Camino a la sabiduría del líder

Abstract

La orientación productiva de la personalidad del líder se desarrolla en las esferas del pensamiento, sentimiento y de sus actitudes y comportamientos, durante su vida. El camino comienza con el trabajo de sus relaciones consigo mismo, Intrapersonales: el Conocimiento y Entendimiento de sí mismo, su Motivación Trascendente y Autodominio; En sus relaciones interpersonales de: la Sintonía y Prudencia con los demás y la Naturaleza. En este proceso de madurez llega al final de su camino: la Sabiduría. En el ejercicio de esta virtud, que constituye la perfección de la actividad contemplativa, él alcanza la máxima felicidad y conoce el amor.

Introducción

El líder eficaz deriva de: la personalidad Bennis1, determinó cuatro capacidades:

Atraer la atención. Por medio de una visión, no mística, sino vinculada con resultado, y el objetivo o rumbo estratégico; Darle significado a las cosas. Alineamiento y comunicación van juntos. No solamente explica o clarifica algo, sino: crea significado. (Motivación Trascendente); Inspirar confianza. El principal determinante de confianza es la integridad, a la que llama invariabilidad. (Auto conciencia); Dominio de sí mismos. Conocimiento de sus capacidades y como desplegarlas eficazmente. Se conocen a sí mismos; saben sus fortalezas y las alimentan; y aceptan riesgos. (Auto dominio).

Elección del grado de participación de los subordinados en la toma de decisión, se guía por tres factores: Fuerzas de la situación, del subordinado y del gerente Tannembaum y Schmidt2. Pero la mayor parte de la teoría y la investigación descuidan las “fuerzas del gerente” que efectuará el liderazgo. Parecen suponer que pueden, con un rigor racional parecido a la computadora, ponderar atributos de tareas y subordinados, sopesar consecuencias de adoptar una actitud participativa o directiva o bien de algún otro par de alternativas, seleccionar una y ajustar la conducta a ella. Pero hablar de toma de decisiones, la razón humana está unida indisolublemente a la personalidad del sujeto. Los gerentes cumplen sus papeles sin olvidar sus prejuicios, valores, predisposiciones, inseguridades y sentimientos. Estas fuerzas internas, determinan la competencia y comodidad con que se servirán de estilos de liderazgos. Cuanto más se aparten de su papel, más energía consumirá y menos competentes y cómodos aparecerán. El mundo inestable que el líder sin un comportamiento estable crea para el subordinado constituye una fuente importante de estrés y hasta de enfermedad mental Kets de Vries3. A los estudiantes se les imbuye la idea que deben utilizar el liderazgo participativo en todas circunstancias, en vez de prestar atención a su yo interno y adquirir un repertorio y conductas directivas acordes a su personalidad única Livingston4.

La personalidad vuelve a ocupar el primer plano en los temas de gestión y liderazgo señala Nicholson5, y con ello ha derribado el mito que la ingeniería social e inversión pueden por sí solas engendrar líderes. Avances logrados en las ciencias que estudian las diferencias entre los individuos, han vuelto a situar la personalidad en primer plano, lo que ha permitido esclarecer el tema de la idoneidad para el liderazgo y el desempeño. Dichos avances apuntan hacia ciertos aspectos fundamentales de la conducta humana y la vida de las instituciones. ¿Nacido para líder? Pregunta: es si nacemos destinados a ser diferentes. La respuesta de la genética conductual y el desarrollo del ciclo de vida, es un rotundo sí y concuerda con cualquier persona que tenga más de un hijo. A temprana edad los niños muestran marcadas diferencias de personalidad, que en gran medida se deben a los genes que rigen la química y desarrollo del cerebro. El vínculo con los padres, las experiencias de la infancia, la educación y el acondicionamiento social, recubren estas diferencias. Conforman un abanico de capacidades que incluyen factores de adaptación social: la imagen de sí mismos (Conocimiento y entendimiento de sí mismo) y capacidad para establecer relaciones (Autodominio-Sintonía) se refleja en la Prudencia.

