¿Por qué migran los peruanos al exterior?

Autor: Juan de los Ríos

Otros conceptos de economía

06-2006

Las cifras de los movimientos migratorios de los peruanos hacia el exterior son llamativas. Hacia inicios de 2005, alrededor de 2,8 millones de peruanos residen en el exterior. Esta cantidad de personas representa cerca del 10,24% del total de la población del país. La magnitud de este proceso migratorio nos lleva a suponer que, en el Perú, este debe tener repercusiones económicas y sociales significativas. En términos económicos, estos flujos migratorios generan un impacto directo en la economía de las regiones/ países de origen y en las de destino. Para las regiones receptoras, los beneficios los constituyen, principalmente, la ganancia de capital humano (en el cual no han invertido); mientras que los costos se reflejan en un impacto en el mercado laboral: caída de los salarios y alto grado de informalidad de los trabajadores (ilegalidad). De otro lado, para las regiones de origen de la migración, los beneficios se observan a través de las remesas de los trabajadores y los costos se traducen en la pérdida de capital humano.

A pesar de lo significativo de estas cifras y de las repercusiones que genera, la investigación económica en torno a la migración internacional de peruanos es escasa. En este sentido, la presente investigación se centró en analizar las características de los flujos migratorios de peruanos entre 1994 y 2003, así como en dilucidar los principales determinantes de la migración de peruanos al exterior entre los años 1994 y 2001, a través de la estimación de un modelo de panel dinámico inspirado en una ecuación gravitacional.

Explicación de los movimientos migratorios

La migración internacional posee una dinámica demasiado diversa y compleja como para que una única teoría pueda explicarla. Por esa razón, su estudio requiere un punto de vista interdisciplinario y desde varios niveles de análisis (Massey et al. 1993).1 A causa de esta particularidad es que no existe una teoría única capaz de explicar la migración internacional, sino más bien un conglomerado de enfoques teóricos, muchas veces complementarios entre sí. A pesar de ello, se cuenta con una teoría que pretende explicar la migración internacional a partir de la diversidad y complejidad del fenómeno: el enfoque de sistemas y sus desarrollos posteriores.

«En términos económicos, estos flujos migratorios generan un impacto directo en la economía de las regiones/países de origen y en las de destino»

El enfoque de sistemas afirma que un determinado paísprincipal (core) está vinculado de manera estable con cierto país o grupo de países, a través de diversas conexiones históricas, económicas, coloniales, políticas o a través de la pertenencia común a organizaciones supranacionales (Fawcett 1989).2 De tal manera que estos nexos también permiten sistemas de migración entre los países implicados y, simultáneamente, los sistemas de migración retroalimentan los primeros sistemas. Posteriormente, Kritz y Zlotnik (1992)3  intentan integrar los aspectos clave de las distintas teorías de migración internacional. Para ello, clasifican los vínculos no personales en históricos, culturales, coloniales y tecnológicos. De esta forma, un sistema migratorio se sitúa en un contexto particular como el social, político, demográfico o económico (véase el gráfico 1). Últimamente, a partir del enfoque de sistemas, Jennissen (2004) ha intentado dilucidar las causalidades que se derivan de cada una de las teorías de la migración internacional.

La migración internacional de peruanos

Un poco de historia

El Perú ha pasado de ser un país de inmigración neta –en el siglo pasado– a uno de emigración neta. Actualmente, cerca del 10% de la población peruana reside en el extranjero y la Dirección General de Migraciones y Naturalización (Digemin) estima que casi 400.000 peruanos abandonaron el país en el año 2004. Más grave aún, de acuerdo con una encuesta realizada por Apoyo para El Comercio,4 el 74% de connacionales desea emigrar y, de ellos, el 53% tiene planes concretos de hacerlo. Además, entre los jóvenes, el 83% de los encuestados entre 18 y 24 años manifestó su deseo de emigrar del Perú. La evolución del saldo migratorio de peruanos se puede observar en el gráfico 2.

