Cómo valorar un negocio o empresa que se va a vender

En muchas ocasiones los negocios o empresas que pertenecen a empresarios individuales terminan su “vida” cuando el empresario se jubila, porque no existen “herederos” o los que existen no están interesados en su continuidad o no pueden, por cualquier razón, hacerse cargo de la misma. Ante esta situación cabe que el empresario se plantee la venta del negocio o la empresa.

A diferencia de las sociedades mercantiles, cuyo capital está representado por acciones o participaciones, en el caso de las empresas individuales la venta debe hacerse teniendo en cuenta el valor de todos los activos (bienes y derechos) y todos los pasivos (obligaciones) que integran el patrimonio de dichas empresas. Así pues, la valoración de los elementos patrimoniales correspondientes a la empresa constituye el primer problema al que debe enfrentarse el empresario individual a la hora de vender su empresa.

Tres métodos sencillos para valorar un negocio/empresa

Dejando a un lado la diversidad de métodos de valoración que podemos encontrar en cualquier libro dedicado al tema en cuestión, podemos decir que existen tres métodos ampliamente utilizados y de fácil aplicación:

  1. Valor Neto Contable;
  2. Valor Neto Tasado;
  3. Valor de Actualización de los Beneficios futuros esperados.

1. VALOR NETO CONTABLE

Una vez decidida la venta del negocio o empresa, el empresario deberá preparar un balance de situación referido a una fecha determinada (por ejemplo, el último día del mes inmediato anterior). Partiendo de dicho balance se determinará el valor neto contable (VNC) mediante una simple operación aritmética:

TOTAL ACTIVO REAL NETO – EXIGIBLE A LARGO PLAZO – EXIGIBLE A CORTO PLAZO = VALOR NETO CONTABLE

El TOTAL ACTIVO REAL NETO estará constituido por los siguientes elementos:

a) Inmovilizado real neto

INMOVILIZADO REAL – AMORTIZACIÓN ACUMULADA – PROVISIONES PARA EL INMOVILIZADO = TOTAL INMOVILIZADO REAL NETO

Al hablar del inmovilizado real nos referimos al conjunto de bienes y derechos que permaneciendo en el patrimonio de la empresa durante un período de tiempo superior a un ejercicio económico, corresponden de forma indudable a la titularidad del empresario.

Así, por ejemplo, en el caso de utilizar bienes en régimen de arrendamiento financiero, dado que la titularidad efectiva de los mismos no corresponde al empresario sino a la empresa arrendataria y que, en el caso de venderse la empresa, la subrogación en dichos derechos no es automática sino que depende del acuerdo previo entre la citada empresa arrendadora y el futuro comprador. En el momento de proceder a valorar el inmovilizado real o efectivo debería reducirse en el importe de los bienes en régimen de arrendamiento financiero.

b) Existencias

EXISTENCIAS – PROVISIONES PARA LAS EXISTENCIAS = TOTAL EXISTENCIAS NETAS

c) Realizable

CLIENTES Y DEUDORES – PROVISIONES DE TRÁFICO = TOTAL REALIZABLE NETO

d) Disponible

BANCOS, CTAS. CTES. + CAJA = TOTAL DISPONIBLE

Así pues tendremos que:

TOTAL INMOVILIZADO NETO + TOTAL EXISTENCIAS NETAS + TOTAL REALIZABLE NETO + TOTAL DISPONIBLE = TOTAL ACTIVO NETO

Por su parte, el EXIGIBLE A LARGO PLAZO estará constituido por todas las deudas contraídas con entidades financieras o con proveedores de inmovilizado cuyo plazo de vencimiento sea superior a un ejercicio económico.

Finalmente, el EXIGIBLE A CORTO PLAZO estará constituido por todas las deudas contraídas con entidades financieras, proveedores, acreedores y con la administración pública, cuyo plazo de vencimiento sea inferior a un ejercicio económico.

De esta forma, a partir de los datos contables habremos calculado el valor del negocio o de la empresa en un momento determinado. Este valor nos servirá de referencia a la hora de negociar la venta con los potenciales compradores.

