Cómo planificar bien y pensar rápido para ganar competitividad

Las consecuencias de trabajar y tomar acciones sobre la marcha sin tener un mapa de ruta bien definido pueden ser desastrosas y sumamente costosas para toda empresa. Esto se acentúa más cuando no hay un plan de acción, ni un modelo para potenciar el valor más preciado de toda empresa que es su talento humano y las relaciones de los mismos que al final del día es lo que marca la diferencia competitiva.

Una situación real

Una compañía de seguros estaba experimentando una reestructuración importante. Sus empleados procesaban quejas con fechas límites difíciles para la resolución de las mismas.

Desde el principio, era evidente que la organización tenía problemas de moral graves. En un intento de amago de la desmotivación de los empleados, la empresa organizó un picnic. En las circunstancias que tenía la empresa, la excursión al campo contó con poca asistencia. Durante la salida, se alentó a los pocos empleados que se presentaron unos a otros, que se integraran y así, familiarizarse con sus colegas. La realidad fue muy distinta a la deseada, pues con mucha preocupación los organizadores del evento se percataron que la mayoría de los participantes prefirieron llevar su comida a sus coches para comer ellos solos. Wow… ¡Eso debió doler!

La raíz del problema

Como suele pasar en muchas empresas, las causas de los problemas de esta compañía son aspectos tan conocidos, pero muy mal gestionados, como tener objetivos poco claros, no saber cómo manejar los distintos roles de comportamiento entre el personal y la falta de conocimiento por parte de los empleados sobre sus propios estilos de comportamiento y comunicación. Sin embargo, un factor menos común también estaba complicando la vida de los empleados: el miedo al cambio. Los trabajadores estaban en negación absoluta acerca de la reestructuración de la compañía y de la manera de que les podría afectar.

Los trabajadores mostraban su molestar, expresando cosas como: “Yo no tengo que escuchar nada de eso.” Las personas simplemente se resistieron a un cambio que ellos que los sacaba de su zona de confort, y cuando entraron en la reestructuración, se enfurecieron.

Un modelo a seguir

Ahora bien, es muy fácil decir lo que no funciona, pero ¿Cómo una empresa puede garantizar que su recurso humano potencie su talento, trabaje en equipo eficazmente con un mismo fin en mente y juntos sean más productivos y ganen competitividad?

Para esto no hay de otra más que tener un modelo bien definido y un plan de acción. Pero debe ser un modelo probado, que funcione de forma indolora y eficaz. Un modelo que en unos pocos minutos nos indique un mapa de ruta de qué y cómo hay que hacer para potenciar las habilidades personales de comportamiento y comunicación interpersonal de cada miembro empleado lo que nos lleve a un trabajo en equipo sólido.

Para dar solución a la problemática en la compañía de seguros de nuestro caso se utilizó un modelo conocido como DiSC.

DiSC es un test de diagnóstico sumamente innovador y eficaz. Una herramienta de alto impacto que lleva al logro de un ambiente laboral efectivo, dirección asertiva y desarrollo óptimo del talento humano, asegurando en la empresa resultados efectivos en relación a la competitividad, sostenibilidad y rentabilidad.

El efecto potenciador y transformador

Los empleados fueron introducidos al modelo DiSC. Las revelaciones proveídas por el DiSC fueron extraordinarias y, sin embargo, aún más importante que se dio fue que los empleados ahora podían emplear un lenguaje común para el trabajo en equipo eficaz y en un ambiente productivo. De esta forma se logró que los empleados se consideraran, cada uno al otro, como miembro vital de un equipo unido, no como barrera.

Los diferentes instrumentos y herramientas de DiSC ampliaron las percepciones de los empleados. Los empleados comprendieron con mayor claridad sus propias motivaciones y comportamientos, identificando las posibles causas de la falta de comunicación entre ellos. De hecho, algunos de los participantes tomaron el entrenamiento DiSC tan a pecho que incluso aplicaron sus nuevos conocimientos a su vida personal, aprendiendo a resolver conflictos con sus cónyuges, hijos y amigos.

En conclusión

Como resultado de la comunicación mejorada y mayor trabajo en equipo, el conflicto y el estrés en la organización disminuyó significativamente. Y más importante, la moral de los trabajadores mejoró notablemente. Los trabajadores finalmente se vieron unos a otros como valiosos colegas en lugar de obstáculos. Vieron la necesidad de la comunicación y el trabajo en equipo eficaces, lo que impacto altamente en un mejor rendimiento y mayor competitividad.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rodríguez Ayala Arnu. (2014, septiembre 12). Cómo planificar bien y pensar rápido para ganar competitividad. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/como-planificar-bien-y-pensar-rapido-para-ganar-competitividad/
Rodríguez Ayala, Arnu. "Cómo planificar bien y pensar rápido para ganar competitividad". GestioPolis. 12 septiembre 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/como-planificar-bien-y-pensar-rapido-para-ganar-competitividad/>.
Rodríguez Ayala, Arnu. "Cómo planificar bien y pensar rápido para ganar competitividad". GestioPolis. septiembre 12, 2014. Consultado el 3 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/como-planificar-bien-y-pensar-rapido-para-ganar-competitividad/.
Rodríguez Ayala, Arnu. Cómo planificar bien y pensar rápido para ganar competitividad [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/como-planificar-bien-y-pensar-rapido-para-ganar-competitividad/> [Citado el 3 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 25533361@N00 en Flickr