¿Puede aprenderse la creatividad? Verdades y mentiras

Autor: Arturo Orbegoso G

Innovación y creatividad

08-2005

Una idea muy extendida en nuestro medio es aquella que supone a la creatividad como una habilidad que es sólo propia de una minoría de privilegiados por razones poco conocidas.

Examinemos a continuación algunos mitos muy difundidos y las respuestas que la realidad contrapone a éstos acerca de la creatividad.

Mito 1: Las personas creativas son siempre las de una inteligencia muy superior.

Realidad: Las personas más creativas no son siempre las de más alta inteligencia. Si bien resulta indispensable contar con cierto nivel de inteligencia para ser creativo, los hechos muestran que buen número de personas de inteligencia normal promedio hacen gala de ideas ingeniosas y creativas. Aunque parezca curioso, también hay personas inteligentes y muy poco creativas.

Mito 2: La creatividad es hereditaria y no puede aprenderse.

Realidad: Esto no es enteramente cierto. Desde hace décadas circulan en Europa y EEUU una serie de métodos y técnicas –basados en conocidas investigaciones psicológicas- que ofrecen desarrollar la creatividad y la producción de ideas. Esto nos lleva a concluir que la creatividad puede aprenderse, ser cultivada y, dadas ciertas condiciones, podemos ser capacitados para su dominio.

Mito 3: Los inventores y creativos son siempre personas excéntricas y de trato difícil.

[http://www.gestiopolis.com/estilos/primer-scroll.htm]

Realidad: No existe un tipo único de carácter para las personas creativas, por lo tanto, toda generalización a este respecto resulta excesiva. Algunos creativos son personas apacibles, reservadas e introvertidas; otros son expansivos, temperamentales y muy sociables. Una de sus características distintivas sí parece ser una forma singular de captar y procesar la realidad, una forma particular de interpretarla.

Mito 4: Los ejercicios que estimulan la creatividad son complicados y requieren un nivel especial de instrucción.

Realidad: Casi cualquier persona de inteligencia normal promedio puede apropiarse, convenientemente orientada, de las técnicas que estimulan la creatividad. Estos ejercicios tienen dificultad variable y son de varios tipos. Por si fuera poco, no todos son de naturaleza teórica o intelectual. Hay ejercicios que implican hábitos de actividad física y de alimentación inclusive. Igualmente, hay música que aguijonea nuestro caudal de ideas.

Mito 5: Sólo pueden desarrollar su creatividad los muy jóvenes.

Realidad: Al contrario de lo generalmente aceptado, la creatividad puede desarrollarse casi a cualquier edad si la persona se encuentra razonablemente saludable. En cualquier caso, el dominio de la creatividad es fruto de un conjunto de hábitos que preserven la salud mental y física.

 
 

[http://www.gestiopolis.com/estilos/cierre-lectura.htm]

Arturo Orbegoso G - aorbegosogarrobayahoo.es 

Psicólogo Organizacional Peruano, consultor de empresas y docente universitario

[http://www.gestiopolis.com/estilos/fondo-contenidos.htm]

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.