El consumismo invade la navidad

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

Tipos de mercado y su comportamiento

01-2007

"Existe algo más importante que la lógica: la imaginación." Alfred Hitchcock

Cuando se acerca la celebración del día de la Navidad de acuerdo a nuestras tradiciones occidentales, especialmente en los países latinoamericanos, específicamente el de Venezuela, es impresionante como nos invade el consumismo, ese afán de comprar cosas, presentes, regalos para llevarlos a casa, a compartirlos con la familia o para regarlos a amigos, personas especiales de acuerdo a nuestro sentimientos, a nuestras interrelaciones.

Es sorprendente como se gasta dinero, se es preso del consumismo, se nos vuelve una obsesión el adquirir cosas, gastamos muchas veces más de lo que debiéramos y lo que es más impresionante es el hecho de que muchas veces no quedamos conforme en lo que invertimos.

Es interesante como una costumbre, tradición, nos induce a consumir adquirir cosas, muchas veces innecesarias, sin embargo, queremos sentirnos felices de que en ese día de la navidad regalamos presentes a quienes consideramos especiales, no importando lo que ello haya originado en nuestros egresos, con tal de mantener la tradición, de estar cerca de esas personas en un día que hemos considerado especial y desde luego, hacerles ver que las tenemos presente.

Al respecto, en un interesante escrito sobre este tema de Mario Diament, publicado en la Nación de Buenos Aires, nos hace referencia que poco importa que la conmemoración del natalicio de Jesús responda a una convención y no a una fecha histórica. Por lo pronto, no todo el cristianismo celebra la Navidad el mismo día.

Para algunas iglesias de la ortodoxia oriental, la Navidad es el 7 de enero, que es la fecha que corresponde al 25 de diciembre según el calendario juliano.

De hecho, ni siquiera existe una teoría única de por qué se eligió el 25 de diciembre. Una línea histórica argumenta que se basa en la celebración pagana del nacimiento del Sol Invencible, instituido por el emperador romano Aureliano, en el año 274 d.C., mientras otra afirma que no existen evidencias de que la Navidad se hubiera celebrado antes del año 336 y que la fecha del 25 quedó consolidada sólo en el año 379, en Constantinopla.

Agrega Diament, que convención o no, la Navidad y el Año Nuevo son los que mueven los gigantescos engranajes de la economía en las dos finales semanas del año.

En una sociedad tan diversa como por ejemplo, la norteamericana, los comerciantes se las ingenian para acoplar a la corriente central del shopping de fin de año una variedad de festividades étnicas y religiosas que coinciden en el invierno del hemisferio norte.

Los judíos celebran la fiesta de Janucá, o Festival de las Luces, una conmemoración que se prolonga durante ocho días y recuerda la consagración del Templo de Jerusalén después de que fuera profanado por las huestes del emperador seléucida Antíoco Epifanio en el año 164 antes de la era cristiana.

La fiesta comienza en el vigésimo quinto día del mes hebreo de kislev, lo que hace que en algunos años coincida con la Navidad y en otros, no.

La tradición contemplaba la ofrenda de regalos simbólicos a los niños, pero con la influencia del consumismo navideño, se ha convertido en un frenesí de compras similar.

A diferencia de las sociedades predominantemente cristianas, en los Estados Unidos las municipalidades y los comercios suelen emplazar un candelabro de ocho velas, símbolo de Janucá, junto a las decoraciones de la Navidad.

Los escandinavos festejan el Yule, una festividad del solsticio de invierno que muchos consideran un antecedente de la Navidad. Este año correspondió al 22 de diciembre.

Los afronorteamericanos, por su parte, celebran la Kwanzaa, una parranda secular inventada en 1966 por el líder nacionalista negro Ron Karenga, como una manera de honrar las raíces y la cultura panafricanas. Comienza el 26 de diciembre y se prolonga hasta el 1° de enero e incluye, como no podía ser de otra manera, el intercambio de regalos.

Los chinos tienen el Teng Chieh, o Festival de los Fantasmas, fecha que marca la apertura de las puertas del infierno, que permite que los fantasmas puedan salir de juerga. Como se guía por el calendario chino -y es la decimocuarta noche del séptimo mes lunar-, sus variaciones respecto del calendario gregoriano suelen ser muy amplias. Este año, por ejemplo, recayó en agosto.

Y los hindúes también tienen su Festival de las Luces. Se denomina Diwali o Deepavali, y simboliza la victoria del bien sobre el mal. A esta celebración se asocian también otras corrientes religiosas de la región como el sijismo y el jainismo.

Los indios hopi shinumu (´los pacíficos ) tienen el Soyal, una ceremonia que celebra el solsticio invernal y que se realiza el 21 de diciembre. El propósito de la ceremonia es convencer al Sol de que regrese de su siesta invernal.

Pero a pesar del contenido espiritual de estas ceremonias, la mayor parte de los norteamericanos recuerda la temporada navideña por lo que regalan o por lo que reciben.

Este año predominaron las compras de adminículos electrónicos, desde el iPod hasta las pantallas de plasma con capacidad de recibir programas de alta definición.

Las grandes tiendas son transitadas de arriba abajo por ansiosos buscadores de gangas y las fiestas suelen terminar en cuantiosos síndromes de depresión, estrés y fatiga, y la vana promesa de que el año que viene se empezará más temprano.

Lo cierto, que en Venezuela en casi todas las calles de las grandes ciudades del país nos encontramos con una economía informal que se ha incrementado y que se nota su presencia cuando percibimos a un gran número de buhoneros ofreciéndonos su productos a un costo menos que en las tiendas formales y en donde son miles los consumidores que adquieren sus mercancías para celebrar la navidad no el día 25 como es el tradicional, sino el 24 un día antes.

Son millones los bolívares que se mueven esos días, en donde muchos saben aprovechar de esta tradición, y muchas veces incrementan el valor de los productos cuando la oferta se ha agotado, pero el venezolano no quiere dejar de comprar sus presentes para sus seres queridos y amigos.

 No nos debe sorprender además, que se escriba, de que no hay duda de que hay algo detrás que nos impulsa a comprar a pesar de que las economías familiares se resientan. La publicidad aprovecha estos momentos en los que afloran nuestros mejores deseos y sentimientos para reconducirlos hacia el consumo, y ese continuo mensaje cala en nuestra sociedad sin que echemos la vista atrás para ver que, no hace tanto tiempo, éramos felices celebrando la navidad de otro modo. Este continuo bombardeo publicitario empieza más de un mes antes de que llegue la navidad, y lo hace comenzando por meter en las cabecitas de los más pequeños de la casa un montón de anuncios de juguetes.

Para quiénes no tienen el poder adquisitivo de adquirir presentes, no deben preocuparse, pues cuentan con esa fuente maravillosa que es el amor que no puede comprarse, especialmente cuando emana del interior, con pureza, franqueza, buenos deseos y eso representa un bellos presente para muchos seres que lo requieren. Así que no duden en proporcionarlo, vale más que lo que el consumismo nos ofrece.

Feliz Navidad y paz en sus hogares.
 

Ing. Carlos Mora Vanegas  - cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve  - camv12arrobahotmail.com

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela).

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.