Competitividad de los países en una economía globalizada

  • Economía
  • 13 minutos de lectura

Introducción

La globalización no es una cuestión ideológica como a muchos se les ocurre decir, la globalización es una realidad de la economía mundial generado por la suma de una serie de factores. El proceso de globalización se inició después de la Segunda Guerra Mundial, pero se aceleró en la década de los ochenta y sobre todo en los noventa. Los factores que más influyeron a la creciente globalización incluyen:

1. El notable incremento de la población mundial. La misma ha pasado de los casi 1.000 millones en el año 1800 a los 1.660 millones en el año 1900, en 1950 ya había llegado a los 2.520 millones, en el año 2000 se llegó a los 6.000 millones y el 30 de octubre del 2011 se alcanzaron los 7.000 millones de habitantes. Semejante crecimiento de la población generó una gran demanda de alimentos, materias primas, energía e instrumentales de diverso tipo y naturaleza. Esta inmensa masa de trabajadores que pasaron de vivir en el campo a desarrollar sus labores en ciudades de China, India, Tailandia y demás países del sudeste asiático originaron un auténtico terremoto en la economía mundial. Una inmensa mano de obra preparada para salir a luchar laboral y comercialmente,  y  en condiciones de producir bienes a costos mucho menores de los hasta ahora existentes generó un notable incremento del comercio mundial, llevó también  a que muchas empresas empezaran un proceso de deslocalización saliendo de Estados Unidos, Europa e incluso Japón para llevar a cabo la producción en China y otros países del sudeste asiático. Esto no termina acá, la mejora en las comunicaciones llevó a un agudo avance en los procesos de tercerización de servicios con la India como epicentro. Y como si todo lo anterior fuese poco, se están generando grandes olas inmigratorias hacia los países centrales.

2. La reducción de las barreras comerciales y el auge del comercio mundial.

3. La estandarización de los bienes y servicios y cierta homogeneización de los gustos a nivel mundial.

4. El encogimiento del espacio geográfico. Las mejoras en las telecomunicaciones y transportes redujeron de manera sustancial las tarifas de larga distancia, los costos y los tiempos de los viajes internacionales y los costos de los fletes aéreos y marítimos. El mundo parece más pequeño.

5. El colapso del sistema comunista y el fin de la guerra fría. Ello no sólo trajo una caída de las concepciones económicas anti capitalistas y anti liberales, sino también sumo una importante cantidad de población dentro del mercado mundial y adicionó también nuevas plazas para la comercialización de productos y servicios. De tal forma profesionales y trabajadores de Europa del Este fueron a Europa Occidental a ofrecer sus servicios, una gran cantidad de producción sobre todo de materias primas fue con destino a los países centrales y los ex países comunistas pasaron a ser lugares donde encontraron posibilidades los capitales occidentales y también sus productos y servicios.

6. Relacionado con el punto anterior se observa el movimiento mundial hacia un mayor comercio mundial bajo el influjo de las ideas liberales y capitalistas.

7. La Tercera Revolución Industrial que implica cambios drásticos en la tecnología, la organización y las relaciones sociales y políticas.

8. La notable reducción en el ciclo de vida de los productos, lo cual lleva a la necesidad de lograr la mayor participación de mercado en la menor cantidad de tiempo posible, antes de ser reemplazado por un nuevo producto.

9. Un notable proceso de especialización a nivel mundial no sólo de componentes, de mayor calidad y a menor coste, sino la separación entre países productores, países diseñadores, países encargados del marketing y comercialización, y países encargados de financiar los diversos proyectos.

10. La conformación de importantes bloques comerciales como los del Nafta y la Unión Europea.

Todos estos factores están íntimamente relacionados unos con otros. Así la notable mejora en las comunicaciones y transportes, sumado a la caída de las barreras comerciales, y la suma de países alejados hasta entonces del comercio mundial como los del sudeste asiático y del este europeo generó un notable incremento en el comercio mundial.

Estas son las nuevas condiciones bajo las cuales se desarrolla la economía mundial. Tanto un empresario, como un asesor de empresas o un funcionario estatal deben tener muy presente ello a la hora de evaluar, planificar y desarrollar las diversas acciones.

Así los países que quieren ir en contra de la corriente globalizadora están condenados a la marginalidad y el subdesarrollo.

Condiciones para ser un país competitivo

Los analistas de riesgos, los directivos de empresas y los inversores internacionales evalúan una serie de parámetros existentes en cada país a la hora de invertir en ellos y depositar su confianza. Una inversión para tener posibilidades de éxito debe realizarse en un país que sea competitivo, de lo contrario el éxito no dependerá de la buena gestión y estrategia de negocios de los empresarios sino de que tanto sufre la empresa los vaivenes de una economía, de los actos de corrupción de los gestores gubernamentales y de la escasa capacidad para defender sus derechos patrimoniales.

