Protección a los derechos de autor

Autor: Jorge E. Pereira

Otros conceptos y herramientas de marketing

11-2006

Muchas organizaciones, incluyendo empresas editoras, corporaciones, agencias del gobierno, y otros, han adoptado Sistemas de Administración de Contenidos (SAC) para ayudarse a organizar contenidos digitales y crear productos basados en ellos para clientes, empleados y asociados. Por contenido se entiende textos, dibujos o música, de verdadero interés general. Los SACs se espera que sean un centro de control para todo el ciclo de vida de un contenido, como es un libro o una obra musical, incluyendo la creación, producción y distribución.

Uno de los elementos de gran importancia y complejidad en el proceso de contenidos son los derechos de autor. El proceso de controlar el acceso a los contenidos con derechos de autor es un imperativo en los negocios, especialmente cuando vivimos en una aldea global.

Agregando a los contenidos protección sólida e inquebrantable es la única forma de proteger los derechos de autor. Las nuevas tecnologías están permitiendo integrar la administración de contenido con sistemas que permiten asegurar que esos derechos no serán violados.

El contenido de los Sitios Web ha sido de especial preocupación de escritores, editores y editoriales, que han visto a la Web como una enorme fotocopiadora gratuita de contenidos. Esto es bien conocido por los que escribimos para MERCADEO.COM y que vemos a diario reproducidos nuestros artículos por todos lados, incluso atribuyéndose la propiedad de lo dicho por nosotros.

[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]

Digital Rights Management (DRM) es un término que data de los 90s, el cual fue generado por la distribución de material con derechos de autor restringidos, en formato digital.

Se habla de dos definiciones de DRM. La primera, restringida, para señalar la protección persistente de los formatos digitales. La otra definición de DRM incluye todos lo que puede hacers para definir, administrar y hacer seguimiento de los contenidos en formato digital registrados.

Los diferentes sistemas DRM permiten a los dueños de contenidos como son escritores, fotógrafos, compositores, compañías grabadoras, productores de videos o DVD y otros, vender digitalmente sus productos empacados de tal modo que no pueden copiarse o reproducirse a voluntad. Los sistemas DRM se encargan de restringir el uso de los mismos, limitando los derechos del adquirente.

Estos sistemas y sus procesos, una nueva forma de mercadeo de productos digitales, permite dar seguridad y flexibilidad en la distribución de textos y música que tienen derechos registrados.

Los sistemas DRM profesionales soportan diferentes formas de suscripción tales como pago por solo ver o escuchar, pago por ver u oír una sola vez, o veces determinadas, y muchas otras. De esta forma los autores ya sea de libros digitales o música, pueden tener una seguridad completa y total de que sus derechos no son violados profusamente, como sucede en la actualidad.

Este novedoso sistema representa una excelente noticia para quienes deseen distribuir sus productos digitales de contenido, por medio de la Internet, forma muy económica de distribuir y promover. Una vez que los archivos se procesan con DRM, ellos quedan protegidos. Pueden bajarse de un sitio Web y transferirse a otros artefactos reproductores. Dependiendo de las reglas aplicadas a los archivos, estos se pueden quemar a un CD.

El sistema DRM funciona de una forma bastante transparente. Por ejemplo, imaginemos que usted quisiera leer un artículo (archivos en formato PDF) de la revista digital MERCADEO.COM, el cual se encuentra protegido por un Sistema DRM. Usted puede seleccionar diferentes formas de ver el archivo, esto es bajarlo a su computadora, imprimirlo o leerlo una o varias veces.

Por ello tendría que pagar una suma determinada, y el archivo que baje le permitirá hacer solo lo por lo que usted pagó. Si pagó por leerlo una vez, luego de hacer eso, el archivo quedaría inutilizable.

En el caso de una pieza musical, el DRM puede restringir el número de veces que puede ser reproducida de 1 a 100 o más, dependiendo de lo términos en que la haya comprado. De esta forma los derechos del autor quedan totalmente protegidos, en el caso de todos los productos digitales, como es el caso de los libros electrónicos. (e-books), que prometen ser la forma en que leeremos en el futuro.

A toda organización ya sea pública o privada, con o sin fines de lucro, le interesaría poder distribuir con seguridad total y solo a grupos determinados, información que tienen en forma digital. Este es el caso, por ejemplo, de Manuales de Procedimientos para dirigir a los empleados en sus operaciones de producción. Es enorme la cantidad de información que las instituciones pagan para producir, que se encuentra en calidad de restringida por los derechos de autor.

En este momento no existen estándares de DRM. Dada la importancia de encontrar las fórmulas adecuadas de protección contra la violación de los derechos pronto estaremos viendo que estos sistemas serán comunes y corrientes.

Al mismo tiempo la creación de protecciones y un forma segura de recibir compensación económica por los trabajos intelectuales, llevará a un florecimiento de gran cantidad de publicaciones. Por su parte los compositores de música, al igual que los intérpretes, se verán beneficiados y alentados a componer, ya que podrán vender sus obras por medio de la Internet, a todo el mundo. Incluso sin necesidad de intermediarios como son los editores y casas disqueras.
 

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Jorge E. Pereira -

[http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.