Entre 1985 y 1988, el número de salidas de peruanos al exterior no sobrepasó las 50.000 personas al año; sin embargo, 60.000 personas aproximadamente dejaron el Perú en 1989. Ello respondió a la inestabilidad e inseguridad que se vivía en el país, como consecuencia de la crisis económica (hiperinflación y recesión) y del conflicto armado interno (lucha entre terroristas, Fuerzas Armadas y campesinos). Como resultado de la conmoción vivida en el país, entre 1989 y 1994, el saldo migratorio registró un déficit de 380.000 personas aproximadamente. Luego de este año, con la finalización de la guerra contra el terrorismo y el logro de la estabilidad de los precios, las migraciones de peruanos al exterior se redujeron a poco menos de 17.900, la menor cifra registrada en los últimos veinte años. Posteriormente, a lo largo de la segunda mitad de la década de 1990, los flujos migratorios inician una tendencia marcadamente creciente hasta 1999, año en el que 70.900 peruanos dejaron el país.

En el año 2000, en medio de una aguda conmoción política e incertidumbre al interior del país, el número de peruanos que emigra al exterior supera las 180.000 personas. Al año siguiente, en 2001, el Perú se encuentra en un gobierno de transición y bajo un mejor clima de estabilidad al interior. Esto, sumado a las mayores restricciones que impusieron los países por los atentados terroristas del 11 de setiembre en Estados Unidos, se tradujo en la reducción de la cifra de peruanos que salieron del país. Sin embargo, aún se mantenía en niveles superiores a las 100.000 personas.

Durante los últimos años, la cifra de saldo migratorio ha seguido una marcada tendencia explosiva. En 2002, se registró que salieron definitivamente del país 220.000 personas; en 2003, 346.000; y en 2004 se llegó a la espeluznante cifra de 399.000. Definitivamente, esta impresionante tendencia no se puede explicar por alguna crisis económica o política que vive el país, puesto que el Perú se encuentra en un relativo estado de estabilidad económica, social y política. Entonces, ¿por qué sigue aumentando sorpresivamente esta cifra? Intentaremos dar una respuesta al finalizar esta sección.

¿Dónde están y quiénes son?

Entre los principales destinos de los flujos de migración de peruanos, entre los años 1994 y 2001, se encuentran: Estados Unidos (34,9%), Argentina

(13,7%) y Ecuador (11%). Estos tres países, conjuntamente con Bolivia (8,7%), atrajeron durante dicho período a más de las dos terceras partes de los emigrantes peruanos (68,3%). La población de peruanos en el exterior, es decir, el stock, se puede observar en el cuadro 1.

En primer lugar se encuentra Estados Unidos, país en el que reside más de la mitad de la población de peruanos en el exterior (50,7%). Luego, encontramos a Argentina (7,3%), Venezuela (6,8%) y España (6,5%), con más de 100.000 peruanos en cada uno de ellos. Asimismo, cabe resaltar que poco más de las tres cuartas partes de peruanos en el mundo se concentra en tan solo cinco países.

Adicionalmente a la revisión de las magnitudes de este fenómeno, conviene indagar en la composición de estos flujos en términos demográficos. En ese sentido, Altamirano (2003) nos da una primera aproximación al clasificar la migración internacional de peruanos en cinco fases.5 En esta clasificación resalta que, en las últimas dos fases –la cuarta (de 1980 a 1992) y quinta (de 1993 a la actualidad)–, los movimientos migratorios de peruanos al exterior se han caracterizado por importantes flujos de trabajadores profesionales calificados y no calificados; así como, por el inicio de la emigración de mujeres. En otras palabras, en la actualidad emigran prácticamente de todas las clases sociales y grupos culturales del Perú. Sin embargo, la mayor concentración se encuentra en las personas de clase media.

Para un análisis más detallado de las características demográficas de los emigrantes, se pueden tomar las estadísticas recolectadas por la Digemin. En términos de edades, en el gráfico 2 se puede observar cómo, a partir del año 2001, la migración de peruanos en edad laboral (de 20 a 49 años) se acrecienta en relación con los más jóvenes (de 0 a 19 años) y mayores (de 50 a más). Además, la migración de peruanos en edad laboral representó el 75,6% del total en el año 2003.

