Comunicación y clima organizacional en las empresas

Introducción

Imaginemos a un grupo de personas que compartan los mismos objetivos, pero cuyos miembros no pueden comunicarse entre sí o mejor aún pensemos en un grupo de empleados de una empresa u organización a quienes se les prohibiera intercambiar mensajes durante una semana, ¿qué sucedería? La empresa quedaría paralizada durante ese tiempo, esto demuestra que en las organizaciones la comunicación es la primera condición para la existencia.

Los seres humanos tenemos la necesidad de interactuar entre nosotros mismos, desde nuestros antepasados las personas han sobrevivido formando sociedades, y cuando éstas se forman han surgido diversas diferencias entre los mismos.

La interacción con las demás personas se da a cada instante y más cuando nos encontramos compartiendo el mismo fin, el mismo espacio, “la comunicación es un fenómeno que se da de forma natural en cualquier organización, es el proceso social más importante” (Fernández, 1991: 30).

Pero este fenómeno no ha sido nada fácil, si nos enfocamos en el entorno laboral ha sido algo complicado, en una empresa los trabajadores comparten el mismo objetivo y a pesar de ello siempre se han suscitado problemas en los procesos comunicativos.

En cualquier empresas o institución donde sus integrantes se desarrollan y comparten su trabajo en un mismo espacio físico a través de diversos contextos situacionales y cotidianos existirá la interacción o intercambio comunicativo, por ello habrá diferencias que afectarán a este fenómeno.

La comunicación en las empresas

“Simplemente, parece que no nos estamos comunicando”, son las palabras que se escuchan a diario en las organizaciones o empresas, los directivos o gerentes se lo atribuyen a la mala comunicación o falta de entendimiento entre los gerentes y sus “subordinados”.

Las organizaciones dependen de la comunicación para coordinar las actividades de sus empleados, ya que “cumple con importantes funciones en las organizaciones, principalmente en lo que se refiere a los procesos de producción, innovación y mantenimiento” (Fernández, 1991: 29)

Y es un fenómeno encaminado a facilitar y agilizar el flujo de mensajes que se dan entre los miembros que integran una organización con el fin de que se cumplan con los objetivos de la empresa, a lo que Fernández (1991) define como comunicación organizacional, que lo reduce al conjunto total de mensajes que se intercambian entre los integrantes de una organización y entre ésta y su medio.

La comunicación es fundamental para el funcionamiento exitoso de una compañía en el contexto participativo con todas las personas, “la comunicación por parte de la administración debe reflejar apropiadamente la verdadera realidad de las políticas de la compañía y la administración en general debe mostrarse receptiva a las comunicaciones procedentes de otros grupos participantes” (Parkonson y Rowe, 1977: 143).

Independientemente del tamaño de las organizaciones el intercambio comunicativo es un proceso sustancioso, y las pequeñas empresas independientemente de su estructura necesitan conocer, manejar y analizar parámetros comunicativos dentro de las mismas.

Actualmente no existe una fórmula que exprese que el tamaño o dimensión de una empresa sea el causante de su rentabilidad, pero conocer, analizar y detectar el clima organizacional, intercambio comunicativo y la importancia del liderazgo ayudará en el rendimiento de una empresa.

Los procesos de influencia entre los integrantes de una organización a través de la comunicación para lograr diferentes objetivos están determinados por el nivel de participación en la toma de decisiones que los gerentes o directivos les dan a los miembros del sistema.

Por ellos según Siliceo (1997) ser líder es influir en otros para el logro de un fin valioso, en este sentido las palabras claves de este concepto son influir y fin valioso lo que se transmite en la capacidad de ser idóneo de motivar a otros para que se comprometan en la realización de una tarea u objetivo.

Muchas veces se confunde el liderazgo con la jerarquía, el poder y la autoridad que de ellos deriva, estos elementos son complementarios a la capacidad de influir de manera positiva que todo líder ejerce sobre otros, en este sentido Siliceo (1997) dice:

  • Si hay influencia positiva, hay liderazgo, aunque no hay jerarquía, título o poder.
  • Si hay jerarquía, título o poder y no hay influencia positiva, en estricto rigor no hay liderazgo.
  • Si hay influencia positiva y además hay jerarquía, título o poder, el fenómeno de liderazgo es de mayor fuerza, complitud y resultados.