Un líder exitoso se caracteriza por su inteligencia emocional Goleman6, es un conjunto de disposiciones que hacen que una persona tenga control y conocimiento de sí misma, y capacidad de relacionarse con otras personas. Salovey y Mayer7, incluyeron las inteligencias personales de Gardner en la definición básica de inteligencia emocional, ampliándolas a cinco: conocer las propias emociones, manejar las emociones, la propia motivación, la empatía y manejar las relaciones.

Objetivo (Hipótesis): el camino a la sabiduría del líder, se logra en un proceso cuyo primer paso es el Conocimiento y Entendimiento de sí Mismo, Autoconciencia; sentido y significado de su vida, Motivación Trascendente y auto gestionarse, Auto Dominio. Todos ellos, constituyen el cómo nos relacionamos con nosotros mismo, intrapersonal. El primero (Autoconciencia), permite desarrollar la capacidad de Sintonía, ósea, fusionarse en una misma frecuencia de vibraciones con los demás y la naturaleza, además el cómo Auto gestionarse. La madurez del Auto Dominio y Sintonía, sobre esta base, sus habilidades de relacionarse con los demás y la naturaleza maduran; y estas desarrollan aquel hábito que sustenta y perfecciona el acto humano: la prudencia. “Todo hombre prudente procede con sabiduría” 8.

Marco teórico

La contradicción entre abundancia de medios técnicos para satisfacción material y la incapacidad para utilizarlos exclusivamente para la paz y el bienestar de los pueblos, es resoluble; no es una contradicción necesaria, sino debida a falta de valor y sabiduría del hombre. Puede reaccionar a contradicciones históricas por medio de su acción, pero no puede anular las dicotomías existenciales, aunque si puede reaccionar a ellas de diferentes maneras: apaciguar su mente por medio de ideologías armonizan tés y suavizadoras; tratar de escapar de su inquietud interior por medio de una actividad incesante en los placeres o en los negocios; tratar de abolir su libertad y transformarse en instrumento de poderes externos, sumergiendo su propio ser en ellos. Pero permanecerá insatisfecho, ansioso e inquieto.

El hombre debe aceptar la responsabilidad para consigo mismo y también el hecho que solamente usando sus propias capacidades puede dar significado a su vida. No implica

certeza, la existencia de ella obstaculiza la búsqueda del significado de la vida. La incertidumbre es la condición que lo impulsa a desplegar sus capacidades. Si se enfrenta con la verdad, sin pánico, reconocerá que no existe otro significado de la vida, excepto el que él le da, al vivir productivamente; y que solo una constante vigilancia, actividad y esfuerzo pueden evitar que fracasemos en la única tarea importante: el pleno desarrollo de nuestras capacidades dentro de las limitaciones impuestas por las leyes de nuestra naturaleza. “Solamente reconociendo la situación humana, las dicotomías inherentes a su existencia y su capacidad de desplegar sus poderes, será capaz de tener éxito en su tarea: ser el mismo y para sí mismo y alcanzar la felicidad por medio de la realización plena de aquellas facultades peculiarmente suyas: la razón, el amor y el trabajo productivo” Fromm9.

Orientación Productiva del Hombre, es la relación activa y creadora para sí mismo, con su prójimo y la naturaleza. Alude tres dimensiones que relacionan la productividad, en las esferas del:

  • Pensamiento se manifiesta en la comprensión del mundo a través de la razón y la verdad;
  • Sentimiento, se expresa a través del amor, el sentimiento de unión con los hombres, el trabajo y la naturaleza;
  • Y de la Acción se manifiesta en el trabajo productivo, es decir, en la labor realizada para: su propio bienestar, su prójimo y la naturaleza.

El progreso de la teoría psicoanalítica, paralelamente con el progreso de las ciencias naturales y sociales, condujo a un nuevo concepto que no se basó en la idea de un individuo primariamente aislado, sino en la relación del hombre con sus semejantes, con la naturaleza y consigo mismo. Se sostiene que esta sola relación gobierna y regula la energía manifiesta en los impulsos pasionales del hombre. H. Sullivan, uno de los iniciadores de esta nueva opinión, definió, en consecuencia, al psicoanálisis como un “estudio de las relaciones interpersonales” Fromm9. Este marco es adecuado para la contrastación empírica de la presente investigación.

