Análisis filosófico del liderazgo organizacional

El trabajo del individuo constituye una de las claves del curso de su vida, así como de su ser y de su identidad social. En los siglos pretéritos y en especial cuando floreció la cultura de Grecia y roma antes del nacimiento de Jesucristo, el trabajo como tal no ocupaba un lugar tan ensalzado como lo ocupa en los estados unidos en el día de hoy. La verdad era que los que estaban en lo más alto del rango social no creían tener que trabajar,  puesto que el trabajo estaba circunscrito primordialmente a los esclavos   a los ciudadanos libres carentes de recursos. El ciudadano de Grecia no sentía ninguna necesidad de excusarse ante sus contemporáneos por qué no trabajaba, tal como lo hacen hoy muchas personas que podrían ahorrarse muy fácilmente tener que trabajar.

En la edad media, el trabajo adquirió múltiples connotaciones religiosas. El trabajo constituía claramente un deber, cumplir con el llamado predestinado de cada quien. No trabajar era algo inmoral.

Hoy aceptamos el trabajo como parte de una vida sana y normal. Todas las retribuciones psicológicas, económicas y sociales derivadas de un empleo activo hacen que las personas se sientan que se les priva de algo si no tienen oportunidad de trabajar en labores que les proporcionen dichas recompensas.

Al mismo tiempo existen en la vida contemporánea ciertas tendencias contrapuestas. La semana de trabajo más reducida, junto con el vaticinio de la semana de cuatro días laborales, es probable que dentro  de unas generaciones disminuyan la importancia atribuida al trabajo. Las ocupaciones de las horas libres están aumentando constantemente su importancia como fuentes de satisfacción.

Aunque el trabajo en si cabe  por ser menos importante como fuente de satisfacción, hoy en día todavía la mayor parte de la gente sigue esperando de su trabajo algo más que las satisfacciones fuera del trabajo tales como paga, seguridad y mejora.

Cuesta poco olvidar el hecho mismo de que el trabajo satisface necesidades humanas propias de la sociedad moderna.  La importancia del trabajo en la vida moderna nos las sugieren los efectos del desempleo y del retiro en los trabajadores que se han mostrado activos y productivos durante décadas.

La simplificación del trabajo es la aplicación del sentido común para encontrar la forma más económica de usar el esfuerzo humano, materiales, máquinas, tiempo y espacio, de manera que pueden emplearse formas más sencillas de hacer el trabajo.

Si este trabajo no es satisfactorio, puede sufrir una verdadera frustración con resultados que serán costosos, tanto para él  como para quién le proporciona el trabajo. Un empleado desdichado contagia su desdicha a la familia y a la comunidad. La baja moral lleva a la ineficiencia, a la baja producción y al descontento. En otra palabra todos salen perdiendo.

En las organizaciones más grandes de nuestra sociedad, la motivación de los empleados constituye un problema difícil.

El enfoque se bueno no resulta mucho más útil, quizá ayude a reclutar empleados, pero hace muy poco en cuanto a servir de motivación una vez que los mismos están ya en posesión de su empleo. Raras veces la gente trabaja por gratitud. También este enfoque proporciona poco incentivo para producir algo más que el rendimiento mínimo necesario para evitar el despido.

La negociación parece ser un enfoque más realista, particularmente en las situaciones en que hay un sindicato de por medio, crea un ambiente de vivir y dejar vivir.

Una competencia exagerada puede deshacer el trabajo de equipo y llevar a las frustraciones y a una legión de efectos colaterales indeseables, también hace hincapié en las satisfacciones logradas con el trabajo.

En enfoque más prometedor en materia de motivaciones es la supervisión general, en la que la dirección procura dar oportunidades para la satisfacción de necesidades en el trabajo.

La supervisión general da a los subordinados una oportunidad para tomar acuerdos por sí mismos y permite que los supervisores puedan concentrarse en enseñarles mejor su labor.

Podemos considerar que la motivación como el resultado de una urgencia o tensión a movernos de una dirección dada  o a lograr ciertas metas.  También  podemos decir que después de haber conseguido algo, recibimos una retribución interior que afecta a la selección de la siguiente serie de eventos que van a ser emprendidos. No hay duda de que estas actividades tienen un fundamento de necesidad biológica .eso no obstante, la persona adulta ha crecido y ha desarrollado dentro del complejo de nuestras influencias culturales. Por lo tanto, los hechos que pueden estimular el desempeño están condicionados a lo que se ha aprendido a considerar  como digno de lograrse. Podemos decir que el ejecutivo ya no trabaja para tener algo qué comer si no más bien, que come para trabajar.

La existencia de innumerables códigos y guías adoptadas por numerosos asociaciones, tanto profesionales como comerciales, son otra prueba de que generalmente se aceptan y se desean los apegados a la ética, hay que agregar que grupos partidarios y gubernamentales desarrollan esfuerzos destinados a lograr  que se empleen practicas claras, honestas y justas que son consideradas como básicas en el desempeño de funciones administrativas.

El administrador por lo tanto debe mantener interés en el valor o merito de los hechos que observa y en los que participan. Sus valores son  un factor primordial en las decisiones que toma y en la dirección que persigue como líder de una empresa.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Martínez Eutimio Feliciano. (2013, abril 8). Análisis filosófico del liderazgo organizacional. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/analisis-filosofico-del-liderazgo-organizacional/
Martínez, Eutimio Feliciano. "Análisis filosófico del liderazgo organizacional". GestioPolis. 8 abril 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/analisis-filosofico-del-liderazgo-organizacional/>.
Martínez, Eutimio Feliciano. "Análisis filosófico del liderazgo organizacional". GestioPolis. abril 8, 2013. Consultado el 4 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/analisis-filosofico-del-liderazgo-organizacional/.
Martínez, Eutimio Feliciano. Análisis filosófico del liderazgo organizacional [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/analisis-filosofico-del-liderazgo-organizacional/> [Citado el 4 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de stevensnodgrass en Flickr