Actualmente dado el contexto de los negocios internacionales, un país para ser competitivo debe hacer lo siguiente:

  • Tener una baja tasa de inflación.
  • Tener equilibradas las finanzas públicas.
  • Eliminar las barreras comerciales.
  • Tener un Banco Central con autonomía, y que éste aplique políticas monetarias conservadoras.
  • Reducir el gasto público como porcentaje del PBI.
  • Reducir impuestos.
  • Desregular su economía y fortalecer el mecanismo de mercado.
  • Privatizar las empresas estatales, eliminar la participación del Estado en empresas (excepto aquellas de carácter estratégico) e impulsar la competencia.
  • Fomentar el ahorro y la inversión.
  • Invertir en infraestructura física y capital humano.
  • Defender los derechos de propiedad física e intelectual.
  • Disponer de una Justicia independiente.
  • Estabilidad en las reglas de juego.
  • Perseguir los actos de corrupción.

Los mercados financieros internacionales tienen esta larga lista de políticas económicas correctas y evalúan continuamente a cada país de acuerdo a estos principios. De tal forma si un país aplica las políticas adecuadas en un rubro obtiene un tilde, de lo contrario obtiene una tacha. Los países con mayor número de tildes son generosamente recompensados por los mercados internacionales con acceso a mayores créditos, ingreso de inversión extranjera directa, bajas tasas de interés, mayor acumulación de ahorros nacionales, entre otros. Los países con el mayor número de tachas reciben como castigo salida de capitales, negación del crédito, tasas de interés altas, escasa o nula inversión extranjera o nacional directa.

Reducir el gasto público como porcentaje del PBI

El Estado debe hacer un uso eficiente de los recursos de manera tal de prestar la mayor cantidad de servicios con la menor cantidad de recursos monetarios. No hacerlo implica por un lado competir con el sector privado en el uso de estos recursos y por otro lado presionar sobre el mercado en la demanda de mano de obra, productos y servicios. Reducir el gasto público como porcentaje del Producto Bruto Interno implica además dar una mayor participación al sector privado en la generación de bienes y servicios.

Reducir el gasto permite lograr el equilibrio fiscal, evitando de tal forma la emisión monetaria y la emisión de deuda.

Tener equilibrada las finanzas públicas

La reducción del gasto público y el incremento de la actividad privada hace factible reducir los egresos e incrementar los ingresos logrando presupuestos públicos equilibrados. Factor crítico para no verse obligado a las emisiones monetarias y de deuda.

Tener un Banco Central con autonomía y que practique políticas conservadoras

Crítico a la hora de evitar que los desequilibrios fiscales se vean cubiertos con la emisión monetaria, causante ésta de los procesos inflacionarios. Un Banco Central independiente preocupado por conservar el valor de la moneda obliga a los gobiernos a moderar sus gastos sabiendo que no podrán financiar los mismos mediante la emisión monetaria.

Una economía inflacionaria tiene numerosos efectos negativos, entre ellos:

  • Destrucción de la moneda como patrón de medida.
  • Destrucción de la moneda como medio de ahorro.
  • Genera importantes transferencias de ingresos entre los diversos sectores sociales y económicos.
  • Distorsiona las señales del mercado, generando con ello un uso ineficiente de los recursos.
  • Fomenta el consumo y desalienta el ahorro.
  • Genera la pérdida de competitividad de los productores nacionales y por lo tanto de la economía en su conjunto.
  • Fomenta la demanda de monedas de mayor solidez como forma de proteger los ahorros, esa mayor demanda de moneda extranjera encarece el valor de ésta, y como consecuencia el de los insumos y bienes importados.

Tener una baja tasa de inflación

Ello se logra reduciendo el gasto público como porcentaje del Producto Bruto Interno y logrando equilibrar el presupuesto público.

Hay otros factores como la reducción de impuestos, la desregulación, las privatizaciones de empresas estatales, las inversiones en infraestructuras físicas y capital humano, y el fomento del ahorro y la inversión que contribuyen a reducir la inflación.

En el punto anterior se dejó bien en claro los efectos negativos de la inflación. La mejor forma de destruir un país es destruyendo su moneda. Esto es algo que ya la mayoría de los gobernantes y políticos del mundo lo tienen bien en claro, subsistiendo aún en ciertos países apegados a modelos corruptos y populistas.

Reducción de impuestos

Es un importante factor que contribuye con el ahorro y la inversión. Hay impuestos relacionados con el derecho a realizar determinadas actividades que cuando son elevados genera menos ofertas de servicios en determinadas actividades, mayor necesidad de recursos para subsidiar a desempleados y mayores precios de mercado debidos a una menor competencia.

