Reconocerse como líder

Autor: Leticia Navarro

Liderazgo

27-04-2009

Ciertamente, vivimos tiempos de cambios constantes y rápidos. De allí, que es fácil apreciar que muchas veces ocurren y no hay un líder preparado para formar a otros.

Una metáfora sencilla y gráfica sería imaginarnos, en este momento, un vehículo circulando por una autopista a gran velocidad, digamos unos 120 km por hora. Y al percatarnos, no tiene conductor. Inferimos inmediatamente, que el vehículo chocará. El líder, definitivamente, es como un conductor que maneja y decide adónde ir.

Hoy día, el líder debe estar preparado pues las nuevas tecnologías demandan mayor velocidad de respuesta. Es esencial entender que todo cambia y es diferente a cada instante. Tal como decía Heráclito, el filósofo griego, no es posible meter los pies dos veces en el mismo arroyo.

Por todo esto, hemos creído que los líderes son personas dotadas de talentos y habilidades superiores. El llamado de un líder no es exclusivo para aquellos que poseen carisma o facilidad para hablar en público. Tú, tú mismo, ése que me escucha. Tú has sido llamado a liderar pues el liderazgo es tan sólo aquello que llamamos influencia. ¿Y quién no ha influido en la vida de algún otro?

Lo más importante para asumir el rol de líder es la actitud. Pues hasta ahora hemos pensado que nacen con las cualidades; y realmente se hacen. Si revisamos la Biblia, nos percataremos de que Dios llamó al liderazgo a hombres como Moisés, Jeremías, Jonás, Pablo, quienes inmediatamente reaccionaron con un NO, por considerar que no eran líderes. Sólo aceptaron el reto; se prepararon y desarrollaron habilidades para cambiar su actitud e impulsar su potencial. ¿Y por qué no darte tú la oportunidad también?

Otros tienen la actitud, pero no las cualidades. Recuerdo haber leído que al filósofo Demóstenes le daba mucha vergüenza hablar en público por sus debilidades. Tomó medidas bien crudas como afeitarse parte de la cabeza, sentarse durante largas horas frente al mar a practicar sin parar… imagínense que fastidio. Sólo con el propósito de superar sus problemas.

Y realmente, se convirtió en el mejor orador del mundo antiguo. Y su historia me inspiró a mí que la primera vez que hablé en público me desmayé del susto al ver a 120 ojos fijos en mí.

Tú eres pieza única en esta galería que es la vida. Y seguramente puedes pensar en un área donde destacas: deportes, tecnología, idiomas, cocina, diseño, lectura, costura, pastelería, música, filosofía. Tómate unos minutos para reflexionar en ello. Seguramente hallarás más de un área o tema; Te pido que escojas una.

Nuevamente insisto, el liderazgo es reconocerse a si mismo como alguien capaz de influir en la vida de otros. Ya basta de poner excusas para evitarlo. Asume el reto y comienza hoy mismo a reconocerte como líder. Esta decisión transformará tu vida y la de quienes te rodean.

Te sugiero el siguiente ejercicio para comenzar a trabajar en ese líder que hay en ti: 1. Identifica un talento natural que te distinga. 2. Ejercítalo y desarróllalo. 3. Te animo a pensar como puedes usar ese talento para compartirlo con otros. 4. Evalúa cuando lo compartes, cómo puedes influir en otros a través de ese talento o don. 5. Date tiempo para cultivarlo como una planta. Riégalo y cuídalo. Y estarás cosechando el liderazgo al que has sido llamado.

Leticia Navarro

Coach, docente y facilitadora que se descubre como una estudiante inquieta e infatigable quien busca su equilibrio, especializándose en Programación Neurolingüística, y Coaching. El Arte de Vender y Formación de Empresarios con el Fondo de Población de las Naciones Unidas. Es ávida investigadora del cerebro triuno, pensamiento lateral e irradiante; practicante apasionada por la gimnasia cerebral y la kinesiología, formada por el International Kinesiology College. Su experiencia es la vida, porque ha sido directora de mercadeo del tabloide “Impacto Positivo”, Instructora en el Programa Projuvendes con la Comunidad Económica Europea; facilitadora del Programa Nacional de Aprendizaje en convenio con el INCE, autora y entrenadora del Gimnasio de la Creatividad.

lettyideasarrobagmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.