Cómo superar la irritabilidad

  • Autoayuda
  • 3 minutos de lectura

En un mundo como el actual, cambiante y lleno de presiones y exigencias, es común que muchas personas se sensibilicen y se comporten de manera irritable. Todo les molesta y se les dificulta calmarse y recuperar su alegría. ¿Qué hacer para superarlo? Siga leyendo.

Por mucho que nos guste la vida apacible, habitar en ciudades grandes y modernas nos impone una manera de funcionar en la que contrastan las oportunidades de lograr objetivos, y los escasos momentos de tranquilidad personal.

La búsqueda de metas más altas y espacios de desarrollo profesional más destacados, no vienen sin exigir un precio. Es así, que nos toca lidiar con grandes presiones y exigencias cotidianas; con retos que a veces nos desbordan y demandan de nosotros astucia, malicia y disposición a competir. Todo esto genera respuestas de estrés y de uno de sus rasgos más definidores: la irritabilidad.

Defino la irritabilidad, como la disposición psicológica a reaccionar de manera automática, acelerada y excesiva ante un estímulo o un tipo de estímulo determinado. Este estilo de respuesta sobredimensionada, automática y presurosa, suele meternos en muchos problemas, pues nos lleva a “disparar primero y averiguar después”, a responder en momentos y de maneras inadecuadas, en las que se evidencian el resentimiento, la frustración y la rabia. El resentimiento implica malestar retenido que emerge súbitamente; la frustración se refiere a malestar por no lograr lo que se esperaba, y la rabia, se traduce aquí como una respuesta intensa y defensiva ante la idea de que se estaría cometiendo con nosotros alguna injusticia o que nuestro espacio privado está siendo invadido sin autorización nuestra.

La irritabilidad tiene efectos negativos: Daña la salud, afecta las relaciones y limita la productividad. Afecta la salud, por cuanto la persona es susceptible a muchos estímulos que percibe como “amenazantes”. El lado reactivo de la irritabilidad le impide a quien la padece, experimentar calma o relajarse, lo que a mediano y largo plazo tiende a promover alteraciones frecuentes del sistema nervioso, que pueden desembocar en trastornos de ansiedad y depresión.

En cuanto a las relaciones, no es muy atractivo compartir con personas demasiado susceptibles y predispuestas, que se disgustan con facilidad, pues tienen expectativas altas que pocos pueden satisfacer. Esta tenencia mental y emocional, afecta la capacidad de disfrutar de la vida y de las relaciones, y se extiende a prácticamente todos los vínculos.

La relación entre la irritabilidad y la productividad no parece obvia pero existe y puede evidenciarse. Si bien es cierto que las personas irritables pueden ser detallistas y perfeccionistas, lo es también el hecho de que la predisposición permanente bloquea su creatividad, la rigidez mental les hace perder de vista otros ángulos, y la conflictividad que generan a su paso, les reduce el apoyo de otros. Acerca de sus causas, la irritabilidad puede obedecer a una tendencia biológica innata del temperamento, o puede aprenderse por imitación, o como respuesta condicionada (adquirida) por experiencias de frustración que hacen a la persona actuar hiper-vigilante, sensible y precavida, y le inducen a la desconfianza y a las interpretaciones anticipatorias negativas (“no va a funcionar”), defensivas (“a mí no me van a hacer esto”), generalizadoras (“siempre pasa lo mismo”), etc. Pensamientos limitantes, pues, que impiden o bloquean bienestar y éxito.

Este estilo comportamental es muy negativo, aunque por fortuna puede ser superado, siempre que se acepte que hay tendencia irritable, que produce efectos limitantes, y que se desea cambiar positivamente.

Los pasos siguientes incluyen observarse, detectar las pautas de reacción, es decir, ante qué nos mostramos irritables, y luego determinar el tipo de pensamiento para poder sustituirlo. Se requiere también aceptar que hay diversos puntos de vista ante cada situación, por lo que el mundo no va a comportarse siempre como lo deseamos. Por esto, es inteligente y necesario desarrollar tolerancia, aceptación, comprensión. Y lo más importante, es darse cuenta de los efectos nocivos de la irritabilidad, y de su poca eficacia para generar bienestar y logros. No es realista pensar que molestándose, alterándose, irritándose por cualquier cosa, vamos a cambiar los resultados y a obtener lo que anhelamos.

Finalmente, debe decirse que aunque este cambio puede encontrar resistencia, con paciencia y perseverancia lograremos una vida más placentera y próspera, pues nuestro comportamiento será cada vez más adaptado y cónsono con las demandas del medio ambiente. Gracias por leerme. www.laexcelencia.com.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Yagosesky Renny. (2010, marzo 17). Cómo superar la irritabilidad. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/como-superar-la-irritabilidad/
Yagosesky, Renny. "Cómo superar la irritabilidad". GestioPolis. 17 marzo 2010. Web. <http://www.gestiopolis.com/como-superar-la-irritabilidad/>.
Yagosesky, Renny. "Cómo superar la irritabilidad". GestioPolis. marzo 17, 2010. Consultado el 24 de Agosto de 2016. http://www.gestiopolis.com/como-superar-la-irritabilidad/.
Yagosesky, Renny. Cómo superar la irritabilidad [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/como-superar-la-irritabilidad/> [Citado el 24 de Agosto de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de susanti_chandra en Flickr