La comunicación cómo paradoja en los sistemas organizacionales

La organización se compone de relaciones que generan un sentido a las organizaciones sociales. Es decir, la organización se compone de comunicación que permite estructurar un sistema coherente, con sentido y visión. Desde esta perspectiva, el sentido, lo da la comunicación que se compone de paradojas  y permiten al sistema, generar enlaces que conecten los sentidos de esa comunicación o información generadas a través de sus integrantes.

Para evitarla o aprender a soportarla, aceptamos que la comunicación es en sí misma una paradoja. ¿En qué radica propiamente ese carácter paradójico? En que es una improbabilidad que ocurra todo el tiempo. Todos los obstáculos con los cuales se enfrenta la comunicación, a saber; seleccionar diferencias comenzando por una información, escoger una expresión y decidir si se entiende o no, y que la hacen de difícil ocurrencia, son o bien superados (rara vez) o bien administrados (casi siempre) por los comunicantes.

La sobreabundancia de complejidad, el aumento de las posibilidades de relación de un sistema, posibilita la reducción de la misma. La paradoja permite en el aumento, la disminución y, a su vez, nuevamente la superabundancia de relaciones que autorreferencialmente vuelve a reducir la paradoja.

Para comprender esta aparente tautología. La paradoja surge en las organizaciones para resolver y conformar conflicto, debido  a la incapacidad del sistema comunicacional humano de comprender que el otro no comprende, lo  que se está señalando o enunciando. Esto sucede porque, los individuos están en sistemas de compresión diferentes y, en consecuencias, sus códigos y significados en diferentes niveles de entendimiento.

La paradoja es la posibilidad de romper con esa tautología, haciendo que los procesos autorreferente puedan por sí mismo observar y observarse, preguntar y obtener respuesta, ahí donde la lógica deja de tener sentido.

La paradoja, por lo tanto, constituye la sinapsis que permite que al momento de que el sistema niega la conexión,  la conexión entre las relaciones del propio sistema se realiza: clausura y apertura. La comunicación produce la no comunicación en forma de paradoja; pero, al mismo tiempo es la paradoja la que posibilita que esta se comunique, es decir, permite la relación de los proceso al negar, esos mismo procesos de relación. La paradoja así, es la herramienta que soluciona aquellos problemas que la racionalidad no puede solucionar. La paradoja permite la creatividad e innovación al dar solución a la entropía que presenta el sistema organizacional. No es que la paradoja sea en sí misma  posibilidad creativa; pero, motiva  e impulsa a que el sistema busque, mediante la creatividad y la imaginación, una solución para resolver la disyuntiva que le presenta la propia paradoja. De allí, que la paradoja incita al sistema a crear nuevas posibilidades desde su propia negación de posibilidades.

La provocación producida por la paradoja al sistema, hace que ésta reaccione inconscientemente a ese estímulo provocado, resultando una respuesta que no estaba en los procesos racionales de la relación dentro del sistema, es decir, es una respuesta impensada, para las perturbaciones provocadas en el sistema. Son decisiones libres, sin presiones; pero con un alto grado de irracionalidad sistémica, que hace aumentar la complejidad de la misma y al mismo tiempo, reducirla.

Así, la paradoja es la posibilidad de lo  irracional en las relaciones racionales, permitiendo la solución inesperada, la sinapsis precisa y coherente de los contrarios. La paradoja, se da precisamente en la diferencia, que gatilla estímulos en el sistema para las soluciones que de otra forma sería imposible de lograr. Sólo, mediante la paradoja, el sistema consigue desenredar el nudo ciego que surge de la complejidad sistémica y, por supuesto, permite reducir, la complejidad surgida.

Sin embargo, las tomas de decisiones que surgen de la información producida por la comunicación organizacional y proyectada en acciones, estrategias y resultados; permiten de alguna manera que la paradoja se simplifique, al ser ella misma, la creadora o gatilladora de esas misma decisiones tomadas. Por lo tanto, el éxito de una organización se resuelve en la capacidad de comprender, que la paradoja es la herramienta que permite generar y develar el pensamiento creativo y emocional de una organización estructurada racional y lógicamente.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Castro Sáez Bernardo. (2013, junio 7). La comunicación cómo paradoja en los sistemas organizacionales. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/comunicacion-como-paradoja-en-los-sistemas-organizacionales/
Castro Sáez, Bernardo. "La comunicación cómo paradoja en los sistemas organizacionales". GestioPolis. 7 junio 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/comunicacion-como-paradoja-en-los-sistemas-organizacionales/>.
Castro Sáez, Bernardo. "La comunicación cómo paradoja en los sistemas organizacionales". GestioPolis. junio 7, 2013. Consultado el 5 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/comunicacion-como-paradoja-en-los-sistemas-organizacionales/.
Castro Sáez, Bernardo. La comunicación cómo paradoja en los sistemas organizacionales [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/comunicacion-como-paradoja-en-los-sistemas-organizacionales/> [Citado el 5 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de cote en Flickr