La responsabilidad de la empresa frente al fracaso de sus negocios

Autor: Giovanny E. Gómez

GESTIÓN FINANCIERA

03 / 2002  

El éxito o fracaso de un negocio depende de la buena interacción y comprensión de todos los estamentos que intervienen en la empresa

El fracaso de un negocio es una circunstancia desafortunada ante la cual puede encontrarse una empresa. Aunque la mayoría de las empresas que fracasan lo hacen durante el primero o segundo año de su vida, otras crecen, alcanzan su madurez y finalmente fracasan.

El fracaso de una empresa se puede considerar de varias maneras y puede ser el resultado de una o más causas. Este artículo presenta los tipos y mayores causas del fracaso de un negocio.

TIPOS DE FRACASOS DE NEGOCIOS

Las empresas pueden fracasar de varias maneras; si sus rendimientos son demasiados bajos, si llegan a la insolvencia técnica o si quiebran.

Rendimientos bajos

Una empresa puede fracasar en el sentido que sus rendimientos sean bajos o negativos. Una empresa que constantemente denuncie pérdidas operativas es porque fracasa en obtener ganancias que le permitan cubrir todos sus costos.

Desde el punto de vista de accionistas en perspectiva y existentes, esta clase de funcionamiento no es deseable y probablemente da por resultado el deterioro del valor de la empresa en el mercado.

Si la empresa tiene utilidades negativas antes de impuestos, técnicamente el rendimiento de los dueños es menor a cero. Si la empresa no puede obtener un rendimiento sobre sus activos que sea mayor que su costo de capital, puede considerarse que ha fracasado.

En realidad


La ley es la que considera cuando un negocio fracasa o no
Por lo tanto, una empresa que cada periodo sencillamente resulte sin pérdidas ni ganancias puede considerarse un fracaso por parte de los dueños en cuyo beneficio está en operación.

En el mercado, las consecuencias del fracaso debido a rendimientos bajos pueden ser incalculables, aunque los extraños no pueden presionar la liquidación de la empresa. Cuando los rendimientos son bajos, los dueños y directores deben iniciar y completar una acción correctiva. 

Los rendimientos bajos, a menos que se remedien, es posible que finalmente den por resultado un tipo más serio de fracaso.

Insolvencia técnica

La insolvencia técnica se presenta cuando una empresa no puede pagar sus obligaciones a medida que vencen. Cuando una empresa sea técnicamente insolvente sus activos son aún más grandes que sus obligaciones, pero se encuentra ante una crisis de liquidez. 

Si parte de sus activos se pueden convertir en efectivo dentro de un periodo razonable, la empresa puede estar en condiciones de evitar el fracaso total.

Aunque no pueda pagar sus cuentas, los activos de las empresa no se ha deteriorado y sus obligaciones no han aumentado hasta un punto en que sobrepasen el valor justo de los activos. Sin embargo, una empresa técnicamente insolvente no tiene liquidez y no puede continuar en el manejo del negocio sin ciertos cambios.

Quiebra
La quiebra se presenta cuando las obligaciones de una empresa sobrepasan el valor justo de sus activos. Una empresa quebrada tiene un capital contable negativo.

Esto significa que las reclamaciones de los acreedores no se pueden satisfacer a menos que los activos de la empresa se puedan liquidar por más de su valor en libros. Aunque la quiebra es una forma obvia de fracaso, los tribunales tratan de la misma manera la insolvencia técnica y la bancarrota.

Se considera que ambas indican el fracaso financiero de la empresa.

Aunque los rendimientos bajos para los dueños de la empresa pueden no estar de acuerdo con el objetivo del administrador financiero de maximizar a largo plazo la riqueza del dueño, no se consideran como evidencia legal del fracaso del negocio.

Las empresas de un solo producto que fracasen en diversificarse son las candidatas más probables para el fracaso financiero final.

La ley define el fracaso del negocio como insolvencia técnica o bancarrota. Aunque los rendimientos bajos no son de desear, mientras la empresa pague sus obligaciones a medida que venzan y no permita que sus deudas sobrepasen el valor justo de sus activos, legalmente se considera satisfactoria.

Las leyes relacionadas con fracasos de negocios tienden principalmente a proteger a los acreedores. Si las reclamaciones de los acreedores contra una empresa están en peligro la ley les permite cierto recurso a la empresa..

CAUSAS PRINCIPALES DE FRACASOS DEL NEGOCIO

Las causas principales de los fracasos del negocio son la falta de habilidad administrativa, actividad económica y madurez corporativa.

Falta de habilidad administrativa

La causa principal de los fracasos comerciales es la mala administración. La administración deficiente es responsable del más del 50% de todos los fracasos de los negocios. Numerosas faltas específicas de administración pueden ocasionar el fracaso de la empresa.

La expansión exagerada, la asesoría financiera inadecuada, un equipo deficiente de vendedores y costos de producción altos son la clase de factores que pueden ocasionar el fracaso final de la empresa.

Como generalmente una empresa está organizada en forma jerárquica, el administrador general, el presidente y la junta directiva deben compartir conjuntamente la responsabilidad por el fracaso de una empresa como resultado de la mala administración.

Es responsabilidad de la junta directiva vigilar las actividades del presidente y los administradores generales normalmente informan al presidente de la empresa. En consecuencia, cada una de éstas partes contribuyen al éxito total o fracaso de la empresa.

Actividad económica
La actividad económica especialmente las depresiones económicas pueden contribuir al fracaso de una empresa.

Si la economía entra en recesión, las ventas de la empresa pueden disminuir abruptamente dejándola con costos fijos altos e insuficientes rendimientos para cubrir estas erogaciones operativas y financieras fijas. Si se prolonga la recesión, disminuye la probabilidad de supervivencia.

No todas las empresas se afectan igualmente por la actividad macroeconómica. De hecho, cada industria se puede considerar como si operara dentro de su propia microeconomía.

Aunque puede ser próspera la economía nacional, la industria dentro de la cual opere la empresa puede estar en la declinación y las empresas en esa industria pueden fracasar. Por otra parte, el fracaso de una empresa durante un auge económico es probablemente atribuible a una mala administración.

Madurez corporativa

Las empresas, como los individuos, no tienen vida infinita. Una empresa pasa por las etapas de nacimiento, crecimiento, madurez y declinación.

 La administración de la empresa debe tratar de prolongar la etapa de crecimiento por medio de adquisiciones, investigación y el desarrollo de productos nuevos.

Una vez que la empresa haya alcanzado la madurez y comenzado a declinar, debe buscar que la adquiera otra empresa o liquidarse antes de fracasar. La planeación administrativa adecuada debe contribuir a que la empresa retarde una declinación y fracaso finales.
 

 

Giovanny E. Gómez

giogosarrobagestiopolis.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.