Aprendizaje corporativo para la competitividad empresarial

Las organizaciones aprenden a través de las personas, entonces es necesario incentivar el aprendizaje de ellas para alcanzar los objetivos estratégicos corporativos.

El aprendizaje dota de grandes ventajas a aquellas organizaciones que deciden implantar una filosofía orientada al desarrollo de esta disciplina, algunas de estas ventajas se mencionan a continuación:

– Fortalecimiento de la identidad cultural de la organización

– Incremento de la capacidad de solucionar conflictos

– Aumento de la integración interna de los diferentes procesos corporativos

– Aumento de la integración de la organización con su entorno

– Aumento de la efectividad (eficiencia + eficacia) en los procesos de la organización

– Mayor capacidad de adaptación a las exigencias del mercado

– Mejor calidad de vida laboral y participación activa de todos los integrantes

– Transparencia y eficiencia en las comunicaciones

– Incremento en los niveles de competitividad

El aprendizaje se puede definir como la habilidad para construir y adquirir conocimientos, a partir de diferentes actividades que encontramos agrupadas en la formación, la experiencia y la colaboración, las cuales deben estar articuladas.

De esta forma, vemos que una persona que se dispone a aprender a conducir un vehículo, debe reconocer los conceptos básicos (formación), ponerlos en práctica conduciendo el vehículo (experiencia) y finalmente integrarlos con los conocimientos tácitos y explícitos de los demás conductores con los que interactúa en las vías (colaboración).

De esta manera, encontramos que las organizaciones que buscan alinearse con las exigencias de la sociedad del conocimiento deben desarrollar una inteligencia colectiva, ser capaces de generar conocimientos para posteriormente utilizarlos en los procesos de construcción de valor a todos sus grupos de interés.

En el proceso de aprendizaje corporativo, es importante entender la evolución que existe entre los datos, información y conocimiento, para la generación de valor tangible a través de la medición del Capital Intelectual.

Los datos adquiridos se deben clasificar y almacenar, lo cual se hace posible con las herramientas de tecnología de información y comunicación (TIC), convirtiéndolos en información, la cual puede ser analizada y utilizada por las personas para construir conocimientos útiles para la generación de valor corporativo, que una vez puestos en práctica pueden ser medidos conformando así el Capital Intelectual que finalmente es la principal fuente de riqueza de las organizaciones en la economía actual.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Soto Jáuregui Cristian. (2012, octubre 24). Aprendizaje corporativo para la competitividad empresarial. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/aprendizaje-corporativo-para-la-competitividad-empresarial/
Soto Jáuregui, Cristian. "Aprendizaje corporativo para la competitividad empresarial". GestioPolis. 24 octubre 2012. Web. <http://www.gestiopolis.com/aprendizaje-corporativo-para-la-competitividad-empresarial/>.
Soto Jáuregui, Cristian. "Aprendizaje corporativo para la competitividad empresarial". GestioPolis. octubre 24, 2012. Consultado el 31 de Agosto de 2015. http://www.gestiopolis.com/aprendizaje-corporativo-para-la-competitividad-empresarial/.
Soto Jáuregui, Cristian. Aprendizaje corporativo para la competitividad empresarial [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/aprendizaje-corporativo-para-la-competitividad-empresarial/> [Citado el 31 de Agosto de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ter-burg en Flickr