Empresas estatales: caso peruano

Autor: Roberto Salazar Guzmán.

ECONOMÍA PÚBLICA

09 / 2004  

En los extintos países socialistas (excepto Cuba), las empresas estatales eran el motor de la sociedad y el Estado el ente regulador de la economía. Aun cuando ya no existan estos países, hoy en día inclusive los llamados países capitalistas cuentan con estos tipos de empresas. Por eso la clasificación tradicional de la empresa seguirá siendo privada, pública y mixta. 

En esta oportunidad vamos a tratar acerca de la empresa pública o estatal en el Perú.

Creemos necesario hacer un breve esbozo histórico de la empresa estatal peruana que tuvo su auge durante el llamado "Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada" (dictadura militar con tendencia izquierdista), entre los años 1968 a 1975.

Los militares estatizaron y crearon muchas empresas en los más diversos sectores: agroindustrial, aviación, portuario, comercio, minería, siderurgia, pesquería, banca, hotelería.

En 1975, con la llamada "Segunda Fase del Gobierno Revolucionario" que no fue más que un viraje a la derecha, se paraliza lo hecho en la primera fase iniciando su desmantelamiento.

En 1980, de vuelta a la democracia burguesa a cargo del arquitecto Fernando Belaúnde Terry, muchas empresas que fueran estatizadas son devueltas a sus propietarios.

En 1985, durante el gobierno del partido de centro, el APRA de Alan García, éste apoyó la empresa estatal, pero al intentar estatizar la banca le generó poderosos enemigos y su gobierno termina en crisis.

En 1990, con el gobierno del "independiente" ingeniero Alberto Fujimori (hoy refugiado en el Japón y solicitado por la justicia peruana), se inició una serie de privatizaciones de muchas empresas con su secuela de miles de despedidos.


Cabe indicar que su política económica neoliberal cayó en buen pie por cuanto
empezaba la moda de la globalización. En el 2000, el actual gobierno del economista graduado en los Estados Unidos, Alejandro Toledo, desea gobernar con pocas empresas a su cargo.

El sector empresarial privado presiona y pone como argumento que el Estado es pésimo administrador, burocrático, corrupto, empleador de militantes del partido político gobernante.

Opinan que el Estado sólo debe dedicarse especialmente a cuatro áreas: infraestructura (puentes, caminos), seguridad (milicia y policía), salud y educación; éstos dos últimos sólo en aquellos lugares donde no llegue el sector privado.

Asimismo, los empresarios preguntan: ¿por qué el Estado posee el Banco de la Nación si aquí tenemos bancos nacionales y extranjeros más eficientes? 

Para la reflexión: ¿son imprescindibles las empresas estatales? ¿en estos tiempos de la nueva economía pueden existir o se puede hablar de las llamadas empresas estratégicas a cargo sólo del Estado? ¿puede ser el Estado un buen administrador?

En el 2002, 21 empresas estatales lograron ganancias y 16 tuvieron resultados negativos.

Un ejemplo de éste último caso es de Essalud que perdió 162 millones de nuevos soles, aproximadamente más de 46 millones de dólares. ¿Qué podemos opinar al respecto? Que hay ineficiencia, que hay muchas empresas que se manejan con intereses políticos y no gerenciales, que mucho personal ingresa y asciende por favores políticos y no por méritos propios, no lo vamos a negar.

Pero, ojo, la esencia y el origen de la empresa estatal es prestar un servicio y no la obtención de lucro, por esto último muchos nos dirán que somos soñadores o ilusos, porque al final de cuentas quienes pagarán las pérdidas serán todos los ciudadanos.

El gobierno actual tiene como objetivo continuar con las privatizaciones, pero se lo impide el fuerte rechazo social. Ahora, sorpréndanse, muchas de las empresas privatizadas han pasado a manos de  -leánlo bien- empresas estatales extranjeras, ¿qué les parece?

Tenemos, entre otros, el caso de la estatal china Shougang que en 1992 compró Hierroperú por 120 millones de dólares, de la estatal colombiana Isa que en el 2002 adquirió las torres eléctricas a las empresas Etecen y Etesur.

En el 2003, la poderosa estatal brasileña Petrobras adquirió parcialmente parte de Petroperú (el llamado lote X). Como podrán observar, las empresas estatales extranjeras son muy bien acogidas en el Perú, lo que no sucede con las nacionales.

¿Qué será del futuro de la empresa estatal peruana?

Luego de un concienzudo análisis, llegamos a la conclusión que se reducirán más.

"Están en la mira", es decir, están próximos a privatizarse, aunque lo nieguen las autoridades: Petroperú, Sedapal (empresa de agua potable), Enapu (empresa de puertos), las eléctricas Egasa y Egesur, entre otros.

Cabe agregar el caso de las universidades públicas, éstas languidecen por el nulo apoyo del gobierno, como esperando que mueran y queden sólo las privadas, pareciere que ésta fuera la estrategia a seguir con las empresas públicas también, es decir, la falta de apoyo.

Fuentes:

El Comercio, 17 de enero del 2003.
La República, 18 de agosto del 2004.
La República, 5 de setiembre del 2004.
 

 

Roberto Salazar Guzmán.

Licenciado en Administración, con estudios en la Universidad Nacional de Educación "Enrique Guzmán y Valle", Facultad de Ciencias Administrativas, actualmente laborando para la Administración Pública y en las noches como docente en los cursos de Administración, Contabilidad e Inglés en el Instituto Latino.

roberto_paco_2000arrobayahoo.com 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.