Análisis y resultados

La desarmonía de la existencia del hombre engendra necesidades que en mucho trasciende las necesidades derivadas de su origen animal. Estas, producen una tendencia imperativa de restaurar un estado de equilibrio y de unidad entre el mismo y la naturaleza. Hace el intento, en primer lugar, con el pensamiento, construyendo un cuadro mental totalmente inclusivo del mundo que le sirva como un marco de referencia, del cual pueda derivar una respuesta al problema de: donde está y que es lo que debe hacer. Pero no son suficientes, si él fuere tan solo una inteligencia despojada de carne y hueso, alcanzaría su meta por medio de un extenso sistema intelectual. Pero, es un ente dotado de cuerpo y mente, tiene que reaccionar ante la dicotomía de su existencia no solamente pensando, sino también con el proceso de vivir, sus sentimientos y acciones. Tiene que luchar por la experiencia de unidad en todas las esferas de su existencia a fin de lograr un nuevo equilibrio. De aquí que todo sistema de orientación satisfactorio no se integre únicamente con elementos intelectuales, sino también con elementos sentimentales y sensoriales realizables en la acción en todos los terrenos de la actividad humana. La devoción a una meta o una idea o a un poder que trascienda al hombre, tal como Dios, es una expresión de esta necesidad de plenitud en el proceso de vivir Fromm9.

El líder debe buscar una respuesta a su necesidad de encontrar sentido y significado a su propia existencia, Motivación Trascendente. Pérez López10 ha formulado un esquema de la motivación humana que tiene muchos puntos de contacto con Frankl11. Distingue tres clases de motivaciones: extrínseca, el sujeto se mueve por las consecuencias que espera alcanzar; intrínseca, el sujeto se mueve por las consecuencias que espera que produzca en “él” la acción ejecutada; y trascendente, el sujeto se mueve por las consecuencias que espera que produzca su acción en otro u otros sujetos presentes en su entorno. Cada una de ellas tiene distinta calidad. No es lo mismo ser movido a una acción: por motivación extrínseca, esta, en cierto modo, depende de la reacción del entorno, esto es, de lo que reciba a cambio; cuando se mueve por motivación intrínseca está respondiendo a su propia satisfacción personal, con independencia del entorno; cuando se mueve por motivación trascendente significa que se abre a las necesidades ajenas, con independencia de la reacción del entorno y de su propia satisfacción personal, lo cual implica una mayor libertad y una mayor calidad motivacional.

El ser humano necesita encontrar un sentido en su vida. Para Frankl11, este se halla cuando servimos a una causa más grande que uno mismo, cuando ayudamos a los demás, ha articulado una teoría de la motivación que sitúa la voluntad de sentido como motivación ultima del hombre. Una investigación sobre el servicio Van Ekeren12, estudió a voluntarios que dedicaban su tiempo a realizar labores sociales sin nada a cambio. Comprobó que el 98,3% experimentaba el fenómeno: la elevación de los que sirven. Esta sensación del líder se deriva de la alegría de ayudar. Tal necesidad de trascendencia es una de las necesidades básicas del hombre, arraigada en el hecho de su autoconciencia, que no está satisfecho con el papel de la criatura, que no puede aceptarse a sí mismo como un dado arrojado fuera del cubilete. Necesita sentirse creador, ser alguien que trasciende el papel pasivo de ser creado Fromm13. El líder dispone su corazón a conocerse y entenderse a sí mismo, para conocer y entender a otro, y la naturaleza.

