Malas decisiones. Buenas decisiones

Autor: Liliana Dercyé

Conceptos y Herramientas de Administración

03-2007

Descripción: A veces las personas sufren de angustia, remordimiento, envidias, incluso desesperación por el efecto adverso de sus decisiones pasadas. Olvidan cómo se encontraban en aquel entonces y con qué datos contaban al momento de tomar aquella decisión que hoy desaprueban. Estos olvidos no son inofensivos: genera mucho malestar, pueden dañar su auto-estima y el concepto que conserva de sí mismo. Este curso intenta enseñar maneras de pensar efectivas para aprender de la desilusión y sacarle todo el jugo. Impulsaremos este proyecto con la energía floral Cerato

1) PARÁBOLA – SABIDURÍA
 
Señor Presidente: ¿cuál es su secreto para el éxito?
 
"Dos Palabras"
 
¿Y cuáles son estas dos palabras, señor?"
 
"Decisiones Correctas"
 
"Y cómo detecta usted la decisión correcta?"
 
"Una Palabra."
 
"Y cuál es esa palabra, señor?"
 
"Experiencia."
 
"Y cómo obtiene usted la experiencia?"
 
"Dos Palabras"
 
"Ah, muy bien. ¿Y cuáles son ellas, por favor, señor?"
 
"Deciciones incorrectas"
 
autor desconocido

[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]

2) Introducción
 
Si le impactó esta parábola, si se sintió a tono con ella, entonces, este trabajo le vendrá bien. Es mi esperanza ayudar hacia la clarificación personal, enseñar a echar luz sobre algunos segmentos de la historia personal para aprender de la desilusión y sacarle todo el jugo.

A menudo las personas sufren de angustia, remordimiento, envidias, incluso desesperación por el efecto adverso de sus decisiones pasadas. Olvidan cómo se encontraban en aquel entonces y con qué datos contaban al momento de tomar aquella decisión que hoy desaprueban. Este olvido no es inofensivo: genera mucho malestar: emocional y físico; de él pueden nacer elucubraciones mal orientadas que solo contribuyen a empeorar las cosas. El que se desestimen las emociones intervinientes en un determinado momento pasado (amor, temor, apuro, orgullo, odio, etc) es un síntoma muy frecuente. Sin embargo, al observar que fueron justamente aquellas emociones los elementos clave que inspiraron esa decisión que hoy no tomarían, resulta obvio el que tal desestimación es inconducente. Cuando esto ocurre la evaluación final a la que se llega suele ser errónea y el sujeto puede correr el riesgo de llegar a una conclusión injusta ocasionando daños variados como por ejemplo, daño a sus vínculos, a la visión de su futuro, puede dañar incluso su auto-estima y el concepto que conserva de sí mismo.
 
Antes de continuar, y puesto que escribo en mi carácter de especialista en Flores de Bach, permítaseme subrayar el que las Flores de Bach serán un elemento indispensable aquí si lo que se quiere conseguir además de una idea más para las prácticas de auto-ayuda, es un destrabe rápido, concluyente y sobre todo, satisfactorio. Adecuadamente trabajadas, las Flores de Bach contribuyen a armonizar emociones y clarificar la mente con un nivel de acierto y amabilidad a la salud que raramente un medicamento químico ofrecerá. En este curso voy a dar un ejemplo sobre maneras creativas que pueden implementarse para impactar la inteligencia Cerato y abrir, como dice Bach, esos canales preceptuales a fin de acuñar excelentes decisiones en el futuro implementando un estado de seguridad en el presente.
 
 
3) Instalar un estado de seguridad valiéndose de la energía floral Cerato
 
La diferencia entre una práctica de auto-ayuda y una práctica floral para destrabar un bloqueo es que mientras una práctica de auto-ayuda sirve para iluminar la conciencia una práctica floral instala una actitud. Podemos ensayar infinitos sugerencias para la mejora personal pero si no contamos con la energía adecuada difícilmente podremos poner en práctica y sostener una conducta sugerida por beneficiosa que resulte.

