Venezuela demanda de líderes proactivos

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

Liderazgo

06-08-2009

Desde hace mucho tiempo, se ha venido señalando la ausencia de un liderazgo proactivo en el territorio nacional en todos los campos, aspecto que es muy significativo para el desarrollo del país, sobe todo cuando se necesita de cambios que garanticen el que el país se encauce por la senda que requiere a fin de que sus habitantes gocen de una calidad de vida a la que se tiene derecho, más cuando el país, cuenta con los medios que pueden lograr ese objetivo.

Se nota ausencia de liderazgo, no solo en la oposición ante la gestiones del actual gobierno, sino en otros sectores que son muy significativos, como en el empresarial, educacional, cultural, tecnológico, salud, por mencionar algunos y ello va en contra de lo que el país necesita para salir avante.

Según el Dr. El Iván Abreu Sojo de la UCV ,hay una responsabilidad determinante del liderazgo en la situación venezolana actual, atribuyéndosele incapacidad, incoherencia y escaso sentido histórico, centrados en el inmediatismo de la función del poder.

Hay un derrumbe de los criterios de liderazgo tradicionales y aunque no se pueda hablar propiamente de que "no existen líderes", los criterios que se venían usando para promover a las personas al liderazgo ya no son válidos, pues cambió la realidad histórica, social y económica. El liderazgo venezolano está en total falta de sintonía con la sociedad debido a su incapacidad de entender las fuerzas sociales que actualmente participan en la vida pública y es hoy ilegítimo El liderazgo dictó con su ejemplo los comportamientos a seguir y sus actos y normas establecieron las reglas del juego. El liderazgo tuvo como gran falla el hecho de que los recursos humanos provenientes de la expansión de la matrícula educativa no accedieron a las posiciones de mando en la sociedad, pues el liderazgo tradicional no facilitó el relevo, aunque las nuevas generaciones no han luchado suficiente o eficazmente para asumir ese relevo.

Comenta el Dr.Abreu que varias son las causas de la crisis de este liderazgo a saber: En primer lugar, el generacional, pues la mayoría de los llamados líderes fundamentales está sobre los 60 años de edad. La concepción del país es otro factor crítico, pues la dirigencia actual se formó dentro de la concepción del estado petrolero tradicional, siendo su formación política escasa o inexistente, resaltando la inconsistencia y la improvisación. El sistema vertical de organización política es impuesto de arriba hacia abajo y existe un problema de credibilidad de los líderes políticos, sindicales, empresariales, militares, culturales, universitarios, etc., porque la confianza y aprecio hacia ellos que solía haber hace ya mucho tiempo, hoy ha bajado apreciablemente o, en algunos casos, es simplemente inexistente.

Por otra parte, otra causa atribuible a la ausencia de liderazgo en Venezuela, es que los gerentes o representantes de masas están orientados al poder y no al logro. Esto ocurre debido a que hay una confusión de la autoridad con la prepotencia y la arrogancia. Se usa la posición jerárquica para satisfacer necesidades personales, basadas en poder y prestigio, sin considerar la responsabilidad social inherente a todo cargo o actividad de participación social.

Al evaluar la sociedad venezolana actual puede evidenciarse que se ha conformado un perfil de liderazgo con más sentido político que económico, social o técnico, es decir, la mayor parte de las personas participantes en la difusión de ideas para enrumbar la estabilidad y crecimiento del país actúan guiados por un liderazgo convencional, esto es, prevalecen los políticos, empresarios y académicos tradicionalistas que, con discursos y pronunciamientos poco comprensibles o difícilmente ejecutables, intentan arreglar todo al mismo tiempo.

Así pues, en general, la carencia real de Venezuela es de líderes visionarios y conductores del desarrollo nacional, o sea, dirigentes capaces de mantener estados de excelencia personal, (en sí mismos y en los demás), que tengan e infundan confianza, autocontrol, compromiso y honestidad; personas con habilidades de relación, con capacidades de compresión, motivación y comunicación; habilidades de pensamiento estratégico, o sea, capacidad de definir y alcanzar metas y objetivos específicos en función de un futuro deseado; y habilidades de pensamiento sistémico para identificar y atender problemas, procurando la resolución eficaz de los mismos, así como también contar con la capacidad de crear equipos funcionales que se ocupen de ayudar y trabajar por motivos que vayan más allá de ganar dinero o lograr prestigio.

