El nuevo líder para la democracia en el siglo XXI

Autor: María Laura Roche

Liderazgo

01-08-2008

El nuevo líder para la democracia en el siglo XXI” es un breve artículo basado en una perspectiva humana desde el cambio democrático a partir del cambio de los paradigmas del ser, aplicando pequeñas enseñanzas que nos da el coaching ontolóligo, es muy breve, es una capsula en la que quiero transmitir que el líder para este siglo no lo va hacer una constitución y no lo va hacer simplemente las cartas de navegación que proporcionan los estudios, lo van hacer la capacidad que yo tenga de ver globalmente lo que puede cambiar desde mi propio ser hacia afuera. Sugiero que es un tema motivacional dentro de las ciencias sociales y relacionado a Recursos Humanos.

Una oportunidad (o necesidad) de liderazgo aparece cada vez que se reúnen dos o más personas para embarcarse en una tarea conjunta.

En el mundo y en los países latinoamericanos, se están viviendo nuevas formas de sucesos, que se dan en el escenario socio-político y la lógica de las ciencias se desborda al buscar explicar lo que está sucediendo, tanto desde el sentido común, como desde muchos supuestos teóricos. Los hechos políticos, las protestas sociales, el enfrentamiento entre iguales, la corrupción como medio de conducta social, la anarquía, el caos generalizado; que rodean a nuestra vida cotidiana, que a su vez se generan de formas no convencionales, evidencian el derrumbe de los principios de la modernidad; diluidos en los principios de incertidumbre de lo que vendrá después.

Ya las ciencias sociales, no dan respuestas a los hechos, resaltándose así lo imprevisible del hombre como actor fundamental.

Estos hechos, que se lanzan contra la lógica del pensamiento tradicional nos abren el telón de un escenario con otro orden, que nos desafía; que nos hace pensar nuevamente sobre el mundo y sus relaciones; y sobre todo acerca de sus necesidades no satisfechas, como la extrema pobreza, exclusión, sometimiento social…que siguen siendo las mismas, tan antiguas, pero más profundas.

Frente a esto, surge un dilema: continuidad y reproducción de este sistema, versus transformación y construcción de nuevos espacios de poder que arremetan algunos pilares claves.

De la teoría a la práctica de un nuevo modelo de gestión pública

Tenemos un problema al momento de definir un nuevo modelo de gestión pública, dado tendemos a la separación de las ciencias, sin considerar que para afrontar las diversas relaciones del entramado social y político de un estado debemos integrar las diversas especialidades, porque la gestión pública es un eje horizontal que cruza a todas ellas, y genera sus propios problemas.

Dada esta reflexión al respecto de la gestión de los gobernantes, se debe definir las dos áreas prácticas en el problema: una de ellas es la profesionalización de los individuos que ejercen su actividad en el ámbito político, y dentro de ello tenemos que ls ciencias tradicionales y las universidades responden a este requerimiento. El segundo aspecto se refiere a la persona en sí que ejerce la función pública, y esta última es una práctica social.

La práctica profesional individual se apoya verticalmente en la teoría departamental, lo cual a su vez convierte nuestra vida cotidiana en una cajonera, para mí es “la teoría de la cajonera” nos están metiendo en pequeños compartimientos. La práctica social horizontal vuelve homogéneos los problemas, cuando estos si detonan características diversas dependiendo de su ubicación geográfica, rural, urbano, acceso a servicios básicos entre un sin número de elementos, el tema es de análisis profundo y equipos multidisciplinarios dispersos. En otras palabras, la práctica social es horizontal, en el sentido que generemos los mismos problemas para todos1.

Dentro de este contexto es hora de pensar que la política práctica requiere exige el apoyo de la ciencia horizontal. Existe una separación entre ambas, es decir entre la teoría y la práctica. Las técnicas provenientes de la ciencia, deben aportar a elevar la calidad del arte de hacer política y gobernar.