Para que el estado de seguridad verdaderamente se instale es importante no intentar inventarlo a tontas y a locas ni repetir frases pre-fabricadas con un optimismo o un estado de seguridad que no son los propios. Menos aún basándonos en experiencias que no son las nuestras. Con las Flores de Bach bien trabajadas, estos recursos nacerán del interior, y el estado de seguridad aflorará de un modo genuino y será duradero.

De modo pues que para ofrecer aquí el prometido recurso adicional al trabajo de potenciar la energía de Cerato daré por hecho el que el sujeto en cuestión trabaja las flores de Bach adecuadamente. Esto es: ha procedido a un auto-análisis del tipo sugerido en las guías de Aflorarte y ha dado respuesta sincera al cuestionario, que ha detectado fallas del tipo Cerato en su personalidad y por ende, determinado la necesidad de proporcionar a su sistema la energía Cerato. Imaginaremos también que el individuo ya se ha preparado el remedio floral siguiendo las indicaciones del libro, que ha iniciado sus primera tomas y ha respetado los tiempos de espera tal como se sugieren para su caso en las guías de los Manuales de Aflorarte.

NOTA: este trabajo no es excluyente a quienes desconocen el sistema Aflorarte, a ellos también les resultará de utilidad y será fácil de comprender. Las guías de Aflorarte sirven simplemente para ahorrar tiempo y alcanzar la precisión frente al cuadro que presenta la persona y a propósito de las esencias que le convendría tomar. Quienes todavía no están familiarizados con las guías de los Manuales, (que no transcribiré aquí), encontrarán al final de este curso enlaces a la web de Aflorarte.

Valga esta aclaración respecto del trabajo de potenciar Cerato porque este cuadro con este sufrimiento podría ser el resultado de otras mareas emocionales en conflicto muy cercanas a la problemática que toca Cerato como por ejemplo, las de la culpa, la vergüenza, el estado de extrañeza o de miedo. Las fronteras emocionales no están delimitadas por muros rígidos, ellas fluctúan, son sensibles, a menudo inestables por lo cual suelen traer confusión. Para que este trabajo resulte efectivo, se hace obvia la importancia de tomarse unos minutos para confirmar que estamos lidiando con un faltante Cerato en la personalidad y de no ser tal el caso, destinar otro par de minutos al auto-análisis para descubrir exactamente con qué emoción y rasgo floral estamos lidiando y que nos mete en problemas. Si se descubre que otra emoción está actuando en lugar de Cerato, se impondrá una preparación previa, junto con la toma de esa otra esencia. 
 
Por lo general, un remedio floral dura un mes, por lo tanto, habrá que diseñar un plan para trabajar la flor durante ese mes e ir impulsando su energía semana a semana. Esto no significa un trabajo arduo pero sí, destinar unos diez minutos mínimos semanales para iniciar la ruta mental y luego un minuto diario para concentrarse en el trabajo como sigue.
 
Aclarados estos puntos, estamos listos para empezar. Tenga a mano papel y lapicera o un archivo de Word donde anotará sus impresiones.
 
4) Primera Semana

Para empezar, usted necesitará concentrarse en una decisión que haya tomado en el pasado y que hoy desaprueba.

Concentrarse es una forma de indicarle a la mente sobre qué asunto se va a trabajar. Voy a servirme de la parábola al inicio de este curso para desarrollar este trabajo, y como se trata de una parábola me tomo la licencia de recorrerla de atrás para adelante, resulta más entretenido. Si lo prefiere, relea ahora la parábola, tomaremos como punto de partida, el último segmento de la misma.
 
Luego del tiempo de espera, inicie la primera semana trayendo a su memoria ese episodio de su vida en que tomó esa decisión “incorrecta”. Con esta orden a su mente, no sería de extrañar que vayan desfilando por su mente varias decisiones incorrectas que ha tomado a lo largo de su vida. En ese caso, empiece por la más temprana, luego prosiga con la más significativa y si puede escribir sobre ellas, será mejor.
 
Es posible que encuentre similitudes entre ellas que no había conseguido enlazar antes. Es posible también que no consiga definir sobre cuál decisión equivocada le conviene iniciar su trabajo; en ese caso se le planteará el primer desafío que es confíar en su mente y en el sistema. Si ha venido impactando a su organismo con la toma de Cerato tal como se espera que haga, notará que una parte de su personalidad no tardará en emitir señales claras respecto de la decisión sobre la que usted merece y le conviene trabajar primero.

