¿Cómo evitar el estrés cuando tienes un trabajo difícil?

Estoy segura que comenzaste a leer este artículo algo ilusionado, esperando que te dé unas cuantas fórmulas mágicas para liberar el estrés. O tal vez estás esperando que hable de baños de inmersión, meditación trascendental o sahumerios. No es así, y no tengo nada en contra de estas técnicas. Pero esta vez quiero hablarte de claves que puedes modificar porque se trata de tu comportamiento y tu pensamiento (este es el secreto del desarrollo personal y profesional). Y probablemente estas claves también te resulten familiares y las hayas escuchando antes. Pero, adivina qué… seguro que las conoces pero lo difícil no es tener la información, sino ponerla en práctica… Así que revisa estas claves, reflexiona sobre tu comportamiento y tu pensamiento, y ponte en marcha para generar ese cambio que estás necesitando:

No te tomes los problemas como algo personal

Una bomba para comenzar, ya lo sé. Esto es algo que sucede muy a menudo con cierto tipo de personas (y digo “cierto tipo” porque es cierto que hay otras que andan por el mundo sin preocuparse ni un poquito ni de lo que a veces tendrían que considerar). Pero para otros, no sólo hay preocupación sino que hay “alevosía e intención”. ¿Te sientes identificado? “Tu jefe te dio esa tarea para realizar el viernes a última hora. Seguramente pensó que de esa forma podría arruinarte el fin de semana y así él ser más feliz”. ¿Suena lógico? ¿No será que esa tarea surgió porque otra anterior finalizó el viernes a esa hora? “Uno de tus compañeros le vendió a un cliente un producto como si fuera lo mejor del universo. Ahora te toca a ti explicarle al cliente que ese resultado no es tan automático. Seguro que tu compañero lo hizo adrede, para hacerte la vida más miserable”. ¿De verdad? ¿No suena a novela? ¿No será que tu compañero no sabe bien cómo explicarle al cliente las verdades del producto? ¿No será que tú estás viendo sólo el lado negativo del producto y te cuesta reforzar lo positivo con el cliente?. Con esto no estoy justificando el comportamiento de nadie, sólo digo que te vendría mejor pensar que las cosas “simplemente son”. A veces buenas, a veces malas, pero que no se han hecho adrede, apropósito para molestarte o hacerte la vida más difícil. Si puedes hacer algo para cambiarlas, excelente. Pero deja de pensar que el mundo está en contra tuyo. Piénsalo…

Aprende a darle a los problemas el lugar que se merecen

Otra bomba. Trata de desdramatizar, tomar distancia. Mira, te cuento una anécdota personal. Si me sigues desde hace un tiempo ya sabrás que antes de tener este negocio de Coaching y Mentoring, trabajé 10 años en una Consultora de Proyectos de IT. Eran proyectos importantes, muchas veces en empresas de renombre en el mercado internacional, y sucedió una vez en la que “algo dejó de funcionar” y llegó la “catástrofe”. No voy a negar que era importante resolverlo y que había que poner energía en que volviera todo a la normalidad. La empresa cliente podía perder dinero y había que evitarlo. Pero, ¿para qué desesperarse, enojarse y, como se dice aquí, “rasgarse las vestiduras”? Si es mucho mejor concentrarse, enfocarse y resolverlo. Sin drama, sin llanto, sin dolor. Tampoco es que estábamos implementando el sistema de un respirador artificial y se apagó…(saben, esos que mantienen a la gente con vida cuando están en coma). Tampoco era el sistema de wallstreet  que hacía que millones de dólares se perdieran en un segundo y con ellos miles de empleos. Atacar los problemas con responsabilidad y enfoque, SI. Desesperarse y enloquecerse, no vale la pena. De hecho, las personas que ajustan los respiradores artificiales, seguramente necesitan calma para poder resolver un problema importante. El drama nunca lleva a ningún lado.

Recuerda y refuerza lo que te encanta de tu trabajo

Sé que a veces es difícil de recordar, más cuando estás metido en problema tras problema. Pero, ¿qué es lo que solías disfrutar de tu trabajo antes de verte “desahuciado por las dificultades y el estrés”? (cuánto drama!) ¿El buen clima laboral? ¿Las posibilidades de desarrollo de carrera y nuevos ascensos?  ¿El dinero que llevas a casa y que te permite tener ese status para ti y tu familia? ¿El hacer cosas nuevas todos los días? ¿La posibilidad de marcar el rumbo y no hacer sólo lo que “otros dicen”?. Una vez que lo recuerdas, ahora refuérzalo. Si es el buen clima laboral, ¿hace cuánto que no vas a almorzar con tus compañeros de trabajo y hablan de algo que NO sea laboral?. Si es la posibilidad de desarrollar tu carrera, ¿qué tal capitalizar todo lo que estás viviendo y “usarlo” para un próximo ascenso?. Si es el dinero que te permite llevar este tren de vida, ¿qué tal recordar las últimas vacaciones en esa playa exclusiva y costosísima, o aún mejor, comenzar a planear las del próximo año?. Si es marcar el rumbo, ¿qué acciones puedes tomar para modificar la situación actual que es tan desfavorable?. Ahora hazlo sistemáticamente. No vale con hacerlo una vez, debes hacerte el hábito de estas cosas cada semana o cada mes, y de esa forma “reforzar” lo bueno que te ofrece tu trabajo, más allá de los problemas del día a día.

Ahora bien, si has hecho este ejercicio y descubres que ya no hay nada que disfrutes de tu trabajo, tus acciones deberán ser diferentes (y no estoy diciendo que des un portazo y te vayas). La próxima semana compartiré contigo un artículo que te aclarará un poco el panorama si estás sufriendo y padeciendo un trabajo que ya no te place, pero tienes miedo a cambiar.

Espero que te hayan gustado estas claves. Bueno, en realidad estoy segura de que no has disfrutado este artículo, porque es bastante honesto y algo brutal. Pero espero que te haya sido útil para ponerte a pensar y para que decidas cuál es el próximo paso a dar, para que el estrés de tu trabajo no se convierta en lo único que te lleves de allí.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Turiano Gabriela. (2014, febrero 6). ¿Cómo evitar el estrés cuando tienes un trabajo difícil?. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/como-evitar-el-estres-cuando-tienes-un-trabajo-dificil/
Turiano, Gabriela. "¿Cómo evitar el estrés cuando tienes un trabajo difícil?". GestioPolis. 6 febrero 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/como-evitar-el-estres-cuando-tienes-un-trabajo-dificil/>.
Turiano, Gabriela. "¿Cómo evitar el estrés cuando tienes un trabajo difícil?". GestioPolis. febrero 6, 2014. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/como-evitar-el-estres-cuando-tienes-un-trabajo-dificil/.
Turiano, Gabriela. ¿Cómo evitar el estrés cuando tienes un trabajo difícil? [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/como-evitar-el-estres-cuando-tienes-un-trabajo-dificil/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de bionicteaching en Flickr