¿Cómo motivar a sus empleados?

  • Talento
  • 8 minutos de lectura

Sin duda, la motivación es el “Motor Interno” con el que todos hacemos las cosas.

La Teoría de Maslow  expone a través de la “Pirámide de las Necesidades” el origen de la motivación en el ser humano . Efectivamente esta es la base para identificar los factores que motivan al ser humano, y así nos fue enseñada, pero ¿Cómo aplicamos esta teoría en nuestra vida laboral cotidiana?, si es que pensamos en algún momento en aplicarla.

La motivación abarca todos los campos de nuestra vida, ya que sin ella seríamos prácticamente nada.

  • Nos motiva estudiar, para lograr un título.
  • Nos motiva conocer una persona, para formar una relación (amistad ó amor).
  • Nos motiva ahorrar, para unas vacaciones.
  • Nos motiva viajar para conocer un lugar.

En fin, puedo poner una gran cantidad de ejemplos,  donde la motivación resulta  el sentimiento interior, que nos permite actuar en determinada circunstancia, y cada quién tiene sus motivaciones personales, pero…………….. ¿Cómo lograr motivar a otra persona?, más aún tratándose de un empleado a nuestro cargo ó de nuestro negocio.

Es importante recalcar, que para influir en la motivación de alguien, lo cual es un acto totalmente válido, siempre y cuando se realice con buena fé y honestidad, hay que primero “colocarse en los zapatos de la otra persona”.

Para motivar, ¡sigo recalcando!, hay que respetar a la otra persona, ya que sin duda tiene valores y expectativas diferentes a las nuestras, por lo que si no tenemos empatía, podemos llegar a provocar el efecto contrario: desmotivar o incluso hasta ofender.

Cuando uno ocupa una posición organizacional, en donde tenemos personal a nuestro cargo, erróneamente pensamos que el principal factor de motivación en nuestros subalternos es el sueldo, el dinero, los bonos, pero resulta, que aunque son importantes, no son definitivos, además, pueden provocar un efecto contrario, si no alcanzamos el nivel esperado por el subalterno.

Un problema organizacional ó quizás una virtud, es el grado de motivación que experimentan los miembros que la conforman. Un ejemplo de organización motivada ó desmotivada, es un equipo de soccer, en donde vemos por la televisión, cómo este factor influye en el desenvolvimiento del equipo.

Encontrar la “fórmula mágica” para lograr motivar a un compañero de trabajo, resulta en una total utopía, ya que todas las personas y organizaciones son diferentes, pero expondré algunos ejemplos, que permitirán reconocer el fundamento que se procuró, en cada uno de los intentos para motivar, de tal forma que el lector, pueda “tropicalizarlos” en su organización.

Importante, para motivar tienes que ser auténtico. Cuando lo haces “por quedar bien”, ¡mejor no lo hagas!, porque basta con que alguien note que estás actuando egoístamente, para causar el temido efecto contrario, que te puede llevar a un rotundo fracaso, porque la gente desmotivada, ¡es la más peligrosa dentro de una organización!.

En toda organización existen líderes natos y líderes organizacionales, definiéndolos así coloquialmente.

Es decir, el líder nato, puede ser aquella persona que no ocupa un puesto relevante, pero que influye en el comportamiento del equipo, simplemente por que cuenta con una “personalidad penetrante” (simpático, extrovertido, carismático, etc).

El líder organizacional, puede ser cualquier persona que ocupa un puesto jerárquicamente importante, pero no necesariamente cuenta con la personalidad para influir en las personas a su cargo.

Identifica al “Líder Nato” dentro de tus colaboradores. A esta persona es la primera a la que tienes que mantener motivada, porque ella se encargará de manera automática en transmitir este efecto en sus compañeros.

Como lo comprometí, presento algunos ejemplos que puedo exponer en base a mi experiencia, en donde logré causar el efecto esperado en las personas:

Motiva con Cambios Organizacionales:

Supongamos que colaboras para una organización que tiene varias oficinas, dirigidas por gerentes ó encargados. Ellos como tu, tienen familia, tienen problemas y necesidades, así que lo primero que recomiendo hacer, es conocer a cada una de estas personas, explorar su vida, sin invadir su privacidad.

