Etica en la empresa

Autor: Carlos Alberto Rosales

Ética y valores organizacionales

11-12-2012

En la actualidad vemos constantemente casos de corrupción en la administración pública o privada. Amartya Sen, Premio Nobel de Economía afirma que el mundo está haciendo todo lo posible por tratar este tema. ¿Cuál es el origen de estos comportamientos no éticos en las empresas?. Por citar un ejemplo, la compañía norteamericana ENRON, construyó una gigantesca defraudación en complicidad con una de las mejores consultoras del mundo ¿Qué tipo de personas manejaban esta empresa? Estaba comprobado que se trataba de un grupo de ejecutivos formados en las mejores escuelas de negocios y que percibían una de las mayores remuneraciones. Bien formados académicamente y bien pagados ¿Pero qué tipo de formación humana recibieron? ¿Cuál era su concepto de servicio y de liderazgo? ¿Qué valores promovían en su vida personal y laboral?

A decir de Bernardo Kliksberg, Coordinador de la Iniciativa de Etica y Capital Social del Banco Interamericano de Desarrollo; el corrupto no sólo daña por lo que roba a la sociedad sino por el mensaje que transmite: todo para mí, no me importa los demás, no tengo problemas de conciencia, lo único importante es enriquecerse.

Hace unos días escuché al alcalde de Paraná (Brasil) afirmar que las flores del mañana son fruto de las semillas que cosechamos hoy. En el ámbito de los gobiernos, Noruega ocupa el número uno en la tabla de Desarrollo Humano de la ONU. Es una sociedad que cultiva sus valores en todos los niveles del sistema educativo, y a través del ejemplo de los líderes. De esta forma cultiva ética y cosecha desarrollo.

Sin embargo, habría que plantearse ¿Cuándo se da la corrupción privada? Según Antonio Argandoña, profesor del IESE Business School; “... se da cuando un directivo o empleado tiene un poder o influencia en el ejercicio de una función, tarea o responsabilidad dentro de una organización o empresa privada, lo que le confiere una discrecionalidad en su actuación que le permite actuar (...) con daño directo o indirecto para la empresa y en beneficio propio o de otra persona, empresa o entidad" Es evidente que este concepto también se aplica para las empresa públicas.

Si nos percatamos en los ejemplos antes mencionados y opuestos, ya sea el caso de ENRON o Noruega; vemos que el eje fundamental de un comportamiento ético en los negocios y en el desarrollo es la educación. Si los ejecutivos de ENRON hubiesen tenido no sólo formación académica sino sólida formación humana; y si los países priorizaran la educación; los resultados para nuestra sociedad serían distintos.

Para formar se necesita tener bien claro que una persona no sólo es un ser racional y libre, sino que además es hecha a imagen y semejanza de Dios. Por tanto su bondad es natural, de modo que si atenta contra el bien, actúa incoherentemente. ¿Qué tipo de ejemplo dejan los actos no éticos de los empresarios corruptos?

De acuerdo al concepto de corrupción privada, cuando una persona asume un cargo de alta responsabilidad debe ser consciente que sus actos tienen un mayor efecto que el que comete cualquier empleado. Estas consecuencias se perciben en el plano personal del ejecutivo, como en el económico de la empresa, y el plano moral de la sociedad.

El directivo de la empresa debe tener una base sólida de valores y principios; así como de una gran motivación trascendental. De aquí podemos concluir que quien dirige tiene la responsabilidad de educar y de potenciar las capacidades de quienes tiene a su cargo. Es tan importante dirigir como educar. En ambas labores debe haber un liderazgo connotado éticamente.

Si las empresas son uno de los pilares del desarrollo económico. Entonces con mayor razón, quienes la dirigen deben servir a los demás en vez de servirse a sí mismos.

Las personas son como una empresa, a mayor comportamientos éticos, mejores utilidades humanas. En cambio a mayor corrupción y actos no éticos, tenemos una pérdida o un déficit en la dignidad de nuestro ser. Cuando actuamos bien, gana nuestro espíritu, cuando actuamos mal gana nuestro ego.

Si colocamos en una balanza nuestros comportamientos en el momento que realizo una transacción financiera o cuando tomo una decisión importante, ¿Qué pesa más? ¿Lo material o lo trascendental? ¿La satisfacción de mi cuerpo o de mi alma?

Información Legal

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1) se publique tal como está, sin alteraciones
  2) se haga referencia al autor (Carlos Alberto Rosales)
  3) se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4) se provea un enlace al artículo original (http://www.degerencia.com/articulos.php?artid=778)
  5) se provea un enlace a los datos del autor (http://www.degerencia.com/calbertp)
 

Carlos Alberto Rosales


Licenciado en Educación en la especialidad de Matemática y Física, formado en la Universidad de Piura, Perú. Actualmente labora como educador en el Colegio HUMTEC Humanismo y Tecnología de Lima. 
Tiene especializaciones en Calidad de la Educación Básica por el Instituto de Estudios Avanzados para las Américas (Organismo de la OEA y la AICD con sede en Washington), Proyectos de desarrollo social por el BID, y proyectos de construcción por el SENCICO de Perú. 
Ha dictado conferencias sobre el tema del liderazgo y educación en valores. Asimismo es columnista del Diario El Tiempo de Piura, Diario La Industria de Chiclayo, Diario La Industria de Trujillo, Diario El Peruano de Lima, PeruInforma.com, Asociación de Grupos de Estudio de Actualidad, Agencia de noticias BolPress de Bolivia, Crónica y Análisis de Argentina, Diario La Razón de Bolivia, Diario El Panamá América de Panamá, Portal peruano Jurídico Ciberjure.com, Sepiensa.cl Portal chileno de opinión académica. 
Perú.

 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.