Cómo tomar las decisiones correctas para tu negocio y no quedarte estancado

Sucede en muchas ocasiones que los emprendedores se estancan, incluso antes de comenzar, por no tomar las decisiones que se requieren en cada momento.

Como todo en la vida, el emprendimiento se basa en la toma de decisiones. Es decir, desde el principio, el emprendedor decide llevar a cabo su idea, materializarla y por el camino debe ir decidiendo en mayor o menos medida, por donde se mueve, hacía donde quiere dirigirse y va estableciendo las pautas para su desarrollo.

Sin embargo, tomar decisiones no es algo que todo el mundo haya perfeccionado y, por lo tanto, aquellas personas que aún no han trabajado este aspecto pueden tener problemas a la hora de crear su negocio.

Las principales causas de la indecisión de algunos emprendedores

Si entendemos que un emprendedor ha de poseer la habilidad de tomar las decisiones correctas para su negocio, ¿aquellos que no la posean, no pueden emprender un negocio?

No. Obviamente si tomar decisiones es una habilidad, todo aquel que quiera puede adquirirla con tiempo y trabajo.

Primero, hay que entender qué es lo que dificulta a las personas el tomar ciertas decisiones, porque en muchas ocasiones es lo que bloquea y paraliza al emprendedor.

Es decir, para esa persona no es difícil el proceso más técnico, podríamos decir, de tomar una decisión, sino las repercusiones que éstas puedan acarrear.

Por lo tanto, una de las causas más generalizadas que puede estar afectándote es el miedo.

Miedo a la incertidumbre, a perder el control sobre el resultado de las distintas alternativas.

Si eres una persona negativa por naturaleza, te será más complicado tomar una decisión importante con respecto a tu negocio, ya que siempre tenderás a pensar en todo lo que puede salir mal.

Esto es peligroso de cara al desarrollo de tu negocio, porque te frenará a la hora de aprovechar algunas oportunidades.

Y, si te mueves en el mundo de los negocios online, como es mi caso, este puede ser un error fatal, ya que tienes que estar al día e innovar si no quieres quedarte atrás.

Otro de los miedos más recurrentes que puede aparecer a la hora de tomar una decisión y, por lo tanto, puede provocar que acabes postergando el momento, es el miedo a equivocarte.

En nuestra sociedad el error está penalizado. Lo entendemos como una mancha en nuestro expediente, en lugar de cómo una oportunidad de aprendizaje, de valentía y de fuerza interior para sobreponerse a él y demostrar lo que valemos.

Por eso, la sola posibilidad de acabar equivocándote, te aterra y te paraliza.

No es fácil cambiar esa creencia de que el fracaso o el error tiene un tinte negativo, pero tienes que trabajar en ello, para que no acabe afectando demasiado a tu negocio.

Puedes comenzar a verlo de esta otra forma, piensa por un momento en una acción que comenzaste en tu negocio que tuvo un éxito rotundo desde el principio.

¿La tienes?

Muy bien, ahora te pregunto: ¿Qué aprendiste de ese éxito?

¿Recuerdas algo? Si no es así, no te preocupes.

Dado que funcionó a la primera, es fácil que lo olvides, que no sepas qué fue lo que hiciste bien, ni los pasos concretos que diste y sólo recuerdes los resultados.

Pero, sigamos con la reflexión.

Ahora piensa en un momento en el que tomaste la decisión que creíste oportuna en ese momento en concreto y que después no resultó como esperabas.

¿Puedes acordarte de alguna?

Perfecto. Pues me gustaría que pensaras en lo siguiente: ¿qué aprendiste de esa situación que te ha ayudado a no volver a actuar del mismo modo?

No sé si te estarás dando cuenta de que con cada pequeño bache o decisión que no sale como querías, das un paso hacía donde sí quieres ir.

Como decía Thomas A. Edison: “No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de cómo no hacer una bombilla”.

Pero lo más importante es que sin todas esas ocasiones quizá no hubiese llegado a la fórmula correcta.

Evita el estancamiento de tu negocio y toma decisiones de forma eficaz

Entonces, ¿qué es lo que tienes que evitar en tu negocio?

Por una parte, está el hecho de postergar las decisiones importantes, porque esto te resta tiempo de calidad para el desarrollo de tu negocio.

Es decir, tan malo es no tomar la decisión correcta, como no tomar ninguna.

De esta forma, estás impidiendo el avance de tu negocio y tu propio crecimiento como persona.

Y, por otra parte, si evitas tomar decisiones comprometidas tu negocio se quedará pequeño.

Lo cual está muy bien, si es lo que tú quieres.

Sin embargo, si no creyeses que tienes un “problema” que te está impidiendo conseguir los resultados que quieres con tu negocio, no estarían leyendo este artículo.

Así que, quiero compartirte cómo puedes tú trabajar este aspecto si sientes que es lo que está fallando en tu negocio.

Enfócate en lo importante

Si quieres acabar de decidir una cosa en concreto y te está costando demasiado, no te va a servir de nada que sigas dándole vueltas a lo mismo.

