Actitudes hacia la planificación y fijación de metas

Autor: Juan Antonio Luque Martínez  Coach Licenciado por LMI  

Gestión del cambio

11 / 2003  

Las metas sirven como filtro para eliminar peticiones extrañas, dando a la vida un orden, significado y propósito que mantienen el interés y la motivación durante un largo periodo de tiempo. La fijación de una meta empieza por tener conocimiento del presente y un deseo de cambiar el futuro. El único propósito del proceso de fijación de metas es el de guiarte durante toda la jornada del deseo a la realización.

Concéntrate en actividades de máxima prioridad: El camino más rápido para aumentar la productividad consiste en utilizar el tiempo en tareas que te acercan a metas importantes. El 80% de los resultados que obtienes, provienen del 20% de las tareas que realizas.
 
Ejercita la autodisciplina: La autodisciplina permite a las personas seguir concentradas en una tarea y trabajar en ella hasta que esté terminada. Establece tus prioridades, y después no permitas que las distracciones, interrupciones o acontecimientos del momento, destruyan tu concentración. Mantén tu disciplina para cada tarea solo el tiempo y esfuerzo que realmente merece o delégala a otros miembros de tu equipo.
 
Se persistente: Una planificación y fijación de metas cuidadosa, una determinación para lograrlas y el reconocimiento de los beneficios de alcanzar una meta, son todos vitales para tu productividad personal. Los individuos persistentes mantienen sus metas en mente y trabajan tenazmente hacia estas hasta que saborean el éxito de haberlas logrado.
 
¡Ponte en marcha! la mejor manera de garantizar la realización de un proyecto es empezarlo ¡ahora!. Empieza el trabajo requerido y evita pensar si “tienes que hacerlo”. Enfréntate al hecho de que algunos trabajos nunca serán “fáciles” ni ahora ni después.

 
Esfuérzate por conseguir resultados – no la perfección: El poner demasiado énfasis en la perfección casi siempre acarrea consecuencias negativas (miedo inmovilizador a cometer errores, desaliento y preocupación por lo que piensen los demás, en vez de una verdadera productividad)
 
El poder de las metas escritas: El escribir tus metas te obliga a aclarar y cristalizar tu manera de pensar. Al principio de cada semana, hay que dedicar tiempo, especifico, solo para planificar.
 
Seguimiento y realimentación: El seguimiento del progreso hacia el logro de una meta predeterminada proporciona una valiosa realimentación que te permite evaluar el progreso y hacer cualquier cambio necesario para alcanzar tus metas. Una medición exacta y sistemática de la evolución te ayudara a progresar todavía más. El seguimiento del progreso es la única manera de saber cuando necesitas adoptar medidas para retomar el rumbo.

 

 

Juan Antonio Luque Martínez

Coach Licenciado por LMI  

jluquemartinezarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.