Facilitar el cálculo de los impuestos, haciendo fácil su cobro mejora notablemente la competitividad. Hacer del tema impositivo una cuestión compleja sólo da lugar a que un notable grupo de especialistas se dediquen a asesorar a las empresas en la elusión y evasión impositivas, generando también elevados niveles de corrupción. El costo social para una sociedad donde la clase empresaria está más preocupada en eludir o evadir impuestos que en generar innovaciones y puestos de trabajo, es elevadísima.

Fomentar el ahorro y la inversión

Para fomentar el ahorro es menester dar seguridad a los ahorristas en cuanto a la permanencia de sus ahorros y la oportunidad de obtener una tasa real positiva. La falta de respeto a los derechos de propiedad, la falta de controles y desarrollos de mercados financieros, y las elevadas tasas de inflación se complementan muy bien para destruir el incentivo al ahorro. Pensemos que un menor ahorro implica un mayor consumo y por lo tanto menos disponibilidad de fondos para invertir y lograr un incremento en la oferta de bienes y servicios, incrementando además la demanda de bienes y servicios impulsando de tal manera las tasas de inflación. En cambio un mayor ahorro genera menos presión sobre la demanda de bienes y servicios, y al mismo tiempo contribuye con la inversión destinada a aumentar la oferta de bienes y servicios. Por supuesto que siempre existe la posibilidad de disponer de bienes extranjeros para cubrir el aumento de la demanda, y de ahorros extranjeros para cubrir las necesidades de fondos para la inversión. Para esto último es fundamental eliminar las barreras comerciales y financieras.

Eliminar las barreras comerciales y financieras

Eliminar las barreras comerciales y financieras implica dar un gran impulso a la competitividad. Que las empresas nacionales se vean sometidas a la competencia extranjera las obliga tanto a ser más innovadoras como más eficientes. Producir bienes de mayor calidad y a precios más bajos favorece al mercado local, pero al mismo tiempo permite colocar los bienes y servicios en el exterior, generando un importante crecimiento en la cantidad de puestos de trabajo.

Eliminar barreras comerciales y financieras permite a los habitantes y empresas de un país disponer tanto de bienes, como de servicios y recursos financieros de otros países, pero lleva a otros países a aplicar igual criterio para con los bienes, servicios y recursos financieros del país en cuestión.

Desregular su economía y fortalecer el mecanismo de mercado

Las economías altamente reguladas impiden la mejor aplicación de los recursos y capacidades, generando cuellos de botellas en puntos críticos de los mercados.

El exceso de regulaciones y protecciones en materia laboral impide al Estado reducir su carga de personal o hacer un mejor uso de los que posee. En la actividad privada acaece otro tanto. Ello además de impedir disponer de una mejor forma de los recursos de manera que permita aumentar la competitividad, reduce el incentivo a la contratación de nuevo personal y obstruye la reducción del desempleo.

Fomentar y fortalecer los mecanismos de mercados implica evitar las políticas monopólicas y la conformación de carteles, aumentar la transparencia y reducir los costos para conocer las ofertas de mercado.

Privatizar empresas estatales e impulsar la competencia

Las empresas en poder del Estado llevan a una serie de inconvenientes:

  • Reduce el campo de acción de la actividad privada, reduciendo con ello el impulso a la inversión.
  • Fomenta el crecimiento desmedido de las plantillas de empleados.
  • Es un importante generador de déficit financieros, los cuales son cubiertos con financiamiento público vía emisión monetaria, o tomando fondos que tendrían que estar destinados a financiar las actividades empresariales privadas.
  • Un uso menos eficaz y eficiente de los recursos.
  • Fuertes distorsiones en los precios de los bienes y servicios.

Invertir en infraestructura física y capital humano

Para ser más competitivos una economía requiere de:

  • Medios de comunicación de menores costos y mayor calidad (telefonía, internet y correos).
  • Medios de transportes y logística eficientes (carreteras, trenes, canales, puertos, aeropuertos, almacenajes).
  • Producción de energía (usinas, represas hidroeléctricas, energía solar, energía eólica, energía atómica y destilerías de petróleo).
  • Excelentes sistemas de salud y seguridad.
  • Escuelas, universidades, carreras técnicas y científicas.
  • Planes de capacitación en los organismos del Estado y en las empresas privadas y estatales.

Sin comunicación, sin transportes, sin energía, sin salud, sin seguridad y sin capacitación técnico profesional una economía no puede ser competitiva. Para competir en innovación, calidad y costos con el resto del mundo es fundamental tener una mano de obra capacitada. Traer inversión extranjera requiere también de una mano de obra de calidad, como así también de buenos sistemas de transportes, comunicación, y energía entre otros.