EJEMPLO PRÁCTICO

Supongamos que llegado el año 2000, D. Fernando Fernández Fernández, empresario individual dedicado a la distribución al por mayor y al minoreo de accesorios de automóvil, decide que ha llegado el momento de vender su empresa. A los efectos de calcular el valor de referencia de la empresa hace que su personal de administración prepare el Balance de Situación y la Cuenta de Explotación a 31 de diciembre de 1999 de “Recambios Fernández”, resultando la siguiente situación patrimonial:

ACTIVO

Inmovilizado bruto 139.000.000 €
Amortización acumulada (65.000.000) €
Inmovilizado neto 74.000.000 €
Existencias 55.000.000 €
Realizable 40.500.000 €
Disponible 30.500.000 €
Activo circulante 126.000.000 €
Activo total neto 200.000.000 €

PASIVO

Fondos propios 61.700.000 €
Exigible a largo plazo 54.000.000 €
Capitales permanentes 115.700.000 €
Exigible a corto plazo (pasivo circulante) 84.300.000 €
Pasivo total neto 200.000.000 €

En cuanto a la cuenta de explotación tenemos la siguiente información:

Ventas 300.000.000  € 100,00 %
Consumos 255.000.000 € 85,00 %
Gastos de explotación 25.500.000 € 8,50 %
Costes totales 280.500.000 € 93,50 %
Resultado de explotación 19.500.000 € 6,50 %
Ingresos ajenos a la explotación 2.500.000 € 0,83 %
Resultado del ejercicio 22.000.000 € 7,33 %

Supongamos, asimismo, que disponemos de la siguiente información adicional sobre los elementos integrados en el patrimonio de la empresa:

1. Inmovilizado inmaterial

Recoge el importe de los derechos de utilización de instalaciones y mobiliario en régimen de arrendamiento financiero.

Los gastos financieros diferidos derivados de la operación se recogen en la partida “(27) Gastos a distribuir en varios ejercicios”. Mientras que la contrapartida de ambas partidas se recoge en “(173) Proveedores de inmovilizado a largo plazo”.

Las amortizaciones acumuladas a 31 de diciembre de 1999 asociadas a estos bienes ascienden a un importe total de 2 millones de euros.

2. Inmovilizado material

En esta partida se incluyen los siguientes elementos:

Terrenos 50.000.000 €
Edificios y otras construcciones 50.000.000 €
Instalaciones y mobiliario 20.000.000 €
Equipos informáticos 15.000.000 €
Vehículos 10.000.000 €
Otro inmovilizado material   5.000.000 €

En el concepto “Terrenos” se incluyen dos solares. Uno de ellos está edificado y está contabilizado por un valor de 20 millones de euros. El otro solar no está edificado, está contabilizado por un importe de 30 millones de euros y está afectado por un expediente de expropiación forzosa que afectaría a casi un 85% de su superficie. El efecto de este expediente sobre el valor del solar afectado se recoge en la partida “(29) Provisiones de inmovilizado”, que refleja un saldo de 25 millones de euros.

3. Existencias comerciales

En este concepto se incluye una provisión por el importe de las referencias obsoletas o de difícil comercialización cuyo importe, 5 millones de euros, se registra en la partida “(39) Provisiones por depreciación de existencias”.

4. Fondos propios

No existen resultados, ni positivos ni negativos, procedentes de ejercicios anteriores.

Con toda la información disponible podemos calcular el valor neto contable (VNC) de la empresa a 31 de diciembre de 1999 mediante la aplicación de los algoritmos expuestos anteriormente. Así pues resultará que:

TOTAL INMOVILIZADO REAL NETO = 62.000.000 €

Este importe se obtiene restando al INMOVILIZADO NETO que aparece en el balance de situación a 31 de diciembre de 1999, el importe de los derechos de uso de los bienes en régimen de arrendamiento financiero, así como el importe de los gastos financieros diferidos. Al resultado de esta operación se le sumará el importe de las amortizaciones acumuladas derivadas de dichos bienes. Es decir:

74.000.000 € – 10.000.000 € – 4.000.000 € = 60.000.000 € + 2.000.000 € = 62.000.000 €

TOTAL EXISTENCIAS NETAS = 55.000.000 €

TOTAL REALIZABLE NETO = 40.500.000 €

TOTAL DISPONIBLE = 30.500.000 €

TOTAL EXIGIBLE A LARGO PLAZO = 40.000.000 €

Este importe se obtiene restando al EXIGIBLE A MEDIO Y LARGO PLAZO que aparece en el balance de situación a 31 de diciembre de 1999, el importe de la deuda con los proveedores de los bienes en régimen de arrendamiento financiero. Es decir:

54.000.000 € – 14.000.000 € = 40.000.000 €

TOTAL EXIGIBLE A CORTO PLAZO = 84.300.000 €

Luego:

62.000.000 € + 55.000.000 € + 40.500.000 € + 30.500.000 € – 40.000.000 € – 84.300.000 €

VNC = 63.700.000 €

2. VALOR NETO TASADO

Si una vez decidida la venta del negocio o de la empresa, el empresario individual llega a la conclusión de que los valores reflejados por la contabilidad no se ajustan suficientemente a los valores de mercado correspondientes a los bienes, derechos y obligaciones que se integran en su patrimonio empresarial, puede optar por encargar a uno o varios especialistas (tasadores) la determinación de dichos valores.