«…en la actualidad emigran prácticamente de todas las clases sociales y grupos culturales del Perú. Sin embargo, la mayor concentración se encuentra en las personas de clase media»

Es también importante poder distinguir el nivel de calificación de los migrantes peruanos, con el objeto de aproximar los costos de la migración internacional. Como se puede apreciar en el cuadro 2, la composición de los emigrantes durante los años 1994 y 2003, muestra que el 27,7% de ellos son estudiantes, grupo seguido por los trabajadores (26,5%), las amas de casa (12,1%) y los empleados (10,6%). En cuanto a los emigrantes altamente calificados, estos representaron solo el 8,7% de los emigrantes en el mismo período. No obstante, en términos absolutos son significativos, puesto que el país ha invertido en capacitar a este capital humano: 40.655 profesionales, 22.027 ingenieros, 17.253 técnicos y 6.630 médicos. Cabe resaltar que los estudiantes también ya tienen un nivel de calificación en el que ha invertido el Perú.6

Yamada (2004)7  plantea la pregunta de si la migración es monotónicamente creciente de acuerdo con el nivel de capital humano del individuo o la riqueza de la familia, lo que implica en cierta forma el problema de fuga de cerebros, o si se concentra en los sectores medio y bajo de la fuerza laboral. Como se puede apreciar, los peruanos que salieron del país entre 2000 y 2003 poseen, en su mayoría, un nivel de capital humano alto (54,17%). Esto podría dar indicios de que los emigrantes son mano de obra calificada, lo que nos llevaría a suponer la existencia de una fuga de cerebros (brain drain).

Otra de las principales características de la migración de peruanos es el alto grado de ilegales. Según las estadísticas del Ministerio de Relaciones Exteriores, 1.631.609 de peruanos se encuentran bajo una situación migratoria irregular a diciembre de 2004, cifra que equivale al 54,5% del total de población de peruanos en el exterior (véase el cuadro 3). Existen algunos países en los que la proporción de peruanos ilegales sobre el total de población de peruanos es aún más grave, como, por ejemplo, Ecuador (86%), República Dominicana (81%), Bolivia (79%), Argentina (66%), Ucrania (66%), Estados Unidos (65%), Panamá (59%), Francia (57%) y Colombia (57%).

¿Por qué migran los peruanos?

Para determinar las razones por las cuales los peruanos emigran al exterior, se utilizó una especificación similar a la que explican los flujos comerciales –de la forma de un modelo gravitacional (Tinbergen 1962)–8 y se sumaron las variables que se identificaron a partir de la revisión de los enfoques teóricos que intentan explicar estos flujos. Se siguió la metodología de panel dinámico para la estimación, con el fin de incluir el rezago del flujo como una variable explicativa más. Además de esa, se utilizaron como explicativas, el stock de peruanos en el país de destino, el diferencial de ingresos entre el país de destino y el Perú, el índice de satisfacción (solo dentro del Perú), el índice de proximidad cultural con el Perú, la existencia o no de acuerdos migratorios, la ratio de tasas de desempleo entre el país de destino y el Perú, y la desigualdad de ingresos, medida por el coeficiente de Gini.

Se utilizaron datos correspondientes a 28 países de destino durante los años 1994 y 2001, con una frecuencia anual, y se obtuvo como resultado que todas las variables antes mencionado resultaron estadísticamente relevantes, a excepción de la distancia.

Con la intención de comparar la importancia de los determinantes económicos frente a los no-económicos, se calcularon elasticidades y se procedió a ordenar las variables en función de su importancia, de mayor a menor (véase el cuadro 4).

En primer lugar de importancia se encontró el nivel de satisfacción, elaborado por Schuldt (2004),9 que mide si los peruanos consideran que su situación económica ha mejorado. En este punto cabe resaltar que esta autopercepción de bienestar dependerá de la evolución de los ingresos y necesidades del individuo, así como de la evolución de los ingresos y necesidades de los demás individuos –en su comunidad o en el exterior–.

En segundo lugar de importancia se encuentra la ratio de coeficientes de Gini. Intuitivamente, un aumento en la equidad interna en relación con la de los demás países, incentiva la emigración. Este resultado se explica porque las personas de las clases económicas más bajas, aún se sentirían incentivadas a migrar hacia un país con mejor distribución de ingresos y, al tener acceso a mejores niveles de ingreso por la mayor equidad al interior, algunos ahora podrían cubrir los costos de hacerlo.