Estas señales pueden venir en cualquier momento: en la ducha, en un sueño, en su viaje al trabajo de modo pues que prepárese para recibir la primer gran sorpresa.
 
Una vez definida la decisión sobre la que va a trabajar, deje en suspenso todas las demás.
 
Sin demoras, registre el modo como usted recuerda ese episodio, cómo habla sobre él y lo que siente al recordarlo. Posiblemente se acuerde de memoria las cosas que dice y se díce a usted mismo, las relaciones que establece y las conclusiones a las que llega al relatar este hecho. Vuelva a hacerlo una vez más aquí y al hacerlo trate de detectar ese aspecto de su forma de pensar, (alguna creencia, alguna ambición, alguna comparación que su mente establece) y que lo lleva a concluir negativamente como lo hace.
 
Finalizado este punto, establezca una hora del último día de esta primera semana en el que se compromete con usted mismo a dedicar cinco minutos del día para dar respuesta a los siguientes interrogantes:
 
¿Sobre qué parámetros se ha basado para calificar aquella decisión como “incorrecta”?
 
Si observa ese recuerdo como si estuviera “viendo una película vieja con ojos nuevos” ¿que detalles surgen ahora y que por aquel entonces escapaban a su conciencia?
(Por “detalles” entiéndase cómo era usted entonces, cómo era su entorno, cuáles eran sus aspiraciones, con qué información contaba, etc.)

Exactamente qué pensó, qué comparaciones o ambiciones estableció y que lo condujeron a esta conclusión.
 
¿Llegó a esta conclusión por su propia cuenta, o alguien lo hizo por usted?
 
Anote sus descubrimientos y expláyese sobre cualquier elemento novedoso que surja. Por ejemplo, suponiendo que haya descubierto que fue alguien ajeno a usted quien definió su decisión como “incorrecta”, aproveche para dejarlo sentado aquí.

Ésta es una oportunidad para clarificar y separar lo que es de uno y lo que no es de uno. Este punto podrá incluso servirle para detectar características distintivas entre aquella personalidad y la suya, entre aquellos tiempos y los de hoy. Aproveche para asentar estas diferencias. Haga justicia con aquel “usted” de su ayer recordando que siempre decidimos del mejor modo que podemos basándonos en la información con la que contamos al momento de decidir.
 
5) Segunda semana
 
Vaya tomando la flor como se indica y durante esa semana guiará a su mente para que le aclare los siguientes puntos. Si en cualquier parte del ejercicio nota que su mente retoma esos carriles conocidos, fuércela a traerle a usted la información que usted necesita y ninguna otra. Una manera de forzarla y adiestrarla es aprenderse de memoria estas preguntas e imponerlas a su diálogo interior. Formule estas preguntas en voz alta y también pronúncielas con firmeza en su interior.
Manténgase atento a lo que le surja en el curso de esta semana. Las preguntas son:
 
¿Qué objetivos que no conseguí me encontraba yo persiguiendo en aquella oportunidad?
 
¿Qué costumbres/lugares/personas/valores morales, éticos, religiosos, financieros, culturales, etc. entraron en juego o ejercieron presión sobre mi personalidad de ayer induciéndola a tomar esa decisión?
 
“Me estoy dando plena cuenta de que mientras me abocaba a aquel asunto, apareció una oportunidad no calculada, insospechada y positiva a la cual me cerré, negué o descalifiqué”. ¿Qué razones me presionaban entonces y que me impulsaron a negarme? Quiero que mi mente traiga este dato a mi conciencia. Es un dato importante porque él podría revelar la verdadera decisión “incorrecta”. Por ejemplo: haber desestimado mi percepción.
 
A medida que progresa la semana irá obteniendo importantes descubrimientos. Siguiendo la parábola, se abocará al concepto de “experiencia” y antes de finalizada esta semana asomará una percepción más conveniente de lo que venía considerando una “mala decisión”.

