Uso de letras, cheques y medidas para asegurar el cobro

Autor: CEIN

Gestión Financiera

09-2005

Cada vez es más habitual utilizar formas de pago como letras, cheques o pagarés. Es importante conocer los riesgos y modos de garantizar el cobro.

Hoy en día cada vez es más común abonar las facturas con medios de pago tales como las letras, los cheques y los pagarés, pero estos instrumentos presentan una serie de problemas basados fundamentalmente en el riesgo de impago y en la corrección de su emisión.

Estos títulos valores constituyen el modo más habitual de saldar las deudas y su éxito se basa en la gran movilidad que adquiere el dinero que representan. Son endosables o cedibles, se pueden descontar e incluso pueden servir como garantía.

El problema con estos instrumentos viene de la morosidad, ya que el moroso conoce cuáles son los defectos de forma que hacen incobrable un título valor al limitar la capacidad de reclamación judicial. Un título mal girado impide el juicio ejecutivo.

La letra ha de cumplir una serie de requisitos:

- Ha de aparecer la denominación "letra de cambio" escrita en el documento, ha de recoger la obligación de pagar una cierta cantidad de dinero, tiene que constar el nombre de la persona obligada (librado) que lo estará cuando firme la casilla "acepto", debe aparecer la fecha y el lugar del libramiento y la fecha de vencimiento, ha de indicar el lugar en que se efectuará el pago y la persona a la que se ha de pagar (tomador) y ha de aparecer la firma de quien emite la letra (librador).
[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]
- En caso de que no se indique la fecha de vencimiento se entenderá que es a la vista y no se podrá presentar al pago hasta un año después de la fecha de emisión o libramiento. También hay que tener cuidado con el lugar en el que se efectuará el pago si no queremos vernos obligados a desplazarnos muy lejos para cobrar.

El cheque y el pagaré también son instrumentos muy utilizados. En el caso del cheque el obligado al pago es una entidad financiera que previamente ha recibido los fondos del cliente. El pagaré es una orden de pago para una fecha determinada en el que ha de constar la fecha de vencimiento y tiene que aparecer la firma de la persona obligada a pagar. El cheque es más utilizado que el pagaré.

El cheque emitido en España puede cobrarse en los 15 días siguientes a la fecha de firma, en los 20 si es de otro país europeo y en los 60 para el resto del mundo. A pesar de esto, si el deudor no emite una contraorden, el banco pagará el cheque después de estos plazos. Además, son cobrables desde el momento en que se emiten, aunque estén firmados con fecha posterior. Los cheques se pueden cruzar mediante dos barras paralelas para garantizar el pago a la persona autorizada.

Cuando el tenedor de una letra no reciba pago en la fecha indicada puede "protestar" la letra ante un notario en los cinco días posteriores al vencimiento. Si el librado no efectúa el pago en un plazo de dos días se iniciará la vía judicial. El juicio ejecutivo es un mecanismo rápido que embarga al deudor con lo que se garantiza el cobro. Para acudir a este mecanismo el importe de la deuda ha de ser superior a 50.000 pesetas.

En general las empresas adoptan medidas para garantizar el cobro de los productos que venden pero cuando estas fallan hay que tratar de recuperar las cantidades pendientes de cobro.

En primer lugar hay que saber cuáles son las causas del impagado en cuestión. Podríamos distinguir dos tipos de causas para explicar los impagos, una por desfases en la tesorería consecuencia de pensar que cuanto más tarde se pague, mejor, y la otra por incidencias en la prestación del servicio tales como un retraso, condiciones diferentes a las acordadas, etc., aunque pueden existir tantas causas como deudores.

Pero si es importante conocer las causas del impago, también lo es conocer la fase en la que se encuentra el problema. Una primera fase sería la amistosa o extrajudicial en la que se pueden emplear diversos medios como cartas demandando el pago, visitas personales, llamadas telefónicas, etc. La segunda fase es la denominada precontenciosa, y en ella se trabaja con la posibilidad de un proceso judicial de fondo. Durante esta fase se consigue información que pueda ser relevante de cara a un juicio y se prepara el título de la deuda para ejecutar ante los tribunales. Durante la última fase, la contenciosa hay que prepararse para un juicio declarativo o ejecutivo en función de la cantidad adeudada.

En cualquier caso, lo más recomendable es actuar dentro del campo amistoso ya que los beneficios son mayores a los que pueden lograrse a través de la vía judicial que en general es muy lenta en dar respuesta.

Una vez que ya se conoce cuál es la causa de que se haya producido un impagado hay que diseñar la estrategia a seguir para tratar de recuperar el dinero al que la empresa tiene derecho pero sin olvidar que no conviene dejar pasar el tiempo. A medida que pase el tiempo más difícil será lograr el cobro y encontrar una solución satisfactoria al problema. Tratar de cobrar una deuda de más de seis meses de antigüedad por la vía amistosa, resultará prácticamente imposible ya que el deudor se considera con derecho a demorar el pago a medida que transcurre el tiempo. También hay que tener en cuenta que la situación económica del deudor se puede deteriorar con el paso del tiempo o bien puede decidir atender otros pagos que considere más urgentes o importantes.

En la actualidad los impagos más frecuentes corresponden a facturas de teleoperadoras y el sector con menor índice de impagos es el de la distribución. La estrategia a seguir dependerá de lo que reclamemos (crédito, factura...), del importe y de la antigüedad del impagado. Cuando se trata de pequeñas o medianas empresas la recomendación es acudir a una compañía de recobros, ya que en general este tipo de empresas no tienen la posibilidad de gestionar los impagados a través de un departamento propio.

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Navactiva. El portal de Internet para la innovación empresarial de Navarra. Navactiva se presenta como una nueva herramienta que pretende acercar la información y los servicios de valor a través de las tecnologías de la información. El resultado: empresas mejor informadas y con mayores recursos para solventar cuestiones concretas de su día a día gracias a la utilidad de Internet.El Portal para las Empresas de Navarra

[http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.