¿Qué ganas con volver a sacar tu lista de pros y contras y rehacerla mil y una veces más?

Lo que a la primera o la segunda no viste, no va a sorprenderte ahora, apareciendo de la nada.

Siempre ha estado ahí, justo donde tú lo pusiste.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Pues que no estás poniendo el foco de atención en lo importante. ¿Qué hay detrás de esa decisión que te está impidiendo avanzar?

Tienes que analizar cuál es el verdadero problema al que te enfrentas, tienes que identificarlo para poder afrontarlo después.

Una vez lo consigas, tomar la decisión será mucho más sencillo y lo verás todo mucho más claro.

Por cada obstáculo que encuentres, dale una solución

Si a la hora de decidir todo se vuelve negro, en el sentido de que todo tiende a ser negativo en tu mente, acostúmbrate a pensar en perspectiva.

Por cada contra o desventaja que encuentres, busca también un pro o ventaja.

Si piensas en todo lo malo que puede pasar o todo lo que puede salir mal, empieza a habituarte a imaginar todo lo bueno que puede suceder y qué ocurriría si lo que tratas de decidir saliese bien.

¿Alguna vez lo has pensado desde este punto de vista?

Conviértete en tu mejor aliado y en el de tu negocio

Sabes que tomar decisiones es la base de tu negocio, de ellas depende su crecimiento, sus resultados.

Tú quieres y has luchado por un negocio próspero, así que tienes que estar dispuesto a hacer lo necesario.

Aunque ello pase por tomar decisiones y te suponga una carga.

Así que de nada te sirve estar siempre enviándote mensajes negativos a ti mismo. Quiérete, acéptate tal y como eres, aunque ahora no sea una de tus mayores virtudes el tomar decisiones, y sobre todo trabaja en mejorar esta parte de ti día a día.

Date ánimos, apóyate cuando tengas que decidir cosas importantes, “tú puedes hacerlo”, y felicítate cuando consigas ser más resolutivo y tomar una decisión de forma eficaz, sin bloquearte, ni agobiarte.

Relativiza

Aunque la mayor parte del tiempo tengas que tomar decisiones en tu negocio, no todas son de vida o muerte.

De hecho, si piensas en esas decisiones que tienes que tomar como “la gran cosa”, les estás dando más importancia de la que en realidad tienen y puede que eso sea exactamente lo que te asuste.

No les des mayor importancia, puesto que no todas la tienen. Hay decisiones menores, que incluso si te llegases a equivocar, podrías cambiar sin el menor tipo de consecuencia.

De modo que, por favor, date un respiro.

Conviértete en un maestro

Por último, supongo que conocerás el dicho: “la práctica hace al maestro”.

Pues eso mismo es lo que quiero que hagas. Que decidas.

Empieza por practicar con decisiones pequeñas, o en cualquier otro ámbito de tu vida que no sea tu negocio, para que desdramatices y entiendas que no hay para tanto.

Decide qué quieres comer, dónde vas a cenar o qué película quieres ver en el cine.

Esto te va ayudar a coger soltura e irás notando que te va costando menos tomar decisiones menores, hasta que finalmente, una vez tengas el hábito, vas a poder tomar decisiones rápidas y eficaces como un auténtico maestro.

Como verás son acciones que puedes poner en práctica desde hoy y que te devolverán los resultados que esperas.

Una vez logres dominar la toma de decisiones, en realidad, disfrutarás al máximo de tu condición de emprendedor. Y creo que eso es algo que te debes a ti mismo.

Si comenzaste un negocio, fue porque querías libertad y disfrutar haciendo lo que más te gusta, ¿o me equivoco?

Puede que creas que no tienes lo necesario para liderar y gestionar tu negocio, pero yo sé que no es cierto.

Lo único que sucede es que no todos nacemos sabiendo hacerlo todo. Es sólo cuestión de que le eches ganas y aprendas el cómo.

Y tú, ¿cómo llevas lo de tomar las decisiones de tu negocio? ¿Te sientes bien y lo disfrutas o, por el contrario, te crea ansiedad y te agobias?

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Sanjerónimo Domingo Concepción. (2015, mayo 14). Cómo tomar las decisiones correctas para tu negocio y no quedarte estancado. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/como-tomar-las-decisiones-correctas-para-tu-negocio-y-no-quedarte-estancado/
Sanjerónimo Domingo, Concepción. "Cómo tomar las decisiones correctas para tu negocio y no quedarte estancado". GestioPolis. 14 mayo 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/como-tomar-las-decisiones-correctas-para-tu-negocio-y-no-quedarte-estancado/>.
Sanjerónimo Domingo, Concepción. "Cómo tomar las decisiones correctas para tu negocio y no quedarte estancado". GestioPolis. mayo 14, 2015. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/como-tomar-las-decisiones-correctas-para-tu-negocio-y-no-quedarte-estancado/.
Sanjerónimo Domingo, Concepción. Cómo tomar las decisiones correctas para tu negocio y no quedarte estancado [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/como-tomar-las-decisiones-correctas-para-tu-negocio-y-no-quedarte-estancado/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mpd01605 en Flickr