En tercer lugar, se comprobó que a mayor diferencia en el ingreso nacional per cápita entre los países de destino y el Perú –a mayor ratio de estos–, los flujos migratorios aumentan. Este resultado confirma la hipótesis neoclásica –tanto macroeconómica como microeconómica– de que el diferencial de salarios entre ambos países es uno de los principales determinantes de la migración.

Los resultado para el índice de proximidad cultural (IPCU) reflejan que se valida el enfoque de sistemas. Ante la ventaja del IPCU sobre la variable de distancia geográfica, se sugiere que los costos de adaptarse a una nueva cultura influyen más en la decisión de emigrar que los costos de transporte. Así, la tasa de migración es mayor hacia países con los que el Perú posee mayor IPCU: mayores vínculos coloniales, religiosos o históricos.

«…cabe resaltar que esta autopercepción de bienestar dependerá de la evolución de los ingresos y necesidades del individuo, así como de la evolución de los ingresos y necesidades de los demás individuos –en su comunidad o en el exterior–»

La ratio de las tasas de desempleo resultó relevante para explicar la tasa migratoria de peruanos. A mayor tasa de desempleo en el país de destino, en relación con Perú, menor migración. Esto valida la hipótesis neoclásica microeconómica de que la probabilidad de conseguir empleo también afecta los flujos migratorios.

La política migratoria del Perú resultó significativa con coeficiente positivo, lo que quiere decir que los tratados que permiten que los peruanos visiten un país sin necesidad de visa, tienen un impacto en incentivar la emigración hacia dichos países. Esto se debe a que es común que los peruanos salgan del país como turistas para quedarse de ilegales en el país de destino.

La variable de stock de peruanos también resultó significativa en diferencias y mantiene una relación positiva con la variable dependiente. Esto nos permite aceptar la hipótesis que plantea el enfoque de redes: el stock de peruanos en un determinado país incentiva el flujo migratorio hacia él. Los connacionales que residen en el potencial país de destino aumentan los beneficios esperados del migrante, a través del aumento en la probabilidad de conseguir un buen empleo y de la disminución de los “costos de acomodación” –económicos y psicológicos–, gracias al apoyo que brindan.

«…el stock de peruanos en un determinado país incentiva el flujo migratorio hacia él. Los connacionales que residen en el potencial país de destino aumentan los beneficios esperados del migrante…»

Conclusiones e implicancias

El Perú se encuentra en una etapa de emigración neta en la cual las ratios de migración de nacionales al exterior son las más altas en relación con las registradas en los últimos veinte años y, probablemente, en toda su historia. A pesar de las dimensiones de este fenómeno, la investigación económica relacionada con la migración internacional ha sido escasa.

Las conclusiones que se desprenden de la presente investigación son principalmente dos. En primer lugar, muchas de las teorías que intentan explicar la migración internacional se evidencian complementarias en el caso de los flujos migratorios de peruanos entre los años 1994 y 2001. Así, el diferencial de salarios comprueba la teoría neoclásica, tanto en su versión macroeconómica como microeconómica; la relación no lineal de la desigualdad comprueba la teoría de la autoselección; el rezago del flujo evidencia la teoría de la causalidad acumulativa; la proximidad cultural y los acuerdos migratorios de libre movilidad de personas con el país de destino demuestran el enfoque de sistemas; y la población de peruanos en el exterior comprueba la capacidad de atracción de las redes de migrantes.

En segundo lugar, los determinantes económicos perceptivos (índice de satisfacción) y los objetivos (distribución de ingresos y diferencial de ingresos per cápita) ocupan un lugar preponderante en la explicación de los flujos migratorios de peruanos al exterior. Después de estos se encuentran los determinantes no-económicos, como el cultural (índice de proximidad cultural) y el político (acuerdos de libre movilidad de turistas).

Los resultados, entonces, corroboran la idea de que no solo es necesario tener en cuenta los factores económicos al momento de explicar la migración internacional de peruanos, aunque estos resulten ser los más relevantes. Además, no existe un enfoque teórico único para explicar la migración internacional de peruanos, sino distintos enfoques conceptuales que se complementan entre sí.