Manténgase atento a esa calificación novedosa que le aparecerá en la mente y que excluye juicios de valor. Posibles ejemplos de esta nueva etiqueta son: 
experiencia amorosa / de vida / de negocios / de coraje/ de susto, etc.
Una vez haya recibido esta revelación, anótela de inmediato y expláyese por escrito sobre en un artículo que lleve por título la frase:
 
“No hay fracasos, hay solo resultados”
 
6) Tercera Semana
 
Siguiendo la parábola, debemos ahora abocarnos al concepto de “Decisión Correcta”.
Siga tomando las esencias como se indica y durante esa semana pídale a su mente que le clarifique los siguientes puntos. (De nuevo esta clarificación irá viniendo mediante recuerdos, sueños, letreros, una imagen o frase, etc. Sea claro en su pedido y manténgase atento a las respuestas que recibirá. Usted da la orden y su mente responde. La energía de la esencia hará esos datos comprensibles para usted)
 
¿Conservo hoy la misma manera de pensar que ayer?   Si noto cambios, ¿cuáles son?

Según mi manera de pensar de hoy: ¿Cuál hubiera sido una decisión correcta?
 
¿Para satisfacer qué fines?
 
TOME NOTA: ¿Estos fines que hoy menciona son los mismos que lo motivaban en aquella oportunidad? 

Si son distintos, escriba sobre a qué se debe ese cambio? (por ejemplo, pudo haber experimentado un cambio en sus aspiraciones, en sus intenciones, en sus necesidades, en sus vínculos. También pudo haber experimentado cambios en sus emociones o sentimientos, por ejemplo no teniendo las inseguridades, celos o miedos de aquel entonces.
 
¿Con qué datos contaba al momento de tener que decidir?
 
¿Con qué conocimientos / datos cuenta hoy y que no estaban presentes en aquél momento? Es decir: ¿Qué cosas sabía /no sabía en aquel momento y que de haberlas tenido presente le hubieran facilitado la toma de esta decisión correcta que menciona?
 
Para el término de esta semana, pida a su mente que otorgue una calificación positiva que se ajuste a “aquél usted” del ayer, a aquella persona que usted fue cuando se encontraba en aquella circunstancia y guiándose con aquella información y aquella motivación que sostenía. Puede utilizar calificativos como prudente, inteligente, generoso, ambicioso, humilde, curioso, valiente, etc. 
 
7) Cuarta Semana
 
Revisar el concepto de decisiones “incorrectas”
 
En el curso de esta semana trate de observar su entorno y fíjese qué cosas le parecen correctas, cuáles incorrectas y cuáles no necesitan calificación alguna.
Establezca una hora del último día de esta cuarta semana en el que se compromete con usted mismo a dedicar cinco minutos del día para dar respuesta a los siguientes interrogantes: (Pronúncielos en voz alta y con autoridad)
 
¿Qué es lo PEOR que podría suceder(me) si descubro que la decisión incorrecta que tomé fue la de calificar una decisión? 
 
¿Qué es lo MEJOR que podría suceder(me) si descubro que la decisión incorrecta que tomé fue la de calificar una decisión? 
 
¿Qué es lo MEJOR y lo PEOR que podría suceder(me) si descubro que tomé la decisión de calificar mi decisión de un modo excesivamente rápido, incompleto, rígido, parcial? 
 
En el curso de esta semana impulse a su mente a pasar revista a todas esas experiencias que ha vivido, de la cual ha extraído algún tipo de aprendizaje valioso y sobre las que no haya caído en el impulso de calificar. 
 
Cuando ellas vengan a su memoria, intercepte el modo como su sistema las ha venido registrando. (por ejemplo, a través de sensaciones, sentimientos que funcionan para usted como guía, dando señales de aviso). Tome nota de esas observaciones. 
 
