Exportación de carnes silvestres y exóticas

Autor: Carlos A. Ledesma

COMERCIO INTERNACIONAL

09 / 2004  

Es normal que nos lleguen noticias acerca de que nuestro país es supuesto exportador de productos sino raros, al menos no comunes para nuestra canasta exportadora, noticias que además de sorprendernos nos hacen vibrar nuestras fibras ciudadanas.

En esta lista de novedades podemos poner a las lombrices californianas, la carne de rana, de conejo, de faisán, de caracoles, etc.

Es muy posible que nuestro país pueda llegar a ser excelente exportador de estos productos en un futuro, pero entiendo que al momento no pasan de ser nada más que buenos intentos, o proyectos emergentes con ambiciosos planes mas que exitosas exportaciones actuales.

Mil kilos de caracoles, cinco mil de faisán o de carne de conejo nos parecerá mucho, en función de comensales, pero no son cantidades significativas para un comprador del exterior, y más cuando estas cantidades son casi por unica vez o no podemos garantizar cuando saldrá la siguiente partida. 

Creo que el tema tiene varios puntos de análisis por los cuales todavía no podemos estar en posición de manejar una oferta exportable razonable, algunos de los cuales corresponden a los productores y sus métodos de producción, otros a los faenadores, así como también a los comercializadores.

Hace ya tiempo que en Argentina muchos micro emprendedores han tomado el camino de la cría o producción de animales “no convencionales” con rindes en cantidades acordes a sus posibilidades financieras, y de hecho que están transitando un camino por demás profesional aunque novel. 


Pero no significa que sus métodos de producción sean planificados en conjunto con sus pares o colegas, y mucho menos que se hayan integrado y armonizado sus programas y políticas. 

El resultado es que, a la hora de querer exportar, estos productos, que individualmente pueden satisfacer espacios de mercado interesantes, no puedan soportar los costos operativos de una exploración comercial y menos una exportación así como responder a una demanda sostenida que es la característica de los mercados fuertes.

En el caso de los caracoles es bastante frecuente cuando al querer unirse para exportar, algunos productores tardíamente se den cuenta que unos criaron a campo, otros a cubierto, que los animales recibieron diferente alimentación y en consecuencia no pueden sumar producciones aunque el calibre o tamaño y demás características sean similares, ya que el comprador no lo acepta de esta manera.

En el caso de los faisanes, conejos y demás, el tema pasa por la faena y el frigorífico, o mejor dicho la falta de establecimientos habilitados y calificados para este fin, acordes a las cantidades a faenar. 

Y así, cada bicho con su problemática a la hora de querer exportar. 
Entiendo que para que podamos hablar de que realmente estamos exportando carnes de animales no convencionales, obviamente en cantidades que justifiquen la atención para el rubro, los productores debieran tomar el camino de la integración. 

Al igual que en otros países lideres en el agrupamiento de pequeñas empresas, como el caso de Italia o España, Argentina no podrá decir que exporta este tipo de productos hasta que, o una empresa transnacional ponga su interés en el rubro, o… las pequeñas empresas se integren en consorcios de exportación o estructuras similares que les permitan, bajar sus costos, uniformar métodos de cría y producción, y unir fuerzas para presentar un frente común a los compradores del exterior.

© Copyright 2004, by Carlos A. Ledesma

 

Carlos A. Ledesma

Este artículo proviene del sitio: La Venta Profesional © en www.hellerconsulting.com y ha sido escrito por Carlos A. Ledesma. Descubre muchos otros artículos y herramientas en Gestión y Dirección Profesional de Ventas, Calidad en Atención a Clientes, Comercio Internacional y Recursos para Investigación de Mercados en línea.

www.hellerconsulting.com 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.