La orientación productiva de la personalidad es una actitud fundamental, un modo de relacionarse en todos los campos de la experiencia humana. Incluye las respuestas mentales, emocionales y sensoriales hacia: otros, uno mismo y cosas. Productividad es la capacidad del hombre para emplear sus fuerzas y realizar sus potencialidades congénitas. Si decimos que “él” debe emplear “sus” fuerzas, implicamos que debe ser libre y no dependiente de alguien que controla sus poderes. Implicamos, además, que es guiado por la “razón”, puesto que únicamente puede hacer uso de sus poderes si sabe: lo que son, como usarlos y para que usarlos. Significa que se experimenta a sí mismo como la personificación de sus poderes y como su “actor”; que se siente uno con sus facultades (Paz) y al mismo tiempo que estas no están enmascaradas y enajenadas de él Fromm9. Personalidad es la totalidad de las cualidades psíquicas heredadas y adquiridas que son características de un individuo y lo hacen único. La diferencia entre ellas es sinónima entre: temperamento se refiere al modo de reacción y es algo constitucional y el carácter (sinónimo de rasgos de conducta), se forma esencialmente por las experiencias de la persona, en especial, por su infancia y es modificable por el conocimiento de uno mismo y nuevas experiencias. El carácter no solo tiene la función de permitir al individuo obrar consistentemente y razonablemente; es también la base para su ajuste a la sociedad Fromm9.

El hombre tiene solamente un interés verdadero y consiste en el pleno desarrollo de sus potencialidades y como ser humano. Del mismo modo como se conoce a otra persona y sus verdaderas necesidades a fin de amarla, es imprescindible conocerse a uno mismo a fin de comprender cuales son nuestros intereses y como satisfacerlos. El hombre puede engañarse acerca de su verdadero interés propio si no se “conoce a sí mismo” y sus verdaderas necesidades, que la Ciencia del Hombre es la base para determinar lo que constituye el interés propio del hombre Fromm9. Estudios del comportamiento humano señalan que el conocimiento de uno mismo (compuesto por el autoconocimiento, introspección y comprensión de sí mismo) es esencial para la productividad personal e interpersonal del hombre y en la comprensión y sintonía hacia otros. El odio hacia uno mismo es inseparable del odio hacia los demás Fromm14. Los que tienen un mayor autoconocimiento son: más sanos, se desempeñan mejor en funciones directivas y de liderazgo, son más productivos en el trabajo Cervone15.

El simple conocimiento intelectual no es suficiente; el conocimiento terapéutico efectivo es un conocimiento empírico en el cual el conocimiento de sí mismo no posee solamente una cualidad intelectual, sino también afectiva. Tal conocimiento, que proviene de la experiencia, depende de la intensidad del impulso congénito del hombre por lograr la salud y felicidad. El fracaso en lograr plena madurez e integración de la personalidad total es un fracaso moral, es violar su integridad y destruir su espontaneidad. Aun cuando una persona parezca ser destructiva solamente para con otras, viola el principio de la vida tanto en sí misma como en las demás. Es desdichada aun en caso de haber logrado los objetivos de su impulso destructor, mismo que socava su propia existencia. Fromm9. “… todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” 8.

El descubrimiento Socrático de libertad lo denominó: autodominio, es el dominio de uno mismo durante los estados de: placer, dolor, cansancio, cuando está sometido a presión de pasiones y de impulsos: “cada hombre, considerando que el autodominio es la base de la virtud, debería procurar adquirirlo”. Este, significa el dominio de la propia animalidad mediante la propia racionalidad, significa que el alma se convierte en señora del cuerpo y de sus instintos. El hombre verdaderamente libre sabe dominar sus instintos. Estrechamente vinculado con autodominio y libertad está el concepto de autonomía. El sabio es aquel que más se aproxima a este estado, aquel que trata de necesitar lo menos posible, “… la vida del hombre, no consiste en la abundancia de los bienes que posee”8. El vence a los instintos y elimina todo lo superfluo. La naturaleza de la razón práctica solo puede ser penetrada a partir de la consideración de los hábitos morales y sobre todo de aquel hábito que a la vez sostiene y perfecciona el acto humano: la prudencia, es expresión culminante de la sabiduría práctica.

La prudencia, Goleman16 expresa: La zona pre frontal es la sede de la memoria operativa: la capacidad de prestar atención y registrar cualquier información destacada. Vital para el entendimiento, planificación y toma de decisiones, el razonamiento y el aprendizaje. Funciona en plenitud cuando la mente está en calma (Paz); la autorregulación, el manejar impulsos y sentimientos inquietantes, están en el corazón de cinco aptitudes emocionales:

Auto Dominio, manejan efectivamente las emociones e impulsos perjudiciales. Las personas que poseen esta actitud:

  • Manejan bien los sentimientos impulsivos y las emociones perturbadoras.
  • Se mantienen compuestas, positivas e imperturbables aún en momentos difíciles.
  • Piensan con claridad y no pierden la concentración cuando son sometidas a presión.

