La guía del pequeño empresario mercantil. Capítulo I. Parte I

Autor: Axel Ibáñez

HERRAMIENTAS PARA EMPRENDEDORES

03-2007

El objetivo de esta guía consiste en suministrar una “hoja de ruta” dirigida a aquellas personas que quieran iniciar una aventura empresarial, administradores de pequeñas empresas, personal administrativo, y a quienes de un modo u otro necesitan conocer las obligaciones formales y documentales que las administraciones públicas van a exigir a la empresa. Es una guía dirigida al ámbito de las sociedades mercantiles, y dentro de ellas con más intensidad a las sociedades de Responsabilidad Limitada.
 
Es cierto que actualmente, la sola idea de tener que enfrentarse a un mundo desconocido lleno de normas, administraciones varias, obligaciones documentales, etc produce ya de entrada tal desasosiego que muchas personas ya desisten de entrada en plantearse la opción de iniciar su propia actividad empresarial, y realmente cabe decir que se conjugan en este sentido dos factores determinantes:

1.- La falta de formación empresarial
2.- La complejidad normativa que las administraciones públicas imponen al inicio de una actividad empresarial.
 
Con esta guía del empresario se pretende facilitar de un modo simple y claro todas aquellas obligaciones básicas en las que se va a ver inmersa la empresa por el mero hecho de iniciar una actividad. Evidentemente, en cada área tratada existen múltiples especificidades que son inabordables en un guía como esta, que tratará de centrarse en aquello que en la inmensa mayoría afecta a las empresas pequeñas y medianas.

[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]

El criterio que se va a seguir no va a ser el estrictamente cronológico, que aunque pueda parecer de inicio más claro, supondría un solapamiento constante de materias distintas, sino un criterio basado en la materia correspondiente. Probablemente el orden y estructura seguidos pueda parecer poco riguroso desde un punto de vista doctrinal, pero se ha preferido seguir un orden práctico y clarificador a fin de favorecer la comprensión global.
 
La estructura de esta guía estará basada en las siguientes materias:

I.- Mercantil
II.-Contable
III.- Fiscal
IV.-Laboral
V.-Administrativo
 
Es preciso señalar que la presente guía no pretende explica cómo se hacen las cosas, sino qué es lo que la empresa debe cumplir ante las administraciones y organismos públicos. La realización efectiva de determinadas tareas como pueden ser las contables, fiscales, laborales etc, deberán ser ejecutadas por personas con formación especifica.
 
En la medida de lo posible se va a prescindir de la referencia Legislativa, ya que la remisión continua a Leyes, Ordenes, Decretos, etc. no va a favorecer la claridad pretendida. No obstante aL final de esta guía se hará una referencia a la normativa básica de las materias tratadas.
 
Por último mencionar que esta guía del empresario puede y debe ser utilizado como libro de consulta para aquellos puntos que sean precisos, de modo que no es precisa una lectura por el orden establecido para entender o comprender una materia posterior.

CAPITULO I.- MERCANTIL

I.- La forma societaria adecuada

Una de las primeras cuestiones que surgen ante el inicio de una actividad empresarial es la decisión sobre cual es la forma óptima de adoptar. Básicamente existen las siguientes alternativas:

- Con forma societaria
-Como empresario individual
 
Sin embargo, el criterio que tiene mayor importancia es el relativo a la limitación de la responsabilidad del empresario. Efectivamente , una de las cuestiones que más pueden preocupar a un empresario es que ante el riesgo de que la actividad empresarial no funcione según lo esperado, su patrimonio particular quede afectado a posibles reclamaciones de proveedores, trabajadores, clientes, ó administraciones.
 
Son las formas societarias mercantiles las que permiten limitar (aunque no de modo absoluto) las responsabilidades que se puedan derivar de la propia actividad. Las formas societarias clásicas de nuestra legislación son la Sociedad Anónima y la Sociedad de Responsabilidad Limitada.
 
Una sociedad mercantil implica crear una organización con su propia personalidad jurídica: la sociedad es una “persona” distinta y separada de sus dueños, socios o administradores. La sociedad tiene como finalidad permitir la unión de distintos socios, quienes mediante la aportación de capital y quizás también con su trabajo disponen de una capacidad y fuerza superior para implantar una actividad. Pero la “sociedad” se presenta al mercado con su propio nombre, con “sus” recursos económicos, con “sus” obligaciones. Siendo la sociedad mercantil una “persona” distinta de sus socios, se entiende que sea la sociedad quien deba responder de sus obligaciones ante terceros.
 
En contraposición, las actividades empresariales realizadas por una persona física ó mediante una sociedad no mercantil (p.ej. sociedades civiles), implican una responsabilidad patrimonial directa de quienes están desarrollando la actividad empresarial.
 
Nuestra Legislación permite la creación de sociedades mercantiles, en concreto una sociedad de Responsabilidad Limitada con un capital mínimo de 3.006 €, siendo esta la forma jurídica más utilizada actualmente.
 
En definitiva cabe decir que ante una actividad que implique una cierta inversión y/o riesgo es preferible adoptar una forma mercantil que limite futuras responsabilidades económicas.

   Siguiente 
 

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Axel Ibáñez Socio Director del Departamento Fiscal, Laboral y Contable  Ibáñez & Almenara Abogados y Economistas  axelarrobaialmenara.com  Aportado por: Liliana Navarro Kai Marketing & Comunicación Ibáñez & Almenara Abogados y Economistas marketingarrobaialmenara.com  www.ialmenra.com 

[http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.