Defender los derechos de propiedad física e intelectual

Nadie arriesgará sus ahorros ni invertirá en un país donde no se encuentren debidamente garantizados los derechos de propiedad. ¿Cómo puede invertir una empresa del exterior en un país donde sus bienes estén expuestos a la confiscación de parte del Estado?

La defensa de los derechos de propiedad intelectual incentiva la innovación y la generación de nuevos negocios, lo cual ayuda a fomentar la inversión y la generación de nuevos empleos.

Sin la debida defensa de los derechos de propiedad no se puede ser competitivo en una economía globalizada. Entre dos destinos para sus ahorros o inversiones se elegirá aquel que resulta más seguro, excepto que las tasas de retornos sean tan elevadas que contribuyan a que los empresarios estén dispuestos a correr altos riesgos.

Existencia de una Justicia independiente

Crítico y fundamental a la hora de confiar en la seguridad de los ahorros y la inversión. De igual forma es fundamental a los efectos de la seguridad en las relaciones comerciales, financieras y los derechos de propiedad y gestión de los bienes.

Estabilidad de las reglas de juego

Nadie puede proyectar inversiones o estrategias a mediano o largo plazo cuando las reglas de juego pueden ser alteradas y con ello los resultados económicos planificados. En ello es fundamental las políticas de Estado que tiendan a conservar en el tiempo las reglas de juego establecidas.

Perseguir los actos de corrupción o tener un alto grado de transparencia

Los actos de corrupción resultan altamente nocivos para la sociedad en general y para los negocios en particular. Existe una correlación muy fuerte entre los niveles de transparencia y los niveles de competitividad de los países, y consecuentemente la calidad de vida de sus ciudadanos. Por eso es que cada día tiene para los países mayor importancia su ubicación en la clasificaciones que anualmente realizan distintos organismos sobre la competitividad y la transparencia de los distintos países.

Conclusiones

Cómo se expreso anteriormente cuanta mayor sea la cantidad de factores para la competitividad con que un país cuente, mayor será el peso que este tenga a la hora de seleccionarlo lugar de destino de las inversiones y objetivo de negocios.

El peso específico de cada factor es algo que cada inversor evaluará de acuerdo a sus particulares preferencias, pero no cabe la menor duda que todos estos factores deberán ser contemplados.

Para los gobiernos es deber es generar políticas destinadas a cumplir con dichas condiciones y fortalecer las mismas. Hacerlo implica disponer por un lado de mejores condiciones internas y con ello ser un más importante destino de inversiones externas, disponer de crédito internacional a mejores tasas, y estar dentro del concierto de naciones con preferencias para los negocios.

La cuestión no es meramente cumplir con las condiciones, sino además tener las mejores. Es algo así como las condiciones con las cuales debe cumplir un aspirante a una Jefatura en una empresa internacional. Se da por descontado la necesidad de contar con un determinado título profesional, determinadas especializaciones, determinados años de experiencia y conocimiento de determinado idioma extranjero. Luego el poseer la mejor especialización, las mejores experiencias y antecedentes laborales y un mejor manejo del idioma lo llevará a puntuar mejor para su selección, pero nadie que no posea las condiciones básicas puede aspirar al puesto. Igualmente ocurre con los países, el que no cumple con las condiciones fundamentales no puede ser destino de inversiones, ni ser seleccionado para créditos, ni estar dentro de la órbita de los negocios.

Las condiciones antes apuntadas constituyen la base para competir en la economía globalizada, pero no son los factores tenidos en consideración a la hora de medir el nivel de competitividad de cada país. A la hora de medir la competitividad se toman en consideración factores como la productividad, el crecimiento económico y la innovación, entre otros, pero ellos no son posibles de lograr sin disponer de una moneda estable, sin inversiones en capital humano y físico,  libertad de mercado y defensa de los derechos de propiedad. A su vez, para disponer de una moneda estable es necesario el control del gasto público, presupuestos equilibrados y un manejo serio del Banco Central. El problema está en aquellos países en los cuales ni siquiera los aspectos básicos son tomados en consideración.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Lefcovich Mauricio. (2013, septiembre 11). Competitividad de los países en una economía globalizada. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/competitividad-de-los-paises-en-una-economia-globalizada/
Lefcovich, Mauricio. "Competitividad de los países en una economía globalizada". GestioPolis. 11 septiembre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/competitividad-de-los-paises-en-una-economia-globalizada/>.
Lefcovich, Mauricio. "Competitividad de los países en una economía globalizada". GestioPolis. septiembre 11, 2013. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/competitividad-de-los-paises-en-una-economia-globalizada/.
Lefcovich, Mauricio. Competitividad de los países en una economía globalizada [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/competitividad-de-los-paises-en-una-economia-globalizada/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de johhlegear en Flickr