¿Cómo motivar a alguien que no conoces?. Imposible lograr empatía en alguien desconocido.

Imagina, que realizas cambios en el esquema de organización, reubicando a cada uno de los gerentes, a la oficina que le queda más cercana a su casa. (en la medida de las posibilidades).

Lograrás muchas cosas con un simple cambio de personas en la organización, ya que en principio, eliminarás la rutina en la gente, y además tus gerentes percibirán un cambio tangible al trasladarse de su casa al empleo: Ahorro en transporte, menos tiempo de traslados, levantarse un poco más tarde, poder comer en su casa y regresar al trabajo, acudir a su familia con facilidad en caso de una emergencia, etc., etc. Este pequeño cambio, tendrá un gran efecto motivacional en la gente, porque ¡les facilitas la vida!, y no le costó nada a la organización.

Este es un ejemplo de motivación empática, ya que tus subalternos percibirán que te estás preocupando realmente por sus intereses.

Si tú logras retirar de tu ego, el nombramiento de “Amo ó Jefe”, y lo cambias por el de “Líder”, serás el primer factor motivacional en tu gente.

Motiva con tu ejemplo:

Otro elemento fundamental para motivar al personal desde el puesto de “Jefe”, es poner el ejemplo. Si convocas a una junta extraordinaria en sábado, y eres el primero en llegar tarde, provocas, aunque no lo creas, desmotivación en tus subalternos: ¿Haber si llegan temprano a tu próxima junta?. Si hay que respetar horarios, formas de vestir, lineamientos específicos, trabajos extraordinarios, TU eres el primer obligado en poner el ejemplo. Supón que hay que desvelarse para terminar un trabajo; das la orden y te vas a tu casa. ¿Sabes cómo hablarán de ti durante el desarrollo del trabajo?, en cambio, si tu eres el primero en estar “al pie del cañón”, motivas a tu gente en seguir a su líder.

Motiva con Reconocimientos:

Una fórmula que funciona muy bien, siempre y cuando recuerdes el tema de la autenticidad, es solicitar a tus subalternos los nombres de sus esposas, madres ó hijos, es decir, las personas con las que viven cotidianamente. Cuando alguno de tus subalternos, logre algo extraordinario ó fuera de lo común, puedes enviarle en un sobre cerrado a su esposa, madre, etc., una carta personalizada, donde no solo reconozcas a tu empleado, sino también agradezcas el apoyo que le brinda su familia, elemento indispensable para que esta persona actúe como lo hizo. ¿Sabes como le harás sentir a él ó ella?, ¿Sabes como harás sentir a su familiar?, este simple detalle, genera una muy alta motivación en reconocimiento a tu empleado.

Recuerda, ¡no exageres y se honesto, autentico!. Si mandas cartas “sin ton ni son”, tus compañeros no les darán el valor que deberían tener.

Motiva con Concurso o Metas de Productividad:

Otro medio para motivar al personal, es ofrecerles concursos de productividad con algún premio, al que logre llegar a la meta. Sólo recuerda las variables que tienes que cumplir con un concurso así:

1.- Las metas por lograr deben se razonablemente alcanzables, nunca pongas metas que demuestren la actitud de no entregar el premio, ¡mejor no hagas concursos!.

2.- El concurso debe tener una vigencia determinada y coherente con la meta, para eso tienes que ser sencillamente sensato.

3.- El premio que anunciaste, debe ser el mismo que entregas al ganador, de lo contrario, ¡mejor ni lo intentes!, porque entregar un premio diferente al ofrecido será traicionar tu honestidad.

4.- El día que termina el concurso, ese día entrega el premio, si dejas pasar y pasar los días, generaras un efecto contrario.

5.- El día que entregues los premios, procura reconocer al ganador públicamente, porque así lograrás que en el próximo concurso, todos estén motivados a ganarlo.

Cuando perciben lo demás que cumples en todo, generas motivación automáticamente, y créeme que para el ganador, resultará mas satisfactorio recibir el premio frente a todos sus compañeros, que lo que significa en valor el mismo premio.

Motiva Corrigiendo:

Cuando tengas que llamarle la atención a alguien, si no lo haces de una forma adecuada, puedes desmotivar a tu compañero de trabajo. Siempre hazlo en privado, ¡nunca en público!, por elemental educación de tu parte.