En debates, talleres sobre el tema del liderazgo, en la cátedra de Tópicos gerenciales del Programa de postgrado de Faces de la UC., concerniente a Calidad y productividad , se ha señalado, que la personificación del verdadero líder o agente de desarrollo debe combinar el conocimiento y el profesionalismo con la Calidad Humana, como destaca M. Desiato, en una nota de interés, donde indica que: "La recuperación de una institucionalidad fuerte transita por la formación de un buen número de políticos profesionales capaces y, desde luego, honestos; hombres conocedores no sólo de la política sino también de la economía, de la sociología, dotados de un sano sentido de la realidad y flexibles a la hora de habérselas con el pluralismo propio de nuestros colectivos..." (El Nacional, 24/02/2002).

En relación con lo expuesto anteriormente es posible afirmar que, en cuanto al entorno político, el gobierno del actual presidente de Venezuela, Hugo R. Chávez F., este no debe descuidar que se deteriore lo que involucra un liderazgo participativo, un liderazgo, que asegure la unión y no la división, un liderazgo democrático, que unifique criterios, que no de paso a que se manifiesten debilidades económicas, financieras, culturales, educaciones, gerenciales, entre otras; Se necesita de un equipo de trabajo consistente, con ética , valores, morales, conocimientos, capaz de unificar esfuerzos en pro de objetivos en donde todos estén comprometidos , más, ante la meta de construir un Socialismo que garantice cambios, justicia, equidad, transformación, desarrollo, participación, sin afectar a nadie, todo ello en pro de darle a Venezuela ese rumbo necesario que la transforme en una verdadera potencia que puede ser si realmente se manifiesta la voluntad de colaboración y se definen programas que garanticen resultados. Se necesita incentivar más la unión, cooperación con los diversos agentes y sectores nacionales a fin de evitar contradicciones, que muchas veces se manifiestan, aun en los funcionarios que constituyen su equipo de trabajo, como muy bien lo sabe el presidente.

En relación con el aspecto gerencial venezolano, tanto del sector público como privado, tal como lo señalan los participantes, la debilidad fundamental del liderazgo radica en la desmotivación y desvalorización del Recurso Humano al resaltar la Calidad Profesional en detrimento de la Calidad Humana, promover el individualismo y el beneficio económico sostenido por sistemas burocráticos y desentendidos del bienestar social, los cuales operan sin una visión y misión compartida ni una verdadera planificación estratégica.

Lo anterior ha repercutido drásticamente en el fracaso y proceso sostenido de cierre de empresas venezolanas, restringiendo el desarrollo económico productivo y nacional que, a su vez, ha generado el aumento de despidos y pérdidas de empleos y, por ende, el fortalecimiento de la economía informal, como medio alternativo de subsistencia.

Académicamente, la crisis del liderazgo recae en la falta de conciencia y reconocimiento de que cada estudiante es responsable de constituirse como dirigente del desarrollo personal y social, como visionario y líder conductor del cambio nacional, en su proceso de formación intelectual (conocimientos) y humana (valores, ética) como cursante activo de una carrera profesional, futuro profesional y constructor de su propia carrera de vida. Aunado a esto resulta imprescindible resaltar la necesidad de compromiso por parte del docente en la orientación y desarrollo de las cualidades profesionales y conductuales del estudiante en sintonía con la formación académica del mismo, dejando así en el pasado la rutinaria y descontinuada práctica del autoritarismo, el establecimiento de barreras y la limitación del desarrollo de las potencialidades y habilidades del estudiante. La ausencia de liderazgo en las Universidades nacionales se evidencia en la pasividad y poca participación de su comunidad en respuesta a las carencias y problemas del país; así como la falta de responsabilidad social y vinculación con el entorno empresarial, humano, económico, político, etc.. Esto ha repercutido negativamente en el rol del futuro profesional, tanto en el ámbito de su formación integral como en su capacidad de respuesta y manejo del escenario que amenaza la estabilidad del país.

Finalmente, es posible afirmar que el gran vacío y la grave crisis que afronta Venezuela tiene su origen en la falta de liderazgos visionarios y coherentes con las necesidades nacionales, hechos estos que repercuten directamente en el desmejoramiento de la calidad de vida del venezolano y el estancamiento total del país.

Ing. Carlos Mora Vanegas

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve

camv12arrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.