Y si se logra un equilibrio en los procesos comunicativos entre los integrantes de una empresa sin importar su jerarquía se podría lograr una organización equilibrada, que según Sexton (2002) debe tener las siguientes características: a) permitir el control de la gerencia sobre la dirección y la cantidad de cambios presentes en las operaciones formales, b) ofrecer un grado viable de predicción o cambio planeado para el futuro y c) tener continuidad con el pasado.

Por ello la importancia de la comunicación dentro de las empresas y que no existan barreras que puedan intervenir o desviar el mensaje que se pretenda comunicar y aunado a un buen liderazgo llevarán al éxito de las empresas.

Conclusión

El clima organizacional y el liderazgo son temas de gran interés para el análisis de la comunicación interna en las empresas sin importar su tamaño y únicamente detectando y analizándolos se puede llegar al buen desempeño de las organizaciones.

Como ya se mencionó la comunicación es de gran valor para las organizaciones pero existen factores que no permiten que se concluya este proceso comunicativo, afectando en la productividad de la empresa, este fenómeno se da en la interacción entre los gerentes y los subordinados.

En la mayor parte de las organizaciones la comunicación se continúa desplazando en una sola dirección, con un fuerte énfasis en un liderazgo de arriba hacia abajo, “a los empleados se les alienta hacer preguntas, expresar sus opiniones y compartir la información, pero rara vez se les pide que resuelvan problemas, que tomen decisiones, generen nuevos procedimientos, preparen planes o determinen qué es lo que ha salido mal” (Rees, 1995:17).

Este sistema de comunicación es frustrante para los empleados y puede llegar incluso a debilitarlos y desanimarlos cuando creen que existen mejores maneras de hacer las cosas y resienten que se les pida apoyar en los procedimientos y decisiones en los que no tuvieron participación.

Los gerentes también se frustran quejándose que no tienen mayor participación de los “subordinados” y de no lograr que se sientan inmersos en los objetivos y operaciones de las compañías, no obstante estos mismos gerentes suelen carecer de habilidades para extraer las ideas del personal, escuchar con atención y aplicar las ideas propuestas.

En el fondo estos gerentes o directores creen ser los líderes, es decir los que tienen que tomar las decisiones y saber lo que sucede, en cuanto estos gerentes se den cuenta que el personal ayuda a crear se formarán mejores grupos de trabajo y más equipos de solución de problemas.

La participación de los empleados en las decisiones de las empresas requiere que los líderes sean más facilitadores y menos controladores, los líderes participativos deben saber cómo poder involucrar a otras personas, como crear consensos y como obtener compromisos de parte de quienes dirige, debe actuar como facilitador y ayudar a los demás a resolver problemas y tomar decisiones, la participación de los empleados es importante.

Todo esto se logra a través de la comunicación, un proceso complejo pero que es el parte aguas para alcanzar el éxito en una sociedad y la llave para obtener utilidades en una empresa.

Bibliografía

  • Fernández, C.C. 1991. La comunicación en las organizaciones, Trillas, México D.F.
  • Parkonson N y Rowe N. 1977. Comunícate, la fórmula de Parkonson para la supervivencia de las empresas, Diana, México D.F.
  • Rees F. 1995. El liderazgo en los grupos de trabajo, habilidades de facilitación, Panorama, México D.F.
  • Sexton W. 2002. Teorías de la organización, Trillas, México D.F.
  • Siliceo A. A. 1997. Líderes para el siglo XXI, lo que los dirigentes de hoy y de mañana deben aprender de grandes líderes y maestros de la humanidad, Mc Graw-Hill, México D.F.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
López Domínguez Daniel Alejandro. (2015, febrero 11). Comunicación y clima organizacional en las empresas. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/comunicacion-y-clima-organizacional-en-las-empresas/
López Domínguez, Daniel Alejandro. "Comunicación y clima organizacional en las empresas". GestioPolis. 11 febrero 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/comunicacion-y-clima-organizacional-en-las-empresas/>.
López Domínguez, Daniel Alejandro. "Comunicación y clima organizacional en las empresas". GestioPolis. febrero 11, 2015. Consultado el 7 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/comunicacion-y-clima-organizacional-en-las-empresas/.
López Domínguez, Daniel Alejandro. Comunicación y clima organizacional en las empresas [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/comunicacion-y-clima-organizacional-en-las-empresas/> [Citado el 7 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de adrielhampton en Flickr