«…las redes de migrantes […] podrían ayudar en la implementación de políticas de repatriación de capital humano, social y monetario, sin necesariamente pretender que retornen los migrantes»

Reflexiones finales

La migración internacional de peruanos puede tener efectos negativos y positivos. Por ejemplo, si se da el fenómeno de “fuga de cerebros”, es decir, si la calificación de los emigrantes se encuentra por encima del promedio nacional, podemos referirnos a un efecto negativo de la migración. Como contraparte, el envío de remesas de los trabajadores peruanos desde el exterior afecta de manera positiva. Por ello, la primera pregunta que se debe formular un policy maker es: ¿se debe buscar restringir los flujos migratorios o, por el contrario, favorecerlos y buscar la forma de beneficiarse de estos? Esto equivale a cuestionarse cuál de los dos efectos es el más importante para la economía nacional.

Para elaborar una respuesta a este interrogante, es necesario promover estudios posteriores que puedan contribuir con un conocimiento más profundo del fenómeno de la migración, en general, y de sus consecuencias en la economía nacional, en particular. Vale la pena recordar que la corriente actual en cuanto a fuga de cerebros indica que, antes que pugnar por retornar a los peruanos del exterior, se debería aprovechar a la comunidad peruana en el exterior para potenciar nuestra economía.

El punto más polémico de este estudio quizá sea aquel en el que implementar políticas que conduzcan a una mejor distribución del ingreso, aumentaría la migración. Por supuesto, sería un error concluir de ello que no se debe trabajar en mejorar la equidad. No obstante, es cierto que, por efectos de una mejor distribución de ingresos, los sectores económicos bajos verían incrementados sus ingresos y algunas personas que antes no podían migrar, pero que querían hacerlo, podrían entonces abandonar el país.

¿Es acaso perjudicial esta relación positiva entre equidad y emigración? En esta pregunta también se demuestra la relevancia de la planteada anteriormente. Si un potencial migrante lograra conseguir un trabajo estable y mejor remunerado en el exterior, que le permitiera ser empleado y eventualmente enviar remesas a sus familiares, ¿no podría el Perú beneficiarse más de esa situación que si se hubiese quedado en el país?

Entonces, si se pretende encontrar una manera de maximizar las potenciales utilidades que se derivan de la migración, lo primero que podría aprovecharse son las redes de migrantes. Dado que estas se encuentran activas –como se demuestra en la investigación–, podrían ayudar en la implementación de políticas de repatriación de capital humano, social y monetario, sin necesariamente pretender que retornen los migrantes. Sin embargo, recalcamos que hacen falta estudios que comparen los beneficios y costos de la migración internacional de peruanos, pues es un fenómeno muy profundo, cuyas implicancias y funcionamiento aún empezamos a comprender.

VER ARTÍCULO COMPLETO

El documento se encuentra en formato PDF, para visualizarlo correctamente se requiere un lector especial que puede obtener gratis aquí - Si desea descargarlo a una unidad de almacenamiento solo pulse con el click derecho de su mouse y en el menú auxiliar seleccione GUARDAR COMO

Juan de los Ríos y Carlos Rueda – CIUP 

CONSORCIO DE INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL (CIES) - El propósito del CIES es fortalecer la comunidad académica peruana, para producir y diseminar conocimiento útil para los analistas y agentes de decisión en el sector público, la sociedad civil y la academia. En última instancia, su misión es contribuir al desarrollo del Perú, elevando el nivel del debate nacional sobre las opciones clave de política económica y social.

 

 

 

 

CONSORCIO DE INVESTIGACIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL (CIES) http://www.consorcio.org

REVISTA ECONOMÍA Y SOCIEDAD  http://www.consorcio.org/bol.asp

El propósito del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES) es fortalecer la comunidad académica peruana, para producir y diseminar conocimiento útil para los analistas y agentes de decisión en el sector público, la sociedad civil y la academia. En última instancia, su misión es contribuir al desarrollo del Perú, elevando el nivel del debate nacional sobre las opciones clave de política económica y social. postmasterarrobaconsorcio.org 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.