En muchos asuntos uno se mete en situaciones desopilantes decidiendo con liviandad y ligereza propias de la Pantera Rosa, sin preocupaciones, sufrimientos ni juicios de valor. Y esto es así por lo general porque el elemento fundamental en una experiencia es la lectura que le damos. Estas lecturas son a menudo definiciones robustas que luego gobiernan acciones y actitudes posteriores. Habrá notado que ante un mismo episodio las personas reaccionan de modo diferente según el cristal con el que cada una lo mire. Para algunas personas una adversidad es motivo de excitación o desafío, una señal para modificar algo o mejorarlo. Para otras puede inspirar el sentimiento de fracaso. Más aún: ante este sentimiento de fracaso, algunas personas tienden a detenerse mientras otras piensan que el fracaso es una opción y esta lectura misma los impulsa a persistir.

Dos sujetos en la misma circunstancia experimentan emociones muy diferentes según el valor que otorguen a los hechos y la lectura que den a las circunstancias. Cada persona reaccionará de un modo diferente según la conclusión a la que llegue a partir de una determinada situación y de acuerdo al tipo de energías que ruedan en su interior. Esta diferencia surge de la calidad de la energía que habita en la persona. Así es que ante un mismo reto, dos personas básicamente parecidas y pertenecientes a una misma cultura reaccionen de modo diametralmente opuesto si la energía de uno es de polaridad positiva y la del otro, es de polaridad negativa. Polaridades opuestas generan tipos de pensamientos opuestos y por ende, llevan a la persona a concluir de modos diametralmente opuestos. No siempre somos responsables de nuestras conclusiones, pero somos definitivamente los responsables máximos de la calidad de energía que suministremos a nuestro sistema. El cuidado de nuestras energías, como el cuidado de la dieta es de nuestra máxima responsabilidad.
 
Con esta observación en la mente, trate de imaginar a alguien que usted admire, que sea casi diametralmente opuesto a usted y que habiendo experimentado su situación, haya concluido de un modo diametralmente opuesto al suyo. Alguien que haya decidido por ejemplo, que después de todo, “la suya fue una buena decisión” “una decisión importante, novedosa, valiosa, positiva, una decisión menor, una decisión más”.

Con esta nueva etiqueta positiva, trate de imaginar cómo se desarrollan las cosas. Fíjese en el comportamiento de esta persona, en el efecto en su entorno (si esto cabe) e intente detectar sus sentimientos.

Si esta reflexión cambia en algún modo su concepto de decisión “incorrecta”, aproveche para anotarlo en esta instancia. Si descubre que en su afán por alcanzar una cosa, otra cosa se le escapaba de las manos, aproveche para dejar aquí su testimonio.

Para el término de esta semana escriba sus conclusiones y sus descubrimientos de un modo global. Si en algún modo cambió su concepto de decisión “incorrecta”, aproveche para anotarlo en esta instancia. Si descubrió por ejemplo que se había cerrado o negado a percepciones que hubieran sido importantes de seguir, escríbalo. Si tuvo la experiencia de traer al presente y de algún modo “resucitar” percepciones del pasado, escriba sobre eso también: es motivo de celebración y esta celebración abre las puertas a la posibilidad de algún fabuloso aprendizaje futuro.
 
Recuerdo que a estas alturas del trabajo, una persona descubrió que en su obsesión por cerrar una venta, dejó pasar al amor de su vida. Se dio cuenta que desestimó una vocecita en su interior que le impulsaba a actuar de un modo que no obedeció presionado como estaba por el cierre de tal venta. A menudo ocurre este desvío a la atención, en la playa frente al mar, los ojos y la mente concentrados en la lectura del periódico, uno se pierde ese deleite magnífico que ofrece la puesta del sol. Y ese instante es irrecuperable.
 
Conforme avanza su escrito, vaya preparando a su mente durante esta última semana para que tome una decisión correcta. Al finalizar la semana, necesitará de su mente una redefinición respecto de aquella decisión mal calificada. Afirmar a viva voz cosas como ¡Caramba, había sido una decisión acertada!, no es suficiente. La totalidad de usted necesita saber por qué esta exclamación surge de un modo natural.
 