Confiabilidad y Escrupulosidad, mantienen su integridad y son responsables del desempeño personal. Las personas con esta actitud:

En cuanto a confiabilidad.

  • Actúan éticamente y están por encima de todo reproche.
  • Inspiran confianza por ser confiables y auténticas.
  • Admiten sus propios errores y enfrentan a otros con sus actos faltos de ética.
  • Defienden posturas que responden a sus principios, aunque no sean aceptadas.

En cuanto a escrupulosidad.

  • Cumplen con los compromisos y las promesas.
  • Se hacen responsables de satisfacer los objetivos.
  • Son organizados y cuidadosos en el trabajo.

Innovación y Adaptabilidad, abiertos a ideas y enfoques novedosos, y flexibles para reaccionar ante los cambios. Las personas con esta actitud:

En cuanto a la innovación.

  • Buscan ideas nuevas de muchas fuentes distintas.
  • Hallan soluciones originales para los problemas.
  • Generan ideas nuevas.
  • Adoptan perspectivas novedosas y aceptan riesgos.

En cuanto a la adaptabilidad.

  • Manejan con desenvoltura exigencias múltiples, prioridades cambiantes y mudanzas rápidas.
  • Adaptan sus reacciones y tácticas a las circunstancias mutantes.
  • Son flexibles en su visión de los hechos.

Se constata que el Auto Dominio e Integridad Personal (Auto conciencia) es parte integrante de la Prudencia. Además escrupulosidad, que es Prolijidad; Innovación, Apertura y Adaptabilidad, estos tres están en el modelo de los cinco factores de la personalidad potencial para el liderazgo. Los Valores Personales Terminales Intrapersonales del líder: Libertad y Armonía interior Fardella17, son las bases de la Prudencia.

La alegría (Gozo) y cordialidad (Bondad) de los integrantes de un grupo de trabajo se transmiten más rápidamente que la irritabilidad y la depresión, las cuales, por su parte, apenas si se contagian. Esta mayor velocidad de transmisión de los estados de ánimo positivos, es el que acaba determinando la eficacia laboral, y el optimismo alienta la cooperación, la imparcialidad y el rendimiento Barsade y Gibson18 Además tiene relación con la Fe. Esta, influye en la capacidad de mantener la motivación, el creer que uno tiene la voluntad y también los medios para alcanzar sus objetivos. Las personas con niveles elevados de Fe son capaces de: motivarse a sí mismos, sentirse hábiles para encontrar formas de alcanzar objetivos y tienen la sensación de reducir una tarea monumental en fragmentos más pequeños y manejables.

Esta reacción involuntaria (la risa) constituye “la comunicación más directa posible entre las personas-una comunicación de cerebro a cerebro en la que el intelecto se limita a ser un espectador- y establece lo que podríamos denominar “vinculo límbico”, ósea Sintonía. La risa no tiene nada que ver con los chistes. Es casi siempre la respuesta amistosa a un comentario normal y corriente que no tiene gran relación con las frases ingeniosas Provine19. Transmite un mensaje de tranquilidad en que los implicados están en la misma frecuencia de vibraciones (Sintonía), Armonía Interior (Paz). Es (la alegría) un signo de confianza (Fe). Uno de los Valores Personales Instrumentales del líder que le parece más valioso y tienen asumido: es la alegría Fardella15.

Cuanto más apertura (honesto), adaptabilidad (respeto) y prolijidad (responsabilidad) exista, primero con sí mismo, luego con los demás, el líder más rápidamente producirá el contagio e irradiación. Los estados de ánimo positivos ayudan a percibir mejor los hechos y a los demás, lo cual contribuye a una mayor conciencia de recursos que disponemos para alcanzar un objetivo determinado, y a la vez alienta la creatividad, favorece la toma de decisiones y nos predispone a la acción Fisher y Noble20. La risa y broma oportuna estimulan la creatividad, abren vías de comunicación y consolidan la sensación de conexión y confianza (Sintonía), luego convierten trabajo en algo más agradable Clouse y Spurgeon21.

