Humildad, sin ti no puedo ser un líder

Autor: Carlos Alberto Rosales

Liderazgo

03-11-2014

Martín, gerente de recursos humanos llamó a dos de sus colaboradores para conversar sobre su incumplimiento en una tarea que les fuera asignada hace algunas semanas atrás. Luis, lejos de reconocer el incumplimiento de su deber sólo se dedicó a justificarse con razones sin fundamento e incluso llegó hasta echarle la culpa a un tercero por su irresponsabilidad. Ignacio, sin embargo supo reconocer con sinceridad que había sido la desorganización de su tiempo y un ineficiente uso de él, lo que había causado su ineficacia.

Pregunto, ¿Cuál de los dos actuó mejor? ¿En cuál de los dos confió más el gerente? ¿Nos ha pasado esto alguna vez? ¿Cuál fue nuestra actitud en aquel entonces?.

La humildad es como la luz al final del túnel, en medio del túnel puedo mirar atrás y retroceder en la oscuridad para perderme en mi soberbia, en cambio si miro adelante, veré que al fondo brilla la esperanza de poder reconocer que he fallado y que pondré los medios para corregir mis errores, empezar de nuevo, y transmitir esa actitud de amor en la empresa.

Cuentan que en una sesión para empresarios mexicanos, Carlos Llano, un gran filósofo empresarial, les preguntó a sus oyentes cuál fuera su actitud ante un empleado difícil, uno del público respondió: “correrlo”. Inmediatamente Carlos Llano con gritos lo corrió de su sesión. ¿No escuchaste? ¡Sal de inmediato! Luego, una vez que lo había expulsado les preguntó a los demás, ¿Qué les pareció? ¿Debe haberse sentido feo verdad?. Esta anécdota dibuja con claridad la relación liderazgo-humildad. No todos toman la actitud de Martín, la de escuchar a sus empleados para ver qué pasó. No todos asumen ser humildes como Ignacio, pero casi todos se identifican con la anécdota.

Una investigación, aplicada a 620 directores de empresa mexicanos trataba de averiguar la cualidad directiva que, en relación con las demás personas, el director necesitaba incrementar en mayor medida. Grande fue la sorpresa cuando encontraron que esa cualidad era el saber escuchar. Paradójicamente sólo escucha quien tiene una actitud humilde ante los demás.

David Maister realizó una investigación con datos de 6500 integrantes de 50 firmas de servicios profesionales en 15 países, arrojó que son las actitudes las que determinan los resultados financieros, y no al contrario.

Asimismo, otras investigaciones revelan que los clientes abandonan a sus proveedores en un 70% por la calidad del servicio. Estas empresas han olvidado que liderar no es mandar sino servir.

La gran crisis humana en las empresas se debe primordialmente a una falta de humildad, para saber recomenzar cuando se ha fallado, pero también para tener la valentía de reconocer en qué hemos caído, y cómo nos corregiremos. Este caerse y saber levantarse con dignidad, encierran el ciclo de vida de todo empresario.

Humildad implica no sentir más que los demás, esperando, a veces obsesivamente a sentirse servido por los colaboradores, sino mas bien a servir a quienes nos rodean en la empresa y a quienes debemos ayudar a que se desarrollen como personas.

Cuando suceden estas situaciones conflictivas en la empresa, de las que hablamos al inicio, tenderemos a dos caminos, el de negarlo todo o el de reconocer. La primera nos lleva a centrarnos en nuestro amor propio, la segunda nos permite ponernos en el lugar de los demás.

Muchos de los casos de corrupción en el sector corporativo también se deben a que en gran parte, los directivos no supieron corregir a tiempo un error pequeño, cuya continuidad generalizó el mal endémico de la soberbia.

Dirigir una empresa no sólo exige estar pendiente del presente, sino también actuar correctamente para que mi actual labor no perjudique a la institución en su futuro. La clave para liderar es la humildad.

Cuentan que una empresa brindaba un pésimo servicio, todos sus recursos humanos eran arrogantes, desde lo directivos hasta los empleados, no salían bien las cosas, empezaron a bajar la ventas y estaban al borde del colapso. Unos echaban la culpa a los factores económicos externos, otros a la fiesta de despilfarro en lujos innecesarios que se celebró para el aniversario, etc.,. Nadie quería ser el protagonista del cambio, nadie quería asumir su responsabilidad, nadie quería ser humilde.

Un día, cansados de tanta degradación empresarial y humana, en la puerta de la institución vieron un gran cartel que les anunciaba la muerte del empleado que les había impedido despegar como empresa. Quedaron anonadados, pero por curiosidad entraron a ver de quién se trataba pues el cuerpo estaba siendo “velado” dentro del recinto. Grande fue su sorpresa cuando al ver el cajón del ataúd, no vieron ningún cuerpo, más que un simple espejo que los reflejaba a todos.

El cambio depende de ti, en tu interior está esa voz de humildad que te lleva a ser mejor, a reconocerte falible e imperfecto. ¡Humildad, sin ti no puedo ser un líder!

Información Legal

Este artículo es Copyright de su autor(a). El autor(a) es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs con fines informativos y educativos (pero no comerciales), si se respetan las siguientes condiciones:

  1) se publique tal como está, sin alteraciones
  2) se haga referencia al autor (Carlos Alberto Rosales)
  3) se haga referencia a la fuente (degerencia.com)
  4) se provea un enlace al artículo original (http://www.degerencia.com/articulos.php?artid=778)
  5) se provea un enlace a los datos del autor (http://www.degerencia.com/calbertp)
 

Carlos Alberto Rosales


Licenciado en Educación en la especialidad de Matemática y Física, formado en la Universidad de Piura, Perú. Actualmente labora como educador en el Colegio HUMTEC Humanismo y Tecnología de Lima. 
Tiene especializaciones en Calidad de la Educación Básica por el Instituto de Estudios Avanzados para las Américas (Organismo de la OEA y la AICD con sede en Washington), Proyectos de desarrollo social por el BID, y proyectos de construcción por el SENCICO de Perú. 
Ha dictado conferencias sobre el tema del liderazgo y educación en valores. Asimismo es columnista del Diario El Tiempo de Piura, Diario La Industria de Chiclayo, Diario La Industria de Trujillo, Diario El Peruano de Lima, PeruInforma.com, Asociación de Grupos de Estudio de Actualidad, Agencia de noticias BolPress de Bolivia, Crónica y Análisis de Argentina, Diario La Razón de Bolivia, Diario El Panamá América de Panamá, Portal peruano Jurídico Ciberjure.com, Sepiensa.cl Portal chileno de opinión académica. 
Perú.

 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.