Según Edward Bach, venimos a esta vida a extraer lecciones. Cada vida es según su filosofía como un día de colegio. De modo pues que una nueva definición es algo así como cambiar el término “decisión incorrecta” por un término positivista y constructivo como por ejemplo: “experiencia de aprendizaje” “experiencia valiosa”, “experiencia inolvidable” “decisión importante”. Escriba y repita una vez más. Es importante explayarse acerca de esta nueva “experiencia de aprendizaje” anotando los costados positivos que ahora observa en ella y que antes no reconocía. Y es importante escribirlos y repetirlos una y otra vez para alcanzar seguridad en lo que recuerda y concluye. Note que fue justamente de este modo, habiendo repetido muchas veces su concepto negativo de aquella decisión, que terminó usted por convencerse que tal decisión fue incorrecta.
 
Aproveche esta instancia para ofrecerse un escrito que sirva de documento y antecedente para evitar errores posteriores. Converse sobre este asunto con personas de su confianza y que servirán de apoyo para confirmar esta nueva idea.

Fuerce a su mente a traerle todos los datos que necesita para hilvanar aquella experiencia de un modo que abulte en usted ese estado de seguridad y confianza.

A estas alturas, su sistema ya cuenta con suficiente provisión Cerato como para alcanzar este propósito, para definir con qué personas puede usted contar y con cuáles no. Si ha seguido el ejercicio desde el inicio, notará que los cambios que podemos producir con las esencias y nuestro pensamiento adiestrado son formidables.
 
Vuelva a leer la parábola y fíjese lo que siente ahora. Si lo hace sonreír, ¡fantástico!
La sonrisa siempre es un recurso poderoso y magnífico para dar renovados bríos, abrir esos magníficos caminos mentales que tan bien hace transitar. 

8) El poder de la pregunta
 
Esta parábola se inicia con una pregunta.
 
La pregunta adecuada es como una flecha directa hacia el objetivo que se está persiguiendo. Decimos en Aflorarte.com que “La mente es como un paracaídas: solo sirve si se abre”. Abramos el paracaídas haciendo las preguntas adecuadas a la fuente de información adecuada: la mente.
 
Un trabajo responsable con Flores de Bach consigue abrir la mente de un modo tal que permite abrir caminos, o re-transitarlos. Nunca para cerrarlos. Asume una postura de humildad desde donde consulta a su mente. Da por descontada la existencia de una mente universal a la que podemos acceder en busca de información y soluciones.
 
Con estos trabajos afloran elementos de nuestra personalidad, de nuestros recuerdos, del tiempo histórico, del entorno, de nuestras predilecciones y prejuicios, de nuestras percepciones e intuiciones que pueden no estar permanentemente a flor de conciencia pero que están siempre disponibles, son siempre impulsores y benéficos. Si preguntamos, nos responden.
 
Podemos preguntar si el acto de calificar una decisión como acertada o desacertada es un acierto en si mismo o si es simplemente el producto directo del hábito de calificar. Este hábito es propio de la modalidad mental, que hace que la mente ofrezca un juicio, un resultado o una definición sobre aquello en lo que se la ha forzado o acostumbrado a hacer foco.
 
Utilice el recurso de la pregunta, evitará conclusiones que pueden dañar o limitar.
 
Pregúntese acerca de todas esas decisiones que tomó en su vida y no recuerda. Ellas podrían resultar más significativas de lo que parecen.
 
Los seres humanos debemos tomar decisiones. Y lo hacemos a diario. Ahora bien, ¿preguntamos siempre? ¿Hacemos las preguntas correctas: esas que impulsan?
¿Por qué recordamos algunas decisiones y no otras? ¿Por qué emitimos juicios de valor sobre algunas decisiones y no sobre todas? ¿Con qué clase de “linterna” hacemos foco sobre una determinada decisión y para qué?
 
No podemos engañarnos en la presunción de que nuestra vida y nuestro destino dependen de aquel puñado de decisiones que recordamos y que nos hemos ocupado de calificar. Hubieron innumerable cantidad de otras decisiones y siempre elegimos del mejor modo que podemos, con los datos con los que contamos en cada situación.
 
Siempre elegimos a nuestro favor ya sea que elijamos para tener experiencias o para evitarlas. Frecuentemente las decisiones “equivocadas” son aquellas que se tomaron para evitar sentir algunos miedos, para ahorrarse disgustos, o para seguir a tono con prejuicios. Ya sea que elijamos por curiosidad, por capricho, por moda o por tradición para sentirnos cómodos o aceptados, aún si decidimos siguiendo la sugerencia de los demás estamos decidiendo y estamos eligiendo dicha sugerencia.
 