Existe un estrecho vínculo entre liderazgo, clima organizacional y eficacia. El modo en que los trabajadores experimentan el clima de su empresa depende entre un 53 y 72 % de las actitudes y comportamientos del líder Kelner, Rivers y O´Connell22. Luego influyen muy directamente en el modo en que se sienten los empleados, y determinan su rendimiento. El modo en que el líder gestiona sus estados de ánimo no es privado (Autodominio), puesto que su influencia es directa sobre el estado de ánimo de sus subordinados (Sintonía), le convierte en un factor determinante del funcionamiento de una empresa George y Bettenhausen23.

Los líderes que se destacan por inspirar a su gente: es decir, cautivan sus corazones y mentes han desarrollado cuatro características específicas de su personalidad Goffe y Jones24. De teoría de los rasgos derivaron cualidades de poner de manifiesto debilidades y atributos diferenciados (Conocimiento y Entendimiento de sí mismo). La identificación sin concesiones surgió de la teoría del estilo, que investigó diferentes tipos de relaciones entre líderes y seguidores. La teoría de la contingencia les permitió postular que es necesario saber y qué habilidad utilizar frente a cada circunstancia. Estos dos últimos, se relacionan con: Auto Dominio y Sintonía.

Los que demuestran empatía y se adaptan a los estados de ánimo de otros, afecta no solo su propia química cerebral sino también la de sus seguidores Goleman y Boyatzis25. Las mentes individuales, en cierto sentido, se fusionan en un solo sistema. Liderar eficazmente tiene que ver más con desarrollar un interés genuino en las personas y el talento para fomentar emociones positivas en aquellas cuya cooperación y apoyo usted requiere. Señalan: Los seguidores reflejan a sus líderes. Descubrimiento reciente en la neurociencia Conductual, es la detección de neuronas espejo. Cuando detectamos en forma consciente o inconsciente las emociones de otras personas mediante sus acciones, nuestras neuronas espejo reproducen esas emociones. Crean una sensación instantánea de experiencia compartida. El líder finamente sintonizado. Los ejecutivos hablan de liderar desde la intuición, y es producida en parte por un tipo de neurona conocida como células fusiformes. Son aproximadamente cuatro veces más grandes que el resto de las células cerebrales, con una rama extra larga para que sea más fácil unirse a otras células y transmitirles pensamientos y sentimientos más rápidamente. Esta conexión ultrarrápida de emociones, creencias y juicios crea lo que los científicos conductuales denominan nuestro sistema de orientación social. Los líderes no deberían temer actuar siguiendo esos juicios, siempre y cuando estén sintonizados con los estados de ánimo de otras personas. Gran parte de esta sensación se genera inconscientemente, gracias a las neuronas espejo y los sistemas de circuitos de las células fusiformes. Además, hay otras neuronas involucradas: los osciladores coordinan físicamente a las personas regulando cómo y cuando sus cuerpos se mueven juntos. Cuando dos violonchelistas tocan juntos, no solo tocan las notas al unisonó, sino que gracias a los osciladores, los hemisferios derechos de los cerebros de ambos están coordinados más estrechamente de lo que están los lados izquierdos y derechos del cerebro de cada uno de ellos. No conocemos métodos claros para fortalecer estas neuronas. Sus patrones exactos de activación permanecen elusivos. La única forma de desarrollar eficazmente su sistema de circuitos sociales es emprender la dura tarea de cambiar su conducta Goleman, Boyatzis y Mckee26.

Pero, cambiar la conducta y desarrollar su sistema de circuitos sociales. Solo es posible si un líder, cambia de adentro hacia afuera: en las esferas del pensamiento y sentimiento que lo refleja en actitudes y comportamientos prudentes (Respeto, Responsabilidad y Honestidad) Fardella27, ósea, “integridad personal” (Libertad, Armonía interior y Sabiduría). Lo conlleva a la “capacidad de influir”, motivar e inspirar. Influencia idealizada Fardella28.

