Opinión: software online, presente y futuro

Autor: Félix Iturbe

Marketing directo

03-2007

Las aplicaciones y servicios online se han convertido en uno de los mejores aliados para todo tipo de profesionales.

¿Quién no ha realizado una búsqueda, consultado el correo electrónico, realizado una gestión financiera, contratado un viaje u otros servicios a través de Internet? Acceder al amplio surtido de servicios online que nos ofrece Internet es rápido, sencillo y más económico.
 
Cuando no teníamos acceso a Internet, llevar la gestión financiera, proteger el ordenador con un antivirus o realizar tareas de preparación de documentos y hojas de cálculo, nos obligaba a instalar software, actualizarlo, pagar por licencias y confiar en que los programas fuesen compatibles con el sistema operativo, características del PC…
 
El software y servicios online han llegado para facilitar el acceso a la tecnología, especialmente a profesionales y Pymes.
 
Las ventajas del software online son claras. No requiere cambiar los sistemas informáticos que utilizamos actualmente porque no necesitan instalaciones. Las actualizaciones se realizan automáticamente, nos permiten realizar la acción de forma inmediata, sin limitaciones geográficas, funcionan en cualquier sistema informático independientemente de dónde nos encontremos.
 
Una buena parte de los servicios online son gratuitos. En ocasiones podemos invertir una pequeña cantidad económica en servicios más profesionales, que incluyen soporte técnico o algún beneficio adicional, pero sin llegar a las cifras que hasta ahora pagaban algunos profesionales por servicios como la gestión de clientes, proyectos, diseño web, etc., y todo esto, sin contar el gasto en la infraestructura informática, renovación periódica de equipos, licencias...

¿Cuál es el secreto de que servicios y software en Internet sean gratuitos o tan económicos? Que el valor del servicio online está repartido entre los usuarios que hacen uso del producto.
 
Compañías con experiencia en aplicaciones online como B-kin contribuyen a que el software online esté al alcance de los profesionales.
 
En palabras de Félix Iturbe, director de B-kin, el software online puede utilizarse de forma natural, adaptándose a cada necesidad, sin la dificultad que tenían las aplicaciones convencionales que instalábamos en el ordenador.
 
Los profesionales, autónomos y Pymes son los grandes beneficiados de este proceso de traslación desde el software tradicional a los sistemas online. Por fin pueden utilizar soluciones profesionales de forma económica, disfrutando de servicios equiparables a los que recibe una gran empresa, pero sin grandes desembolsos.
 
El acceso al software online es sencillo y, sobre todo, práctico por el valor añadido que nos puede proporcionar.
 
Un ejemplo: ¿Cuántos de nosotros hacemos copias de seguridad diarias de nuestros datos, de la información de clientes, contabilidad, proyectos…? Con el software online, lo están haciendo por nosotros.
 
Podemos utilizar software CRM para gestionar clientes, aplicaciones de gestión de proyecto y otras herramientas online con la seguridad y confidencialidad que raramente podíamos obtener con el software convencional.
 
Más información en: www.b-kin.com

 

Félix Iturbe - email arroba servidor.com

Félix Iturbe Director General de B-kin Software www.b-kin.com Empresa de servicios y software online de gestión.

 

Aportado por: Ana María Salazar Salomón. AnaMaria.Salazararrobab-kin.com 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.