_ap_ufes{"success":true,"siteUrl":"www.gestiopolis.com","urls":{"Home":"http://www.gestiopolis.com","Category":"http://www.gestiopolis.com/tema/administracion/","Archive":"http://www.gestiopolis.com/2015/05/","Post":"http://www.gestiopolis.com/recuperacion-de-caucho-a-partir-de-neumaticos-fuera-de-uso-proyecto-empresarial/","Page":"http://www.gestiopolis.com/archivo/","Attachment":"http://www.gestiopolis.com/recuperacion-de-caucho-a-partir-de-neumaticos-fuera-de-uso-proyecto-empresarial/recuperacion-de-caucho-a-partir-de-neumaticos-fuera-de-uso-proyecto-empresarial-2/","Wpcf7_contact_form":"http://www.gestiopolis.com/?post_type=wpcf7_contact_form&p=325591"}}_ap_ufee

Competitividad en las organizaciones

1. Introducción

Actualmente, las organizaciones enfrentan cambios constantes del entorno a los cuales tienen que adaptarse para sobrevivir. Asimismo con la globalización de los mercados y el desarrollo de la tecnología y las comunicaciones, las organizaciones tienen que identificar y desarrollar ventajas competitivas y brindar servicios y/o productos de alta calidad. En este contexto se desarrolla una creciente importancia entre los gestores y las organizaciones por elevar sus estándares de calidad, ser competitivas y mantenerse en el mercado.

2. Qué significa competitividad

Ivancevich en su libro Gestión, calidad y competitividad (1996), cita la siguiente definición:

Competitividad Nacional, la medida en que una nación, bajo condiciones de mercado libre y leal es capaz de producir bienes y servicios que puedan superar con éxito la prueba de los mercados internacionales, manteniendo y aún aumentando al mismo tiempo la renta real de sus ciudadanos.

Esta definición puede adaptarse al ámbito organizacional, considerando competitividad la medida en que una organización es capaz de producir bienes y servicios de calidad, que logren éxito y aceptación en el mercado global. Añadiendo además que cumpla con las famosas tres “E”: Eficiencia, eficacia y efectividad.

Eficiencia en la administración de recursos, eficacia en el logro de objetivos y efectividad comprobada para generar impacto en el entorno.

Una organización se considera competitiva si tiene éxito mantenido a través de la satisfacción del cliente, basándose en la participación activa de todos los miembros de la organización para la mejora sostenida de productos, servicios, procesos y cultura en las cuales trabajan; para lo cual fomenta determinadas competencias y filosofía, mirando a su alrededor y adaptando las prácticas líderes del entorno, así como mirando al interior, tomando en cuenta sugerencias de empleados, innovando y fomentando la participación proactiva y el liderazgo eficaz.

Pero no olvidemos que en el actual mercado la supervivencia y éxito de una compañía depende de la calidad y la cooperación a lo largo de la cadena de distribución, que involucra varias empresas, más que de la aniquilación de la competencia. Así las alianzas estratégicas nos demuestran que nuestros competidores (enemigos en el pasado) además de poder constituirse en nuestros maestros (al emplear la técnica de benchmarking por ejemplo) pueden ser nuestros aliados y cooperar juntos para lograr el desarrollo de ambas compañías.

Este es un punto interesante que amplia nuestra visión cuando hablamos de competitividad y competencia.

3. Factores que han incidido en el cambio de la estructura competitiva

  • Globalización de la economía
  • Avances tecnológicos
  • Desarrollo de las comunicaciones
  • Nivel de demanda de productos de alta calidad

Adicionalmente:

  •  Incremento de la población económicamente activa calificada y de los estándares de calificación como generadores de un clima social más competitivo.

La globalización de la economía nos plantea el gran desafío de la competitividad, cambiando la estructura competitiva de nivel local a nivel mundial, presionando a las organizaciones a moverse más rápido en aras de mantenerse con los cambios del entorno, a ser más flexibles y apuntar a la mejora continua. Estrategias como Benchmarking son utilizadas a fin de identificar puntos de referencia y realizar las comparaciones respectivas para evaluar la situación de la compañía, conocer y adaptar las prácticas líderes efectivas en todas las áreas de la organización y generar valor, lograr una ventaja competitiva.

Los avances tecnológicos apuntan a la mejora de servicios, productos y procedimientos que involucra el aprendizaje continuo y el desarrollo y mantenimiento de una alta performance y un buen manejo de conocimientos y habilidades sociales.

Esto ha incidido a su vez en el desarrollo de las comunicaciones permitiendo que los clientes eleven sus niveles de demanda de productos de alta calidad y sus expectativas por el servicio.