Para ello se preparará previamente un inventario-balance referido a una fecha determinada (por ejemplo, el último día del mes inmediato anterior). Partiendo de dicho inventario-balance se determinará el valor neto tasado (VNT) mediante una simple operación aritmética:

TOTAL ACTIVO NETO TASADO – EXIGIBLE A LARGO PLAZO TASADO – EXIGIBLE A CORTO PLAZO TASADO = VALOR NETO TASADO

El TOTAL ACTIVO NETO TASADO estará constituido por los siguientes elementos:

a) Inmovilizado real neto tasado

INMOVILIZADO REAL TASADO – AMORTIZACIÓN ACUMULADA – PROVISIONES PARA EL INMOVILIZADO = TOTAL INMOVILIZADO REAL NETO TASADO

b) Existencias reales tasadas

EXISTENCIAS REALES TASADAS – PROVISIONES PARA LAS EXISTENCIAS = TOTAL EXISTENCIAS REALES NETAS TASADAS

c) Realizable tasado

CLIENTES Y DEUDORES TASADOS – PROVISIONES DE TRÁFICO = TOTAL REALIZABLE NETO TASADO

d) Disponible

BANCOS, CTAS. CTES. + CAJA = TOTAL DISPONIBLE

Así pues tendremos que:

TOTAL INMOVILIZADO REAL NETO TASADO + TOTAL EXISTENCIAS REALES NETAS TASADAS + TOTAL REALIZABLE NETO TASADO + TOTAL DISPONIBLE = TOTAL ACTIVO REAL NETO TASADO

Por su parte, el EXIGIBLE A LARGO PLAZO TASADO estará constituido por todas las deudas contraídas con entidades financieras o con proveedores de inmovilizado cuyo plazo de vencimiento sea superior a un ejercicio económico.

Finalmente, el EXIGIBLE A CORTO PLAZO TASADO estará constituido por todas las deudas contraídas con entidades financieras, proveedores, acreedores y con la administración pública, cuyo plazo de vencimiento sea inferior a un ejercicio económico.

De esta forma, a partir del inventario-balance previamente elaborado y mediante las técnicas de tasación que los especialistas hayan considerado oportunas, se habrá calculado el valor tasado del negocio o de la empresa en un momento determinado. Este valor nos servirá de referencia a la hora de negociar la venta con los potenciales compradores.

EJEMPLO PRÁCTICO

Tomemos los datos del ejemplo anteriormente desarrollado y supongamos que disponemos de la siguiente información adicional:

1. Inmovilizado inmaterial

Recoge el importe de los derechos de utilización de instalaciones y mobiliario en régimen de arrendamiento financiero.

Los gastos financieros diferidos derivados de la operación se recogen en la partida “(27) Gastos a distribuir en varios ejercicios”. Mientras que la contrapartida de ambas partidas se recoge en “(173) Proveedores de inmovilizado a largo plazo”.

Las amortizaciones acumuladas a 31 de diciembre de 1999 asociadas a estos bienes ascienden a un importe total de 2 millones de euros.

2. Inmovilizado material

El valor efectivo de los elementos incluidos esta partida es el siguiente:

Terrenos 150.000.000 €
Edificios y otras construcciones 250.000.000 €
Instalaciones y mobiliario 10.000.000 €
Equipos informáticos 2.000.000 €
Vehículos 3.000.000 €
Otro inmovilizado material 1.000.000 €

Lo que supone un importe efectivo total de 416 millones de euros. A la vista de la valoración efectiva del inmovilizado material amortizable (la totalidad menos el valor de los terrenos), las amortizaciones acumuladas efectivas ascenderían a un total de 199.5 millones de euros.

El el concepto “Terrenos” se incluyen dos solares. Uno de ellos está edificado y está contabilizado por un valor de 20 millones de euros, siendo su valor efectivo de 50 millones de euros. El otro solar no está edificado, está contabilizado por un importe de 30 millones de euros, siendo su valor efectivo de 100 millones de euros, y está afectado por un expediente de expropiación forzosa que afectaría a casi un 85% de su superficie. El efecto de este expediente sobre el valor del solar afectado se recoge en la partida “(29) Provisiones de inmovilizado”.