El político del futuro, el político que hoy se requiere, tiene que ser más profesional o no sobrevivirá la democracia, porque estamos rodeados de individuos improvisados en el quehacer de la gestión pública, lo que genera continuas pugnas de poder que no tienen relación alguna con el problema central de modernizar las herramientas del gobierno y sobre todo la forma de gerenciar un gobierno.

También se debe considerar que la gestión pública de hoy debe enfrentarse en su día a día a una multitud de situaciones inesperadas de las que no le salvará únicamente el excelente currículo académico de sus representantes. En estas ocasiones en las que no valen los conocimientos se imponen las habilidades. Habilidades como saber motivar a su equipo, liderar a un grupo de personas en pos de un mismo objetivo, cumplir correctamente con la rendición de cuentas a la población, e incluso, saber escoger la alternativa adecuada pese a estar bajo presión; son algunos de los aspectos que se deben dominar; lo cual es similar a las habilidades requeridas también por los directivos de empresas.

Dentro de todo este marco de habilidades para cumplir con los requerimientos de la moderna gestión pública, se debe sumar el estilo de dirección participativo, que sea capaz de promover el compromiso colectivo y la identificación de los miembros de una sociedad con sus gobernantes.

Así podemos entender que ante determinadas circunstancias que el nuevo siglo y sus avances nos presentan, surge la necesidad de que la ciencia conocida de las diferentes especialidades, las nuevas ideas y conceptos sobre lo social, se adapten mejor a los nuevos tiempos y a los cambios que estos demandan.

El Coaching ontológico en la política y gestión pública

Si el coaching se puede aplicar a la política y a la gestión pública, primero partamos de una definición aproximada de lo que es coaching, y conforme a esto es preferible utilizar la definición de la ICF (International Coach Federation) que está consensuada mundialmente. En ella se plantea como primer párrafo que “el coaching profesional consiste en un acompañamiento (ongoing partnership) diseñado para ayudar a obtener resultados más satisfactorios en la vida, la profesión, la empresa o las actividades de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida”.

Dentro de esta concepción, el coaching se determina como una disciplina inseparable de marcados principios éticos en la relación con el cliente y con la sociedad, de un profundo respeto por la persona y sus intenciones y supone de forma muy especial que el cliente reconozca sus talentos, reconozca las propias barreras y logre expandir sus posibilidades de acción.

Conforme a lo expuesto, quiero reflexionar como el coaching puede aportar significativamente a la política. Si consideramos que la política es el arte de lo posible, expandir los paradigmas de quienes tienen que gobernar y ser autores de esa construcción, la política se constituye una labor de gran valor agregado. Por el lado del coaching, al orientarse a ampliar los dominios de observación del coache y las distinciones dentro de cada dominio, al acompañarle en su proceso de descubrimiento de las señales del entorno, representa también una oportunidad de desarrollar su liderazgo.

Los cambios que estamos atravesando a nivel mundial son tan profundos y de tal magnitud, que se hace necesario que cada uno de los integrantes de esta sociedad adoptemos una "visión global" y estemos atentos a las "señales de los tiempos" a fin de anticiparnos a las "vueltas de la vida" que vayan a tener impacto sobre nuestro propio futuro. De nada vale, llegado el momento, frases como "el mercado me dejó afuera". El mercado provee al observador atento, las señales anticipatorias necesarias para llegar preparados.

Ser empresario ahora ya no es lo que nos imaginamos…, ser empresario es tener el valor de reconocer nuestras limitaciones y a partir de ello, trabajar con autenticidad, creando la conciencia nacional y definiendo nuestra identidad. El nuevo líder, es para la era de los negocios globalizados, el líder que no sólo cuenta con su capacidad de razonamiento y de análisis lógico-cuantitativo, sino además tiene la capacidad de imaginación e intuición suficiente para generar nuevas ideas, impulsar la innovación, motivar el capital humano y resolver creativa y eficazmente los problemas generados por las nuevas realidades.