Podemos relacionar según lo contrastado: el primer paso es la disposición de corazón que el líder realiza para el Conocimiento y Entendimiento de sí mismo. Esto tiene relación directa con su Motivación Trascendente: sentido de vida. Logrando este proceso de madurez con una orientación productiva de su personalidad en las esferas de: la razón, el amor y su trabajo productivo. Esto, posibilita el Auto Dominio y la Sintonía consigo mismo, con su prójimo, y la naturaleza. Estas dos competencias permiten desarrollar: la Prudencia. Una virtud que conlleva al valor personal terminal intrapersonal de sabiduría.

La actividad productiva (del líder) se caracteriza por el intercambio rítmico de la actividad y el reposo. El trabajo, el amor y el pensamiento productivo son posibles únicamente si la persona puede estar, cuando es necesario, sosegada y sola consigo misma (Conocimiento y Entendimiento de sí mismo). Ser capaz de prestar atención a sí misma es un requisito previo para tener la capacidad de prestar atención a los demás (Sintonía); el sentirse a gusto con uno mismo es la condición necesaria para relacionarse con otros (Prudencia) Fromm9. Sin libertad, humildad (Paciencia, Benignidad, Bondad, Fe) no llega la Paz; que emana Mansedumbre y Templanza y es la raíz del Gozo.

Se constata en el Camino a la Sabiduría, que constituye la perfección de la actividad contemplativa el líder logra su máxima felicidad. Con esta experiencia conoce el Amor: la fuerza principal para cualquier acción y la base más sólida de cualquier relación, sintonía, con sí mismo, su prójimo y la naturaleza: es espiritual. Tiene sinfonía interior (integridad) armoniza con: honestidad, respeto y responsabilidad las palabras que nacen de sus sentimientos; los pensamientos y actos con un solo fin hacer el bien. Sabiduría es: Arte de Vivir.

Conclusión

Clave del líder para obrar de adentro hacia afuera, es el consejo íntimo y oculto de su sentimiento. No es una emoción, que depende de un estimulo externo que percibimos por nuestros sentidos, sino, una energía que siente y envuelve todo su ser la voz que sale de su corazón: espíritu. Sus pensamientos están guiados e inundados por sus sentimientos, estos, son las raíces de las cuales brotan los faros de luz de su conciencia.

Las hipótesis planteadas son congruentes con lo investigado: El Conocimiento y Entendimiento de sí mismo, el primer paso en el camino a la sabiduría va unido a su Motivación Trascendente. Ello posibilita su Autodominio y Sintonía consigo mismo, con su prójimo y la naturaleza. En el proceso de madurez de estos dos en su propia vida, lo con lleva a la prudencia. “La ciencia del prudente esta en entender su camino”8. Y… “En el corazón del prudente reposa la sabiduría””8.