Asumir esta humana rutina es asumir una responsabilidad con nuestra propia persona.
 
Con esta reflexión en la mente, concluya su escrito transcribiendo con sus palabras este concepto y agregando lo que en aquél entonces faltó y que prefirió no ver dejándole cierta sensación desagradable como insatisfacción, frustración.

Pregúntese:

¿Faltó alguna pregunta inteligente de mi parte?

Por ejemplo, es posible que no haya accedido a iniciarse en algún entrenamiento, o que haya evitado encontrarse con alguien, o que haya evitado hacer averiguaciones que pudieron haber sido útiles entonces. Si tal es el caso, escríbalo con sinceridad. Es posible también, que descubra usted hoy que aquellos fines que perseguía en el pasado ya no son válidos, o que los que persigue hoy no aparecían antes.
 
Haga preguntas a su mente
 
Aproveche su trabajo Cerato para legitimizar sus objetivos pasados y vea cómo queda su escrito ahora y cómo cambia su relato y mejora su sensación. Concéntrese en aquella situación desde esta nueva perspectiva y amigándose con su “usted del pasado” fíjese todo lo que su mente puede contarle ahora. Disfrute a pleno de este reencuentro tan íntimo y tan sublime con usted mismo; instalando en su interior un clima de aceptación y confianza. 

Pregunte y pregunte a su mente, ella no tardará en enviarle datos que serán útiles y reveladores. Su mente es como un músculo que necesita ejercicios para desarrollarse. La pregunta es algo que su mente adora, le propone desafíos que siempre alcanza.
 
Impulse a su mente con el trabajo adecuado de energías emocionales, ella se convertirá en guía confiable para futuras decisiones y apreciaciones.
 
A lo mejor descubra usted que en aquél entonces fue movido por una creencia y será tarea de detectar si se trataba de una creencia que usted decidió tener....o si una creencia lo tenía a usted. Las creencias son energías de alta vibración. Ellas son capaces de abrir y cerrar oídos y corazones, y con ello traer belleza y progreso o producir horrores en el mundo. Eso tan etéreo que no puede verse ni olerse –la creencia-- le confiere las fuerzas para desplazarse, le da la razón para reír o para sufrir. Si se da cuenta de que una creencia proviene de un estado emocional, notará la importancia de trabajar adecuadamente sus emociones pues ello afectará toda la rueda de sus pensamientos y por ende del curso que tome su vida. 
Formule entonces la pregunta: “qué tipo de creencias están configurando mis decisiones? 
 
9) Las Flores de Bach como impulsores de Cambio
 
Las esencias del set de Bach son algo más que remedios naturales, son despertadores de la conciencia. Se espera de un trabajo floral correcto que equilibre las emociones, ilumine el espíritu y la razón.
 
Las prácticas diseñadas para potenciar una determinada esencia del set de Bach abren superautopistas en la mente y despejan el mundo emocional de un modo refinado. Ejercitarse en el trabajo de estas energías confiere un estado de certeza y serenidad envidiables. Esto sucede siempre que el trabajo floral se centre exactamente en el tipo de inteligencia que la esencia transporta y recorriendo sus canales de inicio a fin. 
 
El trabajo floral le brinda la oportunidad de aprender a poner palos a las ruedas de sus pensamientos improductivos, un freno a esa rueda que transita el mismo camino una y otra vez. Es una oportunidad de asombrarse descubriendo por ejemplo lo que usted entendía por buenas decisiones podrían resultar justamente las erróneas...y al revés. 
 
Si usted busca aliados de cambio, y una oportunidad de evolucionar sin sufrir en el intento, acérquese al sistema. Las flores ayudan. Impulsan. Sin requerir de usted un esfuerzo tortuoso lo irán desplazando de lo negativo a lo positivo, abriéndole los ojos y la mente de un modo que solo puede traer alegría y sorpresas gratas.
 