Olvida las ofensas y los calificativos, ¡no los necesitas para llamarle la atención a alguien!, tampoco ganas nada con descargar tu ira con el empleado que cometió el error. Mejor sé objetivo, explícale que cometió un error y pídele atención para el futuro, inclusive avísale de la posible sanción que le impondrás.

Una vez que finalices con “la parte mala ó difícil”, busca reconocer lo bien que hizo tu empleado en el pasado. ¡Un error, no descalifica todos sus aciertos!, no lo reduzcas a un inútil, al contrario, ya lo regañaste, ahora elévalo, para que entienda que cometió el error, pero que encuentre en ti,  un jefe empático que reconoce su valor dentro de la organización.

Si no hay opción y tienes que dar de baja al empleado, recuerda hacerlo en privado y nunca hables mal de su persona ante los demás. Seguramente más de alguno te preguntará sobre su ex compañero; tu respuesta debe estar basada en la ética, profesionalismo y honestidad. También esto implicará un factor de motivación para con la gente, ya que estas mandando un mensaje de disciplina y rigor, pero tienes que conducirte respetuosamente ante el empleado dado de baja y los hechos que te obligaron a tomar la decisión.

Motiva con Aumentos de Sueldos:

Cuando tengas que subir sueldos, también hay formas de hacerlo correctamente. Si no das aviso del aumento de sueldo, estarás desperdiciando una oportunidad para reconocer a tu empleado.

Si el incremento no es tan alto como el esperado, siempre explica los motivos (inflación, desempeño, situación económica del país ó de la empresa, etc), si los dejas al “garete”, pierdes la oportunidad de explicar los motivos y obligas a que tu(s) empleado(s) encuentren uno, quizás no el más correcto ó apegado a la realidad.

Motiva con Eventos Extraordinarios:

Si tus empleados te piden esporádicamente permisos, siempre y cuando no se extralimiten, aprovecha esta oportunidad para motivarlos.

Recuerda que tu también pides permisos, tu también eres empleado y “tienes que voltear para arriba”, entonces piensa inteligentemente. Puedes otorgar el permiso, mencionándole al empleado que lo tiene bien ganado, en lugar de sujetarte a fírmale la autorización de mala gana, porque al final, acabarás firmando el permiso, mejor hazlo con empatía y de buena gana, para que tu empleado se sienta un humano considerado dentro de la organización, y no como otra molestia más.

Motiva Escuchando:

Cuando un empleado quiera hablar contigo, siempre busca el momento para atenderlo. Demuestra que eres además de jefe, un verdadero ser humano. No lo trates, como no te gustaría que te traten a ti.

Aunque la platica de tu empleado te resulte banal, y percibas que te quite unos cuantos minutos de tu valioso tiempo, ó simplemente te de flojera escucharlo, mejor piénsalo dos veces. Recuerda que tratas con seres humanos, entonces, que mejor que su jefe, sea el que verdaderamente los escuche y hasta les de un consejo.

Además, estas recibiendo información valiosa respecto a los problemas de tu empleado, así que puedes (siendo auténtico y honesto) aprovechar este momento para verdaderamente ayudarlo, porque encontrará otro factor que lo motive, siendo ahora tú este gran factor.

Utilizando estas técnicas, adaptadas a tu personalidad, a tu organización, a tu carácter, lograrás un verdadero impacto en la gente. Me disculpo por lo reiterativo, pero esto únicamente lo lograrás si actúas con honestidad y autenticidad.

Espero que estos sencillos consejos, sean de utilidad en tu organización, los cuales constituyen la opinión personal del autor.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Michelena Juan. (2016, marzo 9). ¿Cómo motivar a sus empleados?. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/como-motivar-a-sus-empleados/
Michelena, Juan. "¿Cómo motivar a sus empleados?". GestioPolis. 9 marzo 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/como-motivar-a-sus-empleados/>.
Michelena, Juan. "¿Cómo motivar a sus empleados?". GestioPolis. marzo 9, 2016. Consultado el 28 de Septiembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/como-motivar-a-sus-empleados/.
Michelena, Juan. ¿Cómo motivar a sus empleados? [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/como-motivar-a-sus-empleados/> [Citado el 28 de Septiembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de garryknight en Flickr