El valor de la información

Autor: Pablo Belly

Gestión del conocimiento

06 / 2003  

No se puede pensar en una compañía que carezca de información en cualquier ámbito que plantee desarrollarse. Esta es la principal característica que esta en juego a la hora de definir cualquier política estratégica de cara al futuro.

Los cambios que se producen en el mercado están enmarcados bajo los parámetros de la información que recibe cada compañía por parte de los clientes, y las acciones que se toman en consecuencia tienen como eje el procesamiento de esa información.

Muchos autores se animan a hablar de la era de la información como un factor desencadenante en lo concerniente a los resultados de una empresa en el mercado. En realidad no están equivocados, pero requiere una concepción mucho más profunda aún y en la cual la información cumple un papel vital sin dejar de ser información en sí.

En las viejas economía de chimeneas también se contaba con información, lo que sucedía es que el uso de esa información era mas lento en comparación con los vertiginosos mercados que vivimos hoy en día.

Durante la época industrial si la información que se obtenía del mercado indicaba realizar un ajuste en el producto o modificar determinada acción en la línea de producción los costos y tiempos eran totalmente distintos a lo que son ahora. Sin ir más lejos modificar un producto implicaba la intervención de herramentistas, troquelistas, plantilleros y otra decenas de especialistas muy bien retribuidos, además, una suma importante de tiempo improductivo, ya que las maquinas permanecían sin producir afectando el capital, sumando intereses y gastos generales. Es por este motivo que resultaba altamente rentable hacer producciones en escala de productos ya que lo que se hacia en forma repetitiva no tenia costos variables y permanecía dentro de lo que seria el control económico de la industria.


Hoy en día la realidad es otra, la información que se obtiene es, en algunas compañías, exagerada y los ciclos de los productos son extremadamente cortos. Por ejemplo Philips, la empresa holandesa de electrónica fabricaba en el año 1971 cien modelos distintos de televisores, hoy en día los modelos son quinientos. 

El día de ayer vi una publicidad en televisión donde se daba a conocer el lanzamiento de un Peugeot 206 a un precio de algo si como U$S 12.000 y la cantidad de autos disponibles era menor a 5000. Está claro que la realidad imperante hoy en día no es solamente política y circunstancial, sino mas bien obedece a un cambio en la conducta social donde han cambiado los imaginarios sociales y culturales de la sociedad global.

En parte, los cambios que se percibieron a lo largo de la historia tienen foco en el conocimiento como elemento inobjetable y separado de la características socioeconómica que se vivió en cada etapa de nuestra historia, pero no hay que tomar el conocimiento como elemento aislado sino como una consecuencia lógica de una serie de elementos que lo acompañan y lo hacen posible, uno de ellos es la tecnología de la información.

Mediante el boom de la tecnología y el crecimiento de las computadoras como elemento procesadores de información las velocidades han pasado a ser otras. Es por este motivo que en el mundo empresario de hoy no existen las producciones en gran escala, ya que los cambios y perfecciones que se requieren hacer en una línea de productos no lo permiten.

La información que se toma del mercado esta dada por la percepción que tenga el cliente sobre el producto y asimilada por la compañía (información) para modificar en tiempo breve el producto con el objetivo de adaptarlo a las necesidades especificas que presente ese cliente en particular y no en general. 

La información sumada al avance de la revolución tecnológica han producido enormes cambios en las políticas empresarias. Pero no hay que confundirse, hay que centrarse en la información como base y sostén, colocando y utilizando la tecnología como medio para procesar la información de una manera eficiente y rápida.

Pablo L. Belly - pbelly@bellykm.com

Reconocido como el máximo exponente del Knowledge Management y el Capital Intelectual a nivel mundial y considerado como un pionero y padre fundador de la Gestión del Conocimiento. Para conocer más sobre el autor: http://www.bellykm.com/about-us/sobre-pablo-l-belly.html

© Pablo L. Belly Todos los derechos reservados. Se puede redistribuir, reenviar, copiar, imprimir, o citar este articulo siempre que no modifique su contenido y no lo use para fines comerciales. Debe incluir esta nota, así como el nombre de la compañía Belly Knowledge Management International y de su autor: Pablo L. Belly, el correo pbelly@bellykm.com y la dirección www.bellykm.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.