Por ello, el gran desafío que enfrentan las empresas es elevar su productividad y calidad a lo largo de toda su actividad, y a la vez reducir costos aumentando su efectividad, lo cual es necesario para su sobrevivencia.

Enfocándonos dentro de la organización y sus empleados, también podemos apreciar el aumento de la población técnica y/o profesionalmente calificada, unido a lo anterior, genera un clima social más competitivo. Actualmente por cada puesto de trabajo se reciben muchas solicitudes teniendo que aplicar un filtro cada vez mayor y estándares más exigentes para la aceptación, no solo acorde con las necesidades de un mercado altamente competitivo y globalizado sino también por el mismo grado elevado de calificación y especialización de la oferta. (Claro que esto no se da para todos los puestos, pero con el aumento de las comunicaciones, migraciones y teletrabajo, veremos cómo los puestos son ocupados cada vez más, en una sola empresa, por ejecutivos de cualquier parte del planeta)

4. Elementos claves para la competitividad en la organización

Desarrollar, fomentar y mantener la competitividad en la organización es una importante estrategia para el logro de los objetivos y la visión de la compañía. Por ello, es importante fomentar, desarrollar y mantener, tanto en la organización como un todo, como en cada uno de los empleados:

  •  Flexibilidad y adaptación a los cambios
  •  Reflexión y análisis
  •  Ruptura de paradigmas
  •  Cambio e Innovación
  •  Proactividad
  •  Reestructuración, reorganización y rediseño
  •  Evaluación y revisión periódica de estrategias, procesos, sistemas.
  •  Control, evaluación y retroalimentación en todos los niveles
  • Capacidad de aprendizaje
  •  Orientación a resultados
  •  Integración de pensamiento – acción
  •  Valores compartidos
  •  Comunicación abierta y fluida
  •  Intercambio de información
  •  Visión global
  •  Trabajo en equipo
  •  Enpowerment
  •  Liderazgo efectivo
  •  Oportunidades de desarrollo
  •  Fomento y desarrollo de competencias, entendidas como el grupo de conductas que abarcan el conocimiento, habilidades, aptitudes, actitudes, motivos y características de personalidad que influyen directamente en el rendimiento de un empleado, logrando un desempeño sobresaliente o efectivo.

Estos elementos reposan en la adopción de una política y valores acordes con ellos, que permitan su instauración en la cultura organizacional y su mantenimiento; siempre con el carácter flexible y de adaptabilidad que los caracteriza.

No olvidemos que para mantener y elevar la competitividad, la organización debe fomentar las habilidades y procesos anteriormente mencionados cotidianamente a través de políticas, procedimientos, normas, procesos, sistemas de recompensas, como de la dinámica e interacción de sus miembros.

Precisamente, a través de la cultura organizacional como de sus organismos reguladores (procesos de selección, socialización formal -inducción, capacitación- socialización informal, anécdotas, rituales, símbolos materiales y el lenguaje) se puede modificar o continuar con una determinada orientación o filosofía que puede permitir o dificultar la flexibilidad, adaptación a los cambios y la competitividad de la organización. Por ello, debe tenerse cuidado de involucrar activamente a todos los miembros de la organización y revisar los procesos instaurados para una adecuada retroalimentación de las conductas que deseamos.

5. Referencias Bibliográficas

Creelman, D, (2001) An Alternative to Competition, artículo publicado en el portal www.hr.com USA.

Darley, Glucksberg, Kinchla (1990) Psicología, México: Prentice-Hall.

Ivancevich, J; Lorenzi, P, Skinner, S. & Crosby, P (1996) Gestión: Calidad y competitividad, Madrid: Irwin

Robbins, S.P. (1998) Comportamiento Organizacional, México: Prentice Hall, Octava edición.

Vargas, J (2000) Mexican organizations in transition, México: Universidad de Guadalajara

Werther, W.B. y Davis, K. (1996) Administración de Personal y Recursos Humanos, México: McGraw Hill

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Licenciada en Psicología Organizacional y diplomada en RR.HH., distribuye un boletín gratuito de RR.HH

Cita esta página
Márquez Pérez Mónica. (2001, noviembre 11). Competitividad en las organizaciones. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/competitividad-organizaciones/
Márquez Pérez, Mónica. "Competitividad en las organizaciones". GestioPolis. 11 noviembre 2001. Web. <http://www.gestiopolis.com/competitividad-organizaciones/>.
Márquez Pérez, Mónica. "Competitividad en las organizaciones". GestioPolis. noviembre 11, 2001. Consultado el 23 de Mayo de 2015. http://www.gestiopolis.com/competitividad-organizaciones/.
Márquez Pérez, Mónica. Competitividad en las organizaciones [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/competitividad-organizaciones/> [Citado el 23 de Mayo de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de cusegoyle en Flickr

También en Administración