Referencia bibliográfica

  1. Bennis W. Una fuerza irresistible. Trend Management. 2001; 3 (3): 72-77. Mar-Abr. Chile.
  2. Tannenbaum R, Schmidt W. How to Choose a Leadership Pattern. Harvard Business Review. 1973; Mayo-Junio.
  3. Kets de Vries M.F.R. Managers can Drive Their Subordinates Mad. Harvard Business Review. 1979; (4) Julio-Agosto.
  4. Livingston J.S. Myth of the Well-Educated Manager. Harvard Business Review. 1971; Enero-Febrero.
  5. Nicholson N. ¿Nacido Para Líder? Management en Liderazgo. 2003; (5) Mayo. Diario Financiero Sgto. Chile.
  6. Goleman D. What Makes Leader. Harvard Business Review.1998; 92-102. Nov-Dec.
  7. Salovey P, Mayer J.D. Emotional intelligence. Imagination, Cognition and Personality. 1990; 9: 185-211.
  8. Biblia. Antigua versión de Casiodoro de Reina (1569). Revisada por Cipriano de Valera (1602). Editorial Mundo Hispano y Holman Bible Publishers; Nashville, Tennessee; 1960.
  9. Fromm E. Ética y psicoanálisis. Edit. Fondo Cultura Económica. México; 2000.
  10. Pérez López J. A. Teoría de la organización-(B) Teoría de las motivaciones humanas.FHN-120 Nota técnica del IESE. 1979.
  11. Frankl E. V. El hombre en búsqueda de sentido. Barcelona: Herder; 1989.
  12. Van Ekeren G. Speaker’s Sourcebook II: Quotes, Stories & Anecdotes for Every Occasion. New York: Prentice May Press; 1994.
  13. Fromm E. El arte de amar. Una investigación sobre la naturaleza del amor. Argentina: Paidos; 2001.
  14. Fromm, E. (1939): Selfishness and self love. Psychiatry, 2, 507-523.
  15. Cervone, D. (1997): Social cognitive mechanisms and personality coherence: Self-Knowledge, situational belief, and cross-situational coherence in perceived self-efficacy. Psychological Scienci, 8, 156-165.
  16. Goleman D. La Inteligencia Emocional en la Empres., Edit. Vergara; 1999.
  17. Fardella J. Los Valores Personales: del Líder.www. Gestiopolis.com (26-VII-2013). Newsletter #297 (13-VIII-2013); www.Mundocoachingmagazine.com (29-VII-2013).
  18. Barsade S, Gibson D. Group Emotion: A View from the Top and Bottom. En: Research on managing Group and Teams. Editado por D. Gruenfeld et al, JAI Press, Greenwich, CT; 1998.
  19. Provine R. Laughter. A Scientific. Investigation. Nueva York: Viking Press; 2000. p. 133.
  20. Fisher C, Noble C. Emotion and the Illusory Correlation between Job Satisfaction and Job Performance. Art. Presented en la Second Conference on Emotions in Organizational Life, Toronto Augusto; 2000.
  21. Clouse R, Spurgeon K. Corporate Analysis of Humor. Psychology: A Journal of Human Behavior. 1995; 32: 1-24.
  22. Kelner S, Rivers C, O´Connell K. Managerial Style as a Behavioral Predictor of Organizational Climate. Boston: McBer & Company; 1996.
  23. George J, Bettenhausen K. Understanding Prosocial Behavior, Sales Performance y Turnover: A Group-Level Analysis in Service Context. Journal of Applied Psycholog. 1990; 75 (6):698-706.
  24. Goffee R, Jones G. Why Should Anyone Be Led By You? Harvard Business Review. 2000; Sep-Oct.
  25. Goleman D, Boyatzis R. La inteligencia social y la biología del liderazgo. Harvard Business Review. 2008; 86 (9): 86-95. Sep.
  26. Goleman D, Boyatzis R, Mckee A. Primal Leadership: The Hidden Driver of Great Performance. Harvard Business Review. 2001; 42-51. December.
  27. Fardella J. Enfoque Antropológico: Los Valores Personales del Líder. Universidad de Sevilla. Tesis Doctoral. España; 2011.
  28. Fardella J. Valores del Líder y Liderazgo Transformacional. Revista Leadership.com. 2012; (30):34-35. Octubre.Edit. Cladea. ; Mundocoachingmagazine.com (3-IX-2012); Gestiopolis.com (5-IX-2012).Newsletter #278 (11-IX-2012); Managementjournal.net (5-III-2013); VI Convención Científica Internacional de la Universidad de Matanza; 2013 Marzo 26-28; Varadero Matanza, Cuba. ISBN: 978-959-16-2100-9; Congreso Internacional de Estrategias Empresariales; 2013 Abril 24-26; San José, Costa Rica. ISBN Nº 978-9977-66-256-5.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Fardella Rozas José Salvador. (2014, mayo 2). Camino a la sabiduría del líder. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/camino-la-sabiduria-del-lider/
Fardella Rozas, José Salvador. "Camino a la sabiduría del líder". GestioPolis. 2 mayo 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/camino-la-sabiduria-del-lider/>.
Fardella Rozas, José Salvador. "Camino a la sabiduría del líder". GestioPolis. mayo 2, 2014. Consultado el 9 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/camino-la-sabiduria-del-lider/.
Fardella Rozas, José Salvador. Camino a la sabiduría del líder [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/camino-la-sabiduria-del-lider/> [Citado el 9 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de hartprod en Flickr