superarlo.

Si sufres estrés laboral prolongado, es importante que reconozcas los síntomas del burnout para que puedas actuar lo antes posible si estás empezando a sufrirlo, o si ya lo sufres. Además, aprende a gestionar tus emociones para que acudir a tu puesto de trabajo no se convierta en un suplicio.

“A veces basta con decidir que un acontecimiento no es grave para que sea, de inmediato, menos serio de lo que temíamos”.  Catherine Rambert.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Morón Marta. (2013, noviembre 25). Conoce el síndrome de Burnout y sus efectos. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/conoce-el-sindrome-de-burnout-y-sus-efectos/
Morón, Marta. "Conoce el síndrome de Burnout y sus efectos". GestioPolis. 25 noviembre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/conoce-el-sindrome-de-burnout-y-sus-efectos/>.
Morón, Marta. "Conoce el síndrome de Burnout y sus efectos". GestioPolis. noviembre 25, 2013. Consultado el 4 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/conoce-el-sindrome-de-burnout-y-sus-efectos/.
Morón, Marta. Conoce el síndrome de Burnout y sus efectos [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/conoce-el-sindrome-de-burnout-y-sus-efectos/> [Citado el 4 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kalexanderson en Flickr