Sin embargo, teniendo en cuenta el valor real del terreno afectado por el expediente de expropiación forzosa, la partida “(29) Provisiones de inmovilizado” debería ascender a un total de 85 millones de euros.

3. Existencias comerciales

En este concepto se incluye una provisión por el importe de las referencias obsoletas o de difícil comercialización cuyo importe se registra en la partida “(39) Provisiones por depreciación de existencias”. Sin embargo, ante la imposibilidad efectiva de comercializar un 20% de las existencias contabilizadas, esta provisión debería ascender a un total de 11 millones de euros.

Con toda la información disponible podemos calcular el valor neto tasado (VNT) de la empresa a 31 de diciembre de 1999 mediante la aplicación de los algoritmos expuestos anteriormente. Así pues resultará que:

TOTAL INMOVILIZADO REAL NETO TASADO = 144.500.000 €

Este importe se obtiene restando al INMOVILIZADO NETO que aparece en el balance de situación a 31 de diciembre de 1999, el importe de los derechos de uso de los bienes en régimen de arrendamiento financiero, así como el importe de los gastos financieros diferidos. Al resultado de esta operación se le sumará el importe de las amortizaciones acumuladas derivadas de dichos bienes. Es decir:

74.000.000 € – 10.000.000 € – 4.000.000 € = 60.000.000 € + 2.000.000 € = 62.000.000 €

Este importe se deberá ajustar en función de las diferencias existentes entre los valores contables y los valores tasados correspondientes a los elementos del inmovilizado material:

Incremento en el valor del inmovilizado material bruto

416.000.000 € – 139.000.000 € = 277.000.000 €

Incremento en el valor de las amortizaciones acumuladas

199.500.000 € – 65.000.000 € = 134.500.000 €

Incremento en el valor de las provisiones del inmovilizado

85.000.000 € – 25.000.000 € = 60.000.000 €

Es decir que:

62.000.000 € + 277.000.000 € – 134.500.000 € – 60.000.000 € = 144.500.000 €

TOTAL EXISTENCIAS NETAS TASADAS = 49.000.000 €

Este importe se obtiene restando a las EXISTENCIAS que aparecen en el balance de situación a 31 de diciembre de 1999, la diferencia en más entre el importe contable y el importe efectivo (tasado) de las Provisiones por depreciación de existencias. Es decir:

60.000.000 € – 5.000.000 € – 6.000.000 € = 49.000.000 €

TOTAL REALIZABLE NETO TASADO = 40.500.000 €

TOTAL DISPONIBLE = 30.500.000 €

TOTAL EXIGIBLE A LARGO PLAZO = 40.000.000 €

Este importe se obtiene restando al EXIGIBLE A LARGO PLAZO que aparece en el balance de situación a 31 de diciembre de 1999, el importe de la deuda con los proveedores de los bienes en régimen de arrendamiento financiero. Es decir:

54.000.000 € – 14.000.000 € = 40.000.000 €

TOTAL EXIGIBLE A CORTO PLAZO = 84.300.000 €

Luego:

144.500.000 € + 49.000.000 € + 40.500.000 € + 30.300.000 € – 40.000.000 € – 84.300.000 €

VNT = 140.000.000 €

3. VALOR DE ACTUALIZACIÓN DE LOS BENEFICIOS FUTUROS ESPERADOS

Finalmente, si una vez tomada la decisión de venta el empresario individual estima que ni el valor neto contable ni el valor de tasación del patrimonio del negocio o de la empresa reflejan adecuadamente las expectativas asociadas a dicho negocio o empresa, porque existen elementos intangibles (por ejemplo: la imagen de marca, la fidelidad de la clientela, la penetración en el mercado, etc.) que forman parte del patrimonio real del mismo. En este caso la valoración se realizará estimando previamente los beneficios futuros esperados limitados a un plazo no inferior a los tres ni superior a los cinco ejercicios económicos siguientes a aquél en el que se piensa proceder a la venta del negocio o empresa en cuestión.

Una vez estimados dichos beneficios futuros el valor del negocio o de la empresa se calculará mediante la aplicación del siguiente algoritmo:

VAB = B1x(1 + i1)–1 + B2x(1 + i2)–2 + B3x(1 + i3)–3 + B4x(1 + i4)–4 + B5x(1 + i5)–5

Siendo Bn los beneficios esperados correspondientes al primero, segundo, etc. ejercicios económicos siguientes al de la venta del negocio o empresa. Mientras que la i representa el tipo de interés (en tanto por uno) aplicado para calcular el valor actualizado.

