Gerenciando a la velocidad del cambio: ¿cómo desarrollar habilidades Para triunfar y prosperar en un escenario donde otras mujeres fracasan?

Autor: Lic. María Adela Contrera

Gestión del cambio

12-05-2008

Todo cambio está lleno de misterio y revelación y, al mismo tiempo, de peligro y oportunidad. Pero aquellas mujeres que se preparan para el cambio y adquieren las habilidades necesarias para conducir un proceso de transformaciones en la dirección deseada y positiva, pueden atravesar esta jungla con éxito.

El mundo en que vivimos está mostrando signos de complejidad a los cuales no pueden dar respuesta nuestros métodos tradicionales. Del mismo modo, hay mujeres que están fallando en sus intentos de adaptarse al cambio.

La solución es incrementar la resiliencia en Ud misma y en aquellas a quienes Ud dirige, ya sean sus hijos o como gerenta de una organización.

Este patrón de resiliencia lo definimos como la habilidad de demostrar al mismo tiempo fuerza y adaptabilidad al enfrentar un desorden que nos amenaza; es decir el sistema interno de orientación que las personas utilizan para reorientarse cuando pierden el rumbo como consecuencia de los vientos del cambio.

¿Somos más resilientes las mujeres que los hombres? Tal vez la misma naturaleza, que nos ha permitido la maravilla de la gestación y el parto, nos hace más flexibles, más capaces de adaptarnos y resistir los efectos desvastadores del cambio.

El éxito en los complejos mercados y en los turbulentos escenarios actuales exige que incorporemos una serie de habilidades a nuestro banco de recursos personales. Conducir el cambio es sólo una de esas habilidades, pero se ha transformado en el elemento crucial del liderazgo.

Muchos especialistas en el tema del cambio coinciden en afirmar que las líderes que han implementado cambios exitosos en sus familias o en sus empresas, cualquiera sea el lugar donde vivan o el tamaño de la organización que dirigen, desarrollan las mismas emociones básicas, conductas y actitudes frente a la crisis que deben enfrentar.

Cualquiera sea la idiosincracia cultural de una mujer, observan que el factor más importante para conducir el cambio es dicha flexibilidad de la cual hablamos, es decir, la habilidad de absorver altos niveles de cambio desarrollando el mínimo de conductas disfuncionales.

Entonces, en lugar de analizar el cambio como un hecho negativo y misterioso, nos aproximamos a él considerándolo un proceso comprensible que puede ser conducido según nuestros propios objetivos. Evitamos sentirnos víctimas del proceso de transición. Esta perspectiva promueve la confianza en nosotras mismas y la convicción que el cambio puede ser planificado y ejecutado con inteligencia.

Lo primero que debemos vencer son nuestros prejuicios frente al cambio, o las visiones míticas respecto a él. Por ejemplo:

La eficiencia organizacional y la rentabilidad decrecen inevitablemente cuando una empresa inicia un proceso de cambio;

Aquellos que nos ayudan a implementar los cambios son héroes, y los que se resisten son villanos;

La alta dirigencia empresaria es naturalmente insensible a los problemas causados por la implementación del cambio;

La mujer se adapta a los cambios mejor que el hombre y viceversa;

Los empleados siempre resisten cualquier cambio que sea bueno para el negocio.

Con respecto a este último mito conviene advertir que la cantidad de tiempo que una persona invierte en su trabajo y el impacto que su tarea tiene sobre su vida, transforma el lugar de trabajo en un ámbito ideal para el desarrollo de las habilidades relacionadas con la flexibilidad.

Efectivamente, la empresa puede transformarse en un aula para el aprendizaje de la flexibilidad, que luego puede ser aplicada a otros aspectos de la vida personal.

Para realizar esta tarea se necesitan gerentes con liderazgo efectivo, capaces de generar conductas diferentes en aquellas personas a quiénes guían.

Por lo tanto, el desafío que enfrentamos no consiste sólo en determinar qué aspectos del trabajo deben hacerse de otra manera, sino demostrar cómo ejecutar las nuevas decisiones de forma que sea posible obtener el máximo beneficio.

Una líder debe tener siempre presente que una decisión correcta no es suficiente para compensar una pobre implementación de la misma. Decisión y ejecución eficiente son dos caras de una misma moneda.

Al mismo tiempo, las mujeres con liderazgo efectivo respetan la velocidad de cambio de las personas a quienes conducen. ¿Qué significa esto?

Así como ciertas personas caminan más ligero, piensan más rápido y muestran emociones con mayor facilidad que otras, también asimilan el cambio de manera diferente. Cuando tratamos de asimilar mayores cambios de lo que nuestra velocidad óptima permite, generamos un conflicto y enfrentamos serias dificultades.

Para cambiar es necesario desaprender y aprender algo nuevo; el ritmo de aprendizaje de cada persona es diferente, es lo que en educación llamamos "el tiempo de cada persona". Las organizaciones también tienen sus tiempos, cambian y aprenden más lentamente que los individuos, y la humanidad en su conjunto evoluciona a un ritmo aún más pausado. Este es el sentido de "tiempo histórico", que también es necesario analizar para comprender el cambio.

Nuestras vidas son más felices y nuestro trabajo más eficiente cuando cambiamos
a una velocidad que nos permite asimilar correctamente todas las transformaciones que debemos enfrentar.

Lic. María Adela Contrera

La Lic. María Adela Contreras es Graduada en Ciencia Política estudió Ciencias de la Educación y se especializó en Gestión de Salud. Se desempeña en la conducción del Area de Gestión en Salud de UADE Senior y como Coordinadora de Seminarios para Gerentes Argentinos de Salud en la Universidad de Harvard. Publicado por Mujeres de Empresa bajo el título: Gerenciando a la velocidad del cambio 3. Marzo. 00 y distribuído bajo una Licencia Creative Commons.

http://www.mujeresdeempresa.com/management/management000302.shtml 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.