Ética empresarial y responsabilidad social

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

OTROS CONCEPTOS ADMINISTRACIÓN

11-2005

RESUMEN

Los escenarios económicos del presente demandan  el compromiso   que las empresas a través de una gerencia dinámica, proactiva, comprometida, se identifiquen plenamente con el cumplimiento de una buena ética empresarial que es requerida junto con una  eficaz
responsabilidad social para con la comunidad, con los consumidores a quienes les presta sus servicios. En este escrito nos adentramos en la importancia, alcance, repercusión que estos tópicos requieren.

RELEVANCIA, ALCANCE

En la formación, capacitación de los profesionales comprometidos con la gerencia moderna, por ejemplo el Programa de Postgrado de gerencia de la Calidad y Productividad del Área de Postgrado de Faces de la Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela, se hace énfasis en el compromiso que el Administrador,  el gerente debe cumplir con los requerimientos que la ética empresarial necesita, así como con la responsabilidad social  básica   para   con todos aquellos consumidores a los que se les presta el servicio a través de un producto, que cumpla con todos los requisitos de calidad que hoy se  demanda.

Es sabido, que dentro del entorno empresarial venezolano, a través de las líneas de investigación del Programa sobre estos tópicos, existen muchas empresas que no se han identificado en lo importante que es el rol  que la ética, responsabilidad social sea una garantía para la población, mucho de ello por la ausencia de  no saber identificarse con los valores éticos, moral que son necesarios  para cumplir con la misión, visión establecida, respetando a sus clientes, a los competidores y muchas veces hasta el medio ambiente en donde se opera, aspectos que es sabido muy poca importancia se le presto en su formación académica.


Al respecto, en un interesante análisis sobre estos temas, Bernardo Kliskberg (quien ha estado en nuestra universidad compartiendo sus conocimientos con nuestros profesores en estos tópicos) comenta, que hay una sociedad civil cada vez más articulada y participativa que presiona por estándares éticos más exigentes, exigencias que se lo demandan a líderes políticos, pero también a los responsables corporativos. Plantea que no basta que una empresa cumpla con la ley para considerarla socialmente responsable. Considérese, que la empresa privada es un actor decisivo de la economía; sus conductas impactan a todos. Se le pide comportamientos responsables con los consumidores, empleados, medio ambiente, e involucrarse con la comunidad., aspectos que no pueden ser descuidados.

Justamente, Handy (Harvard Business Review) sugiere sobre estos aspectos, que: “Las empresas deberían tomar el liderazgo en áreas como el medio ambiente y la sustentabilidad social, en lugar de dejar siempre que las pongan en la defensiva”.

No se puede negar por otra parte,  comenta Kliksberg, que los consumidores también están presionando activamente. Juzgan a las empresas por los mensajes que transmiten con sus hechos, y ello esta incidiendo sobre sus decisiones de compra y sus lealtades. Son cada vez más exigentes. No se conforman con la mera publicidad institucional. Como previene Ogilvy, ella les resulta “pomposa, autosuficiente y fatua”. Juzgan según los vínculos de la empresa con “causas” concretas. Un tercio de los consumidores de los Estados Unidos por ejemplo,  da mucha importancia, en el momento de comprar, a la relación de la empresa con el medio ambiente y los valores éticos.

Otra presión viene de los pequeños inversores. Tienen sus motivos. Así por ejemplo, la quiebra de Enron les sustrajo casi 50.000 millones de dólares. Casos posteriores, como WorldCom, Parlamat y otros, mostraron la insuficiencia de los controles, los riesgos de corrupción corporativa, la debilidad de la formación ética de los gerentes y otros. Junto a nuevas leyes, han pedido un nuevo enfoque de la educación empresarial.

Sin duda alguna tal como lo señala  Kiskberg, es necesario que una empresa ética hoy más que nunca, la gerencia y su recurso humano, tiene mejores oportunidades de atraer personal de más calidad y compromiso y desde luego, una empresa que promueve en su personal la realización de trabajo voluntario por la comunidad tendrá una mayor rendimiento productivo del mismo modo que se identificara más con ella.

