El concepto de contabilidad ambiental y la normalización

Autor: Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA)

Contabilidad

09-2005

La contabilidad ambiental es una rama de la contabilidad de muy reciente reconocimiento y, quizás por ello, es frecuente encontrar términos comunes con significados diferentes, cuando no contradictorios.

La contabilidad ambiental es una rama de la contabilidad de muy reciente reconocimiento y, quizás por ello, es frecuente encontrar entre los diversos investigadores, profesionales y organismos normalizadores (económicos y técnicos) términos comunes con significados diferentes, cuando no contradictorios. Surge así la necesidad de establecer unos fundamentos metodológicos sobre los que construir el marco conceptual y, por tanto, el alcance de la contabilidad ambiental, siendo éste el propósito de este trabajo.

La contabilidad ambiental puede definirse como la parte de la contabilidad aplicada cuyo objeto son las relaciones entre una entidad y su medio ambiente, lo cual supone diferenciar entre la macro y la microcontabilidad y, dentro de ésta última, precisar tanto el concepto de entidad como el de medio ambiente.

Tradicionalmente, en la microcontabilidad, para delimitar la entidad se ha acudido a criterios de base jurídica (forma jurídica de la entidad, legislación aplicable, etc.). No obstante, también es posible definir la entidad a partir del análisis técnico del ciclo de vida de sus productos y actividades, es decir, desde su diseño hasta la eliminación final de cualquier efecto negativo ocasionado por el consumo de dichos productos o la realización de actividades. Por otra parte, el medio ambiente de una entidad puede definirse como su entorno natural, o bien como su entorno vital, abarcando, en este segundo caso, el entorno natural, cultural y social de la entidad a lo largo de un determinado periodo de tiempo.
[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]
Las posibles combinaciones de estos dos conceptos básicos: entidad y medio ambiente, permiten establecer al menos tres alternativas, de diversa fundamentación económica y alcance, para el marco conceptual:

1. Cuando se opta por delimitar la entidad a partir de criterios jurídicos y el medio ambiente como entorno natural, el marco conceptual de la contabilidad ambiental se fundamenta en la economía tradicional, para la cual, la ciencia económica es independiente de cualquier consideración ambiental excepto en dos aspectos: la naturaleza como productora de recursos económico (es decir, recursos susceptibles de cuantificarse, apropiarse, utilizarse y transformarse) y como receptora de desechos. De ahí que la información que proporciona la contabilidad ambiental atienda al principio clásico de entidad y se reduzca a los inputs adicionales necesarios para prevenir, reducir y eliminar la contaminación y a los outputs no deseados (residuos, vertidos, emisiones). Esta es la posición adoptada en las normas de contabilidad financiera emitidas por el IASC (1998), la Unión Europea (2001b) y el ICAC (2002).

2. Si el criterio de delimitación de la entidad se deriva del análisis del ciclo de vida de sus productos y actividades y el medio ambiente se entiende como entorno vital, el marco conceptual se fundamenta en la economía ecológica, para la cual el sistema económico es un subsistema del sistema ambiental, acorde con sus normas y en continua interacción con él. En este caso, la contabilidad ambiental precisa de un nuevo principio de entidad, a fin de ofrecer información acerca de todo tipo de inputs y outputs sociales. Esta es la posición más generalizada entre aquellos que promueven el desarrollo de la contabilidad ambiental en el ámbito de la responsabilidad social, como por ejemplo el Global Reporting Initiative (2002) o la Comisión de Responsabilidad Social Corporativa de AECA, en su primer documento sobre Marco Conceptual actualmente en elaboración.

3. Aún cabe una tercera alternativa, en la cual el marco conceptual ha de estar dotado de suficiente flexibilidad para permitir la adaptación a los objetivos, previamente fijados, de la información contable demandada. Este planteamiento, propio de la contabilidad de gestión, permite combinar los diversos criterios de delimitación de la entidad y del medio ambiente, aplicándolos, según se acaba de indicar, en función de los objetivos que persiga la información contable. En este caso, el marco conceptual se fundamenta en la economía ambiental (posición intermedia entre la economía tradicional y la economía ecológica), para la cual el sistema económico está relacionado y limitado por el sistema ambiental. Esta alternativa subyace en el Documento 13 de la Comisión de Contabilidad de Gestión de AECA (1996), en las normas ISO de las series 14000 (1996) y 19000 (2003), el reglamento EMAS de la Unión Europea (2001a) y en la norma experimental 15011 de AENOR (2003), actualmente en elaboración.

El desarrollo de la investigación en contabilidad y en otras disciplinas muy diversas (química, biología, ingeniería, etc); el aumento de la preocupación de los organismos y entidades (económicos y técnicos) de normalización; y la ampliación de la actividad de los contables al ámbito ambiental, demandan acordar unos fundamentos y un lenguaje comunes e interdisciplinares. Con este trabajo esperamos haber contribuido a dicho acuerdo.

Bibliografía

AECA (1996): Contabilidad de gestión medioambiental. Documento 13. Serie Principios de Contabilidad de Gestión. AECA. Madrid.
AENOR (2003): Gestión medioambiental. Evaluación de los costes ambientales. PNE 15011 EX.
GLOBAL REPORTING INITIATIVE (2002): http://www.globalreporting.org
IASC (1998): Propiedad, edificios y equipamiento. NIC 16; Deterioro del valor de los activos. NIC 36; Provisiones, pasivos contingentes y activos contingentes. NIC 37. IASC.
ICAC (2002): Resolución de 25-3-2002, relativa al reconocimiento, valoración e información de los aspectos ambientales en las cuentas anuales. BOE 4-4-2002.
ISO (1996): Sistemas de Gestión medioambiental. Especificaciones y directrices para su utilización. ISO 14001. http://www.iso.org
ISO (2003): Directrices para la auditoría de los sistemas de gestión de la calidad y/o ambiental. ISO 19011. http://www.iso.org
UNIÓN EUROPEA (2001a): Reglamento (CE) 761/2001, por el que se permite que las organizaciones se adhieran con carácter voluntario a un sistema comunitario de gestión y auditoría medioambientales (EMAS). DOCE 24.4.2001.
UNIÓN EUROPEA (2001b): Recomendación 2001/453/CE, relativa al reconocimiento, la medición y la publicación de las cuestiones medioambientales en las cuentas anuales y los informes anuales de las empresas. DOCE 13-6-2001.
 

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Navactiva. El portal de Internet para la innovación empresarial de Navarra. Navactiva se presenta como una nueva herramienta que pretende acercar la información y los servicios de valor a través de las tecnologías de la información. El resultado: empresas mejor informadas y con mayores recursos para solventar cuestiones concretas de su día a día gracias a la utilidad de Internet.El Portal para las Empresas de Navarra

[http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.