En otros tiempos la administración solía asumir sus funciones a partir de considerar los componentes materiales de la empresa. Después otro enfoque colocó en el centro al factor humano. Últimamente se han abierto paso las visiones que ven la empresa como un sistema en el cual interactúan, de modo bien integrado, los componentes materiales y subjetivos. Así, toda actividad empresarial es la resultante de ese enorme mundo de interrelaciones.

Por eso aparece en escena el tema de la Motivación y liderazgo como dos conceptos que van de la mano, donde no se da uno de ellos sin el otro: Es decir, para llegar a ser líder en el entorno actual, es necesario que la motivación despierte, y conciba las ganas de crecer y superarse cada vez más en las labores diarias.

Aceptemos la incertidumbre y en ella busquemos organizarnos, necesitamos autodeterminación, imaginar y crear. Restablezcamos sla confianza. La confianza es fundamental. La gente de un país que cree, tiene capital para anticiparse al futuro; ya que los cambios del entorno social y económico, serán una amenaza u oportunidad, en la medida en que se tenga la capacidad de entenderlos, anticiparlos e identificar las posibilidades de negocio que los mismos siempre significan.

Latinoamérica, será el resultado del camino que nos tracemos; a través del trabajo y de la actividad empresarial, construir un porvenir digno, representado por personas con conciencia social. Piensen en el interés colectivo, somos un todo, cada uno de ustedes es parte de ese entorno, por tanto atrevámonos a subir el escalón y crecer para bien. Actúen con convicción; es tiempo de redoblar esfuerzos y reorientar las metas para el progreso personal, y que el éxito en sus tareas se cristalicen en realidades para ustedes y sus seres queridos.

El creer nos lleva a crear dice un refrán muy antiguo. Debemos creer firmemente en lo que sentimos, dándole fuerza para que viva, pero siempre respetando las creencias de los demás. El hombre tiene la capacidad de darle fuerza a aquello en lo que cree. Quien cree, crea; y quien crea, crece. Y que estos tres verbos en infinito: creer, crear, crecer nos sirvan de guía en todos los actos de sus vidas.

Es el momento, en donde todos debemos comprometer la subjetividad con la construcción de lo social, con nuestra voluntad de convivir y aprender de los demás, porque finalmente lo que está en juego es nuevamente la capacidad de adaptación, la conservación de la raza humana y del medio ambiente, la posibilidad de seguir viviendo…y la posibilidad de que los jóvenes emprendedores sigan escriban la historia.

Las crisis sólo pueden aportar un resultado, y este es el cambio. No permitamos que los acontecimientos del entorno marquen, bajo ningún concepto nuestro espíritu. Trabajar por los sueños es una tarea constante y diaria, porque aunque las circunstancias que nos rodean no sean del todo favorables, el soplo de vida que llevamos dentro debe manifestarse. Solo la disposición visionaria puede llevar al éxito, porque después de la tormenta viene la calma, así dice mi Abuelito, y si para el común de nosotros en la cotidianidad sucede, para Latinoamérica no puede ser menos.

Las condiciones están dadas, solo se necesita de individuos que lideren el cambio. Los nuevos líderes que requieren las empresas, organizaciones y gobierno en el siglo XXI, son aquellos involucrados con la revolución permanente, que traspasen los límites establecidos, es decir, que sean capaces de imaginar el futuro constantemente, individuos que se convierten en forjadores de sus propios destinos.

1 Teoría del Juego Social, Carlos Matus, Fondo Editorial Altadir.

María Laura Roche

Ingeniera Financiera.

Magister en Gobernabilidad y Gerencia Política Asesora de Negocios: Especialista en Formulación y desarrollo de Proyectos Productivos y Sociales – Asesoria de Imagen Pública personal también dirigida para políticos y funcionarios corporativos.

Catedrática: Finanzas y Proyectos.

Guayaquil, Ecuador Sudamérica.

maluarrobamaluroche.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.