El pensamiento siempre contiene una energía que enfila hacia una polaridad definida (positiva o negativa). Usted elige la polaridad. Esto es una responsabilidad personal. Cambiar la polaridad en la mente se logra mediante el ingreso de estas energías. 
Sentirse responsable por el estado de sus energías confiere un poder magnífico y sumamente liberador. Si usted ha dado con la esencia de Bach que su sistema necesita, entonces habrá experimentado esa maravillosa sensación de tener sus pensamientos energizados y la libertad de elegir con mente fresca.
 
No siempre una esencia floral obra milagros. A veces esto ocurre porque se toman las esencias equivocadas, a veces se necesita un pequeño refuerzo mental para que el sistema se desbloquee por completo. A menudo es necesario activarlas con la mente para que el mecanismo arranque y no pare. Luego, uno puede ir tan lejos como desee con sus trabajos florales, las guías siempre le darán la pista para continuar cuesta arriba. Por ejemplo, es posible que usted no haya conseguido destrabar por completo su situación con este trabajo Cerato, en ese caso en los Manuales encontrará la respuesta sobre qué faltó preguntar en su caso, a lo mejor se trata de un área particular de su vida, a lo mejor se trata de encarar el trabajo alrededor del entorno. No podemos predecir. Cada caso tiene su peculiaridad y no pueden cubrirse en este brevísimo curso. Cada persona puede, con su trabajo floral personal, descubrir las razones que la fuerzan a actuar de un modo que no quiere, y podrá instalar en su sistema una creencia positiva y magnífica que desearía tener a partir de ahora. Y esto significará un clic en la conciencia que lo llevará a abrir al mejor estilo “Windows”, inusitadas ventanas en su mente y finalmente dar el paso correcto, ese paso que siempre puede más que mil excusas o que cien ideas acerca de cómo darlo. 

10) A propósito del trabajo Cerato
 
Un trabajo Cerato impecable consigue modificar no solamente una mera conducta, sino la totalidad de una actitud en la vida porque el trabajo Cerato impacta directamente sobre los valores personales. Conseguir un cambio Cerato significa haber generado una transformación radical a la cual solo se llega mediante un efectivo cambio de creencias y un acertado reajuste de los valores personales.

Las maniobras propuestas para Cerato resultan de especial utilidad para aquellas personas confundidas, que sienten que algunas cosas se le imponen y que todas tienen el mismo valor, para quienes sienten presiones que le hacen actuar de maneras con las que no se hallan completamente de acuerdo.

Muchas personas se encuentran lidiando con fuerzas interiores en conflicto, hacen cosas que no quieren hacer, dudan en extremo, deciden mal, pierden tiempo. reaccionan como si estuvieran funcionando en automático sin darse cuenta de que podrían estar perdiendo además de un precioso tiempo, preciosas oportunidades y solo porque no conocen todavía la mecánica para dar respuesta ni solución a estas cuestiones. 
 
Una manipulación responsable de las Flores de Bach abre caminos magníficos; brindan mucho más que respuestas y soluciones. “Magníficos” porque uno no necesita creer en las energías ni en el sistema para que energías y sistema funcionen como lo hacen en todas las personas de todas las edades, y digo “mucho más” porque esas respuestas y soluciones se quedan en uno para siempre inaugurando una característica benéfica en su personalidad gracias a lo cual muchas cosas grises o insulsas de la vida adquieren de pronto exquisito sabor, brillo y color.

Si desea ampliar sus conocimientos sobre la dinámica floral, encontrar más ideas para impactar una determinada flor o simplemente tener más información acerca de los modelos aplicables a la tarea de potenciar una energía floral, visite la sección archivos en http://www.aflorarte.com/archivos.htm
 
¡A su salud!
 

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Liliana Dercyé - http://www.aflorarte.com/liliana_dercye.htm - contactoarrobaaflorarte.com

Master en Programación Neurolinguística. Certified Master Practitioner de la Society of Neuro Linguistic Programming. USA Técnica en Hipnosis ericksoniana. Terapeuta Floral dominando los tres sistemas: Bach, Bush, California, Master en Terapia Floral y Psicosomática.

[http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.