Por todos estos factores, la responsabilidad social aparece como una clave de la competitividad.

Por supuesto cita Kliskberg, no faltan riesgos. Uno es que todo quede en discurso.

Ello entraría en conflicto con las crecientes exigencias de medición de la responsabilidad empresarial. Otro es convertir el tema en una oficina más de la empresa:“burocratizarlo”.

La exigencia es que se avance a que cada área de la empresa practique responsabilidad social. Un tercer riesgo, es que haya incoherencia entre el afuera y el adentro. La responsabilidad debe empezar por actuar éticamente respecto del personal de la misma empresa, dándole oportunidades de desarrollo y creando un clima de respeto y confianza. En esa línea se hallan nuevos programas como los que tienden a tener muy en cuenta su familia, factor decisivo en su vida, y tratan de ayudarlo a equilibrar trabajo y familia.

Compartimos plenamente esta posición, y consideramos que la gerencia venezolana debe saber utilizar más eficazmente a su capital humano, identificándose más con su compromiso de   formación, desarrollo, es decir, proporcionándoles los conocimientos que actualmente la técnica, ciencias administrativa aporta, afincándose  en el desarrollo personal de sus miembros, a fin de que su autoestima, asertividad sean positivas y que garanticen un buen clima organizacional., motivación, productividad.

Es tiempo que la gerencia moderna se identifique más con su rol ético, responsabilidad social y sepa integrarse  con el recurso humano que lo acompaña en su gestión, comprometerse en ser más consistente en sus acciones.

Por otra parte consideramos importante tomar en cuenta lo que nos lega sobre estos temas, Gabriela López, de no olvidar, que   muchas veces en las organizaciones se manifiesta lo que se llama inconsistencia cultural que afecta el cumplimiento de la ética y responsabilidad social en donde la inconsistencia no obedece a la acción voluntaria de los ejecutivos, sino a disparidades en la forma de comprender y poner en práctica las reglas por parte de los jefes. La mayoría de los profesionales de Recursos Humanos considera que los mandos medios son el eslabón crítico en la cadena cultural que une, o debería unir, a los empleados con la alta gerencia.

Se cita que debe tenerse presente  además, el hecho, que son los jefes y, particularmente, la primera línea de supervisión quienes terminan imprimiendo con más fuerza el tono cultural de la organización por medio de los valores y principios que ponen de manifiesto al hacer operativa esa cultura en las decisiones cotidianas.

Un ejemplo de inconsistencia cultural en este nivel sería el de la empresa que valora el trabajo en equipo y la colaboración, y premia estos comportamientos a la hora de evaluar el desempeño de los empleados, pero cuando existe un conflicto entre estos valores y otras consideraciones, por ejemplo, cumplir con los plazos de entrega, las acciones de los supervisores privilegian esos otros factores.

Por último, consideramos importante tener presente  lo que nos aporta la Corporación Andina de Fomento (CAF) cuando nos señala, que se requiere que las empresas e instituciones de todo el mundo "más allá del desempeño de las funciones que les son propias" juegan hoy un rol cada vez más activo en las sociedades en que operan, y realizan aportes significativos y sistemáticos al desarrollo de las comunidades en las que están insertadas. Es justamente,  lo que  se conoce  como Responsabilidad Social Corporativa (RSC), visión de negocios que incorpora el respeto por los valores éticos, las personas, comunidades y medio ambiente.

Por último recordemos,  que las empresas se han alentado a adoptar o expandir esfuerzos de RSC en el convencimiento de que no se trata sólo de una condición ética, sino de un imperativo para el éxito de sus negocios en el largo plazo
*fuente: Comunicación de Responsabilidad Social de la Empresa (ComuniCARSE)
 
 

Ing. Carlos Mora Vanegas  cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve    camv12arrobahotmail.com  El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela) ).

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.