Metapensamiento

Autor: Ricardo Sotillo

ECONOMÍA PÚBLICA

09 / 2008

Cuando lea esto, seguramente comenzará a preguntarse por el auténtico significado de las palabras que encierran este texto.

El significado está en cómo llega a su corazón a través de su lectura. Me propongo hacerle partícipe de un legado; del legado que hace más de dos mil años nos dejaron los tres hombres más grandes y sabios que jamás he conocido, aunque no hablo de un conocimiento de su biografía o de su obra, ni siquiera de su pensamiento. Se trata de su esencia, de su secreto, secreto que ahora comparto con mis lectores.

Deténgase un momento y deje que sean ellos los que se presenten por ellos mismos. Se llaman Sócrates, Platón y Aristóteles. Estos tres filósofos dejaron, cada uno a su manera, sus huellas en la civilización europea. Ve el sentido, he dicho que se llaman y no que se llamaban, pues son inmortales, los inmortales por antonomasia. Ya sé que los conoce, que sabe de su existencia, de sus obras e incluso de muchas otras cosas en torno a ellos y a muchos de sus coetáneos en la antigüedad Griega, pero ese no es mi objetivo como ya habrá adivinado.

En esta ocasión nos detendremos con el primero de ellos, Sócrates, no tenía como objetivo enseñar a nadie, por el contrario daba la impresión de que aprendía de las personas con las que conversaba mientras paseaba. Él sostenía la tesis del "sólo sé que no sé nada" Como decía a menudo, la matrona no paría al niño, el niño nacía con la ayuda de ésta, que no es lo mismo. Pues de la misma manera él ayudaba a "parir" el conocimiento en los demás, porque el verdadero conocimiento tiene que salir del interior de cada uno. No puede ser impuesto por la voluntad ni por el convencimiento de los otros. Ahora pensará que le estoy impartiendo una lección de filosofía en toda regla, nada más alejado de mi intención. Imagínese que tengo un álbum de fotos que guardo con mucho cariño y le enseño cada una de ellas mientras le voy contando lo que alrededor de cada una de las fotos acontecía.

[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]

Imagínese que tengo más álbumes de fotos y se los voy mostrando en cada ocasión según los voy desempolvando, imagínese que esto es una conversación sobre los grandes temas -o los más sencillos- que afectan al mundo, a las personas.

¿Ya se va aclarando el objetivo del texto? Poco a poco, ya verá... pienso llegar hasta Machado y aún me queda pasar por Erasmo o el mismísimo Maquiavelo, así que será mejor que se prepare. Al final, con un poco de suerte, le invitaré a recorrer los confines de Monte Olimpo con dioses y diosas incluidas.

Ah, casi se me olvidaba, el verdadero propósito lo constituye mostrarle el significado de lo que yo considero madurez de pensamiento. Siga imaginando y piense que en una primera etapa tenemos información, conocimiento, datos, capacidad de juicio crítico. Es una primera etapa que parte ya de un nivel de pensamiento formal y por tanto propio de personas inteligentes, de personas con un bagaje intelectual fruto de sus propias experiencias, creencias, conocimientos y de su relación con los demás. En esta etapa cada persona tiene respuestas a muchas preguntas y tiene también formado un juicio sólido de las cosas. Sigamos avanzando por este camino. Existe, a mi juicio, una segunda etapa en la evolución del pensamiento humano, está caracterizada por una mayor apertura hacia el pensamiento y hacia las ideas que tienen los demás, incluso cuando son contrarias a las propias o que en cierto modo nos pudieran parecer extrañas o incomprensibles. Esto nos exige un esfuerzo adicional por conocer los verdaderos motivos que nacen de tales ideas. También en esta etapa se nos plantean cuestiones que van más allá de los contenidos o de las formas, es como tener una capacidad especial para originar un modo de pensamiento sobre el mismo pensamiento. Tenemos, por un lado, un avance en cuanto a la capacidad para ponernos en el lugar del otro, y por otro lado, una nueva forma de generar nuevo pensamiento, nuevas ideas; esta fase puede ser la intermedia en nuestra meta para alcanzar esa madurez de pensamiento a la que aludo. Por fin llegamos a una tercera etapa o estadio en la evolución de nuestra madurez como seres pensantes ¡digo yo! En tal proceso hemos logrado conocer, generar, empatizar y descubrir más allá de nuestras propias proyecciones.

Pues aún hay más, ahora es cuando empieza de verdad el camino al que hacía referencia antes. Ahora imagine una cuarta dimensión en lo que a pensar se refiere, no se trata ya de procesar más información que nadie, ni tan siquiera obtener un CI de 160 en un test de inteligencia. La meta no es la velocidad o la cantidad, que no, que tampoco es la calidad, es más, mucho más, no busque límites porque no los hay, al menos no están predeterminados "per se". Somos nosotros los que ponemos esos límites. Pues bien, cuando seamos capaces de romper esas barreras y esos límites estaremos en disposición de saltar hacia la fase en la madurez de nuestro propio pensamiento.
 

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Ricardo Sotillo

Doctor por la Universidad de Granada. Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación en la Universidad de Sevilla. Diplomado en Enfermería, experto en educación para la salud, es también Diplomado en Alta Dirección de Empresas (PADE) y Master en Comunicación en las Organizaciones por la Universidad de Barcelona (Escuela de negocios Las Heures).  Es investigador-doctor en dos grupos de investigación en el ámbito sociosanitario.  Fundador del portal de internet www.capitalemocional.com  [http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.