Generalmente el tipo i se determina en función de la rentabilidad interna del negocio o de la empresa. Es decir, teniendo en cuenta los beneficios efectivamente obtenidos en referencia a la inversión aplicada.

De esta forma obtendremos el valor de referencia de la empresa o negocio que queremos vender tomando en consideración no tan sólo los elementos inventariables de su patrimonio, sino también aquellos otros que aunque no aparezcan registrados le permiten obtener resultados positivos.

EJEMPLO PRÁCTICO

Finalmente, partiendo de los datos del ejemplo anteriormente desarrollado, supongamos que disponemos de la siguiente información adicional con respecto a la estimación de los BENEFICIOS FUTUROS ESPERADOS:

B1 = 25.000.000 €

B2 = 30.000.000 €

B3 = 35.000.000 €

B4 = 40.000.000 €

B5 = 45.000.000 €

En cuanto al valor de i será el correspondiente a la rentabilidad estimada de los fondos propios (excluídos los resultados del ejercicio corriente) determinada en función de los datos contables disponibles a 31 de diciembre de 1999 y de los beneficios estimados. Es decir:

i1 = (BENEFICIOS ESTIMADOS PARA 2000 ÷ FONDOS PROPIOS PARA 2000) x 100 = 4.0%

i2 = (BENEFICIOS ESTIMADOS PARA 2001 ÷ FONDOS PROPIOS PARA 2001) x 100 = 3.5%

i3 = (BENEFICIOS ESTIMADOS PARA 2002 ÷ FONDOS PROPIOS PARA 2002) x 100 = 3.0%

i4 = (BENEFICIOS ESTIMADOS PARA 2003 ÷ FONDOS PROPIOS PARA 2003) x 100 = 2.6%

i5 = (BENEFICIOS ESTIMADOS PARA 2003 ÷ FONDOS PROPIOS PARA 2003) x 100 = 2.3%

Así pues, aplicando el algoritmo para el cálculo de los BENEFICIOS ESTIMADOS ACTUALIZADOS se obtendría el siguiente resultado:

VAB = 25.000.000 x 1.04–1 + 30.000.000 x 1.035–2 + 35.000.000 x 1.03–3 + 40.000.000 x 1.026–4 + 45.000.000 x 1.023–5

VAB = (25.000.000 x 0.96) + (30.000.000 x 0.93) + (35.000.000 x 0.92) + (40.000.000 x 0.90) + (45.000.000 x 0.89)

Es decir que:

VAB = 160.150.000 €

Conclusión

Podemos comprobar las marcadas diferencias existentes entre los valores de referencia calculados para la empresa que se desea vender en función del método aplicado para dicho cálculo.

VNC = 63.700.000 €

VNT = 140.000.000 €

VAB = 160.150.000 €

¿Cuál es, en definitiva, el valor real de la empresa? Todos y ninguno, por cuanto cada uno de ellos se ha calculado en función de determinadas informaciones obtenidas sobre la composición y el valor de los diferentes elementos integrados en el patrimonio de la empresa.

Entonces, ¿por cuánto podrá D. Fernando Fernández Fernández vender su empresa? Por el valor que alguien esté dispuesto a pagar por la misma. Es decir: por su valor de mercado.

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Fernández Valderrama Juan Carlos. (2003, abril 11). Cómo valorar un negocio o empresa que se va a vender. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/como-valorar-un-negocio-o-empresa-que-se-va-a-vender/
Fernández Valderrama, Juan Carlos. "Cómo valorar un negocio o empresa que se va a vender". GestioPolis. 11 abril 2003. Web. <http://www.gestiopolis.com/como-valorar-un-negocio-o-empresa-que-se-va-a-vender/>.
Fernández Valderrama, Juan Carlos. "Cómo valorar un negocio o empresa que se va a vender". GestioPolis. abril 11, 2003. Consultado el 5 de Agosto de 2015. http://www.gestiopolis.com/como-valorar-un-negocio-o-empresa-que-se-va-a-vender/.
Fernández Valderrama, Juan Carlos. Cómo valorar un negocio o empresa que se va a vender [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/como-valorar-un-negocio-o-empresa-que-se-va-a-vender/> [Citado el 5 de Agosto de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 59937401@N07 en Flickr